Plaza Catorce

Plaza Catorce

“Respuestas Humanas”, el sexto disco de Raúl Ybarnegaray

Por Plaza Catorce

Hace poco y a través de las plataformas digitales de Spotify, iTunes, Deezer, Google Play, Amazon, Pandora y YouTubeMusic (estas dos últimas disponibles solo en Estados Unidos), el cantautor cochabambino Raúl Ybarnegaray lanzó su sexto disco “Respuestas Humanas”, que será presentado en vivo este 16 de febrero, a las ocho de la noche, en La casa del Ekeko Arte en Abundancia (ubicada en la calle Paccieri Nº 740, entre 16 de Julio y Antezana). Para este concierto, la preventa de entradas está habilitada hasta el 15 de febrero a un costo de 60 bolivianos el par y el mismo día del concierto el precio será de 40 bolivianos por entrada.

La principal característica que Raúl destaca de “Respuestas Humanas” es que se constituye en su primer disco producido enteramente por él y en su propia casa, sin la participación de algún otro músico o técnico de grabación; o sea que los arreglos, la grabación, edición, mezcla de todos los sonidos, fotografía, concepto y diseño gráfico de la portada, contra portada e interiores del disco son de su autoría. “La única participación externa es la de Marcelo Navia de la empresa Lado b Mastering, que se encargó del proceso de masterización. Y el resultado final es un disco de 13 canciones con un sonido absolutamente profesional e impecable”, dice el cantautor.

En orden de aparición, los temas que componen el disco son 1. Abril (2014), 2. Semillero de artistas (2017), 3. Historia de gaviotas (2011), 4. No da lo mismo (2010), 5. Pasajero indignado (2015), 6. Contra la incertidumbre (2004), 7. Tu nombre me hace falta (2017), 8. Las hienas (2018), 9. Verbos encendidos (2017), 10. Genocidio divino (2014), 11. En el mar (2012), 12. Tinku virtual (2018) y 13. Acto de Fe (2014), canciones que han sido grabadas entre septiembre y noviembre de 2018 a través de su productora “ereYere – HomeStudio”.

Según explica Raúl: “Musicalmente el disco tiene un aire folk donde predomina el sonido de cordófonos (guitarras acústicas de cuerdas de nylon y de metal, como también el charango), además de contar con efectos especiales (sonidos de ambiente como el canto de las aves, el sonido del oleaje en el mar y los sonidos digitales de las notificaciones de un teléfono celular), bajos, teclados y vientos andinos sampleados desde un sintetizador de guitarra, percusión menor (reales y sampleadas), armónica, voces y coros”. “Por otro lado –agrega—, algunos ritmos folklóricos destacan en el disco, como el Tinku, el chamamé y la chacarera, aunque ninguno de éstos con una estructura tradicional, sino más bien estilizada en diferentes formas. Todo esto aporta a que el disco goce de un sonido profundamente orgánico”.

Temáticamente, las canciones del disco “Respuestas Humanas” abordan diferentes temáticas, donde predominan las de corte social y donde las letras reflexionan sobre problemas nuestros y foráneos. Según explica Ybarnegaray, la canción “Semillero de artistas” resulta siendo una profunda crítica al chauvinismo local y, valga la redundancia, a la negación de ser autocríticos en diferentes situaciones y problemas que se repiten una y otra vez. La canción “Pasajero indignado”, expone crudamente los avatares de un pasajero del transporte público, ante el maltrato y la falta de respeto de muchos choferes. “Historia de gaviotas”, es una viñeta musical basada en la historia de amor de una pareja de indigentes. Internacionalmente, la canción “Genocidio divino”, es una dolorosa pero necesaria mirada hacia el conflicto israelí-palestino en el medio oriente. Y “Tinku virtual”, que sin duda es una reflexión contemporánea universal sobre la influencia de las redes sociales en la comunicación humana.

El disco “Respuestas Humanas”, cuyo título es un llamado a rescatar lo humano en un mundo cada vez más artificial en muchos sentidos, es un homenaje a cinco trovadores y trovadoras del siglo pasado: los bolivianos Alfredo Domínguez y Marcelo Urioste; el estadounidense Jim Croce, y los chilenos Violeta Parra y Víctor Jara. Y aunque resulta una inmensa paradoja (que tiene muchas razones de ser), éste será el primer disco en ser distribuido únicamente en las plataformas digitales, al menos en un inicio.

El monolito de las Sirenas de Italaque

Por Boris Bernal Mansilla (*)

En el libro “Cuentos e Historias de un pueblo llamado Italaque”, del ex sacerdote Homero Elías Chávez, publicado y financiado por el residente de Italaque Jaime Jiménez, se detalla y describe varios aspectos sobre los inicios de Italaque, que ahora es de nuestro interés de investigación:

El Archivo General de Indias de Sevilla España de 1570 que habla de las doctrinas de Italaque y Mocomoco a cuento de que en ellas se habla tres idiomas: Aymara, Quechua y Pukina. En 1596, se declara parroquia y pueblo a Italaque en el que deben reunirse los habitantes de Usata y Umanata. Entre 1570 y 1596 hay 26 años en los que muy probablemente se comenzaron los primeros trabajos del templo (Chávez, 1999: 67).

¿Por qué el interés de construir en Italaque una parroquia católica?

Al respecto citamos el escrito “El Paraíso de los Pájaros Parlantes” de Teresa Gisbert, quien menciona a Duviols:

Al tratar los antecedentes de la extirpación de idolatrías nos explica como en 1451, en tiempo del arzobispado Loayza, a instancias de Fray Luis de Morales se emitió el primer texto oficial contra la idolatría en el que se ordenaba la construcción de iglesias, la búsqueda y destrucción de los monumentos paganos y la refundación de la idolatría. El doctrinero personalmente debía ir “por todos los pueblos del repartimiento y detenerse en cada pueblo seis u ocho días entendiendo si tienen guacas u otros lugares donde acostumbran hazer algunas ceremonias o ritos y deshacerlas, y si fuere lugar decente para ello, pondrán una cruz”. En 1551 se realiza el primer Concilio Limense; la constitución 3 manda “destruir y quemar los ídolos y santuarios que se encontrasen en los pueblos de los indios bautizados, y de construir una iglesia sobre su emplazamiento… (Gisbert, 2012: 117).

De esta forma es que en el año 1570 se construye un templo en Merque Italaque (Usata), pasan 26 años y es en el año 1596 que éste es trasladado a lo que ahora conocemos como el templo de San Miguel de Italaque.

¿Por qué la imagen del arcángel San Miguel?

En lugares de mucha importancia espiritual para los indígenas, se colocaban santos e imágenes como San Miguel o Santiago por dos razones, los indígenas asimilaban rápidamente a estas deidades y porque éstas erradicaban el “mal” que las idolatrías ancestrales traían.

Desde el punto de vista indígena los ángeles arcabuceros son quienes manejan el rayo, el trueno, el relámpago y las centellas. Dominan los fenómenos celestes, pero no por ellos mismos…

Otro punto que debe tenerse en cuenta al relacionar los ángeles con los fenómenos celestes es el texto del tercer concilio Límense, concretando en el libro Doctrina christiana y catequismo para instrucción de indios, del año 1583, donde se tratan conjuntamente los ángeles y los astros. En la página 419, se lee: “Veis aquí pues el CRIADOR hizo los cielos, y en ellos pues a los ANGELES criados suyos y compañeros de los hombres sanctos. El mismo DIOS hizo el sol, la luna y las estrellas”. La relación Ángeles–astros está insinuada en el catequismo, pues ambos seres ocupan el mismo espacio y responden, con similitud, al mismo creador (Gisbert, 2012: 117).

Con esa referencia y con datos obtenidos de la primera investigación interdisciplinar en el sitio arqueológico de Merque Italaque (Usata), podemos afirmar que éste estaba dedicado a ser un observatorio astronómico inca, por tal razón es que a la llegada de los españoles colocaron la imagen de San Miguel Arcángel, un astro celestial. A manera de comentario, nos parece importante resaltar que la práctica de observación de estrellas, aun se realiza en Italaque en la fiesta del 3 de mayo, en la víspera en el calvario de este pueblo.

Por otro lado, la imagen de los Ángeles fue utilizada por los españoles ya que en los Andes la imagen de seres alados estaba presente, así lo registra el cronista Cieza de León cuando relata la fundación del imperio incaico que indica: “venían por el aire con alas grandes de plumas pintadas”.

Luego de 26 años, para el año de 1596, los españoles deciden cambiar de ubicación la iglesia de Italaque de Usata a su actual ubicación. Como citamos anteriormente, este hecho coincide con el endurecimiento de las leyes respecto a la extirpación de idolatrías, como grafica Thierry Saingnés en su escrito “Los Andes Orientales: Historia de un Olvido”: “La fundación de la localidad data de 1596 cuando Charazani forma una parroquia, Mocomoco otra, Umanata debe unirse a los indios de Canchis de Usadca (Usata) para formar LA NUEVA reducción y parroquia de Italaque”, este acto se constituía en la imposición de la nueva Fe católica y la eliminación de las deidades locales. Este hecho quedó registrado en los cuadros coloniales de Italaque (Saignés, 2016: 356).

Todos los cuadros de Italaque son de estilo barroco mestizo y fueron pintados durante el siglo XVII. Para hablar de ellos vamos a hacer la siguiente división: 1. Los del Circulo de Zubarán, 2. Los de Leonardo Flores, 3. La serie de la Virgen María (Chávez, 1999: 67).

De la serie de cuadros mencionado nos interesan los dos últimos, ya que en ellos se registró e incorporó la teología ancestral de Italaque. En primera instancia nos referiremos al cuadro de la Virgen y el Dragón de la serie de la Virgen María, en éste se observa a la Virgen junto al Arcángel San Miguel, enfrentando a un Dragón. El segundo cuadro de nuestro interés es el dedicado a la Ramera del Apocalipsis, la cual está montada sobre un Dragón de 7 cabezas del pintor Leonardo Flores. Cabe remarcar que los españoles ligaron a los dragones (Amaru) y sobre todo con 7 cabezas con la Cultura Inca, ya que ésta manejaba el código del 7 que representa a los siete astros celestes (Sol, Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus y Saturno) visibles desde la tierra.

En ambos casos resaltan la figura del Dragón, representando al mal que los españoles pretenden extirpar.

El cuadro dedicado a La Ramera de Babilonia, mujer que aparecen en el libro bíblico del Apocalipsis, concretamente en los capítulos 17 y 18, es el punto de inicio de nuestra investigación, que relata: “Entonces vino uno de los siete ángeles de las siete copas y me dijo: Ven, que te voy a mostrar el juicio de la famosa prostituta que se sienta al borde de las grandes aguas; con ella pecaron los reyes de la tierra, y los habitantes de la tierra se emborracharon con el vino de su idolatría.

El ángel me llevó al desierto: era una nueva visión. Había allí una mujer sentada sobre una bestia de color rojo, que tenía siete cabezas y diez cuernos. Esta bestia estaba cubierta de títulos y frases que ofendían a Dios. La mujer vestía ropas de púrpura y escarlata, y resplandecía de oro, piedras preciosas y perlas. Tenía en la mano una copa de oro llena de cosas repugnantes, que eran las impurezas de la lujuria de la tierra entera. En su frente se podía leer su nombre, escrito en forma cifrada. Babilonia la GRANDE, la madre de las prostitutas y de los abominables ídolos del mundo entero (Biblia: 2005).

Ahora bien, vayamos develando la esencia de esta imagen, para esto nos remitimos al cronista Fernando de Valverde que alrededor de 1600 escribió un Poema, esta obra cuenta con 18 silvas desarrolladas en 294 folios y está concebida como una nueva Odisea. En este se menciona a los dioses andinos divididos en dos categorías: 1. Los Dioses propios de los Puquinas, antiguos habitantes de la zona del lago Titicaca, que son dioses oscuros, acuáticos y subterráneos; y 2. Los Dioses Incaicos, que son dioses celestes como el sol, el viento o el rayo.

Es en el marco de los primeros dioses (Puquinas) que se enmarca el ídolo de Italaque, muy similar al de Copacabana, tildado de víbora y arpía. Es así que el ídolo de población de Italaque esté ligado al Agua, tal vez con cuerpo de pez o serpiente, o en términos europeos en forma de “Sirena”.

En la Filosofía Ancestral Indígena Originaria Campesina el agua es una deidad ya que es esencial para la vida. Se trata de un Ser celosos y, a momentos, irrisible, motivo por el cual se dice que el agua “se enoja”, provocando males y desastres. Su origen se halla en el cielo, desde donde es enviada hacia la tierra. Tiene la virtud de lavar, aunque pareciera turbia en su seno lleva dioses y genios buenos y malos a los que se invoca para evitar accidentes y la muerte por agua. Sin embargo, se debe distinguir la existencia de corrientes y aguas estancadas donde habitan genios buenos, en tanto en otras se alojan genios malos. Existe un complicado ritual destinado a adorar y aplacar a las divinidades y genios acuáticos.

Respecto a la Sirena, en castellano, en lengua aymara es conocida como Ch’ulla Tayca, deidad femenina de las aguas, también se la conoce como Sirinu que se registra como dios acuático, con la virtud que se le atribuye de habitar y endulzar los instrumentos de viento indígenas: quenas, pinquillos y sikus, dejados a propósito para que les alcance el sereno. Al respecto Xavier Albo, menciona:

Esto que aparece en forma humana y que se lleva un instrumento musical. También se trata de un lugar sagrado, donde los jóvenes llevan sus instrumentos para que esta deidad, en contacto con el agua, los haga sonar mejor (Cavour, 258: 2005).

Las representaciones de sirenas plasmadas en diferentes soportes en los Andes no responden únicamente a una lógica de representación europea, sino que existe un remanente de memoria indígena que pervive reactualizado en el registro heredado.

Rastreando en los resquicios de la escritura y del mito, la existencia de seres femeninos pisciformes que forman parte de la cosmogonía andina, resaltan dos de ellos: Quesintuu y Umantuu, relacionados con Copacabana y Tunupa. Las imágenes de estos seres acuáticos plasmados en diferentes soportes no escritos se mostraron mucho más reveladores de lo que por alguna razón se nos dejó en los textos.

Es en el año 2010, que a invitación del profesor Javier Rea Nogales, ex autoridad originaria, visitamos junto a un medio de comunicación su domicilio, donde pudimos conocer el monolito de las sirenas de Italaque.

Cuenta Rea que tras excavar por motivos de refacción en años anteriores... “Mi familia contaba que por las noches se escuchaba salir de este pedazo de roca un sollozo. Era la sirena que estaba triste. Aunque yo nunca jamás la oí”. El maestro de más de 80 años calcula que el monolito tiene alrededor de 400 años (Rea: 2010).

El “Monolito de las Sirenas de Italaque” es una pieza lítica de piedra andesita de forma cuadrada, con dimensiones de 60 centímetros por lado. En un lado tiene tallada a una figura similar a la de una sirena mujer guitarrista y, por otro, a una sirena sosteniendo un objeto en la mano derecha, en ambos tallados los rostros más se asemejan a los de un reptil.

En conclusión, es evidente y las pruebas lo ratifican, que la deidad de Italaque está ligada al agua, la feminidad y la música. En ese sentido los aportes europeos se adaptaron a un cuadro referencial pre-existente, creando nuevos sentidos sin relegar ni olvidar los propios. El símbolo ya no es ni solamente indígena ni solamente europeo, sino un resultado del diálogo entre ambos, y esto debido a un proceso complejo de apropiación y de reactualización constante, que estuvo determinado por la sensibilidad indígena en su dinámica de reinvención de su identidad.

(*) El autor es Responsable de Interculturalidad del Gobierno Autónomo Municipal de Mocomoco, de acuerdo a memorándum CITE: GAM-MAE/013/015 de 01 de julio de 2015.

  • Publicado en Libros
  • 0

Sammy San Miguel y Orlando Alandia exponen en la Alianza Francesa

Por Plaza Catorce

La Alianza Francesa de Cochabamba inicia sus actividades culturales de este 2019 con la exposición “INCONSISTENCIA”, de los artistas Sammy San Miguel y Orlando Alandia, que será inaugurada este martes 12 de febrero a las 19:30 y estará abierta hasta el próximo 28 de febrero.

Esta no es la primera vez que ambos exponen juntos, ya lo hicieron dos veces en Cochabamba, además de haber realizado juntos una obra, “Box Populi”, para el primer Festival de Performance y Accionismo Cimientos, patrocinado por el Centro Patiño. Para esta su nueva exposición, según cuenta Alandia, ambos hablaron bastante sobre el título y del por qué y el cómo cada uno enfrenta el significado de la “INCONSISTENCIA”. “Desde mi punto de vista, en este trabajo  –dice Alandia—quiero reflexionar sobre la inconsistencia en el sentido casi físico del término. He hecho un texto para esta muestra que se llama Ritmos y habla del ritmo entre vacíos y llenos”.

“Cada uno, con su obra, tratamos de darle un sentido a lo que es la inconsistencia. Desde mi  punto de vista –dice San Miguel—, la inconsistencia es una anomalía. Es como un error que sale en el sistema, pero que también permite una evolución, en contraste de algo negativo o algo positivo, y tiene que ver mucho con lo que es el vacío y lo consistente de las cosas, la dureza que tienen algunas cosas y lo efímero que es por otro lado todo lo demás”.

SAMMY SAN MIGUEL

Nacido en Cochabamba, con dos carreras profesionales aparentemente disímiles a cuestas, Ingeniería Mecánica y Filosofía y Letras, la primera cursada en Chile y la segunda en la Universidad Católica Boliviana de Cochabamba; Sammy San Miguel se dedica al arte desde el año 2000, aunque no al cien por ciento.

En estos casi 20 años de trabajo, su obra artística ha estado en las ciudades de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz y la técnica de su trabajo ha ido variando con el tiempo. “Varío en las técnicas, justamente en esta muestra tengo unas ocho obras pequeñas en arte digital… Pero he hecho videoarte, grabado, instalación y ahora por el tipo espacio que tenemos voy a presentar únicamente pinturas al óleo,  técnica mixta y ocho obras en arte digital”. De este modo, son doce obras que ha preparado en un formato que va desde los 10 centímetros por 10, hasta los dos metros por un metro.

Abundando sobre el concepto de este nuevo trabajo, Sammy asegura que tiene mucho que ver con las vivencias que tenemos como seres humanos en general: “La de ir adecuándonos a las  inconsistencias de la vida en el sentido de que constantemente tenemos que ir adaptándonos a nuevas situaciones y experiencias. Entonces, esa forma de ver las cosas –es una forma también neo-literaria de  entender la vida—donde  la mayor parte de las veces tenemos que adecuar y argumentar nuevas formas para comprender la vida desde todo punto de vista”.

El último trabajo que San Miguel presentó en público fue el año 2017 en la Bienal de Arte de Santa Cruz Limítrofe, es un videoarte de 20 segundos de duración llamado “Homolimitrophus”, en el que analiza los límites que el  hombre tiene frente a la naturaleza de la cual el también forma parte. “El límite no existe –dice sobre esta obra—y trata justamente de mostrar como el hombre  irrumpe en la naturaleza con violencia, incluso yendo contra su propia naturaleza”.

ORLANDO ALANDIA

Nacido en Oruro y con estudios de arquitectura realizados en Italia, Alandia señala que su formación profesional influye en su obra y cita como ejemplo sus últimas exposiciones. En “De ciudad”, una muestra que presentó en La Paz el año pasado, “hablaba del tema de lo urbano y la presencia del ser humano en la ciudad. Tal vez me ha impactado la vivencia de La Paz, que es una ciudad muy, muy oprimente y agresiva, según yo, según mi percepción, y tal vez por esa vivencia nació esa exposición y los cuadros reflejaban eso”.  Sobre la muestra que se inaugura este martes 12 de febrero, dice que su lectura de la inconsistencia es más física y arquitectónica. “Cuando ves un edificio estás viendo vacíos, llenos, huecos, cosas que sobresalen y cuando reflexionas en grande se vuelven los planteas... Lo lleno, lo sólido versus lo que es vacío y eso me ha servido para pensar en la propia existencia como gran azar del universo y que estamos viviendo en esta piedrita”.

Hace tres años que Alandia experimenta con una nueva técnica. “Esta técnica última que estoy usando no sé cómo definirla. He estado investigando si es que hay cosas parecidas y se trata de transferir el color a la superficie de soporte a través de un ligante y este ligante, después de muchas pruebas, he descubierto que es el alquitrán, que es una materia súper pegajosa y es la única que puede sacar de una superficie para poner en otra. Estoy jugando con eso y es muy interesante para mí por lo menos. La estoy explotando todavía en todas sus posibilidades y tiene mucho que ver con lo que traigo; el grabado, la arquitectura. El desarrollo de mi técnica es por capas, son capas y capas y capas de color que al final dan una superficie muy trabajada, muy interesante”.

Orlando participa en “INCONSISTENCIA” con ocho cuadros, todos de gran formato. “De pronto se ha vuelto bien necesario para mi trabajar en grande”, dice el artista, ya que ello le permite poner una escala de percepción interesante “porque de lejos ves una cosa y de cerca entras al bordadito que cada cuadro tiene –por decir bordados, no es que sean bordados, aclara—y ves el detalle de cómo se ha construido el color y la textura, y creo que es como una reflexión sobre la vida, de cuán profundo puedes entrar en los hechos de la vida”.

Para abril próximo Alandia prepara una muestra que será presentada en el hotel Los Tajibos de Santa Cruz, y para septiembre planea otra exposición en Guatemala, en una galería en la que expuso años atrás.

La obra de Alandia ha sido presentada, además de Bolivia, en Italia, Brasil, México, Guatemala y Estados Unidos, y hace poco participó en una exposición colectiva en Roma. “Era una invitación a partir de un concurso en el que participé el año pasado y como salí seleccionado, me han invitado a una exposición que se ha realizado justo los primeros días de diciembre del año pasado”.

  • Publicado en Artes
  • 0

A 200 años de la Batalla de Tenería, Aiquile

Juan Clavijo Román (*)

PRIMERA PARTE: ¿QUÉ DICEN LOS HISTORIADORES?

Miguel Ramallo en el libro “Guerrilleros de la Independencia”, dice: “La guerra de guerrillas que sostuvieron los altoperuanos es extraordinaria por su originalidad: la más CRUEL por sus sangrientas represalias y a la vez la más HEROICA por los sacrificios y hazañas que en ella se consumaron”.

“Sus telégrafos eran tan rápidos como originales, porque el servicio de avisos lo hacían con el FUEGO. En la cumbre de todas las montañas existían puestos de indígenas, que con ojo de águila observaban cuánto sucedía en los pueblos, caminos o llanuras. Una hoguera colocada en la cumbre de una montaña, en tal o cual dirección, con otras combinaciones hechas por medio del fuego, visibles desde largas distancias, avisaba a los guerrilleros la dirección que seguían las fuerzas realistas, la composición de éstas y hasta el número de ellas”.

“Para ellos no había cuartel; sabían que iban a ser bárbaramente inmolados si eran hechos prisioneros, y a pesar de todo nunca el miedo ni el desaliento tuvo cabida en sus generosos pechos, hasta que después de más de dieciséis años de lucha constante, sin que ésta tuviese tregua ni un día, ni una hora, vieron brillar en el cielo de su patria el hermoso sol de la libertad”.

Bartolomé Mitre en “Historia de Belgrano y de la Independencia Argentina”, Tomo II. Buenos Aires, 1942–1943, dice: “Es esta una de las guerras más extraordinaria por su genialidad, la más trágica por sus sangrientas represalias, y la más heroica por sus sacrificios oscuros y deliberados. Lo lejano y aislado del teatro en que tuvo lugar, la multiplicidad de incidentes y situaciones que se suceden en ella fuera del círculo del horizonte histórico, la HUMILDAD de sus caudillos, de sus combatientes y sus mártires, ha ocultado por mucho tiempo su verdadera grandeza, impidiendo apreciar con perfecto conocimiento de causa su influencia militar y su alcance político”.

SEGUNDA PARTE: CONTENIDOS TEÓRICOS: GUERRA DE GUERRILLAS

Es una táctica militar que consiste en atacar sin ser visto, hostigando al enemigo en el propio terreno, que conocen muy bien, de las fuerzas defensoras con destacamentos irregulares y dispersos.

ACTÚAN. Mediante ataques rápidos y sorpresivos, interceptan caminos y comunicaciones, hacen volar infraestructuras como puentes y caminos, capturando armas y municiones.

GUERRA DE LAS REPUBLIQUETAS. Desde 1089, los indígenas estuvieron en guerra abierta con los realistas, combatieron con fusiles, cuando los tenían y sino con pedradas, a palos o derrumbando peñascos de muchas toneladas, aplastando a soldados, caballos, etc. Desde 1816, fueron llamadas Republiquetas: “Se llamaba así a cada una de las zonas o valles cuyos habitantes obedecían a un caudillo popular”. En Argentina se llamaba MONTONERAS: constituidas por individuos de una misma localidad, que brindan su apoyo armado a una determinadas causa o caudillo. Hombres que marchaban en Montón, es decir desorganizados, se agrupaban y dispersaban “en los montes” y generalmente luchaban “Montados”.

TERCERA PARTE: LAS PRINCIPALES REPUBLIQUETAS

LA REPUBLIQUETA NORTE, dirigida por el cura Ildefonso de las Muñecas, encargado de impedir el ingreso de los ejércitos españoles enviados de Lima.

REPUBLIQUETAS DEL CENTRO

LA REPUBLIQUETA DE MIZQUE Y VALLE GRANDE, dirigidas por Carlos Taboada e Ignacio Warnes, controlaba las rutas de Cochabamba, Chuquisaca y Santa Cruz.

REPUBLIQUETA DE AYOPAYA, varios comandantes, Lira, Chinchilla y Lanza, controlaban la comunicación entre el altiplano y los valles.

REPUBLIQUETA DE SANTA CRUZ, comandado por Ignacio Warnes, fue la vía de escape y refugio para los guerrilleros.

REPUBLIQUETAS DEL SUR

REPUBLIQUETA DE LA LAGUNA, comandada por los esposos Manuel Ascencio Padilla y Juana Azurduy de Padilla.

REPUBLIQUETA DE CINTI, dirigida por Vicente Camargo, mantuvo abierto el camino a Charcas para el ingreso de los ejércitos argentinos.

REPUBLIQUETA DE CHAYANTA, comandados por José Ignacio Zárate y Miguel Betanzos.

REPUBLIQUETA DE TARIJA, comandado por Eustaquio “Moto” Méndez.

OTROS GRUPOS GUERRILLEROS

En AZERO, Liderizado por Vicente Umaña. En SAN JUAN DE PIRAI, por el cacique guaraní Pedro Cumbay.

La Guerra de Guerrillas o Republiquetas  duró 15 años, tuvo 102 caudillos y solo 6 (seis) vieron nacer la República. Destacamos que en enero de 1826, “Los aguerridos” del Gral. José Miguel Lanza van al recibimiento del Libertador Simón Bolívar. La REPUBLIQUETA DE AYOPAYA-INQUISIVI, fue la única sobreviviente hasta la creación de la nueva República.

CUARTA PARTE: LA REPUBLIQUETA DE MIZQUE

Después de la Batalla de Quewiñal (24 de mayo de 1812), la victoria de Goyeneche, Esteban Arze se retiró a Mizque en busca de Carlos Taboada, Subdelegado de la provincia de Mizque, que había formado una división de 300 hombres. Taboada levantó a indígenas y alejó a los realistas de Mizque. Tenía la idea y la aspiración de ocupar la ciudad de La Plata, lo intentó varias veces pero no se consolidaron.

Fue el sargento Manuel Campos (español), camuflado en las fuerzas patriotas, quien intentó asesinar a Taboada, no logró culminar el mandato y fue apresado y juzgado.

Taboada y Arze fueron con la esperanza de apoderarse a Chuquisaca, pero en Los Molles (7 de junio de 1812), fueron derrotados los patriotas. A los pocos días Carlos Taboada fue apresado en Tinguipaya y posteriormente conducido a Potosí para ser juzgado (18 de julio 1812). Le cortaron la cabeza y el brazo derecho y todos sus bienes fueron confiscados. Este episodio también está relatado en la novela “Juan de la Rosa” de Nataniel Aguirre.

Después de la muerte de Taboada, continúo la guerra en el territorio de Mizque, donde se siguieron resistiendo a las fuerzas realistas con caudillos anónimos.

Arze después de las batallas de Los Molles se fue al Río de La Plata y tomó parte en los combates de Tucumán (24 de septiembre de 1812) y Salta (20 de febrero de 1813), bajo las órdenes  del Gral. Manuel Belgrano. Dos grandes victorias de patriotas.

Arze retornó al Alto Perú y continúo participando en las batallas de Vilcapugio (1 de octubre de 1813) y Ayohuma (14 de noviembre de 1813). Lastimosamente fue en la expedición a Vallegrande (1 de diciembre de 1813) donde empieza la tragedia; prisión y muerte de Arze en Santa Ana del Yacuma (Beni), el 24 de febrero de 1815.

QUINTA PARTE: AIQUILE CENTRO DE GUERRILLEROS. COMBATE DE TENERÍA

Aiquile era el centro de reuniones y fortalecimiento de los combatientes, ya que estaba al medio, entre Chuquisaca y Cochabamba, comandada por los esposos Padilla y por Arze, respectivamente. Los guerrilleros anónimos seguían brotando en toda quebrada, en las montañas, es así que en Aiquile la lucha continuaba contra los españoles.

El Capitán Patricio José Lara también combatió junto a Carlos Taboada, que era Alcalde ordinario de Aiquile, junto con 26 patriotas del pueblo resistieron a los españoles. El 3 de agosto de 1816, los guerrilleros Jacinto Cueto y Prudencio Miranda tomaron por asalto el pueblo de Aiquile, matando a realistas, tomando sus armas y municiones. Pero el 14 de septiembre de 1816, llega la noticia de la muerte de Manuel Ascencio Padilla, siendo nombrado Jacinto Cueto como comandante, sucesor de Padilla. Es necesario investigar el rol de este caudillo aiquileño.

Durante el periodo 1816–1818, la lucha de los patriotas era permanente, hostigando en cualquier quebrada o montaña a los españoles. Las derrotas de los patriotas continuaron en cadena en varias regiones y en el Combate de Tenería fueron muertos y fusilados: Lara, Cueto, Centeno, cabecillas de Aiquile, con más 26 hombres de tropa, en la plaza de Aiquile, el realista Juan Ramírez fue el ejecutor, pero Centeno logró fugar el 20 de diciembre de 1818, fecha que Aiquile reconoce como efemérides patriótica.

El Capitán Patricio Lara, criollo, nacido en el lugar, compartía el ideal de la emancipación de la dominación española, cooperando con Taboada, además entregaba víveres y animales para las fuerzas patriotas.

SEXTA PARTE: OTROS GUERRILLEROS DE AIQUILE

EL CURITA ROJAS, patriota feroz, llamado así por haber sido sacristán, y se dice que abría el corazón de los vencidos y bebía la sangre.

EL GUITARRERO, feroz caudillo, que aún degollado, seguía persiguiendo a sus enemigos con gritos alarmantes.

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS:

Cáceres Romero, Adolfo (2017). División Errante. 1879–1880. Edit. Kipus. Cochabamba. Bolivia.

Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba (2016). Cochabamba. Entre el hielo y el fuego. Bicentenario de la muerte de Esteban Arze. Edit. Serrano. Cochabamba. Bolivia.

Mitre, Bartolomé (1857). Historia de Belgrano y de la Independencia Argentina. Tomo II. Buenos Aires. Argentina.

Ramallo, Miguel. Guerrilleros de la Independencia.

Suarez Arnez, Faustino (1958). Monografía. Histórica, geográfica, cultural y folklórica de la provincia Campero. Capital Aiquile. Talleres Gráficos Bolivianos. La Paz. Bolivia.

Viscarra, Eufronio (1967). Apuntes para la historia de Cochabamba. Edit. Los Amigos del Libro. Biblioteca IV Centenario. Cochabamba. Bolivia.

Viscarra, Eufronio (2007). Biografía del General Esteban Arze. Edit. 3600. La Paz. Bolivia.

Cochabamba, diciembre 2018.

(*) El autor es historiador. Vicepresidente de la Asociación de Investigadores Histórico-Sociales de Cochabamba (AIHSC).

  • Publicado en Libros
  • 0
Suscribirse a este canal RSS
Powered by OrdaSoft!
Banner 468 x 60 px