"A Lucrecia", la nueva obra de Claudia Eid

En el Proyecto mARTadero, hoy a las ocho de la noche se estrena la nueva obra de la dramaturga Claudia Eid. La obra de teatro se titula “A Lucrecia” y “es una discusión sobre el poema narrativo escrito por William Shakespeare ‘La Violación de Lucrecia’. La obra se plantea como una discusión entre sus dos intérpretes, en la que se van tocando temas como la violencia sexual, la moral, las redes sociales y la culpa, entre otros”, dice Eid sobre su nueva obra que también será presentada este sábado 2 de febrero en el mARTadero y después será llevada a Santa Cruz de la Sierra.

“A Lucrecia” tiene como actores a Marcelo Sosa y Vanesa Méndez y ha sido producida por El Masticadero y el Proyecto Henna. “Ambos grupos –dice Claudia--, El Masticadero de Cochabamba y Proyecto Henna de Santa Cruz, unen esfuerzos para estrenar la obra en esta ciudad y posteriormente, en abril se presentarán en Santa Cruz”.

La entrada tiene un costo de Bs. 40.

  • Publicado en Teatro

Marcos Puña con nuevo disco y varios desafíos

El guitarrista orureño Marcos Puña comenzó su año laboral 2018 en el Centro Boliviano Americano de Cochabamba, dictando el IX Curso de Guitarra Clásica, del que participaron 17 alumnos de diferentes edades, de las ciudades de Santa Cruz, La Paz y Oruro.

“Habíamos empezado con el Centro Boliviano Americano en 1998, en esa época yo estaba viviendo en Uruguay y estudiando guitarra, y nació con la entonces coordinadora cultural del CBA, Silvia de Quiroga, la idea de hacer este curso más o menos cada dos años”, cuenta Marcos Puña en una entrevista con Plaza Catorce. Si bien el curso no continuó regular por diversos factores, hace unos años que se realiza cada dos años, siempre en el Centro Boliviano Americano de Cochabamba.

Este 2018 el curso se desarrolló el 12, 13 y 14 de enero, oportunidad en la que los participantes aprendieron cosas básicas: cómo sentarse, funcionamiento básico de las manos, la lectura musical; recibieron clases personalizadas y charlas sobre temas relacionados con el manejo de las manos y los brazos durante la ejecución de la guitarra. “En general el guitarrista piensa en los dedos, pero en realidad es todo un complejo motor en el que interviene todo el cuerpo”.

EDUCACIÓN Y NOVENO DISCO

Para este nuevo año 2018, Marcos Puña tiene varios desafíos. Por un lado y después de un año sabático, retoma la dirección de la Orquesta de Guitarras del Conservatorio Plurinacional de Música de La Paz. Además, hace unos días asumió por primera vez el cargo de Jefe de Carrera de Guitarra del mismo conservatorio. “Hay que optimizar el rendimiento académico de las futuras generaciones”, dice Marcos Puña, quien ahora tendrá a su cargo a 120 estudiantes y 11 profesores.

Por otro lado, el 23 y 24 de marzo próximo también en la ciudad de La Paz, Marcos Puña, con la Sinfónica del Conservatorio Plurinacional de Música, dirigida por el maestro Ramiro Soriano, presentarán la "Suite Boliviana" de Atiliano Auza, "que es uno de los únicos tres conciertos que existen para guitarra con instrumentos bolivianos”, explica el artista.

Para los meses que siguen Marcos Puña también está preparando la presentación de su noveno disco, que lo llevará a hacer una gira nacional por diferentes ciudades del país y también por Uruguay, Argentina y España. “El nuevo disco que acabo de grabar es un homenaje al gran guitarrista español Andrés Segovia, que ha sido el más importante guitarrista clásico en el siglo XX”, señala Marcos y cuenta que entre las piezas que componen este nuevo disco figuran obras dedicadas a Segovia y hechas por grandes compositores como Federico Moreno Torroba, Manuel Ponce y Albert Roussel, éste último un compositor francés “que ha sido el primer en dedicar música a Segovia. De esta manera estoy empezando un ciclo de discos que son a manera de homenajes a lo más representativo que han tenido algunos grandes de la guitarra, primero es Segovia después hacer de otros como Agustín Barrios por ejemplo”.

  • Publicado en Música

Estrenan dos obras para cello de compositores cochabambinos

El cuarto Taller de Ensemble de Cellos que es organizado por cuarto año consecutivo en Cochabamba por Eduardo Vargas, cierra este domingo 21 de enero con el estreno mundial de dos obras para cello compuestas por los maestros cochabambinos Sergio Vargas y Luis Moya, piezas que serán ejecutadas a partir de las siete de la noche en el Teatro Achá, por treinta músicos venidos de varias ciudades del país.

“Este año tenemos 30 cellistas que vienen de La Paz, Santa Cruz, Sucre, Oruro, Tarija y Cochabamba. Entre ellos niños empezando de los ocho años, pero la mayoría son estudiantes de edad colegial y del nivel superior. También tenemos un número de cellistas profesionales, adultos, algunos de ellos con licenciaturas y maestrías en cello en universidades de Estados Unidos y Europa”, cuenta Eduardo Vargas en una entrevista con Plaza Catorce.

Entre los participantes están integrantes de la Orquesta Sinfónica Nacional de Bolivia, de la Filarmónica de Cochabamba, de la Filarmónica de Santa Cruz, profesores del Conservatorio Nacional de Música, de Bolivia Clásica, del Instituto Laredo y de la Academia Man Cesped, entre otras instituciones.

“Tenemos aquí agrupadas una gran cantidad de experiencias y niveles. Entonces, cuando juntamos músicos de todos estos niveles, lo que sucede es que hay una interacción muy dinámica donde todos estamos aprendiendo de todos; porque como la música no es una ciencia exacta, en realidad hay cosas que los estudiantes, niños o jóvenes de pronto, nos pueden enseñar a los demás. En música la sensibilidad es un factor muy importante, entonces el intercambio de experiencias, de conocimiento y de habilidades técnicas es muy interesante”, dice Vargas.

REPERTORIO DEL CONCIERTO

El repertorio del concierto que se presentará este domingo en el Achá, incluye números de óperas muy famosas —en versiones para ensamble de cellos—de compositores como Bach, Rossini, Puccini y Bizet. “También vamos a tocar un fragmento de Wagner y una obra bellísima de Elgar, que se llama ‘Nimrod’, y para divertirnos un poco tenemos una polca de Strauss que a la gente le va gustar”, dice Vargas.

“Pero además de eso, para coronar el repertorio del programa, tenemos el estreno mundial de dos obras que han sido compuestas específicamente, especialmente diseñadas y hechas a medida para este taller. Los compositores son Sergio Vargas, que ha escrito una obra llamada ‘Divertimento’ y el otro compositor es Luis Moya que ha escrito una obra llamada Scherzo Nº 2 (el Scherzo Nº 1 fue estrenado el año pasado en el marco del tercer taller).

ALGUNAS EXPERIENCIAS

Con una maestría en Cello y un doctorado en dirección de orquesta por la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos), Eduardo Vargas impulsa el Taller Ensemble de Cellos a través de la escuela Classical Cello Cochabamba. Según la dinámica del taller, los participantes trabajan durante siete días continuos. “Estoy súper emocionada, nerviosa por los primeros ensayos. Estoy aprendiendo, estoy conociendo gente nueva y de otras partes de Bolivia”, dice Emile Ibarra, una joven chuquisaqueña que participa por primera vez de este taller. Similar experiencia tiene Eduardo Laje, de 17 años, que ha llegado de la ciudad de La Paz y también está aquí por primera vez. “Me parece muy bueno --dice-- porque conoces a gente de tus mismos gustos y con la que puedes aprender cosas nuevas”. Violeta Mallea (La Paz), es la más pequeña de todos, tiene ocho años y hace uno que toca cello, y ella también está muy feliz aprendiendo cosas nuevas y conociendo gente nueva con su misma afición por el cello.

“Es bueno saber que en otras partes de Bolivia se está inculcando el estudio del cello. Desde la primera vez, hace cuatro años, ha mejorado un montón, es otro el nivel. Es muy bueno que se haga estos encuentros para estudiantes y profesores”, dice por su lado Ariana Stambuk, profesora del Instituto Laredo  y parte del Trío Apolo.

  • Publicado en Música

Arranca el LLajta Jazz con AGM Project y Los Flacos Feos

Con la presentación de las bandas cochabambinas AGM Jazz Project y Los Flacos Feos, esta noche a las 20:00 se inaugura el Llajta Jazz 2018, del que participarán otras seis bandas, entre cochabambinas y argentinas, en cuatro días de conciertos.

“Llajta Jazz es un proyecto independiente impulsado por jóvenes músicos de jazz con amplia trayectoria. En este último año, debido a los factores críticos en los que se encuentra Argentina, económica y políticamente hablando, muchos de los músicos bolivianos que estaban estudiando allá desde hace muchos años, regresaron con muchas ganas de tocar y abrir nuevos espacios para el jazz en Cochabamba”, dice Tamya Guereca Spicchi, una de las organizadoras del Llajta Jazz y agrega que  en específico “este festival surge como una iniciativa para abrir nuevos espacios para el jazz, espacios donde los músicos puedan tocar y donde la gente pueda ir a apreciar la música”.

La banda Los Flacos Feos se formó el año 2016 en Cochabamba. La música que interpretan es gypsy swing o también conocida como jazz manouche. En su nuevo disco "Gypsy Express" fusionan también música boliviana con el jazz gitano. El cuarteto está conformado por Jorge Claros en el saxo alto, David Diendorfer en la guitarra, Inti Medina en el contrabajo y Mauricio Cardona en la batería.

Por su lado, la banda AGM Jazz Project  se crea a fines del año 2015 con la idea de formar un trío de jazz que proponga un repertorio variado, desde temas estándares clásicos hasta jazz contemporáneo. A la fecha, AGM se ha presentado en diferentes escenarios cochabambinos ganándose de a poco el prestigio y reconocimiento del público. El nombre de la banda es el resultado de la mezcla de las iniciales de los integrantes: Amadeo Vargas en la guitarra eléctrica, Gustavo Pérez en el bajo eléctrico y Miguel Crespo en la base rítmica con la batería.

“Sabemos que el jazz no es un estilo comercial ni muy popular en Cochabamba o en Bolivia en general –agrega Tamya Guereca--. Sin embargo --dice--, creemos que a futuro se puede generar un público muy conocedor de este estilo y ampliar la apreciación hacia este género musical. En los últimos dos años, el desarrollo del jazz ha generado también mucho interés en jóvenes músicos que han comenzado a emprender su carrera con inclinaciones por este género”, dice Tamya Guereca.

Según el rol de presentaciones, además de AGM Jazz Project y los Flacos Feos que estarán esta noche; mañana se presentan The Blue Velvet Experience (Cochabamba) y la banda Lucas Rochaix & Andrés Tarditti Cuarteto que viene de Argentina, estos últimos son músicos del conservatorio Manuel de Falla. El viernes 19 tocarán The NinJazz y Clair Jazz Quintet y el finalmente el sábado estarán Los Choros, Quinsecto, Los Tripaseca y habrá una jam session de clausura.

Los conciertos tendrán lugar en el Jazz Stop que “es actualmente uno de los pocos lugares (en Cochabamba) que abre sus puertas a los músicos e intérpretes de jazz”, dice Tamya y asegura que este boliche “tiene muchas actividades que están adquiriendo mucha popularidad como los jueves de jam session o sus conciertos semanales. Por otro lado, Jazz Stop también apoya otros estilos musicales y otras manifestaciones artísticas como por el ejemplo el teatro, la danza, el stand up, entre otras”.

Jazz Stop queda en la avenida Ballivián casi esq. Ayacucho, frente a la Plaza de las Banderas. La entrada para el concierto de esta noche es de 20 bolivianos.

 

El Trío Apolo y su aporte a la cultura boliviana

Miguel Ulises Jiménez (*)

 

El pasado miércoles primero de noviembre tuve la suerte de asistir al concierto del Trío Apolo en el Teatro Achá de Cochabamba, trío que, rodeado de un prestigioso panel de artistas invitados, estaba celebrando el diecinueveavo aniversario de su creación.

Cuando pienso en el aporte del Trío Apolo a la cultura musical boliviana, varias cosas me vienen a la mente. Primero su nombre, “Apolo” y las primeras misiones a la Luna, nos recuerda a todos que ningún país logra realmente un lugar en la historia de la humanidad sin un significativo aporte en el campo de las ciencias y de las artes. También viene a mi memoria el primer concierto (al cual asistí) en la Casa de la Cultura del joven y prometedor pianista Emilio Aliss --en la época de cuando él tenía unos 14 años de edad-- orgullosamente presentado por su maestro, don Mario Estensoro.

El Trío Apolo, fundado por el visionario Emilio Aliss, tiene a mi parecer el mérito principal de haber sido una de las primeras formaciones clásicas del país que osaron incluir música boliviana de concierto en sus presentaciones y grabaciones, no sólo limitándose a interpretar las pocas obras escritas existentes, sino sobre todo solicitando activamente partituras nuevas a cuanto compositor y/o arreglista nacional contemporáneo se les cruzara en el camino. Osadía, porque es bien sabido que abrir nuevos caminos no es optar por la facilidad, no solamente por tener que enfrentar a infaltables espíritus obtusos, sino sobre todo porque para incursionar en terrenos en los cuales poco o nada se conoce, hay que hacer gala de sincera humildad, pues especialmente para los músicos formados en conservatorio, es difícil admitir que no basta leer textualmente cualquier música para hacerla sonar bien. Habiendo seguido a este trío desde sus orígenes, después de su concierto esta semana, me dio mucho gusto constatar que el Trío Apolo está interpretando nuestros ritmos nativos cada vez con mayor propiedad.

El concierto fue también interesante por la diversidad y la calidad de los artistas invitados. Zulma Yugar, Estela Rivera, Dominique Iriarte y Carolina Maldonado deleitaron con su rica variedad de estilos, timbres y matices y los vientistas andinos Andrés Vargas y Carlos Alanes demostraron gran musicalidad y profesionalismo, interpretando quenas y zampoñas cromáticas en la obra del compositor José Antonio Navarro “El viento me está llamando”.

En cuanto a los grupos de danza presentes, aprecié particularmente la coreografía moderna sobre un ritmo de Cueca, propuesta por el coreógrafo Oscar Menchaca, director del grupo Estudio Cuerpos Libres.

¡Felicidades! Trío Apolo por sus diecinueve años de vida, sigan adelante por la senda que se trazaron. Ojalá que su ejemplo inspire a los músicos folcloristas bolivianos a retomar la música folclórica de concierto, hace demasiados años por ellos abandonada.

 

(*) El autor es músico compositor boliviano.

  • Publicado en Música

D’Chango, una de las bandas que estará en el Willka Irasu

Daniel Camacho (bajo), Adrián Salinas (batería), Rodrigo Baldivieso (guitarra) y Carlos Espinoza (voz), son los músicos que a principios de este año 2017, en la mágica ciudad de Cochabamba, han creado la agrupación D’Chango, una fresca y llamativa propuesta musical “de sonido cautivador que obliga al oyente a moverse con el Groove del funk/rock”.

La banda al momento cuenta con dos sencillos grabados y producidos por Tritono Estudios, de Alejandro Torrez, temas que se los puede encontrar circulando en las redes sociales de todo el país. Estos sencillos son “Memorias”, que ha tenido importante repercusión en las diferentes radios de Bolivia, e incluso ha llegado a los primeros lugares en los rankings de emisoras como: Stereo Hits Radio, Resistencia Rock Bolivia y Suena Bolivia, entre otras.

A principios de este mes de octubre, D’Chango lanzó su segundo sencillo: “Espanglish”, tema que ha contado con una buena acogida de parte de la crítica y que también ha generado polémica al estar su letra compuesta en español e inglés. Al momento, esta joven banda cochabambina se encuentra en proceso de grabación de nuevas composiciones para el lanzamiento de su primer disco.

Además, D’Chango es parte de las bandas que tocarán, este próximo sábado 28 de octubre en el Festival de Música Willka Irasu, que tendrá lugar en la plazuela Félix del Granado (Ecuador entre España y Baptista). En la oportunidad, D’Chango se presentará junto a las agrupaciones cochabambinas Rugir del León y Mal-Amén; y las chilenas Locktur, Desertus y Capitán Yote.

  • Publicado en Música
Suscribirse a este canal RSS
Powered by OrdaSoft!
Banner 468 x 60 px