Plaza Catorce

Plaza Catorce

“Microficciones”, nuevos cuentos de Víctor Montoya

Por Plaza Catorce

El Grupo Editorial Kipus publicó recientemente la nueva obra del escritor paceño Víctor Montoya: “Microficciones”, que está inspirada en “diversos temas que ocupan el tiempo y el pensamiento de los seres humanos”, y está compuesta por “ciento cincuenta y cuatro (154) microcuentos; algunos de ellos escritos de manera muy breve, con solo dos o tres renglones, y una gran economía de lenguaje, que es una de las principales características de este género literario”, según explica el escritor en una entrevista virtual con Plaza Catorce.

Así, “Microficciones” está divido en tres partes: “El baúl de los suspiros breves”, “Microzoología” y “Uno, dos, tres, cuenta al revés”, partes en las que “se abordan temas referentes a la vida, el amor y la muerte; al reino animal desde una perspectiva fabulada y humorística y, en la última parte del libro, recreo varios cuentos clásicos re-contándolos al revés y con una fuerte dosis de irreverencia y erotismo”.

Uno de los atractivos de  “Microficciones” son las ilustraciones que lo acompañan y que han sido hechas por el artista Jorge Codas y que están inspiradas en los relatos. “Jorge Codas –dice Víctor Montoya—es un reconocido artista plástico paraguayo que actualmente reside en Francia. Lo conocí por medio de su esposa, la francesa Vanessa Tiogroset, quien editaba una revista digital de artes visuales. Ella editó en su revista la parte de ‘Microzoología’ del libro, con las ilustraciones de Jorge Codas. A mí me encantaron las ilustraciones que hizo para los cuentos. Así que, cuando iba a editarse el libro completo en Bolivia y en soporte papel, le pedí que ilustrara todo el libro. Él accedió amablemente a mi pedido y llenó las páginas con extraordinarias imágenes, que no sólo sirven de apoyo a los textos, sino que son verdaderas obras de arte que despiertan la fantasía y el interés estético de los lectores”.

Otro libro de Víctor Montoya que también tiene obras de arte incluidas es “Retratos”, cuya segunda edición se imprimió este 2018. “Efectivamente, el Grupo Editorial Kipus reeditó una versión corregida y aumentada de mi libro ‘Retratos’, que es una suerte de galería de cuarenta y cinco retratos y textos, situados entre la crónica periodística y el relato literario, en los que se tejen los cabos sueltos de la realidad y la fantasía, y, sobre todo, se recrean insólitas historias de vida, a partir de un fabuloso mosaico de fotografías y pinturas célebres”, cuenta Montoya. De ese modo, “Retratos” lleva obras como como “El yatiri”, de Arturo Borda; “Saturno devorando a sus hijos”, de Francisco de Goya; “Atardecer en el paseo Karl Johan”, de Edvard Munch; “Eva”, de Fernando Botero y “La mujer barbuda”, de José de Ribera, entre muchas otras obras arte.

El penúltimo libro de Víctor Montoya es “Crónicas mineras”, que se publicó el año 2017 y ahora, después de publicar “Microficciones”, “como todo escritor dedicado al oficio de la escritura”, el boliviano tiene “un par de trabajos que están en marcha y a punto de ser concluidos. Espero que el próximo año estén a disposición de los lectores interesados en mi obra literaria”.

El escritor Dan Wells visitará Cochabamba

Por Plaza Catorce

El escritor Dan Wells nació en Estados Unidos el año 1977, tiene una licenciatura en Literatura Inglesa por la Universidad de Brigham Young, donde se especializó en Escritura Creativa y Edición. Es autor del bestseller de terror “I Am Not a Serial Killer” (No soy un asesino serial), con el que obtuvo un gran éxito de la crítica y el público, y que ha sido traducido a más de cuatro idiomas, entre ellos el español.

Esta novela trata de un muchacho de 15 años, John Wayne Cleaver, que además de estudiar en el colegio y ayudar a su madre que trabaja en una morgue, se considera un sociópata con claros signos que lo delatan como un futuro asesino en serie y crea para sí mismo una especie de decálogo de comportamiento para estar siempre lejos del mal. Sin embargo, esta aparente tranquilidad controlada se quiebra cuando en la ciudad de John Wayne Cleaver comienzan a haber una serie de asesinatos. El joven va tras la pista del asesino y descubre a su vecino como autor de los horripilantes crímenes. Si bien el verdadero asesino es al final de cuentas un ser sobrenatural que necesita de órganos humanos para mantenerse vivo, John Wayne Cleaver decide romper sus propias reglas y matar al criminal para restaurar el orden. Este libro fue publicado el año 2009 y siete años después pasó a la pantalla grande en una película que lleva el mismo nombre y que también tuvo bastante éxito y que ha sido dirigida por Billy O’Brian, protagonizada por Max Records, Laura Fraser, Christopher Lloyd y Christina Baldwin, y filmada en Inglaterra e Irlanda.

En una entrevista que publicó hace un par de semanas atrás el periódico Clarín de Buenos Aires (Argentina) en su página web, Dan Wells cuenta que fue por accidente que se convirtió en escritor de novelas de terror, ya que su intención era escribir fantasía al estilo de J.R.R. Tolkien, cuyos libros leyó mientras crecía. Sin embargo, luego de escribir cinco novelas de fantasía que al final nunca se publicaron y que, según sus amigos eran muy oscuras y tenían mucho horror, Wells decidió probar y escribió “I Am Not a Serial Killer”.  Luego del éxito obtenido, al año siguiente presentó la secuela “No soy el señor monstruo” (Mr. Monster) que se publicó en Inglaterra. La tercera obra de la saga salió el 2011, también en Inglaterra, bajo el título “No quiero matarte” y en los años siguientes aparecieron más títulos. La cuarta novela de esta serie se titula “The Devil’s Only Friend” (2015), la quinta entrega es “Over your Dead Body” (2016) y la sexta “Nothing left to lose”, que salió al mercado en 2017, pero que aún no ha sido traducida al español.

Además de estos seis libros, Dan Wells también es autor de dos sagas de ciencia ficción dirigidas al público juvenil. Una de ellas es “Partials” (2012), a la que le sigue “Fragmentos” (2013) y “Ruins” (2014). Esta saga está ambientada en un Estados Unidos del año 2076, donde una joven tiene la misión de crear una cura para un virus creado por cyborgs (Partials) y que impide que los recién nacidos vivan más de tres días. Otra de sus sagas comienza con “Bluescreen” (El Mirador) y la historia está ambientada en el año 2050 en la ciudad de Los Ángeles, y donde la humanidad entera vive conectada a Internet.

Durante este mes de julio, Dan Wells ha estado en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, presentando al público juvenil sus obras y también ha estado en la Feria Internacional del Libro de Lima (Perú). En estos días llega a Bolivia, donde primero se presentará en la Feria Internacional del Libro de La Paz y el 8 de agosto estará en Cochabamba en dos auditorios. A partir de las 15:00 en el Centro Boliviano Americano (25 de Mayo casi Mayor Rocha) y a partir de las 19:00 en la Biblioteca del Centro Simón I. Patiño.

I Concurso Nacional Libro de Cuentos

Por Plaza Catorce

Este martes 31 de julio vence el plazo para la presentación de los originales para el primer Concurso Nacional Libro de Cuentos que el PEN-Bolivia lanzó meses atrás y que cuenta con el apoyo del Grupo Editorial Kipus y de ENDE Transmisión. El jurado de este concurso estará conformado “por tres relevantes intelectuales del medio, que no sean miembros de PEN-Bolivia o filiales. El fallo del jurado es inapelable. El jurado podrá declarar desierto el concurso”.  La ceremonia de premiación se realizará en los siguientes meses que quedan de este 2018, en una fecha que será fijada por los organizadores y será también anunciada en los medios locales y nacionales.

Según detalla la convocatoria, de este concurso podrán “participar todos los escritores bolivianos o extranjeros residentes en el país o bolivianos en el exterior, con una obra inédita, o que no esté concursando simultáneamente en otras convocatorias. La presentación de la obra debe ser en español, en tamaño carta, a doble espacio y en letra tamaño 12 puntos. El tipo de letra es Times New Roman. La obra de cuentos debe tener un mínimo de ochenta (80) páginas y un máximo de doscientas (200). La temática es libre”.

La convocatoria también señala que: “Se otorgará un premio en LOTE DE LIBROS por un valor de tres mil quinientos bolivianos (Bs. 3.500) otorgado gentilmente por ENDE TRANSMISIÓN en pro de la literatura nacional. Asimismo, se entregará al autor 10 ejemplares de la obra ganadora. El Grupo Editorial Kipus editará la obra ganadora y se reserva el derecho de comercializar el resto de la edición para cubrir costos de publicación. La editorial entregará treinta ejemplares del libro a PEN-BOLIVIA para difusión”.

Aquellas personas interesadas en participar, deben enviar un original de su libro de cuentos firmado con seudónimo y dos copias del mismo en un sobre cerrado que también debe contener “un disco compacto con una copia grabada del libro. Se debe incluir, también, en otro sobre cerrado, la información correspondiente al concursante: Seudónimo, nombre(s) y apellido(s) completos, número de documento de identificación, dirección, número de celular y correo electrónico, resumen de su bibliografía; y, deberá estar marcado con I Concurso Nacional de Libro de Cuento 2018 y seudónimo” y serán admitidos aquellos trabajos que ostenten el matasellos de origen con fecha igual o anterior a la citada.

Los libros de cuentos que vayan a este concurso deben ser enviados a la siguiente dirección:

I CONCURSO NACIONAL DE LIBRO DE CUENTOS PENBOLIVIA 2018

Edificio Comercial Center, 3er piso, oficina 4

Av. Santa Cruz 1274, entre Beni.

COCHABAMBA

Los trabajos recibidos no serán devueltos y finalizado el concurso se destruirá todas las propuestas una vez se conozca la obra ganadora.

La Medicina Ancestral de los Sikuris de Taypi Ayca–Italaque

Por Boris Bernal Mansilla y Nemecio Huanacu Calamani


La Medicina Tradicional es un tema supremamente diverso dentro del contexto multicultural del Estado Plurinacional de Bolivia, debido a que cada Pueblo Indígena Originario Campesino (IOC) contiene su propio concepto de salud y enfermedad, nos vemos ante una amplia gama de Medicinas Tradicionales. 


En este escrito dedicamos un pequeño estudio a la medicina tradicional de los Sikuris de Taypi Ayca–Italaque. “La Medicina Tradicional es la suma total de conocimientos, técnicas y procedimientos basados en las teorías, las creencias y las experiencias indígenas de diferentes culturas, sean o no explicables, utilizados para el mantenimiento de la salud, así como para la prevención, el diagnóstico, la mejora o el tratamiento de enfermedades físicas y mentales. En algunos países se utilizan indistintamente los términos medicina complementaria/alternativa/no convencional y medicina tradicional” (Organización Mundial de la Salud).

“Las categorías de enfermedad observadas en las medicinas indígenas bolivianas se diferencian de las de la biomedicina: la enfermedad es percibida entre los  pueblos indígenas como una ruptura en el orden natural o social. Son las deidades –la Pachamama, Dios de la sociedad o un individuo quienes causan el mal. Una persona se enferma porque ha transgredido alguna norma establecida por la sociedad o las deidades de la cosmovisión andina (o los espíritus del monte en el caso de los guaraníes)”.

En ese sentido la tarea del médico tradicional “Colliri” consiste en restablecer el equilibrio, tanto en el orden social como en el religioso, y los rituales de curación están estrechamente ligados al mundo religioso andino. Para la medicina andina, la salud y la enfermedad provienen de la tierra, y toda curación se deriva de las plantas que la tierra misma ofrece al hombre. Para curar al enfermo el médico tradicional media entre las deidades y la tierra, entre el mundo de los muertos y el de los vivos. El cuerpo y el espíritu son parte de un sistema integral y armónico, de manera que una disonancia en cualquiera de las partes cura la enfermedad.

Es así que hemos recogido de las poblaciones de Italaque y Taypi Ayca, pertenecientes a la cultura Huarcas  del municipio de Mocomoco (departamento de La Paz), algunos nombres de planta medicinales y formas  terapéuticas:

La orina, u homopatía en la cultura Huarcas, es un importante método terapéutico, en sus diversas aplicaciones, así en fermento, para inflamaciones de la garganta, convenientemente calentada, para la pulmonía. Los orines podridos se emplean para el lavado de los cabellos. Por vía digestiva la orina se suministra con infusiones de diversas hierbas y hortalizas, y también para cólicos, etcétera. La orina en fricciones desempeña el papel de revulsivo, utilizándose entre otros muchos casos, su administración tiene indudablemente carácter mágico, pues se dirige como febrífugo y especialmente contra los dolores muscúlales y óseos.

Por otro lado, la diversa clasificación de las plantas medicinales usadas por los Sikuris de Taypi Ayca–de las Cultura Huarcas, como por ejemplo:

Ayka Ayka (gramínea) astringente usada para enteritis de los niños; Chillka (Labiada Glutens) Balsámica, calmante usada para Reumatismo, luxaciones y entorsis; Itaapallo-Ortiga (Urtiga Urens el dioica) Emenagogo usada para Amenorrea; Kkoa (Timis) estimulante usada para Dispepsias y Gastralgias. Aquí un pequeño resumen ya que dedicaremos una publicación exclusiva a este tema.

Suscribirse a este canal RSS
Powered by OrdaSoft!
Banner 468 x 60 px