Claudia Gonzales Yaksic

Claudia Gonzales Yaksic

En Santa Cruz se estrena L.O.V.E., lo nuevo de Pez Plátano

Por María José Ferrel

Con la presencia de actores cochabambinos, Pez Plátano vuelve a la escena nacional, esta vez con su nueva obra denominada simplemente L.O.V.E. que tiene un elenco de lujo dirigido por Fred Núñez.  Es así que la experiencia de Glenda Rodríguez y Paola Ríos, quienes vuelven a los escenarios después de un tiempo, se une a la juventud emergente de Raymundo Ramos y Juan Pedro Montefinale.

“Inicié mi trabajo en la obra primero estudiando, después descubrí y entendí quién es aquel hombre personaje que trae un misterio de algo que está pasando allá. Tuvimos entrenamientos matutinos acompañados del director, para conseguir el personaje, su estética física y su universo de interpretación. Se leyó constantemente, obtuvimos un entendimiento grupal de lo que nos cuenta la obra en su conjunto para desarrollar una buena participación”, explica el actor cochabambino Raymundo Ramos, sobre el proceso de trabajo.

La temporada de L.O.V.E. inicia en Santa Cruz este 4 de mayo con presentaciones a las 20.30 todos los viernes y sábados hasta el 26 de mayo. La obra también tendrá una pequeña gira nacional en el futuro con fechas todavía a confirmar.

“Es un día cualquiera, un día normal. Nos encontramos en una calle cualquiera, en una calle normal. Pero algo ha roto la normalidad. Algo pasó. Allá estalló ¿una revolución? ¿Un golpe de Estado? ¿Una Guerra Civil? Los personajes están ajenos al horror, a excepción de hombre que viene de allá”, señala la reseña de la obra.

L.O.V.E. juega con dos espacios: Uno el Acá y otro el Allá. Ambos se unen para abrir la ventana hacia lo cotidiano, lo Normal.

La obra es el segundo trabajo en el corto tiempo de vida que tiene el proyecto teatral Pez Plátano, que el pasado 2015 presentó la obra “Bajo el puente”, que trata sobre la masacre de El Porvenir.

Núñez retorna a la dirección junto a la escritura de Sebastián Romero, que esta vez explora los espacios que suceden en lo que él considera como “la extra-escena”.

“Se terminó de escribir el año 2016, fue un proceso que tuvo varios descansos y reposos del texto para dejarlo macerar”, adelanta Romero desde España, donde reside hace un par de años. Con respecto a la idea de “la extra-escena” explica que esto sugiere “un universo que no se ve pero que se sabe que existe”.

En la dirección de arte se encuentra Cesar Morón, conocido arquitecto con una importante participación en el cine. En esta ocasión se encarga de la dirección de arte de la obra.

El encuentro entre el teatro y el audiovisual marcan la propuesta teatral de L.O.V.E, al ser una propuesta pensada en la convergencia de varios elementos. “Uno de los mayores desafíos fue la incorporación del material audiovisual y del sonido para que jugaran no un papel de apoyo, sino más bien de acompañamiento, diálogo o contradicción”, relata Núñez. El director formado en artes escénicas en la Escuela Nacional de Teatro (ELN), explica que en el montaje cada elemento elegido está supeditado al otro. “No queríamos hacer una obra express, sino darle a L.O.V.E. la oportunidad de quedarse con nosotros e ir creciendo. Este es un trabajo que ha involucrado dedicación y sacrificio por parte de todo el equipo”, apunta.

El proyecto Pez Plátano es la sección enfocada exclusivamente al teatro de Núñez & Heinrich Media Producers, productora de contenidos que no solamente se dedica al trabajo audiovisual sino también al teatro, a su revista digital Aullidos de la Calle y el pasado 2017 iniciaron su proyecto de formación con la llegada a Bolivia de la escritora Samanta Schweblin.

El audiovisual es a lo que la productora Núñez & Heinrich se dedica a tiempo completo. “Llevamos ya bastante tiempo corriendo detrás de una cámara. En el proceso de L.O.V.E. hemos puesto al servicio del teatro ese mundo. Como el teatro se trata del mundo y del hombre, estos son nuestros primeros intentos de diálogo entre estos dos soportes”, finaliza Núñez.

Además de actores consolidados y emergentes, L.O.V.E. presenta un equipo conformado por destacados profesionales en el área. El manejo de luces es del  fotógrafo Gustavo Soto, el vestuario de Paola Lambertin; la asistencia de dirección es de Alana Delgadillo y Melina Terceros; y el equipo técnico está conformado por Benjamín Richter, Isaac Nogales y Rodrigo Mendoza.

“Chuquiago” vista por Miguel Sánchez-Ostiz

 Por Claudia Gonzales Yaksic

Miguel Sánchez-Ostiz es un escritor español que apareció en la escena cochabambina como jurado de la primera versión del Premio Internacional de Novela Kipus 2015. Sin embargo, este autor de varios libros y también ganador de varios premios, entre ellos el Herralde de Novela (1989) y el Premio Nacional de la Crítica (1998), viene caminando por las calles de algunas ciudades de Bolivia desde el año 2004. Producto de estos andares ya tiene un tercer libro en camino “Cirobayesca boliviana” y dos publicados: “Cuaderno boliviano” (Alberdania, 2008) y su novela “Chuquiago. Deriva de La Paz”, que salió en Bolivia el año pasado bajo el sello de la Editorial 3600 y que este miércoles 25 de abril, en una segunda edición corregida y aumentada, ha sido presentada en Pamplona (la ciudad natal de Miguel), esta vez por La Línea del Horizonte Ediciones, especializada en narrativa de viajes; y con este mismo libro participa esta noche (27 de abril de 2018) en la segunda Feria del Libro de Vallecas (Madrid).

Según narra Miguel Sánchez en una entrevista virtual con Plaza Catorce, es difícil precisar cuándo comenzó a escribir esta novela “porque muchas páginas son a origen notas de diarios de viaje de varios años, once viajes en total. Digamos que se ha ido haciendo con los años y los viajes”.

¿Qué lo llevó a Chile y que lo motivó a venir por Bolivia?

A Chile y en concreto a la isla de Juan Fernández, un repentino prurito de viajar motivado por un invierno muy lluvioso y con mucha niebla en el lugar donde vivía. Brinqué digamos, de ese valle fronterizo entre Navarra y Francia, a Valparaíso y de ahí a Juan Fernández, e hice realidad una de mis ilusiones juveniles: viajar a la isla de Robinson Crusoe. Eso fue en el año 2003. En el año 2004 regresé a Valparaíso para una estancia larga y fui a parar a Bolivia por la casualidad de ver en una agencia de LAN Chile una oferta muy barata de viaje a Bolivia, y fui... luego pasó lo que pasó.

Por lo que leí, nada más llegando a Bolivia fue abordado por falsos policías que prácticamente lo secuestraron ¿Nos puede contar un poco de esa horrible experiencia que tuvo en El Alto?

No, no fue en El Alto, sino en la calle Pichincha, a plena luz del día, un domingo por la mañana, la víspera de mi regreso a Chile, cuando salía del Museo del Oro. No había nadie en la calle y unos maleantes, que se hicieron pasar por policías, me metieron en una movilidad y me tiraron en un descampado. Por fortuna solo me pelaron.

La mayoría de las personas, creo, solemos no volver a la escena del horror, pero pese a esa mala experiencia usted regresó a Bolivia, ¿cuántas veces más volvió y por qué motivos?

Tardé cuatro años en regresar a Bolivia y también desde Chile, y si lo hice fue para sacarme el miedo del cuerpo. Y entonces caí con el pie derecho o mejor sería decir con tres o cuatro pies derechos. Pero nunca he podido terminar aquella novela que pergeñé sobre mi secuestro y el de aquellos muchachos asesinados por el Choco Milán en el año 2006.

¿Qué es lo que más le gusta de Bolivia?

Mire, si digo que los paisajes, quedo como un simple, además de que no es verdad, y si digo que por la cultura boliviana y sobre todo por la gente, queda cursi aunque sea verdad... Si alguien le dice que el acullico no haga caso, es una leyenda urbana, una de esas maldades paceñas tan famosas.

Y de la famosa comida boliviana, ¿qué es lo que más le llama la atención?

Es difícil decirlo, el mondonguito chuquisaqueño, los chicharrones, el ají de lengua, el lechón acompañado de camote, plátano, papa... ¡y que no falte nunca la llajua!... Los anticuchos callejeros, la sajta, el koko de Sucre, los riñones de Cocha... ay, que me pongo malo, que no son horas de pensar en estas cosas con un tecito viudo sobre la mesa.

¿Cómo y cuándo llegó por Cochabamba?

En 2008 y gracias a que conocí, por Internet, a Ramón Rocha Monroy, que ha sido mi gran amigo boliviano. Congeniamos que se dice e hicimos buenas migas, con y sin mesa puesta de por medio.

¿Cómo es que se hace amigo cercano de tantos escritores bolivianos?

Pues en parte gracias a Ramón que me presentó a su hermano, y su hermano a un amigo paceño y este amigo a otro y a otro más, y el Juan Carlos Ramiro Quiroga a Alfonso Murillo y Murillo a sus amigos, al Cárdenas, a García Camacho, este a Quino, y... y hasta ahora, amigos del alma o eso creo, gente que quiero mucho y cuya amistad ha sido un regalo, sin lambisconería lo digo. Tal vez por eso, por ese trato afectuoso, de estima y respeto, he regresado una vez y otra a Bolivia. Y también están los amigos de Sucre... Por desgracia, en España, en los últimos 18 años, no he tenido el mismo ambiente.

¿De qué trata "Chuquiago"?

Fundamentalmente de La Paz, de mis patiperreos por la ciudad, sus calles y callejones, mercados, cementerios, entrañas coloniales, calles comerciales, cafés y bodegas, escritores, pintores, casualidades callejeras...

¿Qué nos puede decir de la editorial que publica su obra?

Es que el "Chuquiago" que ahora se publica en España, en una editorial de libros de viajes muy buena, porque su directora, Pilar Rubio, es alguien que conoce bien el mundo de los viajes y su literatura, ya se publicó el año pasado en La Paz. Bien es verdad que hay cambios sustanciales porque de la misma manera que no puedo enseñarle a un paceño lo que es La Paz, a un español debo explicarle lo que para el otro son lugares comunes y obviedades... Es decir, ediciones parecidas, iguales en lo fundamental: la ciudad de La Paz.

¿Qué autores bolivianos vivos o muertos, son los que más le gustan y por qué?

Son muchos, demasiados, el Ramón por supuesto, Adolfo Cárdenas, Quino, Bascopé, Saenz, Recacoechea, Piñeiro, Urquiola, Urrelo, son estilos y mundos diferentes y cada cual tiene el suyo.

Los escándalos sexuales que dañan a la Academia Sueca

Por Javier Claure C. (*)

La Academia Sueca, responsable de otorgar anualmente el prestigioso Premio Nobel de Literatura, se encuentra sumida en un gran escándalo que ha dañado la vida cultural sueca. Hasta hace poco la Academia ha sido una de las instituciones más misteriosas y herméticas del mundo. Sus miembros, escogidos minuciosamente bajo la batuta del rey Carlos Gustavo, y con una excelente formación académica, gozaban de un aura sobrenatural. Pero a principios de este mes, estalló la dinamita Nobel, poniendo en tela de juicio algunos secretos escondidos por la Academia durante mucho tiempo.

En realidad, todo empezó en noviembre del año pasado cuando, en Hollywood, saltó a la luz del día la campaña #MeToo (yo también) relacionada con abusos sexuales contra las mujeres, y que tuvo repercusión en muchos países. Y así, llegó también a Suecia la onda magnética de tal campaña. Y como resultado, 18 mujeres salieron del anonimato para denunciar, mediante el periódico Dagens Nyheter, que fueron víctimas de abusos y acosos sexuales. El autor de tan indecente conducta es el dramaturgo y fotógrafo francés, Jean Claude Arnault, esposo de Katarina Frostenson; académica y miembro del Comité Nobel desde hace 26 años. Arnault junto a su mujer eran responsables del Club Literario “Forum” financiado por la Academia. Sospechoso manejo que va en contra de los principios y ética de la misma Academia. Según la prensa sueca existen irregularidades económicas y se hará una investigación detallada del caso. Además, Arnault es acusado de haber filtrado a los medios de comunicación, al menos en siete ocasiones, el nombre del ganador del Premio Nobel de Literatura.

Al principio de este alboroto, que ha causado la atención mundial, tres miembros de la Academia Kjell Espmark, Klas Östergren y Peter Englund renunciaron a su cargo en dura señal de protesta por la no expulsión, del Comité Nobel, de Katarina Frostenson; por las supuestas acusaciones en contra de su marido. Da la impresión que han prevalecido otras cosas antes que los valores de la Academia. Espmark ha dicho a la prensa: “La integridad es el nervio central de la Academia. Y hay personas que toman en cuenta la amistad, y otros motivos por encima de la responsabilidad y la integridad de la Academia. Por eso no puedo seguir participando”. Mientras que Östergren se manifestó de la siguiente manera: “La Academia va arrastrando problemas serios desde hace tiempo, y ahora quiere resolverlos mediante confusas consideraciones. Lamentablemente esto implica traicionar a sus fundadores y protectores. Y también se traiciona al gusto y al talento literario”. El ex secretario permanente Peter Englund (2009-2015) señaló que existe una creciente grieta en el seno de la Academia, y que las críticas a su sucesora, Sara Danius, son totalmente injustas. Y acotó: “Se han tomado decisiones con las que no estoy de acuerdo, tampoco puedo defenderlas. Y, por consiguiente, he decidido no participar más en el trabajo de la Academia”. A todo esto se suma la carta abierta enviada, al periódico Expressen, por uno de los miembros de la Academia, Horace Engdahl, quien acusó a Sara Danius de ser la peor secretaria desde 1876. Es decir, desde que se fundó la Academia por el rey Gustavo III.

Finalmente, y después de una reunión que tuvieron los miembros de la Academia, Sara Danius y Katarina Frostenson renunciaron a sus sillas. Danius no quiso revelar si su salida fue a raíz de una votación en contra de ella. Y dijo: “Es la voluntad de la Academia y acepto. Hubiera querido seguir, pero hay otras cosas que hacer en la vida”. Y fue más dura en un mensaje enviado a la prensa donde añadió: “La Academia Sueca es importante y tiene mucho prestigio, pero eso no significa que no se pueda cambiar. Independientemente del poder, no es justo sobreponer intereses a los valores de nuestro tiempo. Por el contrario, la Academia debe ganarse la legitimidad del pueblo sueco. Acepté trabajar como secretaria permanente porque tenía apoyo en el sentido de que poco a poco, pero conscientemente se podía modernizar la Academia. Consolidar tradiciones no implica distanciarse de la sociedad, o que una persona se exprese con arrogancia. Las camarillas no son válidas hoy en día. Los delitos y las trampas tienen que ser denunciadas al sistema judicial”. Estas palabras son, sin duda alguna, un revés bien dado a todos los miembros de la Academia, en su mayoría hombres. Todo el follón desatado por Jean Claude Arnault, ha puesto también en el tapete que en la Academia existen otros problemas como por ejemplo intrigas, rencillas, irregularidades y disputas de poder. Se podría decir, entonces, que la Academia y el pueblo sueco están enfrentados por primera vez. Para empezar, la Academia no es considerada como una autoridad, sus miembros no son escogidos por el pueblo y gozaban, hasta hace poco, de un cargo vitalicio. Sin embargo, el pueblo sueco le da legitimidad y, además, se siente orgulloso de esta institución. El rey Carlos Gustavo es el máximo protector, pero no está presente en las reuniones del Comité Nobel. Desde su trono ha cambiado, o mejor dicho ha completado, los estatutos de la Academia. Pues ahora es posible que un miembro abandone la Academia a petición propia.
Como es de suponer, la mayoría de los suecos y las suecas están en contra de la conducta inmoral de Jean Claude Arnault. Y hay voces que reclaman que todos los miembros de la Academia son responsables de las jaranas suscitadas en el corazón de la institución y, por consiguiente, deberían renunciar a su cargo. Ninguna de las mujeres de los miembros (hombres), han estado implicadas en cuestiones de la Academia. No obstante, Arnault gracias a la palanca de su mujer (Katarina Frostenson) ha logrado codearse con la élite cultural sueca. Este zorro astuto vestido de cordero, durante mucho tiempo, ha vendido gato por liebre a los socios del Comité Nobel. Y todos se preguntan ¿cómo fue posible? La respuesta del pueblo sueco evidencia que este asunto se manejó con parcialidad. Algunas personalidades, desde hace tiempo, han dicho que la Academia no es una institución moderna, sino más bien conservadora, misteriosa y con un alto grado de esnobismo. Quizá la ex secretaria permanente, Sara Danius, trató de cambiar el rumbo de la institución, y encontró una fuerte resistencia entre los miembros. Un detalle curioso es que el día en que renunció Danius, llevaba una blusa blanca con un rosón. El jueves 19 de abril miles de personas se dieron cita, frente a la mansión de la Academia, para solidarizarse con Sara Danius. Hombres y mujeres llevaban también un rosón en el cuello y gritaban: ¡Que renuncien todos los miembros!, ¡Que renuncien todos los miembros!
Según ciertos analistas, la dimisión de Danius no es una cuestión de género. En todo caso, un gran porcentaje, de suecos y suecas,  aseguran que tal renuncia tiene que ver con las estructuras de poder masculino que existen en el Comité Nobel. Suecia es un país que lucha por la igualdad de género. De acuerdo al informe “The Global Gender Gap Report 2014” (Informe Global Brecha de Género 2014), Suecia ocupa el cuarto lugar entre los países que tienen mayor igualdad de género (Primer lugar Islandia, segundo lugar Finlandia y tercer lugar Noruega). Digan lo que digan, los miembros de la Academia Sueca, en cierto modo, han quebrado la imagen de Suecia y la de una sociedad moderna. La crisis en la cúpula de la institución ha dañado el Premio de Literatura más famoso del mundo. El trabajo de selección del Premio Nobel de este año está en riesgo. Pero de una cosa estoy convencido: Se les ha bajado de su pedestal a los miembros de la Academia, y tomará mucho tiempo recobrar la confianza, sobre todo, en el manejo imparcial de la institución.

(*) El autor es escritor y poeta boliviano que vive en Suecia hace muchos años.

Con el teatro de Madrastra, Cochabamba presente en “Periférica Off”

Por María José Ferrel/ANF 

Con la tercera y cuarta parte de la “Dodecalogía de la Destrucción” de Arfuy Teatro, “Los Mulas” de la compañía Madrastra, “Bárbaros” del grupo Bárbaros y “Radio Paranoia” de Teatro La Cueva, se inicia este viernes 27 de abril en El Desnivel de la ciudad de La Paz el Periférica Off 2018, bajo una selección enfocada en “otras miradas” en cuanto al hacer teatro en Bolivia. Impulsan la muestra los artistas escénicos Miguel Ángel Estellano y Enrique Gorena, con el apoyo de los autores, directores y actores de las obras que se presentarán.

La Paz está a punto de iniciar un nuevo festival Internacional de teatro (FITAZ). Los festivales son considerados como una fiesta que compromete a todos con la horizontalidad, pluralidad, diversidad e inclusión, razón del nacimiento de la muestra paralela Off. “A partir de esto, nace 'el Periférica Off', se trata de mostrar obras que parten de la experimentación, buscan otros espacios de reflexión en cuanto a ver y hacer teatro; otras formas, procesos, actuaciones, estéticas y abordajes”, indica Miguel Ángel Estellano, parte del espacio escénico El Desnivel, que propone una selección de cuatro obras realizadas en los últimos cuatro años en Bolivia.

Además de ser propuestas arriesgadas y poco convencionales en el arte escénico nacional, las cuatro obras seleccionadas tienen dramaturgia propia, algo fundamental para los organizadores del Periférica Off. “El tener como eje principal el teatro de autor tiene el fin de promover el teatro que tiene una búsqueda e interpela a una sociedad, pues es fruto de esta. Puesto que en la necesidad financiera de los festivales hay una mayor tendencia hacia un teatro de espectáculo es decir hacia lo comercial”, recalca Estellano.

Para Estellano, siempre hay visiones encontradas en cuanto a qué se define como teatro pertinente: “las instituciones tienden a la esclerosis, es por ello que las muestras Off o espacios alternativos nacen como una opción para quienes están ávidos de otras miradas”, finaliza.

La muestra Periférica Off está enfocada en teatro para adultos, así que la edad mínima de ingreso es de 16 años. El abono para las cuatro obras es de Bs 100 y la venta unitaria será de Bs 30. Después de cada función El Desnivel propone una barra fiestera especial para aquellos que disfrutan la buena música y las bebidas espirituosas.

LOS MULAS

Desde Cochabamba es parte de la muestra Periférica Off la compañía de teatro Madrastra. Se presentan con “Los Mulas” el domingo 29 de abril a las 20:00, como estreno en La Paz, en El Desnivel (calle Sánchez Lima #2282 entre Guachalla y Rosendo Gutiérrez).

“¿Qué siente el hombre cuando está a punto de declararse a una mujer?”, se preguntó el artista escénico Alejandro Marañón, como detonante para escribir “Los Mulas”. “Como hombre puedo decir que uno experimenta una fragilidad absoluta y lo que venga después puede definir, definitivamente, el resto del día.  Lo peor que podría pasar es que ella diga que no, o quien sabe, lo peor que podría pasar es que ella diga que sí.  Entonces empecé a jugar con esta frágil situación y en eso me pareció muchas más interesante que aparezcan más presencias masculinas”, relata Marañón, para quien a veces “todo lo que le queda a un hombre es un amigo”.

A partir de esta idea el grupo empezó a crear situaciones, encuentros, a hacer memoria y la obra se fue armando para después de un año de iniciado el proyecto de dramaturgia se monte “Los Mulas” en cinco meses. Actúan Gabriela Melendres, Gabriel Caballero, Gabriel Martínez y Bismark Chávez. 

DODECALOGÍA DE LA DESTRUCCIÓN

Arfuy Teatro presenta lo que es llamado ya por algunos como “un hecho post dramático en el teatro boliviano” con su “Dodecalogía de la Destrucción”, la cual no se enfoca en el drama sino en la experiencia teatral. La “Dodecalogía de la Destrucción” es un proyecto de doce obras -una por mes- en la que se reflexiona alrededor de la destructividad, la moral, la conciencia del ser y el azar.

“Doce obras entrelazadas una con otra, tal cual una red de araña, con énfasis en desvelar el proceso de creación y tensar la creación escénica, así como el diálogo con el espectador”, indica el director y dramaturgo, Winner Zeballos.

En esta ocasión, la 3ra. y 4ta. parte tienen 2 horas y 30 minutos de duración. El objetivo final de Zeballos es presentar las obras en diciembre en una jornada única de doce horas. Actúan Chelsie Zeballos, Rosa Caballero, Newton Zeballos, Karen Chávez y también Winner con Kike Gorena como invitado. Se presenta el viernes 27 de abril a las 20:00.

BÁRBAROS

“Bárbaros”, realizada en colectivo con la adaptación de un texto lingüístico de Teodorov por parte de Darío Torrez, propone una ruptura con los cánones establecidos dentro del teatro a través de nuevas búsquedas en cuanto al lenguaje escénico.

“Quizás el teatro sea el sitio por excelencia donde el espectador de este mundo pueda abandonar su complicidad pasiva con el Maquinista, descubrir los engranajes con los que la maquina lo alimenta con bellas mentiras. Y digo ‘por excelencia’ porque hay pocos sitios en este universo, donde la realidad y la ficción se encuentran en una cercanía tan inmediata y donde no se combaten, sino que se revelan recíprocamente”, inicia una especie de manifiesto de Bárbaros.

Según explican los creadores de la obra, “Bárbaros” es un acto teatral que busca ofrecer al público la experiencia de percibirse a sí mismo construyendo su miedo y su seguridad, su escepticismo y su credulidad, y tomar la decisión de permanecer en su butaca o salir del teatro.

“Queremos que el público tenga la opción de verse en proceso de construir narrativas que intentan explicar lo que está aconteciendo y de actuar como el maquinista del espectáculo que está ocurriendo en su mente. Esperamos que esa experiencia sea como la de un laboratorio donde lo que ocurre ‘in vitro’ en el teatro, contribuya en algo a la lucidez de las personas”, finaliza el manifiesto. Bárbaros se muestra el día sábado 28 de abril a las 21:00.

RADIO PARANOIA

Para finalizar la muestra Periférica Off, se presenta el martes 1 de mayo desde las 21.00 la obra “Radio Paranoia”, que sea, quizás, la obra que más reposiciones ha tenido en el país el último par de años. También fue parte de una pequeña gira internacional con presentaciones en Argentina y Chile. La obra destaca por sus actores, Patricia García, Pedro Grossman, Miguel Estellano y Piti Campos que presentan un guion original de Kike Gorena.

“Me interesaba reflexionar sobre una extrema soledad y todas las pasiones que acompañan a los líderes de opinión. El peso de la verdad directa en nuestra idiosincrasia. En el camino me encontré con el humor negro y me dediqué a jugar con eso”, reflexiona Gorena sobre la obra.

La escritura de “Radio Paranoia” fluye dentro del absurdo de las situaciones en una estética despreocupada; “que viene más de las tripas, que de la cabeza”, finaliza Gorena.

MJF // ANF

 

Suscribirse a este canal RSS
Powered by OrdaSoft!
Banner 468 x 60 px