Plaza Catorce

Plaza Catorce

Los Carnavales y el Takipayanku en Cochabamba

Juan Clavijo Román (*)

El Carnaval es una curiosa celebración que antes de la Cuaresma Cristiana le permite a la gente romper, sin pudor, los cánones morales, recurriendo a disfraces y cantos picarescos. En los tiempos de Grecia y Roma, se conocían como fiestas “bacanales”, en honor a Baco, “Dios pagano del vino”; y  las “Saturnalias”, por Saturno, “Dios de la siembra y la cosecha”. En esas fiestas bacanales, a Baco se le cantaba el Ditirambo (poema lírico, escrito en tono entusiasta, en honor de Dionisio); y el coro que interpretaba iba disfrazado de sátiro (mitología griega: mitad hombre y mitad macho cabrío, con cabeza y torso humanos, cuernos pequeños, largas orejas puntiagudas, cola larga y pezuñas) y frente a él aparecía el sacerdote, que representaba a Dios, conduciendo un barco sobre ruedas al que llamaban “carrus navalis” (carro marino o naval) y que los romanos pronunciaban “carnavalis”.

El término Carnaval viene del latín “carnis tollendus”, la carne que se ha de quitar. En estas fechas se permite la extravagancia y el desenfreno, puesto que anteceden a la época más austera de cuantas obliga el cristianismo.

EXPRESIONES EN EL VALLE

Las “carnestolendas”, significan la libertad de la carne. Se creía que Dios estaba muerto y no veía los delitos cometidos por los hombres y las mujeres, por lo tanto era permitido robar e insultar. Los “takipayanakus”, en un contrapunto, encuentro de personas, comparsas y pandillas, cuyas composiciones improvisadas, tienen un contenido picaresco. El carnaval o la fiesta de la carne, tiene sus múltiples manifestaciones populares tanto en las expresiones de danza, poesía y sobre todo en la singularidad de las coplas.

LA COPLA EN EL CARNAVAL

La copla, como el romance, es un género literario genuinamente español, que interpreta con brevedad y naturalidad el pensamiento y el sentimiento de aquellos grupos sociales no tocados por los cultos. La copla se distingue también por la llaneza de su fondo ideológico, y la sencillez de sus términos expresivos. Su característica es la naturalidad y la concisa exposición de un pensamiento completo y es su inmediato fin el de unirse a una música fácil que pueda servirle para ser cantada.

Las coplas carnavaleras con hexasílabas (6 sílabas). La composición en la mayoría de los casos consta de dos partes. La primera que  podríamos llamar de perforación, comprende los dos primeros versos y expone un pensamiento que no siempre guarda relación con el que ha de exponer la segunda parte. Ésta, a la vez podríamos decir de expresión o de fondo, comprende los dos versos finales, y sólo en ellos, se declara cuanto se intentaba expresar.

El verdadero contenido de la copla queda encerrado en los dos últimos versos.

Las coplas manifiestan gustos y disgustos, repudios, burla o fastidio frente a una serie de hechos que en otras circunstancias no le es permitido cantar, por eso se dice: “En los carnavales todo se soporta”.

Estos carnavales

Pa’ portarse mal

Gozan “wist’u vidas”

“santos” por igual.

El Carnaval cochabambino se inicia el “Jueves de Compadres”, continúa el “Jueves de Comadres”, estos dos últimos principalmente en las ferias y mercados, hasta el Domingo de Tentación. El sábado y domingo comienza las precarnavaleras y entradas de niños. El lunes en diferentes provincias, particularmente en Quillacollo. El martes de “Ch’alla” es la ofrenda a la Pachamama y a los bienes adquiridos como: casas, autos, terrenos, etc. Este es un rito andino de carácter agrícola, que se fusionó a las fiestas de Carnaval. Particularmente la Ch’alla es una práctica que se hacía en los centros mineros y los centros de adoración a las “wakas”.

Continúa el “Miércoles de Ceniza”, muy importante para los católicos. Se considera el inicio de la Cuaresma. En este día, durante la celebración de la misa es costumbre que el sacerdote ponga una cruz de ceniza en la frente de los fieles, que para muchos significa el origen trágico del hombre “de polvo vienes y polvo serás”. El jueves y viernes la alegría, las coplas, comidas, bebidas se manifiestan en secciones, comunidades, rancheríos y en familias muy renombradas. El sábado es el Corso de Corsos, que aglutina a grupos, danzarines, bandas, siendo una síntesis del carnaval del país, ya que están presentes el occidente y el oriente. Derroche de alegría y juventud. El domingo de tentación, es el último día que termina con gran algarabía y derroche de atenciones y bebidas, con gran nostalgia dicen: “Carnaval caraspa/dicen que te vas/porqué no te quedas/ veinte días más”.

(*) El autor es historiador y tradicionalista.

  • Publicado en Libros
  • 0

"Agrio", el cruel vía crucis del sistema de salud

Por Mauricio Aliaga (*)

Cruel es la vida, cruel es la muerte. Cruel es este vía crucis que comienza con un llanto y puede terminar en la cama de un hospital. Cruel es el dolor físico de un enfermo y aún más cruel es la agonía que acompaña a las familias, quienes deben pagar la mayor parte de los platos rotos. Crueldad es lo que transmite la obra de teatro “Agrio” escrita y dirigida por el cochabambino Raymundo Ramos y que visibiliza de una manera muy compleja, pero acertada, las falencias de un sistema médico condicionado por la vida moderna.

Esta obra de teatro que fue estrenada el 8 de diciembre del 2018, se presentó nuevamente en el circo El Tapeque este 22 y 23 de febrero y contó con asistencia completa del público los dos días de presentación.

MOVIMIENTO DE LA CRUELDAD

El teatro de la crueldad fue un movimiento creado por Antonin Artaud, el escritor, poeta, dramaturgo y dibujante francés que nació en 1896. Hombre atormentado e iluminado por el dolor, las drogas y la locura, Artaud es considerado por los expertos como uno de los grandes malditos del arte. Formó su leyenda a partir de sus libros donde explica la carencia del teatro moderno y la importancia de formar un teatro que sea de impacto.

Bautizó su obra como “Teatro de la crueldad” porque deseaba un teatro creado a partir de una inacabable sucesión de violentas imágenes escénicas, provocando tan poderosas e inmediatas explosiones de humanidad para que el espectador dejara caer todas sus defensas, para que se dejara perforar, sacudir, sobrecoger y, al mismo tiempo, pudiera colmarse de una poderosa y nueva carga de comprensión de la realidad, o simplemente pueda verla de otra manera.

“No uso el término crueldad para referirme a la sangre, el sadismo o el terror. La crueldad es usada como una violenta determinación para destrozar la falsa realidad y describir la esencia misma de la existencia humana”, explica el filósofo Ruzickaw en su canal de YouTube. Él dice que: “Todo arte verdadero debe encarnar e intensificar las brutalidades subyacentes de la vida para renovarse perpetuamente”. En ese sentido, Ruzickaw entiende a Artaud por medio de la unión entre conciencia y crueldad. “No hay crueldad sin conciencia, porque la conciencia da el matiz cruel, la vida en sí es cruel porque implica la muerte. Es el deseo de vivir, el torbellino de vida”.

Este estilo de teatro pretende que el espectador sea consciente de la violencia que domina las fuerzas de la naturaleza y también el interior del ser humano. Para lograr esto, Artaud advierte la importancia de la fusión entre el actor y el director, mostrando a un solo creador. Para trasmitir estas sensaciones, Artaud también propone un teatro basado en el gesto, la danza, el movimiento corporal, la escenografía, las luces, el sonido, la temperatura y otros factores que envuelvan más al público y lo aleje de las ataduras mentales que le impiden ingresar al mensaje con una perspectiva real hacia la crueldad. En su tiempo, para Artaud el teatro se habría apartado de la realidad y lo que se buscaba era retomar el sentido de la vida por medio de lo cruel y grotesco. “El cine nos asesina con imágenes de segunda mano filtradas por una máquina y que no pueden alcanzar nuestra sensibilidad total. Necesitamos un teatro que tenga en nosotros un eco profundo que trastorne todos los preconceptos y que afecte como una terapia, llevando una crueldad extrema para renovarse”, dice Ruzickaw.

“­AGRIO” DE RAYMUNDO RAMOS

Una enfermera de aspecto grotesco da la bienvenida al público en la puerta del circo El Tapeque. Al ingresar se observa un cubículo que acoge en el centro a una persona que está colgando en posición fetal con la ayuda de vendajes. En este cubículo, llamado la “Chacana”, también impresionan los detalles médicos que cuelgan alrededor del personaje Agrio; sueros, tubos, jeringas, guantes, cadenas, redes y vendas son algunos de los elementos con los que Raymundo transporta, por medio de está “Chacana”, al hospital, la morgue y al inframundo.

“Esta estructura tardó medio año en construirse desde el diseño. Ha sido difícil conseguir cerrajeros que se animen soldar las partes que la conforman”, comenta Ramos y menciona que el nombre de esta estructura (la Chacana) permite tener un personaje colgado, un personaje en el techo y a otros personajes en la parte posterior que juegan con las sombras. Su diseño tiene la intención de poder llevar al espectador a nuevas espacialidades.

Los personajes tienen una carga de impresionismo muy importante, Danilo Quezada, quien hace el papel de 1A y representa todo el sistema médico, tiene la apariencia de un carnicero lunático. El actor comenta que para lograr personificar este papel intentó darle matices grotescos. “Es un personaje que lleva y se deja llevar por el sistema (médico), por más que muestre un poco de humanidad, el sistema termina corrompiéndolo”, dice Quezada.

El sonido en esta obra es fundamental. Chirridos referencian shocks eléctricos que recibe Agrio en medio de una agonía que parece estar lejos de acabar y mientras el paciente sufre, la enfermera toma datos con la apariencia de una cotidianidad que asusta, sin inmutarse ni sentir lástima por la persona que se retuerce de dolor en el centro del escenario.

Esta obra, precisamente por su crueldad, sorprendió a los asistentes los dos días de su presentación en El Tapeque. Alfonso Terán, uno de los espectadores, enfatizaba en la versatilidad de los actores para utilizar los espacios existentes. Aunque habrá que decir también que existieron partes de la obra donde se notaba una falta de modulación para pronunciar partes del texto.

La presentación del día sábado fue especial para el grupo RroRro Circo Variette, pues despedían a Danilo Quezada quien anunció que parte a la ciudad de Santa Cruz para profesionalizar su actividad actoral en la Escuela Nacional de Teatro. Quezada dijo: “Hay que luchar por un teatro profesional, sino las cosas no avanzan, ser más competentes, tener suficientes herramientas para aportar al teatro nacional”.

SOBRE EL DIRECTOR

“Un hombre de subsuelo puede vivir 40 años en silencio, pero el día que deja de silenciar, no hay quien lo pare. Yo puedo vivir 40 años silenciado, pero el día que hable, voy a ir con fuerza voy a hacer un teatro que realmente haga reflexionar sobre nuestra realidad”, dice Raymundo Ramos, uno de los mejores actores cochabambinos contemporáneos.

Él comenzó su carrera a los ocho años. Cuenta que, mientras trabajaba lavando autos en el cementerio general, tuvo su primer contacto con el mundo artístico. “Yo vengo de una realidad de rescate, de rescatar a los niños que están en situación de calle”, dice Raymundo Ramos Choque. Ramos ingresa a la Escuela Nacional de Teatro el 2008 en la ciudad de Santa Cruz y regresó a su ciudad natal el año 2012. Desde ese año, motivando a diferentes colectivos, fomenta y organiza, junto a otros colectivos y profesionales, la celebración en Cochabamba del Día Mundial del Teatro cada 27 de marzo. El 2016 ganó el premio al mejor actor en el Premio Nacional de Teatro Peter Travesí con la obra “Informe para una Academia”.

“Un hombre de subsuelo es el que valientemente trabaja para hacer escuchar su arte, para que su arte no esté contaminado. Es leal con sus convicciones, con su manera de pensar, con su mirada crítica de la sociedad y de la vida”, dice el artista quien el 2018 sufrió un accidente en la mandíbula que lo alejó de las tablas por un tiempo.

Ramos ha trabajado con niños y jóvenes de la calle, ha hecho teatro con una visión de un mundo mejor. “Nosotros aportamos a la transformación social, yo he trabajado con niños y jóvenes de manera predispuesta para que puedan crecer como artistas. Esa es mi convicción, mi misión”, sentencia.

Raymundo es fundador de la compañía artística RroRro Circo Variette que desarrolla el arte por medio de la música, los malabares, la pantomima, el performance y, por supuesto, el teatro. En la construcción de la obra “Agrio”, participaron, además, las siguientes personas:

Ficha Técnica

Escrita y dirigida por Raymundo Ramos

Asistencia Técnica: Liz A Zekas

Diseño Arquitectónico: Alejandro Bustamante

Maestros cerrajeros: Reynaldo Pérez Castelo y Rodrigo  Bonillas

Vestuario: Milen Copa

Diseño Gráfico: Yamil Escaffi

Fotografia: Sofia Orihuela

Actuaron: Raymundo Ramos Choque, Betzy Bueno Ticona, Danilo Quezada Jamachi, Jhesica Céspedes Heredia.

(*) El autor es estudiante de la carrera de Comunicación Social en la Universidad Mayor de San Simón.

“Transiciones”, el tercer disco en solitario de Erick Cuevas

Plaza Catorce

“Transiciones” es el tercer disco en solitario del músico Erick Cuevas, quien está en Cochabamba para presentar este su nuevo proyecto en tres diferentes escenarios. La fiesta comienza esta noche, Jueves de Compadres, a las nueve, en El Mesón del Cantor, sigue el viernes 22 y sábado 23 en la whiskería Toulouse del Hotel Cochabamba, también a las diez, y cierra el domingo con un concierto matiné gratuito en el Teatro José María Achá, que inicia a las 15:30.

“Este mi disco ‘Transiciones’ está basado en folklore, pero con algunos arreglos de flamenco, de jazz y de otros géneros, pero también tiene cuecas, taquiraris, zambas, chacareras, es música boliviana y latinoamericana”, explica Erick en una entrevista con Plaza Catorce. En la presentación de este su nuevo trabajo lo acompaña una delegación de músicos extranjeros y nacionales con los que habitualmente se ha estado presentado en Santa Cruz, ciudad donde radica hace varios años. El grupo está integrado por el marroquí Gael Wermelinger (saxo tenor), el chileno Jobim Jara (guitarra), el argentino Omar Gonzales (guitarra y voz), el boliviano Verty Bracamonte (voz, bombo y guitarra), el cubano Carlos Rosell Pla (batería) y el argentino Darío Chiocchia (contrabajo y voz) y como invitada especial estará la voz de la tarijeña Estela Rivera.

Dedicado a la música hace varias décadas, Erick ha grabado discos con diferentes colectivos, pero hace unos años que empezó a trabajar en solitario y sacó primero un disco con sus composiciones hechas para teatro y documentales, su segundo trabajo lo realizó con la poeta chuquisaqueña Paura Rodríguez para el libro “Pez de piedra” y, al margen de “Transiciones”, prepara un cuarto trabajo que, según adelanta, estará listo en los próximos meses.

Para la última semana de marzo, Erick y su delegación tienen planeado viajar a La Paz para presentar “Transiciones” y tienen planeado ir también, en abril, por escenarios de Sucre. El músico ha contado a Plaza Catorce que en mayo se va a vivir a España y a preparar el camino para la llegada de todos los músicos que lo acompañan ahora, ya que tiene en agenda presentaciones en países como Suiza, España e Italia. “He mandado la música y les ha gustado mucho y hay varias propuestas para que vayamos a tocar. Estoy muy contento con eso”, asegura y, además de hacer música, Cuevas tiene planeado en octubre empezar su maestría en Gestión Cultural en la Universidad Complutense.

Tania Monje y Morely Sánchez ganan concursos de literatura 2019 de La Hoguera

Por Plaza Catorce

La psicóloga Tania Magalí Monje Cuadrado y la estudiante de Derecho Morely Noelia Sánchez Tapia son las ganadoras del III Concurso Nacional de Literatura para Niños y Jóvenes “Abrapalabra” y “Puraletra”, respectivamente, que organiza el Grupo Editorial La Hoguera y cuyos resultados fueron dados a conocer este miércoles 20 de febrero.

“El jurado, después de una deliberación entre varias propuestas de cuentos para el concurso ‘Abrapalabra’ (para lectores entre 5 y 10 años) y postulantes para novela corta para el concurso ‘Puraletra’ (para lectores entre 11 y 18 años) y con la presencia de la notaria Dra. Lipsi Urzagasti Zabala (Notaría de Fe Pública Nº43), otorgó el premio a las obras presentadas bajo los seudónimos de ‘Maho’ (Tania Magalí Monje Cuadrado) y ‘More’ (Morely Noelia Sánchez Tapia) para Abrapalabra y Puraletra, respectivamente”, señala un comunicado de prensa enviado por La Hoguera.

Psicóloga clínica de profesión, Tania Magalí Monje Cuadrado es oriunda de Potosí y vive en Santa Cruz de la Sierra. El año 2015 publicó el libro para niños “Cuentos de barrio”. “Para el III Concurso Nacional de Literatura para Niños ‘Abrapalabra’ se presentó con el libro de cuentos ‘Perdidos en la biblioteca’, un conjunto de cinco historias para niños que se inician en la lectura y que hace referencia a autores universales, a la importancia de visitar bibliotecas y de inculcar el hábito de la lectura. Cuentos divertidos, en los que además de hablar en ‘p’ y de jugar con la imaginación la autora nos invita a simplemente gozar de los libros”.

Nacida en La Paz, Morely Noelia Sánchez Tapia tiene 19 años y actualmente estudia la carrera de Derecho y ha auto-publicado la novela “Art of moving on” el año 2015. “Morely se presentó al III Concurso Nacional de Literatura para Jóvenes ‘Puraletra’ con la novela corta ‘Feliz error’, una historia futurista, en la que los robots interactúan con los humanos y los sentimientos con los cables. La joven autora hace una reflexión sobre la tecnología y lo humano con una conmovedora historia en la que el protagonista es un niño robot cuyo fin es trabajar como electrodoméstico”. 

El Grupo Editorial La Hoguera, dice la nota de prensa, se siente muy satisfecho con los resultados obtenidos en esta tercera experiencia en concursos. Le han llegado propuestas de todo el país y no descarta publicar además algunas propuestas interesantes que fueron finalistas. En junio de este año se lanzará la convocatoria para el cuarto concurso, que será nuevamente de cuentos para “Abrapalabra” y de novela corta para “Puraletra”. Las bases del concurso se podrán obtener en www.lahoguera.com.

Tania Magalí y Morely Noelia Sánchez recibirán cada una Bs 10.000 de premio, más la publicación del libro. Los premios se entregarán en el marco de la 20ª Feria Internacional del Libro de Santa Cruz de la Sierra, que se realizará entre el 29 de mayo y el 9 de junio próximo. 

El primer Concurso Nacional de Literatura para Niños y Jóvenes “Abrapalabra “y “Puraletra” se realizó el año 2017 y los ganadores fueron Marcelo Martínez de La Paz y Carlos Vera de Cochabamba; con las obras “El ratón de campo y otros cuentos” y “Los estornudos fóticos”, respectivamente. El año pasado obtuvieron los premios Mariana Ruiz de Tarija con su libro “Cuentos con mermeladas” y Boris Paredez de Sucre con la novela “Adiós a la verde hierba”. Los libros de los ganadores se leen actualmente en varios colegios de Bolivia.

  • Publicado en Libros
  • 0
Suscribirse a este canal RSS
Powered by OrdaSoft!
Banner 468 x 60 px