Concierto de Marianela Aparicio en CasaCor Bolivia

La reconocida pianista cochabambina Marianela Aparicio ofrecerá este miércoles 9 de mayo el concierto “Piano Vivo”, a las 20:00, en CasaCor Bolivia (avenida Mc Kenney Nº 353) de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. "Será un viaje de sensaciones por diferentes estilos musicales. Despertando todos los sentidos del oyente", afirmó la artista a la agencia de comunicación Souza Infantas.

Será una cita imperdible para los amantes de la música que desean disfrutar de un repertorio que incluirá diversos ritmos. Temas de Mozart, Chopin, Piazzolla hasta Ariel Ramirez serán interpretados por la cochabambina que radica en Santa Cruz hace algunos años.

“El  repertorio será muy ameno y escogido justamente para que se tenga un encuentro con varios hits de la música clásica y latinoamericana para piano”, detalla Marianela sobre este concierto que nació con la idea de que se pueda conocer más de cerca a la artista y los compositores que han sido importantes en su vida.

Marianela Aparicio Yuja es bachiller del Instituto Eduardo Laredo de Cochabamba y realizó sus estudios musicales en Bolivia, Cuba y Argentina, destacándose siempre a nivel nacional e internacional.  Su actividad musical  ha sido muy versátil y la ha desarrollado en Cuba, Chile, México, Venezuela, Argentina, Brasil, Francia, Polonia y Bolivia. En algunos de estos países ha dado recitales sola y en conjuntos de cámara; ha participado en festivales y también ha obtenido premios en concursos de piano (Francia, Brasil, Venezuela y Argentina).

También se ha consolidado como solista invitada por varias orquestas. En su repertorio se cuentan conciertos de distintos estilos musicales, desde Bach, Mozart, Chopin, Ravel, Rachmaninoff, Halas, Tchaikovsky hasta Gershwin.

  • Publicado en Música

Chicas Delfín rumbo a su primer disco

María José Ferrel Solar (*)

Chicas Delfín es una banda cochabambina que poco a poco y vía plataformas de redes sociales e Internet se hace cada vez más conocida. Los cuatro integrantes que conforman la agrupación quieren presentarse en vivo en toda Bolivia, en estos momentos se encuentra en la pre producción de su primer disco y tocan en La Paz este 18 de agosto, a las ocho de la noche, como parte especial de las celebraciones por los cinco años del Centro Cultural España en La Paz (CCELP).

Amistad y confianza

Daniel Abud y Chuntu son amigos desde el colegio, juntos compartieron sus sueños adolescentes de crear una banda de música, ahora esos sueños se hacen realidad a través de Chicas Delfín que a primera escucha hace notar esa complicidad que genera la amistad y confianza.

Es así que con muy poco tiempo de vida la banda representa sonidos nuevos para los seguidores de la a veces monótona escena de rock nacional.

“Hemos adquirido la costumbre de grabar todo lo que hacemos para luego escuchar, elegir nuestras partes favoritas y trabajar en base a eso”,  explica Abud (voz y guitarra) que junto a Chuntu (voz y teclados), Brian Camacho (bajo) y Huáscar Rodríguez (batería) conforman la alineación titular de la banda.

Los cuatro músicos vienen de diferentes vertientes, trabajando con proyectos solistas y proyectos personales paralelos de largo aliento.

Lo experimental influenció bastante la percepción y creación de Chuntu, quien luego de enfocar su carrera artística en el cine y el video arte, volvió a Bolivia –estudió en EEUU- para cumplir con sus deseos estudiantiles y  crear una banda junto Abud.

Otra fuerte influencia notoria en la banda son las raíces punks del bajo de Camacho y la batería de Rodríguez, ambos se iniciaron en este género y pasaron por varios proyectos, entre ellos Cenizas Adolescentes y Ablinamicia y Llajtay Kjaparin, Lúdicos de Mierda, Ofensiva Sónica, Mitosis y Dínamo, respectivamente.

“La influencia de las bandas previas de cada cual es inevitable. Eso hace que este proyecto resulte versátil y más o menos ecléctico dentro de ciertos marcos con contornos difusos”, comenta Rodríguez.

Pese al poco tiempo que llevan sobre los escenarios la banda ha logrado lleno completo en todos sus recitales en Cochabamba además de su presencia en importantes festivales regionales como son el NUSON, la Fiesta de la Música y Grito Rock.

Los miembros de Chicas Delfín han manifestado su intención de salir de la localía y hacer conocer su trabajo en más ciudades del país, es así que les cayó en buena hora la invitación que les hizo el CCELP para ser parte de su grilla especial de quinto aniversario.

“Este ciclo de conciertos es una oportunidad de dar a conocer y apoyar a bandas emergentes”, indicó Adrián García del CCELP, quienes tienen la intención de ampliar el panorama general de la música contemporánea en Bolivia.

“Queremos que la gente nos vea en vivo y podamos trasmitir la experiencia del show directamente con el público”, apuntó Abud a tiempo de aclarar que le parece genial “ser activos en Internet, pero le damos mucha importancia a nuestro performance en vivo”.

(*) María José Ferrel Solar, periodismo, investigación y gestión prensa.

  • Publicado en Música

Sofía Orihuela: La mujer detrás de la XX Fiesta de la Música

La Fiesta de la Música es una idea que surgió hace cuatro décadas en Francia, de la cabeza del músico estadounidense Joel Cohen, quien propuso los “Saturnales de la Musique” para que las bandas, grupos y solistas toquen de manera gratuita para recibir la llegada de la primavera y del invierno. La idea de Cohen tuvo una sola versión, el 21 de junio de 1976, pero en 1982 el entonces ministro de Cultura de Francia, Jack Lang, la institucionalizó y ahora la Fête de la Musique se replica en 120 países del mundo fomentada por las embajadas y legaciones culturales de Francia.

En Cochabamba,  la Alianza Francesa la estableció en 1997 y sus primeras versiones comenzaron tímidamente con unas cuantas decenas de espectadores y un puñado de bandas locales que se daban cita en la vía y los boliches que en los locos años 90 del siglo pasado, inundaban la calle España. Así, y poco a poco, la Fiesta de la Música cobró más presencia, más escenarios, más bandas y más espectadores hasta celebrar este 17 de junio pasado sus 20 años con una jornada musical que reunió a unas 7.000 personas alrededor de 100 músicos pertenecientes a grupos de diferentes géneros.

Este 2017, por segundo año consecutivo, la Fiesta de la Música se celebró en el parque Linconl, un gran acierto ya que el lugar y la hora fueron propicios para que un público tan heterogéneo en edades y gustos pueda divertirse sanamente y apreciar la creatividad, la producción musical y el talento cochabambino y boliviano. Niños con sus abuelos, familias enteras, almas solitarias, grupos de jóvenes y hasta mascotas inundaron este espacio que, además, sirvió para que varios escritores y editoriales independientes,  tal el caso de Gaby Vallejo, Vanessa Giacoman, Ronald Rodríguez, Yerba Mala Cartonera, Pseudogente Editores, Edgar Sandoval (que llegó de Oruro),  ofrezcan su producción literaria a un público que –contrariamente a lo que se pueda pensar—respondió bastante bien y donde llamó como siempre la atención la gran afición que tienen los niños por el material impreso.

Es así que con este artículo, Plaza Catorce quiere destacar el trabajo de una gestora cultural, Sofía Orihuela, que ha demostrado en estos últimos años su gran capacidad al haber propiciado el crecimiento no sólo de la Fiesta de la Música, sino de otros eventos culturales que han estado a su cargo; y tomando en cuenta que Sofía se despidió este año como organizadora de este importante evento cultural (esperemos algún rato decida volver) y ojalá el próximo 2018 esté a la altura de lo logrado en esta versión número veinte.

Artista y gestora cultural

Sofía Orihuela comenzó desde pequeña en el mundo del arte primero como dibujante. Aunque nació en Oruro, se crió en la ciudad de La Paz donde estudió Artes Plásticas en la Universidad Mayor de San Andrés logrando su título con mención en Pintura (2000). Luego obtuvo un diplomado en Filosofía e Historia del Arte por la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de San Andrés (2001) y un diplomado en Gestión Cultural por la Universidad Nuestra Señora de La Paz (2009). 

Su experiencia como artista está plasmada en las varias muestras colectivas realizadas en diferentes centros culturales de La Paz, Cochabamba y Sucre, en las que participó entre 1996 y 2016 con obras en pintura, grabado, litografía y fotografía. También ha desarrollado presentaciones multimedia para festivales nacionales e internacionales; y en 2015 presentó la exposición individual de fotografía “Escénica” en la Alianza Francesa de Cochabamba. 

Como curadora ha sido invitada en la muestra de vídeo Creadores Latinoamericanos para el Festival Mes de la Danza de  España (2010) y en la muestra de videodanza Miradas Latinoamericanas. Ha dictado el taller Movimientos para la cámara, en diferentes Festivales Internacionales de Brasil entre 2012 y 2106. También ganó la Beca Latinoamericana de formación del Festival ‘Videodanzaba’ (2013) en Argentina. 

Como gestora y productora ha sido responsable, entre otros, de la Coordinación General, del Festival internacional de Danza Contemporánea Andanza, del Festival TransformaArte. Ha sido además responsable de los artistas participantes en el Proyecto Jornadas Culturales en diferentes departamentos de Bolivia, en el ahora Ministerio de Culturas.

“Llegué a Cochabamba porque mi hija y motor de todo (la pequeña Tamara) decidió nacer acá. Ella me trajo y Cochabamba me ha tratado más que bien desde mi llegada”, cuenta Sofía Orihuela a Plaza Catorce en una entrevista conseguida especialmente para hablar de la XX Fiesta de la Música. “A poco de mi llegada a Cochabamba –recuerda– comencé a trabajar como Coordinadora Cultural y Coordinadora del Festival de Teatro Bertolt Brecht de Instituto Cultural Boliviano Alemán, del año 2010 al 2013. Fui organizadora del Premio Nacional de Teatro Peter Travesí Canedo 2014, del Festival de Videodanza Cuerpo Digital entre el 2010 al 2017.  También organicé el Festival Nacional de Danza Contemporánea OFF 2015, el Festival Internacional 48 Hours Film Project 2016 y La Fiesta de la Música de la Alianza Francesa del 2014 al 2017. También este año tuve el gusto de ser jurado del Premio Nacional Eduardo Abaroa en la categoría proyectos, Artes Escénicas y Musicales.

Actualmente soy Coordinadora Cultural de la Universidad Privada Boliviana en Cochabamba, ya hace tres años. También soy propietaria de la Casa de Arte La Matraca desde el 2016”.

¿Cómo te hiciste cargo de la Fiesta de la Música?

Comencé a trabajar en la Fiesta el 2014. Todo comenzó con una charla con la directora de la Alianza Francesa de Cochabamba de ese entonces, Marie Soriano, de cómo hacer un evento diferente al que se estaba dando. Ahí la convencí de que me deje darle una propuesta de trabajo que después fue aceptada y comenzamos el trabajo. Marie fue un equipo maravilloso que confío mucho en mi trabajo y aportó de manera maravillosa durante su estadía, no solo a la Fiesta de la Música si no al movimiento cultural local.

¿Cómo lograste convertir la Fiesta de la Música en el gran evento que pudimos apreciar el sábado 17 de junio? Es decir ¿qué trabajo tuviste que realizar para llegar al pico de esta cumbre?

Creo que lo principal fue tener visión de cambio desde el principio y pensar en que la Fiesta de la Música crezca como una plataforma para mostrar los talentos locales, además de tener actividades culturales y medio ambientales que le dieron otro toque a los conciertos. Otro paso importante fue el cambiar los escenarios habituales del evento y llevarlo al parque Lincoln, fue una de las decisiones más importantes, a partir de esa idea se construyó el resto.

Del ¿por qué un parque? fue principalmente por mi hija Tamara, ella nunca podía ver los conciertos y se me vino a la mente que eso pasaba con muchos hijos de los artistas y público en general, así que pensé en hacer un evento más familiar con actividades iniciales que realmente puedan aprovechar el espacio y llamar a gente más diversa del público que ya teníamos. Me gustan los retos así que eso me inyectó un ánimo sin igual, Marie, el perfecto equipo se sumó a la idea y fuimos planeando lo que ahora es la Fiesta de la Música. Y a eso sumamos todo el trabajo de diseño, manejo de redes, prensa, difusión y equipo técnico, luces, sonidistas, la calidad de los escenarios aportó mucho a que el público y los músicos quieran ser parte del evento.

Yo no lo veo como conciertos, lo veo como una plataforma para visibilidad a los talentos locales, que el mercado artístico no se quede en los espacios habituales. 

¿Cuántas personas están detrás y quiénes te han colaborado en toda esta organización?

No es un grupo grande como se piensa o se necesitaría para llevar acabo un evento de esta magnitud, no llegamos ni a media docena, más es como meterle mucha garra y olvidarte de una carga horaria, no existen los fines de semana por ejemplo.

Mucha gente ha trabajado estos años en diferentes ramas, obviamente el equipo de la Alianza Francesa es el principal que lleva muchos años más de los que yo estoy armando el evento en diferentes lugares de la ciudad, en logística y apoyo en producción, y el equipo de mARTadero en difusión y prensa principalmente.

¿Cuál es el apoyo que más destacas?

Por supuesto el de los músicos, ya que sin ellos nada, nada sería posible. Como siempre lo he dicho desde el primer día, ellos son los principales auspiciadores del evento que es un regalo para la ciudad.  Cuando yo entré me dijo la Directora (Marie Soriano) que eran un promedio de 20 a 25 postulaciones, este año 2017 tuvimos más de 100, ahí se nota claramente como subió el interés de los músicos no solamente locales si no de diferentes departamentos, de venir al evento por la gran cobertura y presencia de público que tenemos.

También destaco el apoyo de Marie Soriano (ex directora de la Alianza Francesa), juntas hicimos los cambios con mucho amor. Otros apoyos destacables son: la Secretaría de Cultura de la Honorable Alcaldía Municipal y todas las instituciones que en diferentes formatos colaboraron con el evento desde auspiciadores hasta apoyos culturales.

¿Cuánto tiempo te tomó organizar este evento? 

Se comienza a trabajar aproximadamente en febrero de cada año de manera intensa hasta el fin del evento.

¿Qué cosas feas te pasaron?

La principal fue el cambio de escenarios entre los años 2014 y 2015, cuando estábamos en el espacio urbano central nos daban la Plaza de las Banderas y luego por uno u otro motivo nos quitaban el permiso a semanas del evento y eso generaba un problema de producción y difusión.

¿Qué cosas buenas te dejó esta experiencia?

Muchísimas cosas buenas desde conocer más cerca el círculo musical local, que es tan variado y de muy alta calidad; conocer de manera personal a grandes artistas; el lograr el objetivo de tener un evento de primer nivel para toda la familia; revalorizar de manera distinta el espacio público convirtiéndolo en un escenario artístico cultural; y aprender que realmente se pueden lograr los objetivos con trabajo. Lo que jamás olvidaré es la cantidad de gente que no conocía y que me escribía para agradecerme por el evento, eso me impactó mucho el año pasado.

¿A quiénes agradeces por su apoyo?

Quiero agradecer a las directoras de la Alianza Francesa,  Marie Soriano y Neige Pruvost, que confiaron en mi trabajo para ser parte de este evento tan importante para la Alianza Francesa. A todo el equipo de la Alianza Francesa, a Antonio Villazón, Jhade Cruz, Juan Malebrán del proyecto mARtadero; el Circuito de Centros Culturales de Cochabamba 4Cs; al equipo de  sonido,  principalmente a Marco Velazco, Willy Castillo; al equipo técnico, a la prensa, a todos los artistas, instituciones y amigos que acompañaron este trabajo de una u otra manera.

¿En qué proyectos estás ahora involucrada?

Ahora preparando un Taller de Audiovisual para Argentina en el Festival VideoDanzaBA en agosto. Estoy como Coordinadora Cultural de la Universidad Privada Boliviana y ahora estoy centrada  en el festejo de 25 años que tendremos en octubre y en el retorno del sexto Festival Internacional de Videodanza Cuerpo y Nuevas Tecnologías Cuerpo Digital para noviembre.

  • Publicado en Música

La Perseguidora, Ra Beat y Ametrino en el Mini Festivalito

Música electrónica hecha en tiempo real con sintetizadores analógicos, control de voltaje y MIDI (Musical Instrument Digital Interface), esta es la premisa para el nacimiento del “Mini Festivalito”, que se realizará el viernes 9 de junio en una casa antigua del casco viejo de la ciudad de La Paz (calle Murillo Nº 826) y contará con la presentación de La Perseguidora, Ra Beat y Ametrino.

“Queremos que el público se embarque en una aventura sónica pero también física”, dicen los organizadores y aseguran que por eso presentarán un espectáculo lo más fiel posible a la vieja tradición de la música electrónica.

La Perseguidora es un ensamble electrónico de seis integrantes: Jorge  Zamora, Alejandro Ustarez, quien toca la guitarra; Mauricio Toledo en la batería, Mika Bildt en sintetizadores monofónicos, André de Oliveira en la percusión y Andrés Marías Rojas en guitarras, sintetizadores y voz.

Las influencias más cercanas que tiene el ensamble son los Talking Heads, Manuel Göttsching, Charly García, Kraftwerk, Caetano, ESG, Miles Davis, Liquid Liquid, James Brown y muchos artistas de Ze Records. También se influencian de la rumba cubana en las secuencias y ritmos de la percusión, en especial guaguancó y conga.

“Personalmente me gusta mucho la lógica del vamp en el funk y es algo que incorporamos bastante, no somos un grupo que toca canciones. Cada pieza dura aproximadamente 10 minutos”, apunta Zamora.

“La esencia punk de esta propuesta permite una interacción de texturas sonoras que oscilan entre melodías y ritmos que sumergen al oyente en diferentes atmósferas bailables. Así también, las canciones sugieren un panorama ecléctico de diferentes épocas y estilos”, indica el dossier de prensa de la banda.

La Perseguidora aprovechará la ocasión para hacer un remix de su primer disco "Pony fever", registrar al vivo esta presentación y sacarla luego como un segundo álbum.

Fuera de La Perseguidora la noche tendrá la participación de Ra Beat (Álvaro “Conejo” Arce), una constante de la música electrónica nacional, quien hará un performance especial bajo el formato analógico con músicos invitados, además adelantó que se encuentra a punto de sacar un nuevo trabajo.

Ametrino es Patricio Pozo, que hará oír a los asistentes su nuevo proyecto musical. Pozo fue el primer artista del sello TaoMusic Bolivia y el pasado 2016 lanzó su primer EP digital “Piedras Peregrinas”, con sonidos que buscan un encuentro entre la ancestralidad de su entorno y los sonidos electrónicos del siglo XXI.

Con el uso de recursos analógicos, electrónicos e instrumentales, el Mini Festivalito tiene el objetivo de generar nuevos espacios para la apreciación musical a partir de la interpretación de música electrónica en vivo. Además, según comentaron los organizadores, la velada –que comenzará a las 19:30, en formato after office-- tendrá diferentes stands que ofrecerán diversidad de comida gracias a “Berlusca” y bebidas donde “Antigua Miami” tendrá tragos producidos en Bolivia como: la cerveza Miskki Simi, los whiskies Killa Andean y Moonshine y el gin La República.

La entrada tiene un costo de Bs 50.

  • Publicado en Música

Trío Apolo en el Teatro Achá

Luego de una presentación íntima realizada este sábado 13 de mayo en el Club Árabe, el Trío Apolo ofrece mañana a las 19:00 en el Teatro José María Achá el concierto “Tango, evocación de películas y danza”, que está dedicado especialmente a las madres. El ingreso es libre ya que cuenta con el apoyo de la Secretaría de Cultura de la Alcaldía de Cochabamba.

En la primera parte, Ariana Stambuck (chelo), Eduardo Rodríguez (violín) y Emilio Aliss (piano), interpretarán “Las cuatro estaciones porteñas” del músico y compositor argentino Astor Piazzolla, con arreglos de José Bragato. En la segunda parte –con la calidad que caracteriza a estos músicos— ejecutarán los temas “Jumechi”, el carnavalito de Godofredo Núñez. También está en el programa  el tema “Cinema Paradiso” de Ennio & Andrea Morricone, de la película del mismo nombre; “Los paraguas de Cherburgo” de Michel Legrand; “A whole new world” (canción de la película Aladino); “Menken, Ashman y Rice”; “La-La-Land” de Justin Hurwitz y la morenada “Idilio” de Braulio Collarana, con los arreglos de Juan Antonio Rojas. En varias de estas piezas acompañarán al Trío Apolo bailarinas del Estudio Cuerpos Libres, dirigido por Óscar Menchaca.

El Trío Apolo se fundó hace 19 años y desde entonces trabaja con los principales objetivos de “valorizar la música boliviana en toda su riqueza, romper las fronteras virtuales entre los distintos tipos de música y difundir las grandes obras del repertorio universal, que constituyen un tesoro artístico de la humanidad”.

En todos estos años, además de los diversos escenarios nacionales  el Trío Apolo ha llevado la música de los grandes compositores universales y en especial la música boliviana a centros culturales de Brasil (1999, 2000, 2008), Chile (2002), España (2011) y Suiza (2011).

También el Trío Apolo ha grabado y producido cuatro discos compactos y un DVD, con obras de compositores bolivianos, latinoamericanos y del repertorio universal. El último CD, denominado “Cantos de mi Tierra” es un trabajo de exploración y valorización de la música folklórica y popular boliviana, gracias a los arreglos de Juan Antonio Rojas. El CD cuenta con la valiosa participación de Zulma Yugar, Guisela Santa Cruz, Estela Rivera y Yuri Ortuño.

  • Publicado en Música

Trío Apolo presenta recital para las madres

El Trío Apolo, integrado por Emilio Aliss (piano), Ariana Stambuck (chelo) y Eduardo Rodríguez (violín), ofrecerá este sábado 13 de mayo un concierto en homenaje al Día de la Madre. El recital tendrá lugar en el Club Árabe de El Prado de Cochabamba.

“Tocaremos las 4 estaciones porteñas de Piazzola y luego un lindo programa que incluye bellas melodías de películas y del repertorio popular, como ‘My Way’, ‘Los Paraguas de Cherburgo’ y ‘La-la-Land’. Algunas de las obras tendrán coreografía de danza (Cuerpos Libres) y tendremos el placer de ver a Facundo Quiroga y su pareja bailar ‘Por una cabeza’. Los invitamos a disfrutar de una linda velada artística, con la posibilidad además de degustar una deliciosa comida árabe”, señala Emilio Aliss en la invitación que ha hecho pública ayer.

El cover para este concierto es de Bs 50 y se pueden realizar las reservas a los teléfonos 4522777 (Secretaría), 4523750 (Javier Dueri), 4524046 (Edgar Aliss) o al whatssap de Emilio Aliss (77918444).

  • Publicado en Música

La soprano Anna Pardo en Vietnam

La soprano Anna Pardo estuvo el mes de abril pasado en Vietnam ofreciendo dos conciertos: uno en el Hai Phong Opera House, festejando el XX aniversario de la empresa belga Rent-A-Port en Vietnam. Y el otro en el Hanoi Opera House, donde interpretó un repertorio variado de música de cámara. “Canté obras de Carlos Guastavino, Xavier Montsalvatge, Charles Gounod, Jacques Offenbach, Johan Strauss, Gioachino Rossini Antonín Dvorák, Gerschwin... Incluso canté algunas de mi nuevo CD ‘Minuit Blanc’. También fui invitada a dar unas clases magistrales de canto en el Conservatorio de Música de Hanoi. Fue la primera vez que di clases en inglés y con un traductor al vietnamita. ¡Una experiencia inolvidable!”, cuenta. 

Anna Giovanna Pardo Canedo nació en Cochabamba y salió bachiller del Instituto Eduardo Laredo. Hace una década que reside en Europa y trabaja en varias ciudades ofreciendo conciertos de diverso orden.

Actualmente está preparando algunos nuevos roles de ópera y nuevo repertorio de música de cámara para la temporada que se viene con varios conciertos ya confirmados.

“Este junio y julio estaré además dirigiendo nuevamente por corto tiempo el coro Karibu de la ciudad de Gante (Bélgica), preparando algunos conciertos y, si Dios quiere, junto a mi familia que viene a visitarme por primera vez en doce años, estaremos haciendo algunas presentaciones con su grupo de música tropical y popular: Orquesta Habana Internacional. Así que se vienen unos meses movidos”, cuenta la soprano a través de una entrevista virtual. “Ya luego grabaremos un segundo CD, esta vez con mi pianista español: Ángel Cabrera”, añade. 

En su última visita a Bolivia, en diciembre del año pasado, Anna Pardo estaba muy emocionada por su próximo viaje al continente asiático y por la presentación de su primer disco. De ambos temas habla en la siguiente entrevista.

¿Qué experiencia le dejó viajar por Vietnam?

Fue mi primera vez en Asia, así que estaba muy emocionada y también nerviosa, tanto por conocer esta cultura en carne propia y a la vez por las reacciones y respuesta que iba a obtener del público en Vietnam. Definitivamente ¡me encantó! Muy aparte de lo muy bien organizadas que estuvieron todas las actividades que nos planificaron, la compleja 'sencillez' con la que se maneja y vive la gente es muy inspiradora. Compleja en el sentido de que pasan taaaaaaaantas cosas: una locura la cantidad de motos que andan por las calles y más locura aún la tranquilidad con la que manejan. Sin gritarse o diciendo groserías cuando, tal vez, tenían que parar o bajar la velocidad con la que iban, simplemente cediendo el paso con una sonrisa y andando con ‘the flow’ (el flujo), como ellos dicen. O cuando prepararon la proyección de imágenes y traducciones de mis obras, yo no podía entender cómo era posible que para ellos, mientras más luces, movimiento de imágenes y demás pasaran al mismo tiempo, más les gustaba y, a mi parecer, más se complicaban la vida, pero lo hacían sin quejarse o estresarse, siempre amables y muy eficaces.

¿Sabes qué fue lo que me gustó más? su visión de la vida, el saber perdonar sin rencores, el vivir sanamente sin complejos ni miramientos. La gente se pone a las 5 de la mañana y a las 5 de la tarde a hacer ejercicios en la calle, en los parques y plazuelas, solos y en grupos; ¡muy lindo! Ya tengo ganas de hacer lo mismo en Cocha. 

Los instrumentos con los que la acompañaron en Vietnam son poco comunes para un concierto de música clásica. ¿Es la primera vez que ofrece un concierto de esas características?

Los conciertos fueron en compañía de mi querido pianista español Ángel Cabrera y del grupo Suc Song Moi, que es un ensemble de intrumentos hechos de bambú y sí es la primera vez que canté acompañada de estos instrumentos. Este grupo viene de Hanoi y los instrumentos los construyó el padre del director Dong Quang Vinh, un gran músico, quien hace los arreglos musicales para su ensemble.

Cuando me llamaron para invitarme a hacer estos conciertos, me dieron carta blanca; por esto y sin pensarlo dos veces decidí ir con Ángel, un pianista excepcional con quien es un lujo poder hacer música; además de que nos entendemos muy bien fuera y dentro del escenario. Luego, se les ocurrió invitar también a un grupo local para hacer los intermezzos: Suc Song Moi; pues a mí me encantó la idea y propuse algunas obras para hacerlas juntos. A Dios gracias, y al director, nuestra cooperación tuvo mucho éxito y el público quedó encantadísimo con el resultado. Nos quedamos con las ganas de hacer más cosas juntos… Veremos.  

¿Qué tal trabajar con los músicos de Vietnam?

Aquellos que conocí, muy disciplinados y humildes, grandes cualidades.

¿Qué hay de su primer disco. Cuándo lo presentó?

La presentación del CD, llamado ‘Minuit Blanc’, fue el 12 de marzo en Sint-Amands (Bélgica), la ciudad donde nació Emile Verhaeren, un poeta belga muy famoso en su época que falleció en 1916 y el pasado año, recordando 100 años de su muerte, recolectamos hermosas obras que fueron compuestas por compositores belgas y franceses, inspiradas en sus poemas. Por ejemplo: Ravel, Boulanger, Jongen, Carion, son grandes compositores que forman parte de este CD, junto a Debussy, del cual escogimos el ciclo "Ariettes oubliées", del poeta Paul Verlaine, quien tuvo una relación muy estrecha con Verhaeren.

El CD tuvo muy buena aceptación. Estamos muy contentas. Lo tocan de vez en cuando en la radio KLARA, en Bélgica; esperamos poder presentar el CD en varias ciudades más.

‘Minuit Blanc’ es mi primer disco como 'protagonista', junto a la fabulosa pianista belga Sandra Lammens. La verdad que mi deseo era sacar primero un disco con obras en español, pero este proyecto se pudo realizar antes y que te puedo decir, nunca pensé que mi primer disco iba a ser completamente en francés.

  • Publicado en Música

Luciel Izumi en el Teatro Achá

La destacada charanguista Luciel Izumi ofrece un concierto en el Teatro Achá, este martes 25 de abril desde las 19:00. En el concierto de mañana, Luciel estará acompañada por seis talentosos jóvenes: Tincho Castillo en la guitarra, Miguel Crespo en la percusión, Ramiro Vásquez en el bajo, Armin Villca en los vientos, Mauro Rojas en el piano y Alan Bruno en la voz.

  • Publicado en Música
Suscribirse a este canal RSS
Powered by OrdaSoft!
Banner 468 x 60 px