Plaza Catorce

Plaza Catorce

XIX Feria del Libro de Santa Cruz reunirá a más de 180 expositores y más de 200 escritores

La décimo novena Feria Internacional del Libro de Santa Cruz arranca este próximo miércoles 30 de mayo con la participación de más de 180 expositores repartidos en seis pabellones, la presencia de 50 escritores internacionales y alrededor de 180 nacionales; y la presentación de 80 libros de diverso género.

Este año Cuba es el país invitado de honor y Samaipata el municipio. La escritora mexicana Margo Glantz y el politólogo francés Sami Nair son los invitados de lujo que espera recibir esta cita literaria. Asimismo, habrá cinco encuentros internacionales: de Microcuento, de Narrativa, de Poesía, de Bibliotecarios y de Literatura Infantil y Juvenil, según ha informado el comunicado de prensa la agencia de comunicación SouzaInfantas.

Para la escritora María Sarah Mansilla, presidenta de la Cámara Departamental del Libro de Santa Cruz, el público tendrá un abanico de opciones para disfrutar de la fiesta del libro más grande e importante del país. En ese orden, la FIL cruceña también tendrá un cine en el que se podrá disfrutar de un ciclo de películas cubanas y nacionales, mientras que en el pabellón infantil el Dragón Lector, el Caballero y la Dama del Saber esperarán a los niños con los monstruos de sus historias favoritas como Frankenstein, Drácula, Lobo Feroz, Grinch y Solluz y Bulluz, de la saga de Benjamín, entre otros.

“La Feria del Libro se ha convertido en parte del estilo de vida de la población de Santa Cruz. El lugar de conexión de los lectores con sus autores”, afirmó Mansilla, quien adelantó que el Premio Anual de la Cámara será para la Red de Bibliotecarios del municipio cruceño.

Los horarios de atención serán de lunes a jueves y domingo de 15:00 a 23:00 horas, mientras que el viernes y sábado será hasta las 24:00 horas. El costo de las entradas será de Bs 20 para mayores, y los menores de entre 12 y 5 años pagarán Bs 5 y los menores de cinco años entrarán gratis. Según los organizadores, los estudiantes que lleguen en delegación acompaños de un profesor y un listado también tendrán un ingreso libre a la feria. 

Son varias las editoriales y los escritores cochabambinos que participarán de la XIX FIL de Santa Cruz. Por ejemplo, la editorial Nuevo Milenio presentará varios títulos como: “El día de todos tus santos” de la autora Fabiola Morales; “Los días de la peste”, del ya consagrado Edmundo Paz Soldán; “Autoretrato” de Saúl Montaño y “Los Constantinoplanos” del también cochabambino Raúl Rivero Adriázola.

Eduardo Mitre: Poeta intenso, concreto, fecundo…

Por Márcia Batista Ramos (*)

 

PENA

Con la misma mano

que te hirió,

ciega de ira

como una pedrada;

con la mano cortada

por tu mejilla,

ahora mancho esta página,

sangro estas líneas.

 

Así, el poeta orureño nacido en 1943, Eduardo Mitre, destila los sentimientos, haciendo gotear  las palabras en forma de poesía,  por más de cincuenta años;  ya que publicó su primer libro, “Elegía a una muchacha”,  en 1965.

Ciudadano del mundo,  que heredó en la sangre, las emigraciones, pues, su familia emigró de Palestina a las altiplanicies orureñas, en los años treinta del siglo pasado. Nació y creció en la atmósfera peculiar de los inmigrantes, en su caso, llegados del medio oriente a otro país, que cuentan historias de allende mar y aguzan el espíritu viajero; cosen alas en el alma y uno busca nuevos paisajes, nuevas sonrisas, mientras acaricia la añoranza  que lleva consigo impregnada como un perfume en el alma.

Como la poesía reside en su alma, el  poeta mora en Nueva York, ahora en Brooklyn y poco antes en Manhattan; donde la selva de cemento aleja las estrellas y atrae los recuerdos, las tristezas, las nostalgias  y también la celebración de las cosas cotidianas: la mesa, la silla, la puerta, la ventana en Brooklyn o la bronca que brota de las injusticias de cada día; haciendo que el poeta emerja en versos cotidianamente; haciendo su obra prolífica.

Eduardo Mitre estudió Derecho en la Universidad Mayor de San Simón de Cochabamba y, posteriormente, realizó estudios de literatura francesa en Francia y literatura latinoamericana en Estados Unidos, donde se doctoró por la Universidad de Pittsburgh con una tesis sobre la poesía de Vicente Huidobro. Enseñó en Columbia University de Nueva York, en Dartmouth College,  New Hampshire, en La Universidad Católica de Cochabamba y actualmente enseña en Saint John’s University de Nueva York. Desde 1999. Colabora en las revistas Eco, publicada en Colombia; Vuelta, Plural y Cuadernos Hispanoamericanos de México.

Eduardo Mitre figura en la pléyade de los más importantes poetas Latinoamericanos. Siendo Miembro de Número de la Academia Boliviana de la Lengua correspondiente de la Real Academia Española. Tiene una vasta obra intelectual, incluyendo un trabajo muy valioso de crítica literaria.

Con el poemario Morada (1975), mereció el comentario del Nobel de literatura, Octavio Paz, que fue publicado en la Revista Vuelta en México: - “Es un libro precioso, hecho de aire y luz, hecho de palabras que no pesan, como el aire y que brillan como la luz. Un libro casi perfecto”.

Luego publicó: “Ferviente humo” (1976), cuyo comentario de Julio Cortázar fue el siguiente: -“La lectura de Ferviente humo ha sido para mí una bella experiencia de poesía. No es frecuente un libro en el que cada poema constituye una entidad, algo así como una estrella que luego, con los otros poemas, dará la constelación total del poeta.

En 1979 sale a la luz: “Mirabilia”;  “Razón Ardiente” (1982), también presentado en París, en una edición bilingüe.  Siguiendo: “Desde tu cuerpo” (1984); “La Luz del regreso” (1990); “Líneas de otoño” (1993); “Carta a la inolvidable” (1996);  “Camino de cualquier  parte” (1998); “El paraguas de Manhattan” (2005); “Vitrales de la memoria” (2008); “Al paso del instante” (2009); “La última adolescencia” (2016) .

La producción de Eduardo Mitre figura en las principales antologías de la poesía boliviana, asimismo, se halla en varias antologías de poetas latinoamericanos.

En su obra crítica figuran: “Huidobro: hambre de espacio y sed de cielo”,  2. ª Edición (2015); “El árbol y la piedra” (1988); “De cuatro constelaciones” (1994); “El aliento en las hojas” (1998); y “Pasos y voces “(2010).

Como traductor, ha traducido del francés  al español, una selección de poemas de Adolfo Costa du Rels, “Poemas” (1988), además de una antología de poetas belgas, “Urnas y nupcias”  (1998).

El 11 de mayo del 2016, Eduardo Mitre fue homenajeado por el Centro Simón I. Patiño. El acto comprendió la proyección del documental: “El peregrino errante: Eduardo Mitre”, producido por el Centro Patiño; y la presentación del libro: “La crítica y el poeta: Eduardo Mitre”, publicado por Plural Editores y la UMSA. En el homenaje, participaron la escritora Mónica Velásquez, el editor José Antonio Quiroga y el crítico literario Luis H. Antezana.

Eduardo Mitre dejará como legado una importante obra de apurada estética, donde el poeta siempre se muestra intenso, concreto, fecundo, mismo cuando se trata de dimensiones que pueden llegar a ser tan subjetivas y a la vez, tan implacables como el paso del tiempo:

 

Sin darse uno cuenta

Sin darse uno cuenta,

sin poder creer,

insólita como la adolescencia:

la entrada en la vejez.

 

También comienza con la propia voz

que de pronto un día

nos suena extraña, ajena,

y en el espejo una cara

nos mira

como si no fuera la nuestra.

 

Y uno vuelve a dudar,

a no saber quién es,

a ensimismarse y caer

en el pozo de la extrañeza.

 

Pero ahora no hay

padre a quien preguntar

o contra quien rebelarse,

ni madre en cuyo regazo

apoyar la cabeza

para que amaine

la fiebre o la soledad.

 

Y uno va por las calles

mirando, de soslayo, a las mujeres

que pasan radiantes,

avivando

ya más que el deseo,

una incurable

nostalgia de futuro.

 

Y de noche, al lado: el cuerpo amado,

no hace mucho deseante y deseado,

y ahora como el de uno:

cubriéndose avergonzado

con la sábana y las manos

la ajada desnudez.

 

Última adolescencia,

más grave y huérfana:

la entrada en la vejez.

 

Y al término de ella:

no ya la juventud,

tampoco la madurez.

(*) La autora es escritora.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

"Drácula el Musical" llega a Cochabamba

“Drácula el Musical”, una obra de los argentinos Pepe Cibrián y Ángel Mahler y que será puesta en escena por el equipo de Macondo Art, llega a Cochabamba el próximo 1 de junio, donde será presentada a las 19:30 en el Coliseo Alemán Santa María.

Bajo la dirección de Leonel Fransezze y Fabricio Ferrufino, en el escenario estarán unas 30 personas, entre actores, cantantes y bailarines y detrás de bambalinas otras 20. “Somos unas 50 personas viajando por el país. Lindo reto. Más allá de los 30 artistas que se ven en escenario, tenemos otros artistas detrás cuyo aporte es definitivo para la calidad del espectáculo en luces, sonido, vestuario, escenografía. La factura de imagen de las obras está determinada por estos aspectos también”, explica en una entrevista virtual con Plaza Catorce, la actriz y productora Claudia Gaensel. 

En los roles principales de esta adaptación de la centenaria novela “Drácula” (1897), del escritor irlandés Bram Stoker, actúan en los roles principales Leonel Fransezze, que interpreta al conde Drácula; Michelle Csapek es Mina; Roberto Cainzo encarna a Jonathan Harker y Claudia Arce a Lucy; y completan el elenco José Luis Duarte como el legendario Van Helsing y Sofía Ayala como Nani.

“Drácula el Musical” se estrenó el año pasado en La Paz, donde se presentó en nueve funciones con volteo de taquilla y también llegó a Potosí donde, en una única función, logró reunir a 1.200 espectadores. “El musical argentino más exitoso de los últimos 20 años llegó a Bolivia, se estrenó en la ciudad de La Paz con elenco local en septiembre de 2017, con gran convocatoria de público”. Hasta el momento, según Macondo, este musical ha sido visto por 9.500 espectadores en Bolivia, “marcando un precedente histórico en nuestro teatro. Macondo Art logró que la producción en escena esté a la altura de las grandes capitales del mundo, con un estupendo despliegue de luces, vestuario, escenografía y gran calidad interpretativa del elenco”.

DIRECCIÓN Y PRODUCCIÓN

Leonel Fransezze, director general y actor principal en “Drácula el Musical”, es argentino radicado en Bolivia hace varios años, donde se desempeña como director, productor, presentador de televisión, actor y cantante. Estudió canto lírico con profesores del Teatro Colón y teatro en la escuela argentina “Brio”. El 2010 debutó profesionalmente en Calle Corrientes (Argentina) con el musical “Drácula”, oportunidad en la que interpretó a Jonathan Harker. Desde que ha llegado a Bolivia, ha trabajado en la producción de más de una decena de eventos artísticos: “El Hombre de la Mancha”, “Chicago”, “Jesucristo Super Star”, “Las Criadas”, entre otras. En su faceta de actor de cine, ha trabajado en películas como "Engaño a Primera Vista" y “Averno"; y en teatro, bajo la dirección de Fernando Arze, en la obra “REC”. El año pasado participó como jurado de los Premios Platino 2017 celebrados en Madrid (España) y también es productor de la miniserie “La Entrega”, que se estrenará este 2018.

En “Drácula el Musical”, Fabricio Ferrufino es el director de coreografía. Fabricio tiene formación en ballet clásico, jazz dance y danzas de salón, entre otras y fue parte del Ballet Oficial de Bolivia, bajo la dirección de Norma Quintana. Por su trayectoria profesional ha recibido varios reconocimientos y ha ganado premios, entre ellos dos premios Eduardo Abaroa (2013). Bailarín y coreógrafo de profesión, junto a su compañía de Jazz Dance CODA, Fabricio ganó el Concurso Nacional de Danza “Melba Zárate”. Actualmente forma parte del directorio de Asoadanz, es bailarín independiente y director general de la Escuela de Jazz Dance y Compañía CODA.

La actriz Claudia Gaensel es la productora de este este espectáculo y también responsable y creadora del diseño de vestuario, uno de los grandes atractivos de “Drácula el Musical”, vestuario que ha sido confeccionado por el grupo de Macondo, a la cabeza de Isabel Jurado.

Según cuenta Claudia Gaensel, Macondo es una empresa Boliviana “que tiene cinco años en el mercado, en los cuales hemos crecido mucho. Nuestra intención es profesionalizar el arte, importar y exportar talento, realizar producciones que no tienen nada que envidiar a los países de la región y poco a poco lo conseguimos. Cada año nos superamos a nosotros mismos y estamos muy orgullosos y contentos por eso”. 

En su trabajo como actriz, Claudia ha participado en importantes películas como “La Guerrilla del Che parte 2” y “También la lluvia”, pero trabaja en producción artística hace 20 años, “es mi vida”, asegura y agrega que: “Sin duda el cine es mi pasión y es un lugar en el que sigo y no pienso dejar, pero el teatro es un camino sin retorno, una vez que empiezas necesitas sentir la adrenalina que te da el contacto y la evaluación inmediata del público. Mi debut en los musicales se llama Leonel Fransezze, él me invito, me convenció, y no me queda más que decirle gracias”.

“Quiero contarte –adelanta la actriz en la entrevista– que este año con Macondo estrenamos una película titulada ‘Muralla’, es la opera prima de Gory Patiño, un peliculón, y nos encontramos en plenos ensayos de otro musical esta vez uno inédito que se estrena en Bolivia, lo cual también me tiene muy contenta y en un proceso creativo muy intenso”.

Macondo Art ya estuvo por Cochabamba en el mes de febrero pasado, presentando “La Traviata”, un espectáculo musical que tuvo lleno completo. Para “Drácula el Musical” los precios de las entradas serán de 50, 80, 100 y 120 bolivianos y las mismas pueden ser compradas a través de www.Superticket.com.

Las ventajas de aprender inglés

Cerca de 140 estudiantes, de seis años adelante, en dos ceremonias realizadas el viernes 27 y el sábado 28 de abril, recibieron diplomas por haber concluido satisfactoriamente su aprendizaje en los programas de nivel intermedio, intermedio superior y nivel avanzado, con los que cuenta el Centro Boliviano Americano de Cochabamba (CBA), institución dedicada a la enseñanza del idioma inglés desde hace 60 años.

“En el CBA tenemos dos ceremonias de graduación al año una por lo general en abril y otra en octubre y dado que el número de graduados va creciendo cada vez más, hemos dividido cada ceremonia entre adolescente y adultos una, y preadolescente y niños otra”, explica en una entrevista con Plaza Catorce, Mery Blum, directora Académica del CBA.

En la ceremonia del 27 de abril, 16 estudiantes se graduaron del programa intermedio, 38 del programa intermedio superior, dos del programa avanzado y 14 personas recibieron su Certificado de Competencia en Ingles (ECCE) de la Cambridge Michigan Language Assessments de Estados Unidos. En la ceremonia del 28 de abril, ocho se graduaron del programa de niños de seis años, 24 del programa de niños de 7 a 10 años, 18 del programa avanzado de niños y 11 del programa de preadolescentes.

“En estas graduaciones –dice Blum– también distribuimos los certificados a jóvenes que dan los exámenes internacionales ECCE de la Universidad de Michigan, entonces les hacemos entrega oficial de esos sus certificados que son muy valiosos porque son reconocidos en todo el mundo y no tienen fecha de expiración como el Toefl”.

Según la Directora Académica del Centro Boliviano Americano, la entrega de estos certificados ECCE, en específico, hace que las ceremonias sean muy emocionales “porque es la adquisición de un certificado, de un diploma, por haber no solamente cursado un cierto tiempo ciertos cursos de inglés, sino porque se adquiere una herramienta muy útil para toda la vida. En realidad, los chicos que reciben sus certificados han cambiado ya su vida, uno los puede situar en cualquier parte del planeta y se pueden comunicar; eso les cambia la vida. Ellos adquieren el idioma, no aprenden algo para dar un examen y tener un cartón, sino que adquieren algo que les es útil en su vida como turistas, en su vida académica, en su vida laboral; para comunicarse con otras culturas y con otras personas que piensan diferente a nosotros, y además recién aprenden a comparar esa otra cultura con la propia o sea que es algo bien importante”.

LICYEL PAULAS CON UNA PASANTÍA EN HARVARD

Entre los estudiantes que recibieron sus certificados en la First Graduation Ceremony April 2018, están jóvenes que han sido beneficiados con las becas Martin Luther King, College Horizons  y las becas Access. Cada año, estas becas son patrocinadas por la Embajada de Estados Unidos en Bolivia, becas que por lo general cubren el costo de los estudios, transporte y también los libros. “Están en una situación muy ventajosa estos chicos y la mayor parte aprovecha muy bien” dice Mery Blum y asegura que un 95 por ciento de los becarios se aplican bien. “En junio vamos a tomarles el ECPE, que es el examen avanzado de la Universidad de Michigan y doce chicos becados, que ya son bachilleres, van a dar ese examen, esto es algo que verdaderamente les cambia la vida”.

Solo por mencionar uno de los varios casos, este año una de las jóvenes favorecidas primero con la beca Access, ha logrado conseguir otra beca para realizar una pasantía de  10 semanas en la Universidad de Harvard.  Ella es Licyel Paulas, estudiante cochabambina de la carrera de Biología de la Universidad Mayor de San Simón.

“Licyel Paulas recibió la carta de aceptación al programa de investigación de células madre Harvard Stem Cell Institute Internship Program. Licyel es becada del programa Access, lo cual le permitió ser parte de varios programas de capacitación y viajes auspiciados por la sección de prensa de la Embajada de Estados Unidos y más importante el Centro Boliviano Americano de Cochabamba”, explica Rolando Ribera, asesor educativo del CBA.

Según destaca, a este programa de células madre aplicaron 575 estudiantes de todo el mundo y solo 35 han sido aceptados, entre ellos Licyel, porque cumplieron con los rigurosos estándares de admisión. “Va ser un gran paso en su formación académica, sobre todo el que pueda llegar de allá y haber experimentado nuevos avances; el haber experimentado sobre todo el trabajo de laboratorio, sabemos que las universidades en los Estados Unidos invierten mucho en investigación, siendo Harvard una de las universidades elite, Licyel va tener a su disposición laboratorios donde va poder experimentar todo aquello que siempre ha querido, esto va repercutir mucho en ella, en sus futuros planes y sobre todo al llegar acá y compartir con profesores y compañeros de clase. Toda esa experiencia va servir como motivación para que estudiantes bolivianos tengan en mente que sí se puede acceder a programas”, destaca Ribera sobre Licyel Paulas, quien viaja a Estados Unidos este 4 de junio y retorna el próximo 10 de agosto.

LA EXPERIENCIA DE LOS PROFESORES

Como parte del programa de graduación, el mes anterior a la ceremonia los alumnos se reúnen y eligen a un profesor para que los acompañe el día del acto. Este año, uno de los profesores elegidos fue Alberto Rojas Montaño, quien en el discurso de circunstancias destacó sobre el cambio que experimentará la vida de los graduados, “ya que tienen una herramienta poderosa que es el inglés y eso les va abrir muchas puertas tanto en el exterior como en el interior de nuestro país, y esos cambios van a ser gratos y van hacer que ellos mismos crezcan como futuros profesionales”.

“Yo estoy trabajando en el CBA desde hace 17 años”, cuenta Rojas en una entrevista con Plaza Catorce, donde también refiere cómo, en todo este tiempo que lleva en el CBA, ha visto aumentar constantemente el número de estudiantes y el interés de las personas por aprender el idioma inglés. “Una de las razones es que los padres hoy en día entienden que el inglés no es solo un lujo para sus hijos sino una necesidad, ya que muchas de las becas en programas de estudios superiores de universidad exigen inglés, aparte de eso muchas de las empresas actuales ya hacen negocios con empresas del exterior y requieren que sus empleados hablen el inglés para atraer más clientes y atenderlos mejor”, asegura Rojas Montaño.

Cochabambino de nacimiento y bachiller del colegio público Sergio Almaraz Paz, el profesor Alberto Rojas comenzó a estudiar inglés en el Centro Boliviano Americano a sus 17 años. “En esa época tuve que trabajar para poder pagar mis estudios, y tuve la alegría de estar aquí aprendiendo y ahora tengo la alegría de trabajar aquí actualmente”, dice  y agrega que el “CBA desde hace más de 60 años se dedica a la enseñanza del inglés y si bien al inicio era un poco para la gente pudiente, ahora se ha vuelto más una necesidad y muchas de las personas, incluyéndome a mí que en mi época de adolescente trabajamos para pagar nuestros estudios en el CBA y poder mejorar nuestra educación, lo que nos abrió a mi particularmente, muchas puertas para poder trabajar y sostener a mi familia”.

Suscribirse a este canal RSS
Powered by OrdaSoft!
Banner 468 x 60 px