Plaza Catorce

Plaza Catorce

José Ballivián, la tendinitis y las pluri-estéticas

 Por Claudia Gonzales Yaksic

José Ballivián es uno de los mejores dibujantes y artistas visuales que tiene Bolivia. En junio del año pasado estuvo en la Bienal de Venecia exponiendo su obra y en los últimos años ha ganado varios premios y reconocimientos, a nivel nacional e internacional, por su trabajo. Con una producción prolífica, en este último tiempo ha estado un poco ausente debido a los varios problemas de salud que lo aquejan, el más grave una tendinitis –producto de horas, días, semanas, meses y años “abusando” del dibujo y la creación—. Según cuenta José Ballivián en esta reciente entrevista con Plaza Catorce, los males que lo afectan son “todo un coctelito” que se manifestaron con toda su fuerza en estos últimos siete meses. “Me  la pasaba en hospitales y clínicas. En estos centros pude saborear las contradicciones de los doctores en sus diagnósticos, que me provocaban más incertidumbre con respecto a mi salud”, cuenta. Sin embargo, a mediados de este mes de julio, José compartió en las redes sociales sus nuevos trabajos relacionados con la Hoja de Coca y que dieron pie a la entrevista que publicamos en seguida.

Hasta hace algún tiempo, por lo menos hasta el año pasado, estabas muy activo en la creación de trabajos y la semana pasada recién nos sorprendiste con unas nuevas propuestas en torno a la Hoja de Coca  ¿Qué pasó en este tiempo de ausencia?

Todo este tiempo de ausencia o retiro forzoso, se debió a problemas de salud. Debo confesar que tenía una vida llena de excesos, como dirían los colegas; estaba entregado al mundo del pecado. Me retiré de ese ritmo de vida,  por una sola razón y fue por la llegada de  Iluri, mi hija, un ser lleno de: Luz, magia, dulzura; es difícil explicar este amor con palabras. Iluri me cambió la forma de ver el mundo.

Pero el dejar ese ritmo de vida no me libró de sus posteriores consecuencias, al final estos excesos me pasaron la factura. Lo que te comentaré en seguida ya me causa cierta gracia y pesar, pues lo que diré parece una clásica tragicomedia… Bueno pues, padezco males de: riñón, hígado, vesícula, estómago, ácido úrico, presión baja, columna desviada, estrés y la cereza sobre la  torta es la tendinitis, este último mal a causa del trabajo. Es pues todo un coctelito de males que se manifestaron con toda su fuerza en estos últimos siete meses. Me  la pasaba en hospitales y clínicas. En estos centros pude saborear las contradicciones de los doctores en sus diagnósticos, que me provocaban más incertidumbre con respecto a mi salud.   

El problema de tendinitis es debido al trabajo, ¿cuándo apareció?

Al parecer se debió a un exceso de trabajo, a lo largo de unos diecisiete años: dibujando, pintando, editando, etcétera. Había etapas de trabajo en las que podía estar quince horas dibujando o estar frente al ordenador.  Esta bendita tendinitis apareció hace como cinco años. En esa primera etapa acudí a un  especialista, el cual me dijo que tendría que estar un par de meses inmovilizado; lo cual me pareció imposible en ese momento, pues no podía darme esa licencia por los compromisos de trabajo. Y comencé a auto medicarme con antinflamatorios y calmantes. Sin ir muy lejos, la serie de dibujos que hice para la Bienal de Venecia (2017) fue el tope del dolor. Me llenaba de calmantes que ya no hacían  su efecto. Seguí con una serie más de dibujos ese año, para una muestra individual, para seguir luego con la producción de esculturas  en bronce y, eso fue todo. Terminé con el tendón de la mano derecha destruido y con tendinitis crónica en la mano izquierda y en los codos. Comencé el tratamiento en diciembre del año pasado. De ahí pasé por varios especialistas sin resultados, pero por fortuna, una amiga llamada  Sulma me dio los datos del doctor Baldellón, un excelente especialista, quien recuperó la movilidad de mis  manos, masa, musculatura, y sobre todo disminuyó el grado de dolor.  Estoy a un 50%, me faltan más sesiones para estabilizar el problema.   

Aunque es algo muy personal pero a la vez de carácter público al tratarse tú de un artista reconocido en Bolivia, quiero preguntarte ¿en qué medida ha afectado tu creación este problema de la tendinitis?

Todos los males que mencioné al principio y más la tendinitis, es un gran problema. En particular, la tendinitis pues me afecta directamente a la hora de trabajar disciplinas como el dibujo y pintura. En lo que se  refiere al dibujo, estoy sometido a una técnica de “punta de alfiler“, que consiste en tomar un lápiz 8B y sacarle una punta finísima con el estilete, y es sólo este 8B el que utilizo para toda la pieza. Hay algunas técnicas que te ahorran tiempo: como el trapeado, que consiste en pasar un trapo sobre el dibujo para obtener ciertos tonos o efectos, y la otra es utilizar una goma para sacar luces. Estos recursos por ahora no van con la estética que estoy proponiendo.

Es cierto que la técnica que utilizo me lleva muchas horas de trabajo y más si son de gran formato, pero es la que más me  satisface estéticamente hablando. Y con esta enfermedad en las manos, se me hace  complicado dibujar. Sigo sintiendo molestias, pero decidí comenzar a trabajar, economizando los tiempos.

Cómo has estado sobrellevando este problema, ya que, como me contabas en una conversación anterior que tuvimos, te sientes frustrado ya que no puedes trabajar como a ti te gustaría y tampoco puedes desarrollar todos los proyectos en los que estabas inmerso.

Donde todo es incierto… El no tener la seguridad de una recuperación completa. Se iban dando  momentos en los que hacían su aparición los diablitos y las calaveritas, quienes me susurraban al oído frases infames como: “Jamás lo lograrás”, “Deja el arte”, “Todos tus tratamientos son inútiles”… A pesar de esto, continúo en camino, siguiendo la luz de Iluri.

¿Cómo has estado lidiando con tu problema físico y con el gran torrente de creatividad que has demostrado en los últimos años?

Cuando se está mucho tiempo sin poder trabajar, con los  gastos de curación y los gastos mensuales, la cuestión económica es dura.  Soy un papá y mamá, que solo tiene el deseo de dar lo mejor a su hija. Imaginarse el no poder trabajar, es amargo y deprimente, pues lo único que sé  hacer en esta vida es el amar a Iluri y producir arte. Mi gran impulso para continuar en el camino. No soy el primero, ni seré el ultimó  artista en irse casi a la bancarrota por un problema de salud. Sería de mucha ayuda que los artista tengamos un seguro médico, porque en estos casos, los artistas somos como plumitas en medio de un huracán.  

Pero me siento afortunado de tener una familia que me apoya y amigos, como Rodrigo Rada, quien me hizo el aguante. Sí, es reconfortante tener palabras de apoyo de los amigos: Andrés, Glenda, Galo, Mariel,  Alejandra, Juan Pablo, Mirian, Sulma, y muchos más. Y en estos momentos también conoces a nuevos amigos como: Daniela Romero, quien me abrió las puertas del Espacio de Arte Mérida Romero y a Víctor Aranda, un joven artista tatuador quien también me abre las puertas de su Estudio Tattoo. Ahora me queda seguir trabajando y pagar las deudas.

¿Cómo sale a luz el tema de la Hoja de Coca en tu obra?

La Hoja de Coca la vengo trabando hace un tiempo, por ahí hay  una serie de piezas del 2010-2012, entre collage, objetos e instalaciones.

¿Qué es lo que expresas en las dos nuevas creaciones que has compartido en las redes las semanas pasadas sobre la Hoja Sagrada?

Ocurrió así: Con este problema del paro de producción en estos meses, me di a la tarea de ir revisando y buscando piezas archivadas y olvidadas por X razones. Muchas de éstas están muy dañas, y otro tanto ya perdidas.

Y pues resulta que revisando en un cajón, con cuadernos de apuntes, libros y más cosillas, me topé con un blog de dibujo y me puse a hojearlo para ir viendo si encontraba algo interesante entre esos garabatos. Lo que me encontré fue esta  pieza de Coca Adidas; bien envueltita en una bolsa nailon color verde. Mi primera impresión fue la de: ¿Qué…? ¿Cómo...? ¿Cuándo? Pues no recordaba nada de esta pieza. Pero ya luego viendo la ficha y apuntes de obra, aclaré todas las dudas, era una pieza del 2011.  Y días después, realicé un dibujo “Adidas Raíces”, basándome en “Coca Adidas”.

¿Cómo ves tú, como artista, a la Hoja de Coca. Qué opinas de este emblema boliviano?

Existe un aura de mitos y redenciones alrededor de la hoja de coca. Culturalmente rompe fronteras, desquebrajando discursos a su paso, que corresponden a una  noción político-ancestral, culturalmente compleja en el mundo contemporáneo. 

¿Cómo ligas la Hoja de Coca con la creación artística y con la cultura boliviana?

Busco adquirir lenguajes visuales, con elementos tradicionales-místicos, como la Hoja de Coca,  que denoten atmósferas mentales sin prejuicios estéticos, ante los cuestionamientos y las críticas.  Necesitamos el don de la asimilación de las pluri-estéticas, que ya se vienen.   

¿Cuéntanos cómo nace esa creativa relación que hiciste entre la Hoja de Coca y una marca digamos “tan mundial” como Adidas?

Cuando vienes auto-exigiéndote por años con “ejercicios mentales de creática” van emanando diferentes perspectivas para “ver” un objetivo.  Al  parecer  esto se desarrolla como un mecanismo, o un gatillo, que nos permite resolver propuestas estéticas, para luego poder armarlos y desarmarlos, con cierta libertad. El ensamblar un planta con un logo, podría decir que es producto de este gatillo, que se va adquiriendo con los años.

Volviendo al primer tema, ¿cuánto tiempo tardarás en recuperar de tu dolencia?

Me cuesta aún trabajo asimilarlo, pero es la realidad; en mi caso de la tendinitis, es un mal que no se “curará” por sus grabes lesiones,  el panorama es complicado. La situación es que estoy a un 50%, y nuestro objetivo es tratar de llegar a un 80%, para estabilizar el problema, pero de ahí, ya no tendría que hacer ningún trabajo manual, para que no retorne las dolencias. O tener un esquema de trabajo y técnicas,  que no exija la fatiga de los tendones y, continuar con fisioterapias y chequeos constantes.

¿Qué proyectos has dejado pendientes?

Muestras individuales, residencias, viajes de trabajo, y más.

¿Qué proyectos tienes por desarrollar una vez que recuperes?

Ando cruzando los dedos para que todo salga bien.  Te comento que tengo pendientes las series de esculturas en bronce, Pinturas Pop Colonial, intervenciones con tattooperformance. El realizarlos todos sólo dependerá del grado de evolución de la enfermedad.

¿Actualmente se expone tu obra en alguna galería? ¿Tienes proyectos para exponer tu obra próximamente?

Sí, tengo piezas en el Art Store de galerías de Kiosko Galería y La Florida Espacio en  Santa Cruz de la Sierra, Persona Casa Galería y Espacio de Arte Mérida Romero en La Paz y  Galería OKK en Berlín. Sobre las próximas muestras individuales, hay dos proyectos, para el 2019; una es en la Argentina  y la otra en casa. 

  • Publicado en Artes
  • 0

Joan Saslow capacita a profesores bolivianos

Por Plaza Catorce

La profesora Joan Saslow, autora y co-autora de varias series de libros para la enseñanza del idioma inglés como segunda lengua, está en Bolivia desde el pasado 20 de julio con el propósito de dar cursos de capacitación a maestros dedicados a la enseñanza de este idioma en el Centro Boliviano Americano (CBA) de las ciudades de Santa Cruz, La Paz, Sucre, Tarija y Cochabamba. Esta visita es auspiciada por la empresa Pearson que desde su creación se ha convertido en una de las empresas líderes en educación, con presencia en 70 países, incluida Bolivia.

En los últimos 30 años, Joan Saslow trabaja como autora y editora de materiales de enseñanza de idiomas, formadora de profesores y es oradora frecuente en reuniones de profesores de EFL y ESL. También es la directora de la popular serie de enseñanza de cinco niveles True Colors, programa de enseñanza de inglés para adultos de la editorial Longman, y de la serie Top Notch y Summit, de Paearson-Longman, método que hace varios años se emplea en el Centro Boliviano Americano de Bolivia y otras escuelas y colegios del país, y que el año 2016 recibió el premio Textbook Excellence por la organización Textbook and Academic Authors Association de Estados Unidos.

Actualmente Saslow también es parte del programa English Language Specialist Program de la Oficina del Departamento de Estado para Asuntos de Educación y Cultura del Gobierno de Estados Unidos, y –en el marco de este programa—la semana pasada estuvo en Ambato (Ecuador), también ofreciendo charlas a profesores de inglés.

Entre los títulos que tiene Joan Saslow, está un Bussines Administration y un Master Administration en Frances, por la Universidad de Wisconsin Madison.

Javier Claure en el cuarto Encuentro Internacional de Telciu

Por Plaza Catorce

El poeta boliviano Javier Claure Covarrubias, que radica en Suecia hace varios años, es uno de los invitados especiales de la cuarta edición de los Encuentros Internacionales de Telciu, que tendrá lugar en Rumanía del 15 al 20 de agosto de 2018, bajo el patrocinio del Pen Club Rumanía, y que tendrá también como invitados especiales a los escritores: Mario Castro Navarrete (Chile/Suecia), Javier Nogueras (Universidad de Granada/España), Andrea Espada (Madrid/España) y Octavian Soviany (Bucarest, Rumanía).

Javier Claure nació en Oruro, el año 1961. Ha estudiado Matemáticas e Informática en la Universidad de Estocolmo y de Uppsala y es egresado de Pedagogía en Matemáticas de la Universidad de Estocolmo. Es miembro del Pen-Club Internacional, de la Unión Nacional de Poetas y Escritores de Oruro y de la Sociedad de Escritores Suecos. Además, trabaja como periodista cultural. En su faceta de escritor ha publicado sus trabajos en diversos medios de Bolivia y Suecia; sus poemas han sido publicados en antologías como “El libro de todos” (1999), “La poesía en Oruro” (2005) y “Poesía boliviana en Suecia” (2005), y ha publicado los libros “Preámbulos y ausencias” (2004), “Con el fuego en la palabra” (2006) y “Extraño Oficio” (2010), entre otros.

En el Encuentro Internacional en Telciu, participarán también los autores: Luminita Amarie (Londres/Inglaterra), Eugen Barz (Parla/España), Andreea Cordos (Bistrita/Singeorz/Rumanía), Laura Catalina Dragomir (Barcelona/España), Ana Dragu (Bistrita/Rumanía), Bogdan Hrib (Bucarest/Rumanía), Antonela Pohoata (Gijón/España), María Pop (Milano/Italia), Claudia Scuturici (Bistrita/Rumanía), Catalina Suditu (Iasi/Rumanía) y Catalin Mihai Stefan (Iasi/Rumanía).

El encuentro –que es organizado por la pareja de artistas Cristina y Gelu Vlasin—se desarrollará en uno de los lugares más hermosos de Rumanía, según los organizadores: Telciu, una comuna de la localidad de Bistrita–Nasaud, situada en la zona norte del país, con una naturaleza que se exhibe en su máxima plenitud, y donde siempre se han reunido los mejores poetas y escritores de Rumanía.
Esta vez el encuentro aglutina a poetas y a escritores, pero también a editores y a traductores de varios países: España, Suecia, Inglaterra, Italia, Chile, Bolivia y por supuesto Rumanía. Entre las actividades que se desarrollarán en el marco del citado encuentro, se consignan recitales de poesía en un Liceo, en el Ayuntamiento de Telciu, como también en la Biblioteca Municipal de Bistrita. Además, habrán presentaciones de autores, mesas redondas, conferencias, presentaciones de editoriales y traductores, visitas a museos de poetas y escritores rumanos, sesiones de escritura creativa, visitas al tren derrumbado y a la cabaña abandonada. Habrá también una sesión musical interpretada por la anfitriona, Cristina Vlasin.

Entre los auspiciadores y colaboradores de este encuentro están: La Red Literaria, Árdeal TV, ProPolitica, ASARS / Asociación de escritores y Artistas Rumanos de España, Diverbium Madrid, Consejo Regional de Bistrița Năsăud, Biblioteca Regional George Coșbuc, Diario Observator BN, Diario Răsunetul, ASETRAD/Asociación Española de Traductores, Correctores e Interpretes, ACE / Asociacion Colegial de Escritores de España, Centro Cultural Italo-Rumano (Milano), Editura Rediviva  (Milano) y România +.

Claudia Eid: El teatro es necesidad, encuentro, expresión y libertad

Por Claudia Gonzales Yaksic

“Yo creo que no se puede convencer a nadie para que haga teatro, el teatro es algo que te llama, y cuando respondes a ese llamado... No hay vuelta atrás (risas). Por lo menos así fue para mí. Querer hacer teatro o cualquier otro arte, responde a la necesidad de encontrarse con uno, a la necesidad de expresar las inconformidades y a la necesidad de tener algo de libertad”, dice la actriz, directora de teatro y dramaturga Claudia Eid Asbun, cuando responde a la pregunta ¿Cómo convencerías a alguien interesado en el teatro para estudiar teatro?

En una entrevista virtual con Plaza Catorce, a propósito del taller de actuación “El espacio de la impro”, que impartirá del 30 de julio al 3 de agosto en Cochabamba, Claudia Eid asegura que enseñar teatro la refresca y, lo más importante, aprende mucho. “Pero además –dice—me gusta mucho cuando veo a alguien sorprenderse a sí mismo, jugar tan bien que la ficción deja de ser ficción para comenzar a suceder”.

Con poco más de dos décadas de trabajo profesional, primero como actriz, después como directora y luego como dramaturga, el gusto de Claudia por el teatro comenzó cuando estaba aún en la escuela. “Cuando tenía 12 o 13 años, en mi colegio, el Instituto Americano, había un festival de teatro, había que participar para aprobar Lenguaje, yo me lo tomaba muy en serio, ahí ya comencé a actuar y después a dirigir, renegaba tanto como ahora. Recuerdo además que me gustaba ir a Tra-la-la, mi mamá nos llevaba, y también era emocionante ver a Peter Travesí recoger a sus hijos de mi colegio, lo veía casi todos los días a la salida y le gritaba: ¡Charanguito!”, recuerda.

Años después, en 1996 específicamente, comenzó su carrera teatral bajo la dirección de Hugo Francisquini y después trabajó varios años junto a Diego Aramburo. En su faceta de directora y dramaturga, el año 2005 creó el grupo independiente El Masticadero y a partir de entonces ha escrito varias obras muy buenas, como “Desaparecidos” y “Princesas”.

Sus textos han sido publicados en Bolivia (Quipus: nudos para una Dramaturgia Boliviana/ Antología del Teatro boliviano), en España (Hojas Volantes), en Argentina (Antología del drama latinoamericano), Cuba (Antología de Dramaturgia Boliviana) y en Río de Janeiro (Brasil) dentro del proyecto Periférico, el mismo que financió la puesta en escena de “Desaparecidos”, en dicho país. Sus obras junto a El Masticadero han estado en festivales nacionales e internacionales: en La Paz, Santa Cruz, Cochabamba y Sucre; y en ciudades de Argentina, Chile y Brasil.

Del 30 de julio al 3 de agosto próximos, Claudia Eid impartirá el taller de actuación “El espacio de la impro”, que está dirigido a hombres y mujeres mayores de 18 años, con o sin experiencia en actuación. En este taller hará una aproximación al conocimiento de “las herramientas del actor\actriz, la comprensión de la situación, las formas para abordar el texto dramático y los juegos de improvisación dentro de la escena”. Las inscripciones están abiertas hasta el 25 de julio, “ya que los participantes deben llegar con un texto breve aprendido, que será designado por la tallerista”. Para más información contactarse a través del correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o en el link https://www.facebook.com/ElMasticadero/.

Aquí la pequeña entrevista de Plaza Catorce con Claudia Eid: 

El mismo tiempo que llevas actuando (o similar), te has dedicado también a la enseñanza. ¿Qué dices de tus alumnos primeros, dónde están, qué están haciendo?

Sí, llevo bastante tiempo enseñando, pues hay artistas como Jorge Alaniz quien estuvo en el primer taller que di en la Casa de la Cultura y ahora tiene su propio grupo y escribe y dirige. Enseñé también durante muchos años en el Taller de Teatro de la UPB y trabajo con actrices muy talentosas que han tenido parte de su formación ahí, como Lía Michel y Daniela Gabela, que son parte de El Masticadero desde hace ya un buen tiempo. También he trabajado con actrices más jóvenes que estuvieron en dicho taller, como Anelise Garrett. Además di clases para el elenco del mARTadero cuando se estaba formando, y ahí conocí a Isabel Fraile, una actriz talentosa que también es parte de El Masticadero actualmente. 

 Ya tienes por lo menos dos décadas de tu vida dedicadas a la actuación y al teatro. ¿Qué es la actuación para ti y qué significa?

Sí, ya voy 22 años y comencé actuando en el teatro, después ya pasé a la dirección y dramaturgia. Pero la actuación se ha ido transformando para mí. Primero era un espacio mucho placer, quizás porque cuando uno es más joven tiene menos miedos, después se transformó en un espacio de pánico, ya no lo disfrutaba tanto y por eso prefería ya no actuar, pero ahora el placer ha vuelto, las ventajas de la edad avanzada (ríe). Ahora la actuación además de ser un espacio de placer es, igual que la dramaturgia o la dirección, un lugar desde donde puedo cuestionarme. 

 La pregunta de rigor: ¿Qué de positivo aporta para ti el teatro a la sociedad?

Esa pregunta me da muchas vueltas, porque siempre se les demanda "utilidad" a las artes. A veces pienso que realmente las artes no tienen ni deben tener utilidad. Sólo sé que se me hace imprescindible que exista la novela ‘Pedro Páramo’, que haya existido Bertolt Brecht con todas sus contradicciones, que Leonard Cohen haya cantado ‘Dance me to the end of love’, que Sergio Blanco haya escrito ‘Tebas Land’, que Tomaz Pandur haya puesto a una mujer a interpretar ‘Hamlet’, que existan una Romina Paula, una Lola Arias, etcétera, etcétera, etcétera.

 En estas dos décadas, ¿cómo has visto la evolución del teatro cochabambino?

Creo que el teatro en Cochabamba siempre está entre idas y vueltas. Sin duda nuestro punto flaco es la calidad y sin duda parte del lento desarrollo tiene que ver con que los teatreros cochabambinos se preocupan más por las rencillas que por el trabajo, es así que no logramos organizarnos como gremio para conseguir más espacios, más formación, un trato justo con nuestra profesión, la implementación de políticas culturales que amparen nuestra actividad, etcétera, etcétera, etcétera.

Suscribirse a este canal RSS
Powered by OrdaSoft!
Banner 468 x 60 px