Alejandra Alarcón en Venecia y Alemania

Serpiente Emplumada, la obra colectiva de la que participó Alarcón y que se presentó en la Bienal de Venecia 2017 y en Düsseldorf (Alemania) AA Serpiente Emplumada, la obra colectiva de la que participó Alarcón y que se presentó en la Bienal de Venecia 2017 y en Düsseldorf (Alemania)

La talentosa artista cochabambina Alejandra Alarcón fue invitada a participar en la Bienal de Venecia 2017 por Shaped in México, esta vez con un trabajo comisionado y conjunto, realizado especialmente para los espacios de exposición. “Es el tercer año que participo, los dos años anteriores, Shaped in México estuvo en Londres”, cuenta la artista a su retorno a México en una entrevista virtual con Plaza Catorce.

Para su participación en Venecia,  Alejandra recibió el apoyo del FONCA  (Fondo Nacional para la Cultura y las Artes de México), para producir esta obra gracias a una beca que ganó del Sistema Nacional de Creadores y porque –a los artistas invitados—les otorgaron fondos para realizar el viaje (pasajes y estadía).

Alejandra vive hace varios años en México y en esta oportunidad la obra conjunta en la que participó estuvo alojada del 14 al 20 de mayo en el espacio expositivo About de Venecia, un proyecto independiente de investigación y de arte.

De ese modo, la artista boliviana fue parte de una instalación de 12 metros hecha entre 7 artistas: David Gremard, Alejandra Alarcón, Ernesto Alva, Jacobo Alonso, Omar Árceaga, Pablo Cotama y Raúl Cerrillo.  “Hicimos una gran Serpiente Emplumada. La pieza es una apropiación que hacen los artistas de la Serpiente Emplumada, figura importante de la iconografía pre hispánica de México. Esta reapropiación habla de una recuperación, un recordar desde el corazón de lo divino o del Dios en uno mismo, a través del conocimiento.  Cada artista realizó una relectura del mismo tema, proponiendo su visión particular, para luego realizar una pieza colectiva que integra todas estas cosmovisiones particulares”, cuenta la artista a Plaza Catorce.

“Normalmente los artistas visuales trabajan individualmente –agrega--, la experiencia de hacer una pieza colectiva fue todo un reto: conciliar discursos, técnicas, ‘egos de artista’, etcétera.  El  resultado fue poderoso”, asegura.

Además, a la Bienal de Venecia Alejandra llevó dos acuarelas de 55 por 77centímetros, un video y una animación hecha a partir de sus acuarelas.

Por otra parte, la misma obra de la Serpiente Emplumada que se vio en Venecia estuvo alojada en la galería Ariane Paffrath de Düsseldorf (Alemania), en una muestra que permaneció abierta del 25 de mayo hasta este martes 6 de junio pasado.

Primera vez en la Bienal de Venecia

Esta fue la primera vez que Alejandra Alarcón estuvo presente en cuerpo y alma en la Bienal de Venecia. “Es un evento gigante, impresionante –dice--.  Puedes tener una visión más grande y compleja sobre lo que se está haciendo en las artes visuales a nivel mundial, sobre cuáles son los discursos legitimadores, de occidente,  las nuevas formas de arte interdisciplinario, el uso de las nuevas tecnologías en el arte”.

Según cuenta Alejandra Alarcón, lo que más le gustó de la prestigiosa Bienal de Venecia fue el Pabellón de Irlanda “con la video instalación ‘Tremate tremate de Jesse Jones’.   Es una pieza poderosa,  toca temas que  me interesan profundamente y que no vi en el resto de los pabellones. ‘Tremble Tremble imagines a different legal order, one in which the multitude are brought together in a symbolic, gigantic body, to proclaim a new law, that of In Utera Gigantae’ http://irelandatvenice2017.ie/about/.

El discurso y la forma en que está resuelta la pieza es impecable: es una video instalación gigante, en donde esta bruja-utera-gigante (boca vagina dentada) te hace sentir pequeño(a) y a la vez abrazada(o) por unas manos transparentes que te rodean en un gran abrazo, mientras ella te habla directamente a los ojos. Me atrae porque es un discurso que va más allá de las particularidades, de las naciones, razas, etcétera. Apela a algo infinitamente universal, poderoso, a lo cual habría que volver, o recordar. Recordarlo con el cuerpo que aún no ha sido del todo domesticado, capitalizado”, cuenta la artista sobre esta su experiencia.  

Sin embargo, lo que más le impresionó de Venecia fue la “instalación ‘Faust’ de Anne Imhof para el pabellón que representa a Alemania. También el Pabellón de Rusia y el de China. En ambos hay una integración del discurso con  técnicas  más artesanales o clásicas --hechas por el hombre o máquinas-- totalmente bien integradas a técnicas de arte multimedia: maping, robótica y realidad virtual: técnicas artesanales como cortar papel con máquinas laser, o bordados hechos por máquinas, pero con iconografía de  la cultura china reapropiada por los artistas jóvenes. El enriquecimiento de la propuesta discursiva por un manejo muy amplio y variado de técnicas.  Y por último, el Pabellón de Nueva Zelanda con la artista Lisa Reihana. Su obra: in Pursuit of Venus [infected], 2015–17, es una pieza cinemática, hecha con la imágenes y la iconografía  de los empapelados franceses ‘Les Sauvages de la Mer Pacifique, 1804—1805, también conocidos como los viajes del Capitan Cook’.

Ella recrea y  reinventa el proceso de conquista  y colonización, realizando una pieza  cinemática audiovisual de  gran formato con tecnología del siglo 21. Lo apasionante de su pieza es que al recrear la historia pone en tela de juicio cómo la historia es un relato, subjetivo, de quien cuenta la historia. En la que hay mucho de idealización y construcción de la realidad más que de objetividad https://www.nzatvenice.com/.

Para concluir, en general siento  que hay un enriquecimiento de las retóricas, el arte conceptual tan frío y cerebral, persiste pero ahora con la visualidad de las retóricas que construyen los artistas. Nuevos mundos, nuevos órdenes que construyen los creadores  con sus propios símbolos, con todo  un discurso conceptual atrás, hacen del arte algo mucho más accesible”.

Modificado por última vez enMiércoles, 07 Junio 2017 12:34
Powered by OrdaSoft!
Banner 468 x 60 px