Gran estreno de "Las Malcogidas"

Este 21 de septiembre se estrena en las principales ciudades del país la película “Las Malcogidas”, gran trabajo de la actriz, directora y guionista Denisse Arancibia Flores. Esta cinta, que se presentó en abril en  el marco del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (BAFICI), en sus inicios fue proyecto ganador del Bolivia Lab 2010 y del primer foro de coproducción del Festival de Cine de San Sebastián (España).

“Las Malcogidas” ha sido calificada por la crítica especializada como: “Maravillosa”, de “humor inteligente”, “cruda”, “ácida” y hasta ha sido catalogada como una “comedia incorrecta”.

“Las Malcogidas” narra la historia de Carmen (Denisse Arancibia Flores), una mujer de 35 años que pesa más de 100 kilos y que nunca ha tenido un orgasmo. Carmen está enamorada de su vecino Álvaro (Fernando Barbosa), líder de una mediocre banda de rock, que tiene como novia a una delgada princesa de belleza (Scarlet Bolívar Zamorano). Carmen vive con su hermano Honorio (Bernardo Arancibia Flores), 55 kilos, escogido “Miss Trans” varias veces, quien sueña con cambiar de sexo. Estos hermanos viven en la casa de su abuela Carmen (Marta Monzón), 50 kilos, narcoléptica; quien niega que Honorio sea hombre y detesta que Carmen sea gorda, por lo que le paga costosos, y poco efectivos tratamientos adelgazantes. Carmen intentará complacer a su abuela bajando de peso y sobre todo combatiendo la maldición familiar de “Las Malcogidas”.

La siguiente una entrevista virtual conseguida por plazacatorce.com con Denisse Arancibia.

En los últimos años, en el ámbito cultural, se ha escuchado mucho en Bolivia sobre "Las Malcogidas". En términos de esfuerzo, ¿cuánto de tu tiempo real te ha consumido lograr esta película?

Esta película tomó 7 años desde que era tan solo una idea hasta el estreno. La mayor parte de ese tiempo se consumió en la lucha de desarrollar el proyecto; es decir, la búsqueda del financiamiento para poder filmarla. Mientras tanto no paramos el trabajo y corrección del guion en la búsqueda de una historia sólida y propositiva. Ganamos el Fondo Ibermedia que nos permitió concretar el rodaje que se llevó a cabo a finales del año 2015. La etapa de post producción tomó algo más de un año; tuvimos la suerte de ganar el apoyo de Labo Digital de México para la mezcla de sonido en 5.1; premio otorgado por Ventana Sur en Argentina. Y es hasta ahora, en el 2017, que podemos estrenarla a nivel nacional.

Por lo leído, la historia logra ser una fantástica conjunción de temas tabú, pero muy comunes en nuestra sociedad.

Es triste que vivamos en una sociedad donde la sexualidad, el placer sexual, la opción de género sean todavía considerados temas tabú. Pero es precisamente eso lo que me llevó a generar la historia. La necesidad de hablar de temas como el placer sexual sin morbo ni amarillismo; la necesidad de decir la palabra orgasmo sin que nadie se sonroje o me censure. Estamos en el tiempo justo para hablar de estos temas; y que mejor forma de hacerlo que a través del arte, y sobre todo a través de una comedia.

Una pregunta relacionada con la anterior: ¿Cómo es que logras conseguir esto? ¿Qué procesos mentales o qué experiencias de vida son las que te han marcado más?

Yo soy una mujer gorda, de 35 años, que quiere hacer cine en Bolivia; así que soy objeto de discriminación y machismo todos los días de mi vida. Desde que me acuerdo me han dicho que ser gorda está mal, que estar soltera a los 30 está mal, que querer ser artista en Bolivia es un chiste. Entonces, tenía una gran necesidad de hablar de todo esto a través de la ficción. Es ahí que nace Carmen, el personaje principal, una mujer gorda que nunca tuvo un orgasmo. A esto se suma el tema de opción de género, lucha con la que siempre he estado involucrada e identificada. Es por esto que nace el personaje co-protagónico: Honorio, el hombre que quiere ser mujer. Creo que este personaje es el que condensa todo el discurso de la película: “ser quien quieras ser y hacer de tu vida y cuerpo lo que te dé la gana”.

¿Cuáles son los principales problemas que has enfrentado a la hora de hacer cine, en lo que se refiere a presupuesto, actores, ejecución, etcétera?

Bolivia es un lugar hostil para hacer cine. Somos un rubro completamente desamparado, no existimos para el Estado y sociedad. Creen que somos los “loquitos” con un “hobby” de fines de semana. Así que el problema más grande que tuvimos, y seguimos teniendo, es la total indiferencia del Estado, no tenemos ninguna ley que nos ampare, ninguna institución seria que nos proteja, no tenemos ningún mecanismo para generar financiamiento desde nuestro país; tenemos que resolver todo de las formas más creativas, pasando años completando financiamientos que vienen de otros países a los que les interesa más la producción boliviana que a nuestro propio país. Sé que suena lamentero, pero en este momento de mi vida creo que es la verdad. Porque hay que saber que en Bolivia tenemos todo lo demás que se necesita para hacer cine de calidad. Tenemos maravillosas locaciones, talento humano de primer nivel, equipo técnico óptimo; cientos de historias que deben ser contadas. Somos miles de bolivianos, trabajadores de cine, luchando y tratando de generar industria y productos de calidad desde Bolivia para el mundo.

Hasta el momento, sólo se han oído buenas cosas sobre este tu trabajo. ¿Qué opinas de eso y cómo es que te sientes con este tu logro y qué significa para ti?

Yo me siento muy feliz y agradecida. La película se estrenó en el BAFICI 2017 y la reacción fue completamente inesperada. La gente nos felicitaba y agradecía, la gente disfrutaba de la película, se identificaba con los personajes, y eso me llenó de agradecimiento. Hasta ahora la gente me sigue mandando mensajes personales comentándome su experiencia ante la película. Es lindo ver que la película tiene algo de universal al haberse conectado tan bien con el público argentino. Espero que en Bolivia la gente la disfrute también.

Ya tienes la película lista, ahora ¿qué es lo que te queda pendiente por hacer con esta tu producción?

Queda lograr que la vean la mayor cantidad de personas en la mayor cantidad de lugares de Bolivia y el mundo. Una película no existe hasta que alguien la vea. Estoy ansiosa por las reacciones y crítica que pueda generar.

¿Qué sabes del público cochabambino? ¿Qué esperas de él?

Yo tuve experiencias maravillosas con el público cochabambino en la presentación de anteriores trabajos sobre todo en teatro. Sé que es un público amable que le gusta consumir cultura. Así que espero que vayan a las salas dispuestos, que vayan con la mente abierta a escuchar una historia que por ahí les resulta familiar; y sino que les hará pensar en cosas nuevas. Espero que disfruten de la propuesta artística de un equipo maravilloso de artistas bolivianos que lograron que esta película exista. Espero que vayan a las salas porque la película les llama la atención; no quiero que vayan obligados solo por ser cine boliviano, sino que vayan porque realmente quieren hacerlo. Y sobre todo espero que se la pasen muy bien.

  • Publicado en Artes

Los 24 años del espacio “Lunes de Película”

Luis Espinal Camps, el sacerdote jesuita y amante del cine (asesinado meses antes de instaurarse la dictadura de Luis García Meza) fue el promotor de los cineclubs en Bolivia y gracias a esta idea años después se creó en Cochabamba el espacio “Lunes de Película”. Un lugar donde —valga la redundancia—todos los lunes en la OCIC-SIGNIS de la calle Baptista Nº 110, salvo algunas excepciones, se proyecta un film para su posterior debate.

“Él fue la inspiración para esto. La historia larga se remonta a mediados de los años 70, en Oruro, cuando Cosme Peñaranda (responsable del ‘Lunes de película’) fue parte del Cine Club Juvenil, sitio destinado a iniciar la formación en la lectura de la imagen de jóvenes de colegios católicos. Luego Cosme formó el Cine Club II, para gente adulta, y a finales de los 70, se contaba además, con el programa radial llamado ‘Hablemos de cine, televisión y video’. A inicios de los ‘90, radicado en Cochabamba, Cosme se contacta con algunos cinéfilos y con ellos  fundan el ‘Lunes de película’”.

Así narra Daniel Peñaranda Pinto, hijo de Cosme, los inicios del Cine Club “Lunes de película”, que el pasado 12 de abril cumplió 24 años desde su primera proyección en Cochabamba. “Las piedras inaugurales --recuerda--, son el padre Antonio Barberan (quien donó el primer proyector para exhibir las películas), Theo Bus, Mariluz Bustamante, José Heresi y María Zabalaga” y la filosofía de este espacio “es confesional, promoviendo el cine como una opción cultural de aprendizaje de valores cristianos: solidaridad, hermandad, justicia; siempre inmersos en los filmes que exhibimos semanalmente”.

Hace un tiempo que Daniel, abogado de profesión y egresado de la carrera de cinematografía, colabora activamente con este espacio en Cochabamba, “una labor de servicio social que moviliza a diversos apoyos civiles y eclesiásticos”. Además, colabora en la realización de notas periodísticas sobre las presentaciones de los filmes que se exhiben semanalmente en el Cine Club “Lunes de película”.

Peñaranda asegura, enfáticamente, que “sin el apoyo de los cinéfilos cochabambinos las actividades del ‘Lunes de película’ no serían posibles; a esto hay que sumar la colaboración de los medios de comunicación escrito, oral, televisivo e Internet --con las denominadas redes sociales--, que ratifican nuestra presencia en el ámbito cultural de la ciudad”.

Según Daniel, “el apoyo y respuesta del público ha ido variando en el tiempo, --sin decir que el pasado fue mejor--, recordamos que a finales de los ‘90 nuestras sesiones eran dos veces a la semana y la asistencia era mucho mayor que la de ahora. La réplica en nuestra ciudad del Festival ‘Llama de Plata’ propiciado por el ‘Lunes de película’, y algunos ciclos de cine latinoamericano, acompañados de talleres y charlas con los realizadores, recibieron un gran apoyo y participación de la gente. En la actualidad tenemos un promedio de 30 personas por sesión, lo cual para nosotros es un milagro por lo civil”.

 Daniel Peñaranda, actual responsable del Cine Club

Daniel Peñaranda, colaborador en el Cine Club "Lunes de Película"

“Uno es mucho –dice Daniel sobre la membresía del Cine Club--. No hay que olvidar que Jesús con 12 generó una revolución que sigue cambiando al mundo. Quisiéramos más gente, estamos agradecidos por esa suma e invitamos a más. El cine o es importante o es nada, ese el sentido humano del arte”.

Sobre las películas que más gustan al público, Peñaranda Pinto dice: “Los cinéfilos que asisten regularmente a nuestras sesiones, prefieren las películas biográficas: porque les interesa la vida, su vida. En general (y hay que lamentar esto) la cultura audiovisual está alienada: la gente común prefiere productos comerciales posmodernos, alejados de toda reflexión crítica --incluso para algunas personas que acuden a nuestro espacio, ciertos filmes que exhibimos les parecen lentos, acostumbrados a que a cada momento hayan explosiones, violencia, sexo y otras delicadeces del cine hollywodense--, distantes de valores positivos a los que como ‘humanos’ tuviéramos que propender”.

En cualquier emprendimiento, llegar a las dos décadas de vida es algo notable. En ese entendido, ¿qué proyectos tiene el Cine Club “Lunes de Película”? A esta pregunta Peñaranda Pinto responde: “Siguiendo los principios civilizatorios de la  alfabetización (leer cine), el Cineforum, tiene un sólo propósito antes, ahora y siempre: formar gente crítica, para enfrentar en la práctica cotidiana a los medios audiovisuales. Conscientes de nuestras limitaciones, pero estimulados por saber que somos un referente en el ámbito cultural de nuestra ciudad insistiremos en nuestra labor de honrar, no a la masificación, sino a la enaltecedora existencia de los hombre libres. Y van 24 años”.

Visto que Daniel tiene bastante cultura cinematográfica, al margen de que estudió la carrera, quisimos saber su opinión sobre el cine boliviano y qué critica le haría: “Entiendo la ‘crítica’ como un acto de valoración. En este sentido, lo que voy a expresar no constituye una opinión subjetiva, sino una constatación contrastada de la realidad –dice--. En nuestro cine, pocos directores han sido importantes en el contexto mundial; el cine nacional, hoy, con muy raras excepciones, aporta algo; se puede valorar positivamente lo que en coproducciones se ha logrado hacer. Sin embargo, a los cineastas nacionales les falta hacer propuestas cinematográficas importantes: esto es un cine pensante, reflexivo, útil, concienciador sobre la realidad humana universal. La falta de medios se ha convertido en una excusa detrás de la cual se esconde la falta del verdadero arte y creatividad: hay un amplio grupo de gente vinculada al quehacer audiovisual que quiere apoyo estatal (dinero del pueblo), para hacer películas de zombis, o esos estilos de cine, saturado en el ‘mercado’ por producciones multimillonarias. Si a eso sumamos que los pocos espacios solventados están destinados a hacer maratones de ver y crear cine --que banalizan esto que supuestamente tendría que ser arte--, la realidad del cine nacional es una comedia dramática de terror. Y lo es porque el arte es lo más difícil de hacer: la posmodernidad ha dilatado el ‘arte’ hasta la basura”.

  • Publicado en Artes

Película de Sanjinés en dos festivales argentinos

A poco  menos de un año de su estreno, la última producción del cineasta Jorge Sanjinés, “Juana Azurduy, Guerrillera de la Patria Grande”, llegará a Buenos Aires (Argentina), donde será exhibida en una función especial en el Festival Internacional de Cine Político (Argentina FICIP) y participará en la competencia del Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos.

La función especial está prevista para el viernes 26 de mayo a las 18:15 en el cine Gaumont Sala 3, con una charla previa que estará a cargo de Sanjinés y comenzará a las 17:30.  Luego el filme volverá a ser proyectado en la Competencia Internacional de Cine de Derechos Humanos el viernes 2 de junio a las 20:00, también en el cine Gaumont y con presencia del cineasta boliviano.

“Desde la Fundación Grupo Ukamau estamos muy agradecidos por la predisposición de ambos festivales de ponerse de acuerdo para combinar actividades en conjunto aprovechando la presencia de Jorge Sanjinés. Por eso mismo, se organizó un taller sobre la ‘Construcción de un lenguaje cinematográfico’” que será ofrecido por Sanjinés.

La información fue hecha pública este domingo 7 de mayo por el Grupo Ukamau, que especificó que el citado taller se realizará en Buenos Aires el lunes 29, martes 30, miércoles 31 de mayo y jueves uno de junio en la Asociación del Personal Superior de las Empresas de Energía (PSEE), con vacantes limitadas. Las personas que estén interesadas en participar pueden obtener más información e inscribirse a través de las siguientes páginas virtuales: www.imd.org.ar - www.ficip.com.ar

En la producción de “Juana Azurduy, Guerrillera de la Patria Grande” participaron 1.400 personas. Esta cinta, estrenada el 25 de mayo de 2016 en Chuquisaca, fue grabada en al menos diez locaciones de diferentes departamentos de Bolivia y la posproducción fue hecha en Ecuador, Francia y Dinamarca. Para Jorge Sanjinés, esta cinta reivindica a la mujer boliviana.

“Vivimos en una sociedad que maltrata a las mujeres permanentemente y eso debe ir acabando”, asegura Sanjinés y agrega que la idea de su película es “mostrar la capacidad que tuvieron y tienen las mujeres para determinar el futuro de su patria”.

“Esta película de época, ambientada en pleno 1825 en la ciudad de Sucre, muestra a una Juana discriminada y arrinconada por el nuevo poder criollo que se hacía cargo del país, pero a la vez a una mujer lúcida y tenaz, capaz de conservar, luego de años de batallas, un agudo sentido crítico de la realidad de ese momento, lo que la hace descifrar el futuro de un país que seguiría a través de los años discriminando a los indios y sucumbiendo ante poderes sectarios y extranjeros”.

El papel protagónico es interpretado por la actriz Piti Campos Villanueva, mientras que el rol del libertador Simón Bolívar está a cargo de Jorge Hidalgo. Cristian Mercado y Fernando Arze interpretan los roles de Manuel Ascendio Padilla (ilustre combatiente y esposo de Juana) y del libertador Antonio José de Sucre, respectivamente. Iván Canelas Lizárraga está a cargo del papel del comandante guerrillero, José Miguel Lanza.

Luego de su paso por las salas bolivianas, está cinta ha participado en varios festivales y ha obtenido los siguientes premios: mejor película y mejor dirección en el Segundo Festival Internacional de Cine de Guayaquil (Ecuador) y premio a mejor actriz, director, dirección de fotografía y película en el Festival Internacional de Cine de Oruro (Bolivia).

Esta cinta será proyectada hoy en la noche en Cochabamba, a las 19:00, en el Teatro Adela Zamudio.

  • Publicado en Artes

Muestra de cine boliviano

Con el fin de difundir películas bolivianas que –por diferentes aspectos-- han sido poco vistas o simplemente no llegaron a ser exhibidas, mañana comienza en el Centro Cuarto Intermedio de Cochabamba la “Muestra de cine boliviano: cortos, largos y encuentros con los realizadores”, que es organizada por la carrera de Comunicación de la Universidad Privada Boliviana y por el Festival de Cine Radical de La Paz.

La muestra inicia este 27 de abril, continuará el 4, 11 y 18 de mayo, y tiene como figuras centrales a los cineastas y documentalistas Juan Álvarez-Durán, Eddy Vásquez, Miguel Hilari, Joaquín Tapia y Luciana Decker.

Cada uno de ellos tendrá un día especial y en cada sesión está programada la exhibición  de uno de sus cortometrajes y de uno de sus largometrajes. “Además, se realizará un diálogo con los realizadores de las cintas, los debates serán moderados por el director de cine Miguel Hilari (co-organizador del Festival de Cine Radical y docente invitado de la carrera de Comunicación de la UPB) y por el crítico Andrés Laguna Tapia (docente investigador de la UPB). Lo que se pretende es abrir un nuevo espacio para la difusión y reflexión sobre cine boliviano”, señalan los organizadores en un comunicado de prensa. 

Para este jueves 27 de abril está programada la proyección de “Sócrates”, de Juan Álvarez-Durán. Esta cinta de 13 minutos de duración, trata de un “encapuchado”, Sócrates, que con su caja de madera llena de cremas y cepillos deambula por las calles de La Paz. “La cámara lo acompaña para evocar la mirada, civilizadora y  taxonómica, que lo ha ordenado y trata de dar cuenta de su condición. Articulando un collage  sobre la identidad, asistimos a la representación reflexiva de ver lo diferente”. La otra producción de Álvarez-Durán que se exhibe este 27 de abril es la película “Saldos”. “Si usted cree que Bolivia es un país andino y su capital es La Paz: No vea esta película. Este collage muestra el reverso de la imagen que usted cree absoluta. Durante el último mes de campaña para la reelección de Evo Morales, dos cineastas juegan a saber qué imagen es posible desde Santa Cruz”.

El próximo jueves 4 de mayo será el turno del cineasta y documentalista Eddy Vásquez. En una primera parte se proyectará el corto de 15 minutos denominado “Clandestino” (2005), trabajo que “sirvió como prueba y ensayo para la realización de ‘El olor de tu ausencia’”. Luego de esta proyección se podrá apreciar la película “El olor de tu ausencia” (2013): “Un viaje que explora la vida de tres personajes, alejadas de toda referencia social boliviana. Un recorrido a través del recuerdo y el alma de tres vidas que buscan redención en medio de su autodestrucción. Es sobre todo una expresión de una generación olvidada en un país extraviado que busca su propia identidad”.

Las producciones de Miguel Hilari podrán ser apreciadas el jueves 11 de mayo y la proyección comenzará con el corto de 7 minutos “Adelante” (2014): “La danza y el ritual. Energía en tiempo y espacio”. Seguidamente se podrá ver la premiada cinta “El corral y el viento” (2014). “En otros tiempos, los primeros hombres salieron de las aguas del Lago Titicaca. Mucho después, mi abuelo fue encerrado en un corral de burros por querer aprender a leer y escribir. Hoy, mi tío vive solo, porque sus hijos se fueron a la ciudad. Los niños aprenden español bajo la mirada de Pitágoras.

El realizador filma el pueblo de su padre, Santiago de Okola”, señala la sinopsis de esta  producción de poco más de 50 minutos.

Esta muestra de cine boliviano termina el 18 de mayo con el corto de 16 minutos “Primavera” de Joaquín Tapia (2015), que relata sobre Dayana, quien “vive con su abuela y sus dos hermanos en el campo. Va a la escuela, sale a pasear a sus cabras, ayuda en su casa. Es elegida Reina Primavera para la coronación anual de su escuela. Consigue un hermoso vestido blanco, se hace un peinado especial y asiste a la celebración, que es un poco triste de alguna manera”.

Luego de esta producción estará el también premiado trabajo de Luciana Decker, “Nana”. Esta cinta fue lanzada el año pasado y tiene una duración de 65 minutos. La película trata de Hilaria, quien trabaja y vive en la casa de Luciana como empleada doméstica hace más de 40 años. Hilaria crió a Luciana como una madre postiza y durante cuatro años, Luciana filma a Hilaria en su “trabajo diario en la casa, como también en momentos extraordinarios para ambas. En este tiempo, Hilaria deja la casa de Luciana y se muda a una casa propia. A través de situaciones cotidianas filmadas con naturalidad, se retrata una relación ambigua, de gran cercanía y distancia a la vez”.

Las proyecciones se realizarán en el Centro Cuarto Intermedio (calle Ernesto Daza Nº 1814, zona Muyurina), a las 19:30.

  • Publicado en Artes

“Tallo de hierro” en Lunes de Película

Por Daniel Peñaranda Pinto (*)

 

Este lunes 17 de abril el espacio de cine-debate tiene en cartelera “Tallo de hierro” (1987), película dirigida por Héctor Babenco y protagonizada por Jack Nicholson y Meryl Streep. El filme estuvo nominado a dos Óscar de la academia de Hollywood.

 

El director

El cine de Héctor Babenco (1946-2016)  tiene como eje fundamental: reflejar la realidad en sus aspectos menos complacientes, denunciando las injusticias y la fragilidad de los más débiles. Entre su filmografía poco extensa (once largometrajes), destacan títulos como: “Lúcio Flávio” (1977), “Pixote” (1981), y “El beso de la mujer araña” (1985), todos exhibidos en nuestro espacio.

 

La película

“Tallo de hierro” (Ironweed) es una adaptación cinematográfica de la novela del mismo título ganadora del Pulitzer de Ficción y del Premio del Círculo de Críticos Norteamericanos. Su autor, el novelista estadounidense William Kennedy es también guionista del filme.

En 1938, durante la Gran Depresión, después de 22 años, vuelve a su ciudad natal Albany (Nueva York) Francis Phelan, exjugador profesional de béisbol que renunció a su vida familiar después de un trágico accidente, para convertirse en un vagabundo errante. Le acompaña Helen Archer, otra vagabunda alcohólica con la que comparte infortunios desde hace años. En el curso de cuarenta y ocho horas Francis vaga por viejas calles conocidas y conversa con los fantasmas importantes de su pasado. El reencuentro con su familia, en contraste con su actual existencia marginal, hace que Francis sienta que la redención es posible.

El filme en general tiene un tono fantasmal, y con austeridad (sin artificios) muestra aspectos de la vida de la gente de la calle, alcohólicos y marginados con frío y sin hogar. En las calles de este inframundo habitado por muertos vivientes el Sueño Americano, es inexistente. La película (igual que la novela) es relativamente oscura, pero no pesimista. “Tallo de hierro” trata sobre la familia, la amistad, la redención y la perseverancia.

La cita es en instalaciones del Cine Club “Lunes de película”, Baptista Nº 110 esquina Heroínas, a partir de las 19:00.

Informamos que los lunes 24 de abril y 1 de mayo no habrá sesiones de cine-debate.

 

(*) El autor es abogado y egresado de la carrera de Cinematografía.

  • Publicado en Artes

Película de Jorge Sanjinés

Se proyecta en el Adela Zamudio

Este lunes 10 de abril, la última película del cineasta Jorge Sanjinés, se proyectará en el Teatro Adela Zamudio desde las 19:00. El drama épico del cineasta boliviano, “Juana Azurduy de Padilla. Guerra de la Patria Grande”, que tiene varias escenas filmadas en Cochabamba, será exhibida con el apoyo de la Secretaría de Culturas de la Alcaldía. La entrada es Bs 15.

  • Publicado en Artes

Ciclo de Cine de Hayao Miyazaki

En la Casa del Ceramista (calle Murguia Nº 1847, entre Caracas y Barquisimeto, zona Teléfonos Automáticos), este sábado 7 de abril, de tres de la tarde a siete de la noche, tendrá lugar el Ciclo de Cine Studio Ghibli. En este espacio se exhibirán películas del ícono del anime japonés, Hayao Miyazaki, “cineasta caracterizado por abordar temas como la relación entre el hombre y la naturaleza a través de personajes fantásticos, valientes, divertidos e inolvidables”. Esta actividad es organizada por Pandora BOX Colectivo Artístico.
La entrada tiene un precio de Bs 5 y, según los organizadores, las primeras 50 personas en llegar tendrán refrigerio gratuito.

  • Publicado en Artes
Suscribirse a este canal RSS
Powered by OrdaSoft!
Banner 468 x 60 px