Plaza Catorce

Plaza Catorce

Juan Argandoña: En busca de conquistas sociales para el teatro boliviano

Por Claudia Gonzales Yaksic (*)

El próximo 27 de Marzo se celebra el Día Mundial del Teatro y con el propósito de conocer mejor la situación de este gremio y de este arte en Cochabamba y en Bolivia entrevistamos a al actor, director y profesor de teatro Juan Gonzalo Argandoña Andrade, actual presidente del Instituto Boliviano de Arte (IBART). En una entrevista realizada dos semanas atrás en Cochabamba, el Jueves de Comadres y en medio de un terrible temporal, Juan Argandoña habló de algunos logros que se han conseguido en el campo teatral en los últimos años, siendo el más significativo la Certificación de Competencias Laborales, un beneficio otorgado por el Ministerio de Educación a los trabajadores de prácticamente todos los gremios. “El tema de la Certificación de Competencias Laborales viene a partir de una decisión del Ministerio de Educación, desde el 2009 más o menos, para poder mejorar la condición no solo de los artistas, porque está abierto a todos los ámbitos, desde zapateros, payasos, bandas de música, y obviamente los teatreros que nos hemos enterado el 2015”, explica Argandoña. Si bien esta Certificación de Competencias apareció el 2009, por falta de difusión la norma en algunos sectores se conoció años después como en el ámbito teatral que, según Argandoña, “casi de casualidad nos enteramos”. Según refiere, acceder a este beneficio para la gente que hace teatro no ha sido fácil porque la norma tenía un contorno político y estaba dirigida a grupos masivos “y el teatro no es un ámbito de gente masiva. Entonces, no cumplíamos con varios requisitos y eso ha supuesto tener que ir sorteando problemas, requerimientos y tardar casi tres años, pero al final se dio y logramos que la gente de teatro pueda acceder a esa certificación”. Esta Certificación, con sus altibajos, comenzó en 2016 en Cochabamba y luego se fue extendiendo por todos los departamentos. En Cochabamba más de 60 artistas recibieron su certificado, en La Paz más de 100, en Santa Cruz en una primera tanda casi 60 y luego unas 40. “En Potosí y Sucre estuvimos como con unas 50 personas. Imagino que haciendo un total pasan las 200 personas que se han podido certificar en todo Bolivia”. La gran mayoría de los certificados fueron otorgados a actores y actrices, otro pequeño grupo logró su certificación como directores y un grupo más reducido como dramaturgos. Pese al aparente significativo número de artistas de teatro que lograron su certificación, todavía quedan algunos que no lograron completar sus trámites. “Hay un grupo acá en Cochabamba que no ha logrado certificarse y piden que podamos abrir un nuevo grupo que se pueda certificar. Estamos en eso”, dice al respecto. “Para cerrar este tema del gremio –amplía Argandoña—el Viceministerio de Educación Permanente y Alternativa tiene contemplado otros espacios de formación. Nosotros hemos hecho dos que califican como técnicos básicos y esto está abalado por el Ministerio de Educación. Ahora, se han flexibilizado las condiciones y nos permiten hacer cursos cortos para obtener un técnico medio, pero abalados por el Ministerio y certificados por el Ministerio a través de la Dirección Distrital de Educación. Ya hemos hecho dos cursos cortos de un mes de duración cada uno y este año vamos a difundir aún más para tener una mayor cobertura. Se va coordinar con el profesor Jhonny Rivera del Distrito Escolar y vamos a trabajar con el Centro de Educación Permanente Jaihuayco (CEPJA) y con la Federación de Maestros, cosa de que esto pueda ampliarse y conducirnos  a la creación de públicos que tanto buscamos. Eso nos va acercar y tenemos para largo”, asegura.

UN URGENTE ENCUENTRO NACIONAL

Por otra parte, Juan Argandoña adelanta que para el Día Mundial del Teatro, trabajan en el lanzamiento de una convocatoria que involucre a todo el gremio del teatro boliviano con miras a desarrollar un encuentro en el que se trabaje para conseguir beneficios en diferentes ámbitos. “Estamos viendo los tremendos problemas por los que atraviesa un artista, vemos avances en otros rubros, en la gente que hace pintura, en los músicos que ya tienen un seguro y obviamente creo que hay necesidad de armar un espacio donde podamos estar la gente que hace teatro. Ese tema ha sido totalmente descuidado porque nos quedamos en la parte de montar espectáculos, crear espacios de formación, etcétera, pero hemos descuidado la parte social, del tema del trabajo, el tema del seguro, de la salud, etcétera y creo que hay urgente necesidad de abordar el tema, pero no a nivel local sino esto implica todo un esfuerzo nacional”.

Esta ambiciosa tarea, sin embargo, aparentemente no resultará fácil porque existen varias organizaciones y colectivos que de pronto no puedan lograr llegar a un acuerdo. “El problema es que hay departamentos que son tremendamente conflictivos como La Paz por ejemplo. En La Paz tenemos la gente que está en torno a Guido Arce, que trabajan con el Ministerio y que lograron avanzar efectivamente en el tema de educación superior artística: ya se cuentan con mallas curriculares a nivel nacional con su respectiva reglamentación. Tenemos otro grupo donde están los freelance que hacen teatro contemporáneo como Grito, el Bunker, Fernando Arze y muchos más y en El Alto tenemos toda una generación nueva de gente de teatro que habla otro lenguaje teatral como Alto Teatro, Tabla Roja, Teatro Trono y varios otros. Lograr que los tres se sienten en torno a una mesa es complicado”, sentencia el presidente de IBART.

“En Santa Cruz –dice Argandoña—más o menos que hay como dos bandos, los que hacen teatro muy artístico o teatro de sala y los que hacen teatro popular, teatro educativo, en ambos lados hay mucha gente de teatro, con ellos tenemos abierta la posibilidad, estamos discutiendo; los demás departamentos son más fáciles. En Oruro hay unidad de criterios, nuestras relaciones son muy fluidas, con Potosí y Sucre también. Con Tarija mantenemos el diálogo, entonces vamos a lograr hacer el intento, no sé en qué acabará, pero sí vamos a convocar a la gente que es más representativa”.

Argandoña insiste en que en este posible encuentro lo ideal es que no prevalezcan las siglas de IBART,  ABDA (Asociación Boliviana de Actores) o ASATT (Asociación de Actores y Actrices de Teatro), sino que se trabaje únicamente como “la gente que hace teatro, directores, actores, gestores y entre todos veremos hasta dónde podemos llegar”.

“Oficialmente esto no se ha planteado –aclara Juan Argandoña—, lo que vamos a ver es cuál va ser la estrategia. Estamos pensando que ojalá podamos lanzar la convocatoria el 27 de Marzo que es el Día Mundial del Teatro y el evento hacerlo en abril, obviamente acá intentaríamos conseguir un espacio donde lleguen para dormir mínimamente y ver con la universidad si podemos lograr un apoyo en la parte de alimentación”.

FINANCIAMIENTO Y SEGURO SOCIAL

En esta posible reunión, Argandoña dice que se buscarán propuestas en los ámbitos laboral, económico y de salud. “Lo que vamos a buscar son propuestas. Algunos sectores han avanzado, creo que en Santa Cruz tenían algo del tema del seguro de salud y en Tarija también ya hay algunas experiencias aisladas que podríamos intentar que sean de una cobertura mayor”, dice y agrega que también necesitarán asesoramiento legal. “Tal vez plantear un proyecto para captar ingresos a través de impuestos y de grabar algún otro rubro de lo que llaman los productos suntuarios. En fin, ver posibilidades y empezar a discutir”.

Respecto al financiamiento, un tema recurrente y poco atendido en el ámbito cultural, Argandoña dice que también se discutiría en esta reunión la posibilidad de recurrir a financiamiento externo ya que, en Europa por ejemplo, “sabemos que hay gente que puede respaldar iniciativas comunitarias. Tenemos que barajar todas las posibilidades, empezar a hacer algo”.

Respecto a la posibilidad de recurrir al Estado en busca de apoyo para el sector, Argandoña dice que “para tocar las puertas del Estado, del Gobierno, necesitamos tener una propuesta que sea viable, porque si solo vamos a ir a pedir no nos van a dar. Hay que ir con propuestas claras, requerimos por ejemplo el asesoramiento de un economista que entienda de macroeconomía para saber en dónde hay recursos que podemos captar sin alterar los presupuestos departamentales”.

“Los artistas por sí solos no lo vamos a lograr, vamos a requerir armar un staff legal de economistas, asesores legales”, insiste.

LEY DEL ARTISTA Y CONSEJOS DE CULTURAS

Sobre la Ley del Artista, un proyecto que se ventila hace varios años sin resultados, Argandoña dice que esta normativa continúa en discusión y que, más bien, en Cochabamba se están haciendo esfuerzos en lograr que se promulgue una ley departamental. “Ha sido muy satisfactorio ver que en Sucre ya la han aprobado no hace mucho”. Sobre el tema, dice que en Cochabamba existen reuniones “impulsadas fundamentalmente por el mARTdero y telArtes a los cuales nos sumamos otras organizaciones pero que sin embargo, todas estas instituciones no tienen la fuerza legal que se necesita para lograr ciertos objetivos. Lo que nos preocupa es que las instancias legales no están funcionando, el mARTadero, telArtes, IBART y la mismo ABAP (Asociación Boliviana de Artistas Plásticos) no tienen la fuerza legal, fuerza legal que sí tiene el Consejo Departamental de Culturas. Eso está refrendado por todo un decreto que no funciona. Es una instancia legal de la que deberíamos aprovechar para darle fuerza porque tiene todo el instrumento legal en las manos”.

Juan Argandoña también dice que en el campo legal se debería operativizar el Consejo Ciudadano de Culturas, instancia dependiente de la Alcaldía. “El Consejo Ciudadano de Culturas se ha creado con una ordenanza, pero que nunca se lo ha ejecutado y está ahí, es legal; es una ordenanza vigente porque no se la ha remplazado y no se la ha derogado, es un espacio legal con poder legal como para poder ser interlocutor con la parte institucional”.

Para trabajar sobre este tema, Argandoña Andrade dice que el sector trata de lograr acuerdos con la Oficialía Mayor de Cultura de la Alcaldía desde la gestión de Ninoska Lazarte (2015-2017) e incluso con la penúltima oficial, Roxana Neri (2017-2019), pero que todo quedó en compromisos. “El tema cultural ha quedado totalmente descuidado, y ahora con la nueva oficial, Cinthia Rodríguez, yo he tenido una charla con ella y en una primera reunión obviamente lo que siempre pasa es la buena intención, pero no la conocemos, no sabemos cuál es su perfil, no tenemos idea de si maneja o no estrategias, si maneja políticas culturales. Ella es muy amable, muy educada, pero veremos en qué queda”.

(*) La autora es Periodista.

Rumbo al Día Mundial del Teatro

Por Mauricio Aliaga (*)

El escenario está esperando a que lo habiten. El público atento a ver lo que se presentará durante los próximos minutos. Tras bambalinas, los transportadores de magia están concentrados, preparando una función más. Efímeros y eternos son los minutos durante los cuales actores y público se entregan al deleite del arte teatral.

Esta manera de expresión es tan antigua como el hombre mismo. Etimológicamente la palabra Teatro viene de la palabra griega theatrón que significa “Lugar o sitio para la contemplación”. Desde sus orígenes, la idea básica del teatro es que los actores y actrices cuenten una historia mediante el canto, gestualidad, música y escenario.

El teatro como práctica comenzó como un ritual. El portal Web Curiosaesfera escribe: “los primeros indicios del origen del teatro, se encuentran en las primitivas ceremonias y rituales relacionados con la caza". Indica que estos rituales se realizaban como una manera de agradecimiento por la caza durante la noche alrededor de fogatas donde los homínidos representaban a los animales capturados con música de tambores, canciones y disfraces.

El primer registro documentado que se tiene sobre el nacimiento del teatro fue en la antigua Grecia. En Atenas celebraban al dios del vino Dionisio con diferente tipo de ritos.

En 1961 se decretó el dedicarle un día específico para conmemorar a toda la comunidad que disfruta con este arte y así nació El Día Mundial del Teatro (DMT) celebrado el 27 de marzo del año. Este nombramiento fue promovido y motivado por el Instituto Internacional del Teatro (ITI) con el apoyo de la UNESCO.

El ITI es la organización artística más grande del mundo. Se creó en 1948 por artistas, expertos teatrales y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por su sigla en inglés). La ITI es actualmente la organización sin fines de lucro que se encarga de nombrar a la personalidad quien llevará a cabo el acto central de esta celebración.

Ya es una costumbre que el 27 de Marzo en todos los países que celebran el DMT se realice la lectura del Manifiesto del Teatro. Este año el responsable de escribir el manifiesto es el dramaturgo y director cubano, Carlos Celdrán. La lectura de este manifiesto es la esencia de esta celebración por su alcance y repercusión.

Carlos Celdrán

Por primera vez desde 1961 que la ITI ha nombrado a un cubano para para llevar un mensaje de paz para todos los teatreros. Carlos Celdrán es un destacado director teatral, dramaturgo y pedagogo. Nació en 23 de septiembre de 1963 y en 1996 fundó la compañía Argos Teatro.

La obra de Celdrán analiza a su sociedad cubana y su desarrollo contextual, además del tiempo, la esperanza, las frustraciones, el amor que espera y la pérdida. El portal web CubaNew indica que el teatro creado por este reconocido personaje es la evidencia de un arte comprometido con su época en todas las dimensiones.   

“La elección de Celdrán es el reconocimiento a un dramaturgo y director que ha diseccionado con sus puestas en escena la evolución de la sociedad cubana, sus desgarramientos, sus síntomas de fe y sus conflictos que han permanecido en el tiempo”, dice el citado medio de comunicación.

El Mensaje de Carlos Celdrán

Antes de mi despertar en el teatro, mis maestros ya estaban allí. Habían construido sus casas y sus poéticas sobre los restos de sus propias vidas. Muchos de ellos no son conocidos o apenas se les recuerda: trabajaron desde el silencio, desde la humildad de sus salones de ensayo y de sus salas llenas de espectadores y, lentamente, tras años de trabajo y logros extraordinarios, fueron dejando su sitio y desparecieron. Cuando entendí que mi oficio y mi destino personal sería seguir sus pasos, entendí también que heredaba de ellos esa tradición desgarradora y única de vivir el presente sin otra expectativa que alcanzar la transparencia de un momento irrepetible. Un momento de encuentro con el otro en la oscuridad de un teatro, sin más protección que la verdad de un gesto, de una palabra reveladora.

Mi país teatral son esos momentos de encuentro con los espectadores que llegan noche a noche a nuestra sala, desde los rincones más disímiles de mi ciudad, para acompañarnos y compartir unas horas, unos minutos. Con esos momentos únicos construyo mi vida, dejo de ser yo, de sufrir por mí mismo y renazco y entiendo el significado del oficio de hacer teatro: vivir instantes de pura verdad efímera, donde sabemos que lo que decimos y hacemos, allí, bajo la luz de la escena, es cierto y refleja lo más profundo y lo más personal de nosotros. Mi país teatral, el mío y el de mis actores, es un país tejido por esos momentos donde dejamos atrás las máscaras, la retórica, el miedo a ser quienes somos, y nos damos las manos en la oscuridad.

La tradición del teatro es horizontal. No hay quien pueda afirmar que el teatro está en algún centro del mundo, en alguna ciudad o edificio privilegiado. El teatro, como yo lo he recibido, se extiende por una geografía invisible que mezcla las vidas de quienes lo hacen y la artesanía teatral en un mismo gesto unificador. Todos los maestros de teatro mueren con sus momentos de lucidez y de belleza irrepetibles, todos desaparecen del mismo modo sin dejar otra trascendencia que los ampare y los haga ilustres. Los maestros de teatro lo saben, no vale ningún reconocimiento ante esta certeza que es la raíz de nuestro trabajo: crear momentos de verdad, de ambigüedad, de fuerza, de libertad en la mayor de las precariedades. No sobrevivirán de ellos sino datos o registros de sus trabajos en videos y fotos que recogerán solo una pálida idea de lo que hicieron. Pero siempre faltará en esos registros la respuesta silenciosa del público que entiende en un instante que lo que allí pasa no puede ser traducido ni encontrado fuera, que la verdad que allí comparte es una experiencia de vida, por segundos más diáfana que la vida misma.

Cuando entendí que el teatro era un país en sí mismo, un gran territorio que abarca el mundo entero, nació en mí una decisión que también es una libertad: no tienes que alejarte ni moverte de donde te encuentras, no tienes que correr ni desplazarte. Allí donde existes está el público. Allí están los compañeros que necesitas a tu lado. Allá, fuera de tu casa, tienes toda la realidad diaria, opaca e impenetrable. Trabajas entonces desde esa inmovilidad aparente para construir el mayor de los viajes, para repetir la Odisea, el viaje de los argonautas: eres un viajero inmóvil que no para de acelerar la densidad y la rigidez de tu mundo real. Tu viaje es hacia el instante, hacia el momento, hacia el encuentro irrepetible frente a tus semejantes. Tu viaje es hacia ellos, hacia su corazón, hacia su subjetividad. Viajas por dentro de ellos, de sus emociones, de sus recuerdos que despiertas y movilizas. Tu viaje es vertiginoso y nadie puede medirlo ni callarlo. Tampoco nadie lo podrá reconocer en su justa medida, es un viaje a través del imaginario de tu gente, una semilla que se siembra en la más remota de las tierras: la conciencia cívica, ética y humana de tus espectadores. Por ello, no me muevo, continúo en mi casa, entre mis allegados, en aparente quietud, trabajando día y noche, porque tengo el secreto de la velocidad.

(Tomado de https://www.redescena.net)

Día Mundial del Teatro en Cochabamba

Nuestra ciudad no se queda al margen de esta fiesta. Desde el año 2013 distintos grupos artísticos se reúnen bajo una misma consigna, festejar este día homenajeando a las artes. La iniciativa promovida primigeniamente por el actor Raymundo Ramos ha sido apoyada con el paso del tiempo por distintos grupos de larga trayectoria, pero esa es otra historia que se la contaremos en la siguiente publicación. Estén atentos a la próxima nota para saber más sobre el Dia Mundial del Teatro en Bolivia.

(*) El autor es estudiante de la carrera de Comunicación Social en la Universidad Mayor de San Simón.

Ramiro Gonzales Yaksic prepara segunda edición de “El Código del Edén”

 

Por Rafaela María Brito (*)

Ramiro Patricio Gonzales Yaksic es autor de dos libros: “El Jardín de Los Andes” (2010) y “El Código del Edén” (2014), en los que propone que la mítica Jerusalem Celeste se encuentra en el territorio que hoy ocupa Bolivia, específicamente en el espacio que abarca la conjunción de cuatro puntos importante que son: Tiwanaku, Samaipata, San Ignacio de Moxos y el Salar de Uyuni. Hasta el día de hoy, ambos libros llaman la atención de escritores de ciencia ficción y también de estudiosos que se ocupan de resolver el misterio acerca de la exacta ubicación de la Atlántida, la Jerusalem Celeste o el Jardín del Edén.

En el afán de que su teoría sea conocida, el autor envió ejemplares de su segundo libro a la Unesco, la NASA y al Instituto Boliviano de Ciencias y Tecnología, y para su satisfacción lectores interesados en su propuesta han requerido su libro desde Argentina, Uruguay, Alemania, Chile, España, Estados Unidos, Paraguay y Brasil.

Hace varias décadas que Gonzales Yaksic viene trabajando en dotar de bases científicas sólidas a su teoría y para su segundo libro se ha contactado con autores de la talla de J.J. Benítez, Jim Allen y Christofer Dunn, los tres reputados en este campo. Además también ha compartido su investigación con el prestigioso arqueólogo boliviano Oswaldo Rivera Sundt y el investigador Roy Querejazu Lewis.

Médico de profesión, con especialidad en Nutrición Clínica Humana, Ramiro Gonzales Yaksic (Cochabamba, 1966) trabaja actualmente terminando su tercer libro, que viene a ser una segunda edición, corregida y aumentada de “El Código del Edén”. “Resulta que es como escribir otro libro porque se ha adecuado el orden de los capítulos a un nuevo sistema de descripción. Esta revisión, entonces, viene a ser técnicamente como un nuevo libro”, dice en una entrevista con Plaza Catorce.

Si bien este escrito aún no tiene un título definitivo, el mismo contendrá la revisión de todo el material de “El Código del Edén” donde analiza prácticamente todos los mitos “acerca del lugar de origen de la ultra civilización (la Atlántida o el Jardín del Edén)” y los transporta a modelos matemáticos para que puedan ser comprobados  científicamente. En ese orden, el autor ha hecho una revisión exhaustiva de su segundo libro poniendo mucho énfasis en la matemática,  geometría, geodesia, astronomía y la interpretación etimológica de los nombres, tanto de las ruinas como de los lugares que le sirven de puntos para la elaboración de su mapa.

Gonzales Yaksic también refiere que en este nuevo libro en el que trabaja se ha eliminado cualquier referencia a la lengua aymara para explicar los topónimos de las palabras, “porque se ha descubierto genéticamente que la lengua quechua es más antigua que la lengua aymara en el Tiwanaku”. Para sustentar esto señala que en recientes descubrimientos científicos se han encontrado “restos de esqueletos que pertenecen a tribus amazónicas y que están emparentadas con los quechuas; y que los aymaras llegaron recién en la era cristiana a los Andes, en cambio los quechuas llegaron antes, entonces todo lo que topónimos perteneces a la raigambre quechua”, asegura.

Además, este tercer libro contiene nuevos hallazgos científicos en los que apoya su teoría, como por ejemplo el reciente “descubrimiento de los 600 kilómetros de roca sólida que hay debajo de los Andes, publicado semanas atrás en la prestigiosa revista Science, “y que coincide con esta parte de la profecía de la Jerusalem Celeste que tiene 546 kilómetros de largo, 546 de ancho, 546 de altura y 546 de profundidad”.

“También se ha aumentado el tema del hexágono que ha sido fotografiado por primera vez en 2010 en Saturno, y que coincide con esta teoría de El Código del Edén de 2/3 que es el motor de la manifestación de la materia”. Al igual que todos los autores que han escrito sobre la Atlántida, Ramiro Gonzales ha descifrado la matemática de la Cruz Escalonada 13:20 o Chakana y ha establecido una constante matemática  o número áurico que es de 2/3 o 0,666, constante con la que asegura se puede medir la proporción armónica de seres y objetos, y el flujo de la relación espacio tiempo.

LA CRUZ ESCALONADA Y EL CLIMA

Interesado en las narraciones de la existencia del Jardín del Edén, Ramiro Gonzales se animó a publicar su teoría el año 2010, impulsado por un boom que surgió ese año donde autores como Antelo Justiniano proponían la existencia de la Atlántica en los Llanos de Moxos. De ese modo, esta nueva versión de “El Código del Edén” se basa en que el autor, con sus nuevas lecturas tanto de mitología como de información científica, cada vez encuentra más proximidad y certeza de que su teoría “es una verdad histórica y no una mera ilusión”.

¿Cuáles son las certezas que lo animan a afirmar que su teoría es verdadera?

La primera es la ubicación ya que el Jardín de los Andes está emplazado en un espacio geográfico de la tierra (Bolivia) donde el flujo magnético es cero, donde no va haber jamás huracanes ni tornados, ni grandes terremotos, no van a ocurrir (grandes) inundaciones, es imposible que haya hambre, no van a entrar en erupción volcanes, no va haber tsunamis, es imposible que una epidemia viral se extienda, el clima –aunque el planeta se esté congelando—baja un poco la temperatura pero no es extrema. Esta zona también está en una situación en la que el ingreso de meteoritos es casi imposible, o sea me refiero a meteoritos de gran tamaño; y las medidas son las mismas medidas que se han descrito en todos los mitos alrededor del planeta durante siglos, es decir, son la misma longitud los 3.000 estadios de la Atlántida como los 3.000 estadios de la Jerusalem Celeste o las 120 lenguas de Edín sumerio, o los 4.000 taski de la crónica quechua del Tawantisuyo, a grandes rasgos se trata de una enorme fortaleza en el planeta.

Nos puede hablar más sobre la Cruz Escalonada o Chakana.

Resulta que en el libro del 2014 hay un capítulo donde se describe la función de la Cruz Escalonada 13:20 como instrumento de medición y predicción del clima, y es un capítulo donde aseveramos que entre el año 2010 y los 13 años siguientes, es decir entre el 2010 y el 2023, iba a  suceder un enfriamiento del planeta porque el carácter predictivo de la Cruz Escalonada indica que la Tierra, o sea el tiempo y el espacio de tránsito de la Tierra va suceder durante el influjo del temperamento frío, que está en la esquina noroeste de la Cruz Escalonada que es la zona de frío, entonces esto coincide a plenitud con lo que ahora está sucediendo en todo el planeta.

¿Cómo ha llegado a ese descubrimiento de la Cruz Escalonada?

Se llega a ese descubrimiento al percatarse de que la distancia entre Tiwanaku y Samaipata es la perfecta relación entre el paso del tiempo a través de una distancia, es decir la distancia de Tiwanaku a Samaipata es una métrica para medir el paso del tiempo, pero en relación a espacio sobre tiempo, es decir, hay un espacio sobre Tiwanaku y Samaipata y eso cuenta como un tictac que es 36,6 veces la cara iluminada de la circunferencia de la tierra, quiere decir que esa señal fue puesta ahí para demostrarnos la relación del espacio y el tiempo, entonces por extensión solo había que buscar un poco más para encontrar la forma de instrumentalizar esa descripción que está en los monumentos; esa descripción de la Cruz Escalonada quedó labrada en una piedra, solo había que llegar al fondo del asunto para convertir ese enigma en un modelo matemático y como se trata de matemática es un lenguaje que todos pueden entender.

El Festival

Por Cecilia Romero (*)

El “monstruo” devoró a Jani Dueñas, en el mentado festival le dan un puntaje mínimo a C’hila Jatun, por cierto, no veo la utilidad de presentarse como país a un festival donde siempre los resultados son magros. Mucho tiempo atrás hacen lloran a Xuxa gritándole obscenidades y la lista es larga de cómicos o músicos pifiados. El famoso monstruo, literalmente una pared de público que asiste a esta celebración, es una junta de veraneantes ávidos de diversión en el ocaso del verano. Un festival donde muy pocas veces se invitan a bandas o músicos de calidad, aclarando que eso depende de cada gusto, pero donde sí se ovacionan los productos edulcorados de la industria musical.

El festival es el de Viña del Mar con su dudoso gusto del cual el chileno de seguro se enorgullece pero que otros miramos con indiferencia y muchas veces espanto, uno que es muy publicitado al mundo como el gran encuentro con la música bajo un verano, que por cierto este año, tuvo una insoportable ola de calor. En esta versión amé con furia a Jani Dueñas, una notable chilena representante del Stand-up, famosa en el mundo por su humor ácido, su postura claramente feminista, su incorrección en un mundo que en el fondo detesta a las jodidas, vale decir a las mujeres que no temen interpelar un sistema de asimetrías escandalosas. Es digno de encomiar su valentía el 26 de febrero, cuando el monstruo la pifiaba sin piedad y ella firme deambuló por temas como el feminismo, el aborto ni más ni menos, cómo es ser viejo en el Chile de hoy, la no maternidad y una de sus consecuencias: lo delicioso que es elegir dormir bien, los niños, y otros temas que enfadaron al inconmovible monstruo playero.

Se preguntaba el buen Pedro Lemebel: “¿Pero qué es el monstruo, qué es esa congregación de gente que más que las votaciones políticas levanta o destroza artistas según su estado de ánimo, según la propaganda de promoción que le arma el tráfico de la tele, las revistas de la tele, las copuchas de la tele, y toda esa faramalla mentirosa que cree manejar la opinión pública del país? Pero nada es tan simple, porque el público festivalero sabe que en cualquier momento del espectáculo puede ejercer su incontrolable desenfado”.

Cierto, el famoso monstruo no es más que una masa que al estilo del circo romano ensalza o destruye a gusto a quienes se suben al ruedo para recibir las famosas gaviotitas, emblemas dorados del triunfo performático de cada quien, o destruyen sin más a quien ose interpelar sus gustillos del verano. Debe ser realmente intimidante que miles de personas te griten que te vayas a tu casa o que te pifien sin pausa y aun así decidas seguir con tu presentación, así como lo hizo Dueñas,  vale decir una de las mejores que he visto en años en este insoportable festival. Y qué decir de nuestros grupos bolivianos que se presentan al concurso folclórico que siempre acaba con resultados decepcionantes, si es que no reciben además como yapa el abucheo de la platea.

En esta sociedad del espectáculo, donde la masa ejerce su poder en espacios de real intrascendencia como el festival viñamarino, el día 26 ha sido una verdadera lección para el mundo, una mujer que hace Stand-up ha incomodado a los veraneantes con un humor negro, altamente interpelador y pese al horrible final de su presentación, ha sido por demás lo mejor del empalagoso megaevento de la música. Buen trabajo Dueñas, al final le preguntaste al monstruo ¿qué les dieron? Y eso mismo me pregunto yo.

(*) La autora es escritora.

Suscribirse a este canal RSS
Powered by OrdaSoft!
Banner 468 x 60 px