Libros

Libros (28)

El nihilismo en la poesía de Sergio Gareca

Por Márcia Batista Ramos

Sergio Ramiro Gareca Rodríguez nació en el carnaval de 1983, en la tierra del Pagador, Oruro.  Es un joven poeta que camina con pasos firmes y, “humildad con respecto al oficio” –como manifiesta– por los senderos tortuosos del arte de escribir.

Persona sensible, herida por una sociedad en decadencia que heredó por el simple hecho de nacer. El autor manifiesta la bronca a través de sus versos; a través de un nihilismo que se manifiesta como crítica social, política y cultural, a los valores, costumbres y creencias de nuestra sociedad, ya que niega lo que pretende un sentido superior o determinista de la existencia. Y eso comprobamos en su poesía:

“Si me ves llorar

mis lágrimas no son de cocodrilo

Son de alcohol caimán

Tu boca tiene el fuego

con el que incendiaré mis ojos”.

Sergio Gareca es poeta y cuentista, miembro del “Colectivo Cultural Perro Petardos” de Oruro, ha participado en varios festivales y en varias agrupaciones musicales. Es parte de la Asociación de Escritores Orureños.

En su escritura presenta un lenguaje bastante peculiar, cercano, cotidiano, sugerente y con un toque de impudencia, sin alejarse  nunca de lo estético.

Su escritura es profunda aunque nunca es apasionada y siempre es desnuda, sin compasión alguna. Las burlas sobre su desdicha y la jovialidad entran en el estremecimiento de lo bello. Con todo, puede en ellas transparentarse bastante talento, y en este sentido resultan más o menos afines con lo sublime.

Ha publicado: “Historias a la Luna” (2004); “Bostezo de Serpiente Infinita”, poesía visual (2009); y la obra ganadora del premio nacional de poesía “Poetas Jóvenes de Bolivia”, otorgado por la fundación Pablo Neruda de Chile y la Cámara Boliviana del Libro, el poemario: “Transparencia de la Sangre” (2010); y “Área VIP” (2016).

Publicó en la antología “Cambio climático”. También publicó sus textos en páginas web y revistas del exterior. Además, publicó en los anuarios de la UNPE-Oruro (2006), (2007).  Fue finalista en el concurso nacional Franz Tamayo 2013.

El poeta orureño, expresa en su arte un nihilismo profundo, al negar lo que pretende un sentido elevado, ecuánime o determinista de la existencia, puesto que dichos elementos no tienen una explicación verificable. Entonces se sumerge en las profundas aguas de su propia  imaginación, sin perder su esencia. Logrando recrear, minuciosamente, un mundo, con la fuerza de un estilo único, con personajes y retratos,  que denotan la intensidad psicológica:

“Los duendes del minibús\ son enanos imaginarios\que viven bajo los asientos\y subsisten devorando pepas de mandarina\A veces, cuando el mini da a luz, caen por el asfalto\y se dedican a fabricar banderitas de papel crepé\Huelen a goma de mascar\ y se divierten oyendo música chicha todo el día\ Si se aburren gritan  — ¡Esquina maestro!—\Cuando nadie baja\Les gusta que los pasajeros se aprieten\y ponen piedritas en sus zapatos\Cuando llegan a las paradas\ya no existen\Así es su vida, corta\Ideal para un viaje de retornos\que no acaba jamás”.

Estudió Derecho en la Universidad Técnica de Oruro, después, hizo un diplomado en Enseñanza de Lenguas y Literaturas Andinas en la Universidad Mayor de San Andrés.  En 2004, ganó el Festival de la Canción Social organizado por la Federación Universitaria, de la UTO, junto al grupo Allinkay con la canción de su autoría: “Aún tenemos el sol”.

En su obra el nihilismo no significa creer "en nada" o permitir que la "nada" pase a ocupar el centro de toda existencia; por el contrario, es una condición de posibilidad para delimitar el punto de partida de su poesía. Se manifiesta, muchas veces, como un pesimismo profundo; en otras, como negación de todo dogma para dar apertura a opciones infinitas no determinadas; como la negación de todo principio ético que conlleve la negligencia o la autodestrucción. Aun así, el autor no se considera nihilista, y expresa:

 -“No creo que sea nihilista. Hay mucho de desencanto sí, pero es la lenta venganza contra el mudo”.

A veces, en su  poesía, queda una mera crítica destructiva del yo individual, ya que Sergio Gareca, también es cruel en el tratamiento de sí mismo; y se auto describe lejos del espíritu más comprensivo o benevolente, que otros autores profesan; sin piedad de sí mismo, el poeta deja antever su recurrente pesimismo:

“SERGIO GARECA: Es la historia del autodesprecio. Procaz, suspicaz y pusilánime. Su única medida es el exceso. Tiene una saludable doble personalidad, en desmedro de la otra. Escribe, porque ya se ha asumido como un músico fracasado. Sin duda, ya pertenece a la fauna del infierno. Por eso la única mujer que lo ha amado también ha optado por abominarlo. Su alma está tan agujereada que hay que comprar api para tragarse ese buñuelo. Ha hablado tanto y tan mal de todos los gobiernos que ni el mismo puede gobernarse. Practica el vampirismo literario, succionando la sabiduría de los más viejos y el ímpetu de los más jóvenes. Posee un corazón oceánico pero vacío. O sea, ama como un planeta abandonado, sin atmósfera, con absoluta soledad, cuyo único atractivo es la distancia y la falta de civilización. Si no contesta el celular es que odia a la humanidad entera y a veces no hay caso de hacer excepciones. En él habita la eterna lucha del bien contra el mal, una diablada interior, en la cual, es vergonzoso decir, al ángel le sacan la mierda a cada instante. Goza del mal cuidado de sus benevolentes amigos. Su alma también es un bello jardín de mala yerba y andrés huayllas, de lagartos, arenas y paja brava. Aún es un perro-cometa, pero en cenizas. De su hija ha heredado el nombre de su destino”.

Sobre la relación entre oralidad y escritura en la poesía, Sergio Gareca cree que hay poemas que son bien solitarios y otros que deben estar en el tumulto. Su silencio, su ruido o su vibración están en sintonía con su ambiente. Además, cree que la oralidad, es factor que la escritura ha dejado de lado, aunque no del todo, pues, cree en las coincidencias sonoras. Así como en la necesidad del silencio.

El permisible exceso de capacidad crítica, de inteligencia despiadada, conduce a grandes artistas a un escepticismo arrasador, como en el caso del poeta orureño, que se expresa contrariado, crítico con todo lo que le rodea.

Atraído por el dilema existencial-cultural y  aprovechando la realidad  que es tan polimorfa, el poeta experimenta con lenguajes y con imágenes que otros autores no trataron, haciendo así  su poesía única. Su sintaxis tiene brillantez y originalidad; así como, sus metáforas y comparaciones; asociadas a su profundidad analítica con aleteadas de displicencia; es así, lleno de contrastes que se funden en el gran cuadro de su naturaleza humana, como en un conjunto impresionante, como Sergio Gareca abre caminos, con pasos firmes, a la poesía del siglo XXI y contra el mundo entero.

Nacida en Brasil, Márcia Batista Ramos es escritora y vive en Bolivia.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Etiquetado como

Editorial Kipus en la XIX Feria del Libro de Santa Cruz

Este 2018, el Grupo Editorial Kipus estará en la XIX Feria Internacional del Libro de Santa Cruz (FIL) con dos espacios. Un stand dedicado a la exposición de los autores y títulos que normalmente publica y el segundo que será una especie de réplica del Café-Librería que inauguró en Cochabamba el año pasado y que goza de buena aceptación del público por la diversidad de actividades culturales que promueve.

“Este año vamos a dar mayor énfasis al Café-Librería y a la difusión en concreto de un nuevo sello de literatura infantil que es Kalandraka”, explica Huáscar Flores, responsable comercial de Kipus, sobre la participación de la editorial cochabambina en la FIL cruceña, que inicia el próximo miércoles 30 de mayo y  cierra el 10 de junio.

Kalandraka apareció en España el año 1998 con el propósito de “publicar obras de la mejor calidad estética y literaria en gallego para contribuir a la normalización lingüística” en su país y a la fecha tiene un extenso catálogo de obras en castellano, gallego, catalán, euskera, portugués, italiano e inglés; cuenta con sellos propios en Portugal, Italia y México, y su campo de acción se ha ampliado a temas de investigación y literatura para adultos.  

Entre las virtudes de Kalandraka (ganadora el año 2012 del Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural en España), están el que sus libros, sobre todo los dedicados a niños y jóvenes, son recomendados por los ministerios de Educación de México, Colombia, Argentina y España, y su particularidad es que rescatan los valores humanos, algo muy devaluado en este siglo XXI y por ende muy necesario rescatar.

Huáscar Flores llegó a conocer esta editorial buscando libros para su hijo pequeño y quedó tan bien impresionado que se contactó con Kalandraka  para adquirir los derechos de distribución de sus obras a través de la Librería Kipus. “Personalmente a mí me interesó y me comuniqué con España”, cuenta Huáscar en una entrevista telefónica con Plaza Catorce y detalla que los libros ya están en la aduana boliviana y una vez que salgan de allí se irán directo a Santa Cruz.

En el Café-Librería que tendrá Kipus en la FIL de Santa Cruz también está prevista la presencia de escritores como Mariano Baptista Gumucio, Homero Carvalho o Willy Muñoz, que estarán días específicos en el lugar para compartir con sus lectores. En la feria, la editorial cochabambina también se preocupará de promocionar la convocatoria de la tercera versión de su Premio Internacional de Novela y al mismo tiempo las obras que resultaron ganadoras, al igual que las menciones honrosas de las dos primeras versiones.

La editorial, por su lado, en su stand se ocupará de promocionar los nuevos títulos que ha impreso, como “Conversaciones con la muerte” de Ronnie Piérola o “Emma y los cuadernos de investigación” de Daniel Averanga.

KIPUS ABRE LIBRERÍA EN SANTA CRUZ

Santa Cruz es una ciudad de dos millones de habitantes y sólo tiene dos librerías. Este es justamente uno de los temas que se debatirán en el marco de la FIL, a la cabeza de la escritora Liliana Colanzi y Chritian Egüez, bajo el título “Santa Cruz, ¿por qué dos librerías para dos millones?”. Este debate lleva un par de años sobre la mesa, luego de que varias librerías que abrieron en una especie de boom, terminaron cerrando y quedando sólo en pie Lewy Libros y El Ateneo, las librerías más antiguas de Santa Cruz.

Bajo la premisa de que en el negocio de los libros no se puede esperar un retorno inmediato, es que el Grupo Editorial Kipus ha decidido expandir su acción al campo de las librerías y a partir de mediados de junio –se espera—comenzará a operar en pleno centro cruceño. Así, el Café-Librería estará ubicado en la calle René Moreno entre Pari y Ñuflo de Chávez.

Etiquetado como

XIX Feria del Libro de Santa Cruz reunirá a más de 180 expositores y más de 200 escritores

La décimo novena Feria Internacional del Libro de Santa Cruz arranca este próximo miércoles 30 de mayo con la participación de más de 180 expositores repartidos en seis pabellones, la presencia de 50 escritores internacionales y alrededor de 180 nacionales; y la presentación de 80 libros de diverso género.

Este año Cuba es el país invitado de honor y Samaipata el municipio. La escritora mexicana Margo Glantz y el politólogo francés Sami Nair son los invitados de lujo que espera recibir esta cita literaria. Asimismo, habrá cinco encuentros internacionales: de Microcuento, de Narrativa, de Poesía, de Bibliotecarios y de Literatura Infantil y Juvenil, según ha informado el comunicado de prensa la agencia de comunicación SouzaInfantas.

Para la escritora María Sarah Mansilla, presidenta de la Cámara Departamental del Libro de Santa Cruz, el público tendrá un abanico de opciones para disfrutar de la fiesta del libro más grande e importante del país. En ese orden, la FIL cruceña también tendrá un cine en el que se podrá disfrutar de un ciclo de películas cubanas y nacionales, mientras que en el pabellón infantil el Dragón Lector, el Caballero y la Dama del Saber esperarán a los niños con los monstruos de sus historias favoritas como Frankenstein, Drácula, Lobo Feroz, Grinch y Solluz y Bulluz, de la saga de Benjamín, entre otros.

“La Feria del Libro se ha convertido en parte del estilo de vida de la población de Santa Cruz. El lugar de conexión de los lectores con sus autores”, afirmó Mansilla, quien adelantó que el Premio Anual de la Cámara será para la Red de Bibliotecarios del municipio cruceño.

Los horarios de atención serán de lunes a jueves y domingo de 15:00 a 23:00 horas, mientras que el viernes y sábado será hasta las 24:00 horas. El costo de las entradas será de Bs 20 para mayores, y los menores de entre 12 y 5 años pagarán Bs 5 y los menores de cinco años entrarán gratis. Según los organizadores, los estudiantes que lleguen en delegación acompaños de un profesor y un listado también tendrán un ingreso libre a la feria. 

Son varias las editoriales y los escritores cochabambinos que participarán de la XIX FIL de Santa Cruz. Por ejemplo, la editorial Nuevo Milenio presentará varios títulos como: “El día de todos tus santos” de la autora Fabiola Morales; “Los días de la peste”, del ya consagrado Edmundo Paz Soldán; “Autoretrato” de Saúl Montaño y “Los Constantinoplanos” del también cochabambino Raúl Rivero Adriázola.

Etiquetado como

Rolando Balderrama y la historia del primer español en Cochabamba

Rolando Ariel Balderrama Román es licenciado en Comunicación Social de profesión e investigador histórico, paleógrafo, genealogista y archivista. Cochabambino de nacimiento (1961), bachiller del colegio Don Bosco, Balderrama es miembro de la Asociación de Investigadores Histórico Sociales ‘Alejo Calatayud’ y autor del libro “Yo soy el primer poblador que entró en este valle. Garci Ruiz de Orellana. Orígenes de la Villa de Oropesa (1548–1593)”, una crónica histórica sobre la biografía del primer poblador español que habitó en el Asiento de Canata –Villa de Oropesa del valle de Cochabamba–, actual ciudad de Cochabamba.

Inicialmente este libro fue lanzado el 16 de junio de 2016, en una presentación auspiciada por el Grupo Editorial Kipus y realizada en el Salón de Honor de la Gobernación de Cochabamba. Sin embrago, tuvo un “relanzamiento” el pasado miércoles 25 de abril, “pero ésta vez con el patrocinio del directorio del Club Social Cochabamba, gracias al interés que despertó su lectura en los principales directivos, Adriana Salamanca y Alberto de la Reza, que me motivaron a que se realice este nuevo relanzamiento”, cuenta Rolando Balderrama en una entrevista virtual con Plaza Catorce.

“No podía haber encontrado una mayor acogida, aceptación y buenas críticas por parte de los estudiosos investigadores en historia. En el relanzamiento –dice Balderrama– pude ver y apreciar, por palabras del doctor Gastón Cornejo y la magister Ítala de Mamán, que el libro, además de ser revelador, sí puede ser tomado como un libro didáctico y de consulta para los que quieran conocer sobre nuestra memoria histórica y de identidad con nuestro pasado, cuyo producto actual es nuestro mestizaje, rebelde, valiente, apasionado, romántico y sobre todo amante de su propia tierra”. La siguiente una entrevista con Rolando Balderrama sobre su libro.

 ¿Qué lo motivó a preocuparse por buscar en la historia sobre la fundación de Cochabamba?

Primero porque soy un cochabambino y siempre fui un apasionado de la historia, pero como esta carrera no es muy lucrativa, me desanimaron, además que en ese tiempo la televisión estaba dando sus primeros pasos en Bolivia, me decidí a estudiar Comunicación Social hasta sacar mi licenciatura, sin embargo, a la historia nunca pude olvidarla.  Trabajaba medio tiempo en medios de comunicación y por las tardes me iba al Archivo Histórico de la Casa de la Cultura a investigar principalmente la época de la colonia cochabambina. Tuve que aprender paleografía con ayudas esporádicas de la magister Ítala de Mamán y en menos de un año ya podía leer manuscritos de los siglos XVII y XVIII.

Vi que una manera de conocer más en profundidad el desarrollo urbano y las relaciones sociales, políticas, comerciales y eclesiales era investigando la genealogía de mi apellido "los Balderramas". Me remonté hasta enero de 1602, fecha en la que aparece por primera vez en la Villa de Oropesa mi antepasado Alonso Sánchez de Balderrama, nunca supe si entró por el Paraguay o por el Perú, pero sí descubrí su origen en España. Ahí terminó mi investigación genealógica. Pero me entró la curiosidad de conocer más sobre los orígenes de la ciudad de Cochabamba (o Villa de Oropesa en aquellos tiempos) y para ello tenía que tener conocimientos sobre paleografía del siglo XVI, que es muy complicada, aparte de que los manuscritos en su gran mayoría se encontraban muy deteriorados, por mutilaciones, hongos, etcétera. Pero era un siglo clave para mis investigaciones.

En éste período se encontraban las dos fundaciones de la Villa de Oropesa, y eso me fascinó muchísimo. Comencé a revisar manuscritos antiguos, encontré el testamento del capitán Gerónimo Osorio y el de Garci Ruiz de Orellana, entre otros de los primeros habitantes; sin embargo, fue uno el que más me llamó la atención, sobre un litigio que tiene Ruiz de Orellana con su vecino de Cala Cala Diego Balmaceda y los indígenas del Paso y Tiquipaya, sobre el derecho al uso de las aguas de Taquiña, donde en uno de sus alegatos dice enfáticamente: "Lo uno porque yo fui el primero poblador que entró en este valle y haber sido la causa y razón para la fundación de esta villa...".

Éste, para mí, fue un gran descubrimiento. "Había una historia hispano-indígena previa a la fundación de la Villa de Oropesa por Osorio", y efectivamente así fue, 24 años antes de la primera fundación ya vivía en el valle de Canata (hoy ciudad de Cochabamba y sus alrededores, podría decirse, la provincia Cercado) un español con su mujer e hijos, éste fue, Garci Ruiz de Orellana que entró al despoblado valle de Canata a fines de 1548 y fallece en la Villa de Oropesa el 12 de abril de 1593. Desde este punto de partida comenzaron mis futuras investigaciones y profundización del tema.

¿Cuánto tiempo le tomó investigar sobre este tema en específico?

El trabajo de campo, podría decirse, la investigación paleográfica me tomo más o menos seis meses, los restantes fueron trabajos de investigación bibliográfica y de armado de la historia en sí; en total me tomó como dos años y medio terminar el libro que tiene 748 páginas.

¿Qué tipo de documentos y en qué bibliotecas o archivos ha encontrado ese material?

Mis investigaciones están basadas principalmente en la revisión de las "fuentes primarias", quiere decir los manuscritos propios de la época que tienen mayor valor histórico que cualquier enunciado de un historiador o escritor moderno. Hice un barrido de estas "fuentes primarias", principalmente en el Archivo Histórico José Macedonio Urquidi de la Casa de la Cultura, también revisé documentación en el Archivo Histórico de la Gobernación; mediante Internet, el Archivo de Indias, en la sección pasajeros a Indias, y relatos de varios cronistas de la época como el Inca (mestizo) Garcilazo de la Vega, Guamán Poma de Ayala, Cieza de León, Bartolomé de las Casas, y otros. Encontré mucha bibliografía en las bibliotecas de Portales, de la Casa de la Cultura y Libros Sacramentales del siglo XVI (Bautizos, matrimonios y defunciones) de las parroquias de Cercado y otras provincias.

¿Cómo resumiría el contenido de su libro?

Un libro revelador sobre los orígenes verdaderos de la población hispana en la Villa de Oropesa. Didáctico y de consulta porque se hace una nueva revisión histórica sobre los antecedentes que gestaron el poblamiento aimara-quechua y la posterior penetración hispánica a estas regiones. Muy útil para impartirla en los centros de enseñanza de todo nivel.

Etiquetado como

De todo y para todos en la III ExpoLibro de Cochabamba

Cientos de libros, de diversos autores y géneros y de diversa manufactura están a la venta hasta este lunes 23 de abril en la tercera versión de la ExpoLibro que impulsa la Cámara Departamental del Libro de Cochabamba (CDLC) y que puede ser visitada desde las diez de la mañana en la plazuela Félix del Granado (Ecuador entre España y Baptista). Esta expo fue establecida el 2016 por la CDLC con la finalidad de ser parte de las diversas actividades que se hacen en abril, alrededor del mundo, para celebrar dos fechas importantes: el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil que se recuerda cada 2 de abril, y el Día Internacional del Libro y de los Derechos del Autor que se recuerda cada 23 de abril. Por esta última fecha es que para mañana están concentradas la mayor parte de las intervenciones importantes. “Lo más interesante y lo más fuerte que vamos a tener va ser para la clausura, que es el 23 de abril, Día Mundial del Libro”, dice el gerente de la CDLC, Hamilton Luján, y agrega que además de “la banda municipal, grupos independientes de música y de baile, vamos a tener una actividad denominada lectura colectiva del Quijote de la Mancha”, donde se tiene prevista la participación de autoridades políticas, culturales, escritores y lectores.

“Escritores como Gonzalo Lema, Ramón Rocha Monroy, Blanca Garnica, César Verduguez, entre otros, nos han confirmado su participación. Juntos vamos a leer los dos capítulos del Quijote de la Mancha, por fragmentos”, cuenta. Esta actividad iniciará a las ocho de la noche en la plazuela del Granado. Después, estudiantes de colegio y Boys Scouts serán responsables de “El título de mi libro para el mundo”, una actividad donde armarán un mural gigante con títulos de libros.

CEDIB Y LALIBRE CON “EMERGENCIA URBANA”

Este 2018 y al igual que el año pasado son 40 los expositores, entre ellos los escritores Gaby Vallejo Canedo, Dennis Morales Iriarte, Ana Triveño y Graciela Ortuño, entre otros; las editoriales Kipus, Los Amigos del Libro, Fe de Erratas, Yerba Mala Cartonera, Editorial Paulinas y Editorial El Cuervo, esta última viene de la ciudad de La Paz; también están las librerías LaLibre y Baúl Libros, ésta última de Santa Cruz.

En el stand de LaLibre, la librería del CEDIB, uno de los grandes atractivos es “Emergencia urbana. Urbanización y libre mercado en Bolivia” de Escarley Torrico Foronda, que hace poco fue presentado con mucho éxito en Santa Cruz y que pronto irá a La Paz. “Está muy bueno, es necesario; es un buen libro para entender también la dinámica urbana donde vivimos todos y que parece que no nos importa”, dice Rossmery Amils, responsable de comunicación del CEDIB y también responsable de esta librería.

Amils, en una entrevista con Plaza Catorce, cuenta que otro de los grandes atractivos que tiene LaLibre son los títulos de la editorial Mama Huaco, que es de la inglesa afincada en Bolivia, Alison Spedding. “Para la feria nos hemos centrado en todo lo que es Spedding porque aquí no hay quien venda todos estos libros. Lo último que ha sacado es ‘Miedo y asco en Cambridge’ y tiene otros sobre investigación. A mí, el de ‘Miedo y asco en Cambridge’ me ha gusta mucho, es diferente porque no es local, es otra onda, es Inglaterra, pero me gusta la exploración que hace de los personajes desempleados y marginales. Ella dice que lo escribió antes de que Irving Wells sacara ‘Trainspotting’ (1996), y en esa época no era moda hablar de lo marginal pero ahora es algo mucho más trascendente; pero tiene su voz, su estilo rudo, y viene con un CD con la banda sonora que me parece un punto bastante bueno. Ese está en 100 bolivianos”, detalla Amils.

En lo que respecta a literatura infantil, LaLibre tiene varios títulos recomendables, como aquellos de la serie Antiprincesas. “Ahora tenemos el de Gilda, que nos encanta vender un libro de Gilda que sale un poco de la norma, porque normalmente son escritoras, personas como de la alta cultura popular y Gilda es muy popular, es la cantante de cumbia argentina y me parece bien bonito porque es como otro modelo… Un modelo no siempre tiene que ser una escritora o artista plástica, o ser algo reconocido por la alta cultura, sino más bien Gilda es casi una santa popular; es que el pueblo tiene sus gustos, su estética, sus formas, y me gusta mucho que la hayan planteado desde ahí. Y luego tenemos los dos de Antihéroes de Eduardo Galeano y de Cortázar que hablan por sí solos”.

Otros textos que recomienda Rossmery son los de Nicobis, el proyecto de Liliana de la Quintana que ya lleva más de tres décadas y “que a mí siempre me parece que son una oportunidad interesante de explorar nuestra mitología para niños con un trabajo editorial realmente muy bonito y es como la doceava edición de esos libros que están a 70 bolivianos”. También y de la misma autora, LaLibre tiene la colección Urucú, cuentos basados en mitos: “Pankarita y los achachilas”, “La fiesta de la vida” y “Tejedoras de estrellas”. “Es una colección que siempre recomiendo a papás y mamás en busca de literatura nacional”, asegura.

LA MUELA DEL DIABLO Y KAMAKE

La editorial La Muela del Diablo, de Marcelo Yaksic, tiene varias propuestas en esta feria. “Estamos con esta editorial independiente que es Kamake (zorro en aymara), sacando textos de material diverso, como sociología, ciencias políticas”, dice Marcelo a Plaza Catorce y agrega que los títulos que componen Kamake son de autores como Casilda Rodrigañez, Emma Goldman y anarquistas como Malatesta o Bakunin. “Son textos un poco difíciles de adquirir pero que están abiertos en Copy Left y los estamos reproduciendo un poco para difundir esta temáticas. Esta editorial se encarga de eso, de poder mostrar ese tipo de temáticas que no son muy accesibles”.

Por otra parte, La Muela del Diablo sugiere el libro del autor cochabambino Lorgio Orellana Aillón, “que es una investigación que ha hecho sobre la clase obrera  y dominante que ha habido en las épocas de 1940 al 2003, todas esas elites que han dominado aquí en Bolivia. Es una investigación que ha hecho auspiciada por la Universidad de San Simón”. La Muela del Diablo también tiene como novedad su colección de literatura infantil “Wawas que escriben” que publica conjuntamente con Arte Presa y que está compuestas por cuentos escritos y dibujados por niños. Los primeros números han sido en español y aymara y ya han lanzado otras convocatorias para publicar cuentos escritos en quechua y guaraní.

LUZ CEJAS ROSADO DE ARACENA

El primer libro de “Rayo”, el pastor alemán cochabambino protagonista de la saga del mismo nombre y que ha conquistado a por lo menos dos generaciones de niños, está en su cuarta edición y su autora está trabajando en el cuarto libro de la saga y donde el perro ecologista esta vez resaltará los árboles más viejos y lindos que hay en Cochabamba, con la intensión de mantener su recuerdo porque cualquier día pueden desaparecer –según adelanta en una entrevista con Plaza Cartorce la escritora Luz Cejas Rosado de Aracena—.

Además de los tres libros sobre “Rayo”, Luz Cejas tiene una nueva obra: “El gigante de los Andes”, que ha sido ilustrada por Rosario Moyano. Las imágenes y el texto son un colorido paseo que lleva al lector por hermosos paisajes como la cordillera de Los Andes, el Lago Titicaca, Tiwanuaku, una montaña con puyas Raimondi en flor. La idea era que “El gigante de los Andes” (el libro número 27 de esta escritora de literatura infantil) primero sea un libro álbum pero, como en términos de impresión le salía más cara la tapa dura que la obra en sí, decidió hacer una impresión normal que aún no ha sido presentada, pero que se puede encontrar en la III ExpoLibro.

En el stand de Luz están también varios de sus libros anteriores, algunos para colorear y una de las grandes atracciones es su “Cancionero Puerta de Luz” que es un libro para colorear, con partituras y que viene acompañado de un CD con los 18 poemas hechos canción. “El cancionero con más su CD está a 50 bolivianos. En el Cuzco (Perú, donde ganó un premio) me dijeron que mi poesía tiene música, entonces he aprovechado y le he puesto música. La música ha salido de mi cabeza y don Luis Moya me la ha escrito”, asegura Luz Cejas a Plaza Catorce.

“JUKUMARI DONOSO” DE DENNIS MORALES

“Jukumari Donoso” y “Solsticio en Cirtis mayor” son las últimas obras que el escritor cochabambino Dennis Morales Iriarte ha publicado. El segundo es un libro de poesía bastante corto y contienen los poemas que escribió durante el 2017. “Me inspiré en la técnica japonesa haiku, que son poemas muy cortos de tres líneas, y estoy usando esas técnicas para hacer haikus en una línea vertical, cruzado…, lo que se encuentra en maestros desde el Japón, quiero emular, si se puede. Es el primero libro de poesía y quizás el último”, dice Dennis a Plaza Catorce.

“Jukumari Donoso”, en cambio, es una novela de narrativa fantástica, “en realidad es realismo mágico” aclara Morales, que está inspirada “en la leyenda del Jukumari descrita por Jesús Lara en su libro Mitos y Leyendas Quechuas. He aprovechado para ofrecer un contexto, social, político y cultural actual, en torno a la misma leyenda; el Jukumari que baja del cielo al Jananpacha, hace de las suyas, deja embarazada a una señorita y se escapa. La historia trata de eso justamente, de las futuras generaciones de esta mujer que queda impregnada por el oso”.

En esta historia, ambientada en la Revolución Nacional de 1952 arranca en el fortín de Samaipata, en Santa Cruz, donde todavía había terratenientes y es por esta zona donde vivía el Jukumari protagonista de la historia y es de esas estribaciones de la cordillera oriental que el animal semidios desciende para hacer de las suyas. “Los incas recibían ayuda del Jukumari que siempre les avisaba que los guaraníes estaban llegando para robarse comida y territorio. El Jukumari era como un vigía para ellos y hacía sus cosas y alertaba a los incas y por eso los incas le dejaban que haga de las suyas, que bajase, que busque mujer y usualmente impregnaba mujeres que tenían hijos hombres normales, pero la leyenda cuenta que cuando alcanzaban la madurez podía volverse osos”.

Según Dennis Morales, para los incas el Jukumari, que tenía diversos nombres y atributos antropomórficos, era una criatura reverenciada e incluso era patrón tutelar de las montañas. Desde los años 1700 se conocen varias crónicas escritas sobre el Jukumari y ya se hacían varios bailes públicos de entretenimiento donde el oso era el protagonista. “La gente ya hacia crónica desde entonces, los cronistas lo describen como una persona que cambia y que busca atractivas mujeres porque no existen hembras en su especie (según las leyendas), son sólo varones, entonces baja acá y tiene que hacer de las suyas para buscar una hembra”.

Esta historia cobra importancia ya que desde hace algunos años el Jukumari ha sido declarada en Bolivia como especie en peligro de extinción y sobre el tema, Morales Iriarte, que es Biólogo de profesión y también músico, dice: El Jukumari tiene un área muy restringida y su problema actual es la fragmentación del hábitat, se distribuye en los Yugas de La Paz, Cochabamba y llega hasta el norte de la Argentina inclusive, pero la gente construye carreteras, por ejemplo el Tipnis va ser una grave amenaza para su territorio para que pueda migrar y aparearse”.

GRACIELA ORTUÑO

Otra autora independiente que participa de la ExpoLibro es Graciela Ortuño, cochabambina de 28 años que presenta los tres libros que componen su saga de amor: “Síndrome de princesa”, “El fantasma de tu recuerdo” y “Corazón de príncipe”.

“La trilogía trata del síndrome de princesa o de príncipe, que es algo que padecemos todas las personas a lo largo de nuestra vida. En el primer libro plasmo lo que es la primer etapa del amor, que es el amor rosa, cuando las personas tenemos un ideal de pareja con ciertas características específicas pero a lo largo de la relación ocurre una decepción, entonces pasamos a la etapa del amor gris que es el segundo libro, ‘El fantasma de tu recuerdo’, en el que se trata de que las relaciones de pareja nos decepcionan, ya no queremos saber del amor, nos negamos de hecho a tener una nueva relación y en caso de que la tengamos, la tenemos con ciertas barreras personales, como que nos da miedo volver a amar o volver a tener esa entrega del principio. Mucha gente se queda en esta segunda etapa el resto de su vida, pero algunos sí logran pasara a la tercera etapa que es la de ‘Corazón de príncipe’ que es la etapa del amor real, que es cuando la persona se descubre a sí misma, se valora a sí misma y así logra un amor sincero y así logra también identificar a quien le puede dar un amor sincero y quién no”. Graciela es comunicadora social, pero le apasiona la psicología, es por eso que se ha decidido por plasmar estar historias y publicarlas.

Etiquetado como

Concurso de crónica de Yerba Mala Cartonera

La Editorial Yerba Mala Cartonera ha lanzado la convocatoria de la primera versión de su Concurso de “Crónicas de cartón usado”, que está abierto hasta el 15 de junio próximo a cualquier persona mayor de 18 años, de nacionalidad boliviana o extranjeros que residan en el país. El ganador recibirá un premio de 500 bolivianos y la publicación de su obra; publicación en la que también estarán incluidos los trabajos que ganen el segundo y tercer lugar.

La temática de este concurso es libre y los textos que se presenten deben ser inéditos y no estar comprometidos con otros concursos. La extensión máxima de las crónicas (cada participantes sólo puede presentar hasta una obra) deberá tener un máximo de 25.000 caracteres con espacios  y un mínimo de 12.500, con un interlineado de 1,5 en tamaño carta y con márgenes preestablecidos: superior e inferior 2,5 centímetros; derecha e izquierda: 3 centímetros.

Este nuevo concurso fue lanzado “atendiendo al objetivo común de promover la práctica y difusión de expresiones artísticas literarias” y entendiendo  a la crónica como: "Un cuento que es verdad" (Gabriel García Márquez) y como “La reconstrucción literaria de sucesos o figuras, género donde el empeño formal domina sobre las urgencias informativas” (Carlos Monsiváis).

Según han afirmado los organizadores, desestimarán “a su exclusivo juicio, toda obra que aun cuando hubiera resultado seleccionada o nominada para el premio, desmereciere observación por: ser difamatoria, obscena, dañina u ofensiva que pueda lesionar derechos de terceros”. “La participación en el concurso conlleva la cesión de los derechos de difusión de la crónica a la Editorial Yerba Mala Cartonera, que realizará una publicación física y otra virtual, con licencia creativecommons que permitirá la libre copia, distribución y comunicación de la obra siempre y cuando se respete la autoría, no se haga uso comercial, ni se realicen obras derivadas”. Mayores detalles sobre la convocatoria se encuentran en el siguiente enlace: https://yerbamalacartonera.blogspot.com

YERBA MALA CARTONERA

La Editorial Yerba Mala Cartonera nace el 2006 en la ciudad de El Alto (La Paz), como una idea de Crispín Portugal, Beto Cáceres y Darío Luna. A partir de entonces el proyecto fue mutando, cambiando de miembros y también de sede, y hace algunos años que funciona en Cochabamba bajo la dirección de María Gabriela Flores, Lourdes Saavedra, Pablo Cesar Espinoza y Roberto Oropeza.

Hasta la fecha Yerba Mala ha publicado la obra de alrededor de 100 autores, entre cuento y poesía, “la mayor parte nacionales aunque tenemos autores de Argentina, México y Chile”, cuenta Roberto Oropeza en una entrevista con Plaza Catorce.

“La Yerba Mala se ha convertido en un punto de referencia a la hora de promocionar a nuevos autores que empiezan su carrera en el mundo literario”, dice Oropeza y pone como ejemplo las primeras obras que han publicado con esta editorial autores como el premiado poeta y músico Vadik Barrón, la poeta Janina Camacho Camargo, y los escritores Liliana Colanzi y Rodrigo Hasbún, entre varios otros.

En marzo pasado, Yerba Mala Cartonera ganó un Premio Plurinacional Eduardo Abaroa. “Son fondos obtenidos que corresponden a la categoría Proyectos de Movilidad; en este sentido hemos planteado organizar Tinta Quemada, una feria del libro en Cochabamba, con mayor diversidad en cuanto a propuestas y a número de editoriales –sobre todo independientes- que las ya habituales. Tenemos pensado contar con la participación de editoriales no solo del país sino también de Sudamérica. Creemos que la ciudad se merece una alternativa a lo ya establecido. Presentamos este proyecto al Ministerio de Culturas y nos adjudicamos el Premio Eduardo Abaroa, ahora solo falta que las autoridades hagan efectivo el desembolso”, explica Oropeza sobre el citado premio.

Actualmente, Yerba Mala está con el proyecto de “consolidar los eventos culturales que organizamos, como la feria del libro o el festival de poesía Panza de Oro –este último ya se ha convertido en una cita obligatoria para la poesía sudamericana–, a la para que lograr llevar a la editorial a más ferias  y presentaciones dentro y fuera del país”.

Etiquetado como

Limbo Errante, la editorial que busca sin brújula experiencias intensas

Limbo Errante es una editorial española que “se creó en el año 2016, después de una exhaustiva reflexión sobre cuál era la mejor manera de volcar nuestras inquietudes e írlas reflejando en nuestro catálogo”, cuenta Beatriz Jordán Hernández desde España, en una entrevista virtual con Plaza Catorce.

El equipo de Limbo Errante está conformado por tres personas: Beatriz Jordán, responsable de comunicación y de administración. Juncal Pibernat, responsable de la maquetación y del diseño editorial. Víctor San Frutos, editor, responsable de la selección de los textos, del control del proceso de publicación y de eventos. “Esto no quiere decir que todos no estemos implicados en el resto de multitud de tareas que conlleva un proyecto editorial. Todos estamos formados académicamente en nuestras distintas responsabilidades”, dice Beatriz a Plaza Catorce desde Zaragoza, ciudad donde los tres viven y trabajan. Zaragoza “es nuestra única sede por el momento”, asegura.

Sobre Víctor San Frutos conocemos que es graduado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad de Granada y tiene una Certificación de Profesionalidad en Asistencia a la Edición y su experiencia laboral está centrada en editoriales, logística y gestión de grupos. Juncal Pibernat, tiene un título en Historia del Arte en la Universidad de Zaragoza y Grado en Diseño Gráfico y su experiencia laboral como librera. Beatriz Jordán es diplomada en Ciencias de la Comunicación, tiene Estudios de Historia del Arte y Periodismo en la Universidad de Zaragoza y experiencia diversa en servicios a empresas y medios de comunicación.

Si bien Limbo Errante nació el 2016, su primera publicación vio la luz en febrero de 2017 y nuestro interés por conocer más sobre esta editorial nació a raíz de que ésta lanzó hace poco una reedición de la novela “Muerta ciudad viva”, publicada cinco años atrás por el escritor cochabambino Claudio  Ferrufino-Coqueugniot.

¿Cómo nace la idea de crear la editorial Limbo Errante?

La idea de montar una editorial nos rondaba desde hace varios años, pero siendo conscientes de que se necesita preparación profesional para dar el salto de una actividad de ocio como es la lectura a una profesión dura y exigente como es la edición de libros, estuvimos un tiempo preparándonos y conociendo como funciona este mundo.

¿De dónde viene el nombre?

Limbo Errante quiere referir a lugares de fronteras difusas, una búsqueda sin brújula de experiencias intensas y de los placeres que ofrece esa búsqueda. No nos sentimos anclados en ningún lugar y nos mueve la curiosidad de conocer qué tiene el mundo para ofrecernos.

¿Cuál es la ideología de la editorial?

Nuestro criterio selectivo se apoya en varias líneas ideológicas: No hacer de las fronteras un demérito a la hora de valorar un texto y sí una oportunidad de conocer nuevos estilos, ritmos, experiencias. Una apuesta por la calidad y el riesgo en cuanto a la concepción formal de la obra. E historias que remuevan aunque no necesariamente estemos de acuerdo con sus postulados. La belleza y la emoción pueden estar muy lejos de nuestro particular modo de ver las cosas. En cuanto a la línea de ensayo de próxima inauguración, editaremos proyectos transversales alejados de lo académico y del ensimismamiento cultista, buscando también ese riesgo del que hablaba con anterioridad. Para muestra un botón, debutaremos en unos meses con un ensayo que vincula a la guitarra con los viajes entre la península ibérica y Brasil.

¿Cuál ha sido su primer libro publicado?

El primer libro fue Las Pirañas, del prestigioso autor, muy ligado a Bolivia, Miguel Sánchez-Ostiz, reedición de, según nuestro criterio, la mejor novela española de la última década del siglo XX. Territorio Pop Pins de Luisa Miñana fue la siguiente, una novela con varios mundos que se entrecruzan en la vida sentimental de una mujer, con lo transmedia como gran fuerza motriz. El intimismo y el psicologismo de Lo que vive adentro, Ignacio García-Valiño, fue la tercera, un delicado mosaico de emociones a través de una mirada del adulto a su niñez. La escritora ecuatoriana Sandra Araya fue nuestra cuarta apuesta con La familia del Dr Lehman, premiada en Ecuador. Una estremecedora historia y una narración fantasmagórica, exigente y desnuda de aderezos. La novia francesa de Ho Chi Minh, de Óscar Sipán, uno de los grandes cuentistas contemporáneos españoles, finalista del García Márquez latinoamericano de relatos. Fábulas donde se dan cita sentimientos, obsesiones y que están tejidas con un duende especial. Y nuestra última obra publicada, la reedición de Muerta ciudad viva, de Claudio Ferrufino.

¿De dónde viene el interés por publicar a un escritor boliviano?

Insistiendo en el concepto de no delimitarnos fronteras, tuvimos la oportunidad de conocer la novela y nos impactó. Alguien de quien nos fiamos en sus gustos literarios nos ofreció la oportunidad y nos permitió descubrir a Claudio.

¿Qué es lo que más les ha gustado de la obra de Claudio Ferrufino?

La valentía de contar esa historia y contarla de esa manera. Su extraordinaria capacidad de retorcer el lenguaje para llevar siempre el ritmo que más le conviene. Su magistral destreza para mezclar los distintos niveles de discurso que contiene. Y la sensación al final que has disfrutado de una experiencia muy especial.

¿Hay algún otro escritor latinoamericano en su mira?

Estamos muy satisfechos de las dos novelas latinoamericanas que hemos publicado. Si son tan buenas como estas, seguiremos apostando por ello, sin ninguna duda. De momento no tenemos nada concreto, pero el radar nunca está apagado.

¿Dónde se consiguen los libros de Limbo Errante?

En España tenemos distribución en todo el territorio, en cualquier librería de España. Además de en nuestra página web (https://limboerrante.com/) y en plataformas como Amazon también pueden encontrar nuestros libros. Para la distribución latinoamericana contamos con la Panoplia de Libros (http://www.panopliadelibros.com/); ellos reciben las peticiones de los lugares donde quieran tenernos y se encargan de acercar los libros.

Etiquetado como

En España sale nueva edición de novela de Claudio Ferrufino-Coqueugniot

Una nueva edición de la novela de Claudio Ferrufino-Coqueugniot, “Muerta ciudad viva”, se presenta este miércoles 28 de febrero, a las siete y media de la noche en la Librería Cálamo de Zaragoza (España). Esta novela, publicada en Bolivia el año 2013 por la editorial El País, ha sido reeditada por la editorial aragonesa Limbo Errante y la presentación de mañana “estará a cargo del editor Víctor San Frutos, quien conversará con el profesor de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Zaragoza, Daniel Mesa, y el escritor Miguel Sánchez-Ostiz, autor del epílogo de esta novela y amigo personal del escritor”, señala Limbo Errante en su tarjeta de invitación.

“Hubiera querido ir a Zaragoza. Por ahí comento que esta ciudad se me quedó grabada desde las lecturas de la Columna Durruti en el frente de Aragón, cuando ‘se podían ver las torres de Zaragoza’. Era muy joven y me impresionó. Además ahora estoy con la nueva aventura de la gastronomía y no puedo. Y, bien escondido lo digo, poco me gusta estar en el centro de la atracción. Ni por instantes…”, dice Claudio Ferrufino-Coqueugniot en una entrevista virtual con Plaza Catocre.

A la pregunta: ¿En qué otras ciudades de España se presentará esta su novela? Claudio responde: “No sé dónde más la presentarán. Seguro Madrid. Sé que Pablo Cerezal y Emilio Losada están moviéndose para hacerlo en Sevilla. Mi amigo Lander Zurutuza, bibliotecario de Lezo, fotógrafo y tanto más, hizo un dibujo conmemorativo donde se me retrata con el libro en mano como un conquistador al revés. El indio, el indiano, el americano, con bigote y daga, desembarcando en la península… Muy significativo”, responde el escritor cochabambino desde Aurora, Colorado, Estados Unidos, país donde reside hace ya muchos años.

Su libro está ambientado en los locos años 80 del siglo pasado y fue publicado más de 20 años después. ¿Qué opina ahora de esta su obra, cómo la ve?

Veinte años después, como en el libro de Dumas. Es un libro que aprecio. Creo que más trabajado que el resto de los anteriores. Igualmente caótico, pero mucho mejor estructurado (¡vaya paradoja!). Para los cochabambinos de entonces pienso que sería un libro destacado. Se verán de un modo u otro retratados allí. Vale la pena.

¿Esta edición de Limbo Errante llegará a Bolivia?

No sé si esta edición española llegará a Bolivia. Acerca de los remanentes de la edición boliviana de El País, no puedo decirte nada. Esa gran editorial cerró con mucha pena para mí poco después de publicar “Muerta ciudad viva”, con semejante trabajo que hacía Ricardo Serrano.

Quizá una de las mejores reseñas sobre “Muerta ciudad viva” la hizo Félix Terrones, ¿cómo lo conoció?

Félix Terrones es un notable ensayista y escritor peruano afincado en Francia. Su lectura del libro fue soberbia; así su comentario. Hay que visitarlo en su blog personal. Creo que su texto, sumado al de varios otros ha realzado los valores de  esta novela fuera de su primera imagen expresionista que no es de las más atractivas. Otro ensayista trabajó en ella junto a Juan de la Rosa, y eso fue para mí un halago. Me gustaría pensar que es una de las obras que serán rotuladas como “cochabambinas”. Para mí lo es, profundamente.

Etiquetado como

Drago Lauric: Nacido para perder

“Durante toda la vida que he tenido siempre me quejaba por mi vida desgraciada, problemática, llena de padecimientos; aquí (Cochabamba), en Croacia y en todo lado, pero sí me parecía que mi vida era buena para una película. Hubiera preferido que sea película y no mi vida”, responde Dragutin Lauric Cabrera cuando se le pregunta por qué se animó a escribir “Nacido para perder”, libro que se presenta este martes 30 de enero a las siete de la noche, en el auditorio del Centro Boliviano Americano de Cochabamba.

Si bien la novela se desarrolla en varias ciudades de Bolivia y la ex Yugoslavia, la columna vertebral de “Nacido para perder” es Cochabamba, donde Drago Lauric llegó y se estableció en los años 90 después de huir junto a sus dos hijos de la guerra de los Balcanes. Lo que siguió a esto, según él relata, tuvo su ‘punto de no retorno’ el año 2010 cuando textualmente dice: “Me llené de mierda”. “Murió mi madre en las peores condiciones, me he sentido culpable, pero había algo en mi subconsciente que me decía: Ándate a La Paz”.

Aunque su infortunio existencial continuó en la sede de Gobierno, Drago recibió ahí todas las señales que lo llevaron a finalmente escribir con puntos y señas la historia de su vida. Primero aparecieron uno tras otro los conocidos y amigos que lo animaron a contar su historia y después vino el título, que lo tomó de los Johnny Thunders&The Heartbreakers.

“Me encanta la música, escucho música hasta en mi cabeza y por esa época del 2015 estaba atravesando por un tipo de rock de mediados de los 60”. Entonces Drago empezó escuchando los MC5 y después se enteró que habían varios otros grupos de esa onda y llegó a escuchar “Nacido para perder”. Al escuchar el título de esta canción pensó: “Por ahí va la cosa, no tiene nada que ver con la idea de mi libro, porque la idea del personaje es que siempre, desde wawa, tenía que pasar por una serie de agravios, un padre dominante; él andaba desubicado porque no sabía si era serbio o croata o boliviano”.

Ya para fines del 2015, el lugar donde trabajaba Lauric Cabrera atravesaba serios problemas. “Nos cortaban la luz y el Internet” y a quedarse viendo televisión prefirió escribir y en sólo cinco meses tenía 400 páginas listas con su historia narrada cronológicamente. Acto seguido, con el manuscrito en mano visitó a su amigo de infancia, René Velásquez Canedo, quien prometió ayudarle con todo lo que tenga que ver con la impresión, pero al mismo tiempo le dejó bien claro que muy poco podía hacer con la edición del texto. Sin embargo a los pocos días recibió la llamada de René Velásquez, quien le comentó que su amigo escritor, el cochabambino Raúl Rivero Adriázola, estaba de paso por la ciudad de La Paz y que había quedado interesado en su historia.

De ese modo, durante un año Drago y Raúl trabajaron en la corrección y edición de “Nacido para perder” y el último trimestre del año pasado la obra salió impresa gracias también a otra amiga de infancia de Drago, Teresa Cámara (quien vive en Canadá) y lo ayudó a buscar financiamiento para la impresión.

Etiquetado como

Carlos Vera Vargas presenta libro en la XI FILC

Hoy a las siete de la noche, en el salón Néstor Taboada de la IX Feria Internacional del Libro de Cochabamba (FILC), se presenta la obra “La resonancia de los estornudos fóticos y otros cuentos”, escrita por el cochabambino Carlos Vera Vargas y ganadora del Primer Concurso Nacional de Literatura para Jóvenes “Puraletra” del Grupo Editorial La Hoguera.

Vera Vargas, maestro de profesión, ha escrito varias obras de literatura infantil y juvenil, con algunas de las cuales han ganado varios premios importantes como el Premio Nacional de Novela Infantil (2014) y el Premio Nacional de Novela Juvenil (2014) con:  “Un exquisito huevo astronómicamente frito” y “Dos gatos mojados y el caso del paraguas”, respectivamente. También ha ganado el Primer Premio de Novela Juvenil (Santillana, 2009).

Este escritor cochabambino ha comenzado su carrera literaria en 1986 y a la fecha ha publicado cuentos, obras de teatro y novelas como: “Mi burrito se llama Carmelo”, “Carmelito de lunes”, “El hombre de la cueca”, “Este patio es nuestro”, “Entre ladrillos y perejiles”, “El sombrero blanco del señor que no era mi tío”, “El vuelo del murciélago barba de pétalo”.

Para el primer Concurso Nacional de Literatura para Jóvenes “Puraletra”, Vera Vargas presentó los cuentos “La resonancia de los estornudos fóticos y otros cuentos”, “historias con  pincelazos de cultura general, con humor muy fresco, una buena dosis lúdica y finales inesperados. Son cuentos donde temas como la amistad, la familia, los valores  y las aventuras de la adolescencia, cobran importancia”, según resalta La Hoguera, editorial cruceña presente en la XI FILC y que anuncia  que “La resonancia de los estornudos fóticos y otros cuentos” es su principal atracción.

En el concurso de La Hoguera participaron 22 propuestas (para lectores entre 11 y 17 años) de todo el país y se eligió la Carlos Vera Vargas, quien a través de la nominación obtuvo  un premio en metálico de Bs 10.000 más la publicación del libro, premio que recibió en junio pasado en el marco de la XVIII Feria Internacional del Libro de Santa Cruz.

Durante la presentación de esta noche La Hoguera lanzará la convocatoria para el II Concurso Nacional de Literatura para Niños y Jóvenes “Abrapalabra “y “Puraletra”, cuyas bases se pueden ver en www.lahoguera.com. Según las citadas bases, el plazo de entrega de los trabajos es hasta el 20 de diciembre y la lista de los ganadores se conocerá el 20 de febrero de 2018. 

Etiquetado como
Suscribirse a este canal RSS
Powered by OrdaSoft!
Banner 468 x 60 px