"Averno", un reflejo totalmente distorsionado de la realidad

Una escena del rodaje de "Averno" Alma Films Una escena del rodaje de "Averno"

“Avero” es el título de la séptima película de Marcos Loayza, que se estrenó este jueves 11 de enero en las salas de cine de las ciudades de Tarija, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y Potosí. En esta producción se han invertido al redor de 340 mil dólares y han participado más de 500 personas, entre actores, productores, extras. “Hay mucha gente que se ha involucrado y realmente estoy feliz de eso, la gente ha dado lo mejor de sí”, dice Marcos Loayza en una entrevista exclusiva con Plaza Catorce.

Entre los actores que encarnan los papeles protagónicos debutan Paolo Vargas, Sidney Sánchez y Jessica Takeda Vargas. “Pero hay otra gente, como la Tika Michel, el Alejandro Marañón, el Fredy Chipana, el Miguel Ángel Estellano, que están debutando en el cine pero que tienen mucha trayectoria en otras artes, sobre todo en el teatro, y hay gente que viene de la televisión como Leonel Fransezze y Cori Paco (El compadre Paco), y después gente con la que siempre trabajo, como el Luigui Antezana o el Raúl Beltrán, que me acompañan siempre en todas mis películas”, cuenta Loayza en una entrevista realizada en Cochabamba, el día previo al estreno de su nuevo trabajo.

Con mucha investigación y sustento, “Averno” cuenta la historia de un lustrabotas que atraviesa la noche paceña en busca de su tío. “Es como un rompecabezas de unas 500 piezas y la cosa era armar todas esas piezas, eso ha sido lo más complicado. Yo creo que la gente ve y dice: ‘Esa película está totalmente loca’. En el fondo creo que no hay nada inventado. Sí hay un punto de vista mío, está mi mano, tengo mi punto de vista estético, pero en el fondo cada detalle tiene un sustento, se en antropología, en mítica, sea en la cosmovisión de los pueblos bolivianos”.

Por lo visto, esta su nueva película escapa totalmente a la lógica que ha manejado en sus anteriores producciones.

Sí, ésta es una película que no maneja el registro de la realidad. En todas mis películas me he esforzado porque sean muy fieles a la realidad y mostrarle al espectador un fiel reflejo de la realidad. En esta película es al revés, quiero mostrarle un reflejo totalmente distorsionado de la realidad, de su realidad, un reflejo que tenga que ver sobre todo con su subconsciente.

Lo que pasa es que la película tiene un punto de incertidumbre, creo que eso ha sido lo más difícil, que la película sea onírica. Es una realidad que no es real porque no puede haber gente que muera y viva por ejemplo, que atraviese espacios, tiempos, vida y muerte; pero tiene que tener toda esa textura para ser real, no es una película de terror y creo que eso ha sido lo difícil. Estoy orgulloso de eso, se ha conseguido eso, porque en todo momento tú crees lo que ves,  pero cuando acuerdas no puede ser tan absurda la vida… Yo creo que ese va ser el valor, porque la gente, y me lo han dicho un par de personas, es como si se hubiese soñado pero se ha apropiado del sueño.

¿Cómo ha podido romper con esa línea?

Yo creo que lo peor que puede hacer un artista es, primero, tomarse muy enserio a sí mismo, porque caes en la pedantería; y lo segundo es repetirse, lo peor es copiarse a sí mismo, si copiar al otro es malo, copiarse a sí mismo ya es… Siempre he tratado en mi próxima película de dar un salto al vacío y creo que es importante ese riesgo que toma el artista, porque si no es un lugar muy común y fácil.

¿Cómo se siente con “Averno”?

Ahorita me siento orgulloso. Yo creo que es una obra que va dar de qué hablar, por lo menos va ser un giro en mi carrera. De repente mi primera película es como la tarjeta de presentación de mi carrera, bastante aceptable creo, y ésta va ser como un giro, esperemos que para bien.

¿Qué le diría al público para que vaya a ver su película?

Yo le pediría que vaya estos primeros días. Son importantes para nosotros los primeros días porque el destino de la película se juega los primeros días; el lunes y martes se juntan los cines y sacan las películas que han tenido pocos espectadores… Muchas veces la gente espera y de repente ya la han sacado. Entonces, yo le pido a la gente que la manera de apoyar a nuestro cine es ir los primeros días.

El financiamiento, ¿parece que esta vez le ha sido muy complicado conseguir recursos?

Ha sido muy complicado, ha sido muy difícil. “Averno” es una película compleja que necita muchos elementos y no queríamos renunciar en ningún momento a la calidad de la película. Ha sido un presupuesto alto y el momento de filmar nos ha costado mucho más y hemos sufrido para conseguir cada centavo.

¿Quiénes lo han ayudado?

Básicamente  la película tiene la ayuda de la Cooperación y la Embajada de Suiza, del Banco Fortaleza, de la línea área Amazonas y la Cervecería Boliviana Nacional y después gente amiga que nos ha ayudado; mecenas que creen en nuestro trabajo. Además, la película ha ganado el Premio de Ibermedia y un premio municipal de un fondo cinematográfico de la Alcaldía de La Paz. El resto es nuestra inversión.

Hacer cultura en Bolivia siempre ha sido un problema, pero parece que ahora está más difícil que nunca. ¿Cómo ve usted el tema cultural?

Es muy difícil. Yo creo que se puede resumir, en general, en que el Estado en todas sus instancias, sean municipales o gobernaciones, considera a la cultura como un gasto. Los países más importantes y más desarrollados consideran a su cultura como una inversión, ese yo creo que es el punto de vista, ahí radica, por eso es que estamos mal en general. Porque tú no vas a París a ver el río, tú vas a París a ver el Museo del Louvre, a ver la Torre Eiffel, a ver conciertos… Ese es el punto y yo creo que hasta que no entienda el Estado, como una política, que la cultura es realmente una inversión que al final te va permitir otra serie de beneficios, sobre todo económicos.

Modificado por última vez enViernes, 12 Enero 2018 18:09
Powered by OrdaSoft!
Banner 468 x 60 px