Claudia Gonzales Yaksic

Claudia Gonzales Yaksic

Benjamín Santiesteban dicta curso de “Teoría y crítica literaria”

En el Centro Simón I. Patiño de Cochabamba, este 2 de julio inicia el curso “Teoría y crítica literaria” que será impartido por el ensayista y filósofo cochabambino Benjamín Santiesteban Neri. Las clases serán todos los lunes y jueves de los meses de julio, agosto, septiembre y octubre, de 18:15 a 20:00. Las inscripciones ya están abiertas en el Centro de Literatura Boliviana y tienen un costo de Bs 400.

El objetivo de este curso teórico y práctico es que los participantes comprendan “los varios modos de entender y conceptualizar la esencia o no esencia de la literatura, tomando conciencia de la carga conceptual y del quehacer práctico inherente a ella. Los participantes se iniciarán en el ejercicio reflexivo y crítico propio de la Teoría Crítica Literaria a través de la atención crítica a las exposiciones y lecturas que tendrán como meta el análisis y la evaluación de textos básicos”.

En este curso, que tiene una carga de 64 horas académicas, se hará una indagación sobre las principales tendencias en la teoría y crítica literaria del siglo XX. Para ello, el mismo será dividido en tres partes. La primera, de 16 horas académicas, que aborda todos los aspectos de la teoría literaria; una segunda parte que trata sobre la teoría y crítica tradicionales y la tercera que tratará sobre algunas corrientes contemporáneas.

Además, las clases tendrán tres ejes principales: la presentación teórica de temas determinados; la puesta en práctica de la teoría y la discusión crítica y la búsqueda de modos alternativos a la puesta en práctica por los participantes. “Las clases proporcionarán los antecedentes para los textos que sustentan a las tendencias y explicarán a éstas, intentando desarrollar un contexto general coherente que incorpore perspectivas filosóficas y sociales sobre las preguntas recurrentes cuando el  pensamiento tiene como objeto de estudio a la literatura: ¿qué es la literatura?, ¿cuál es el propósito de las obras literarias?, ¿cómo se las producen?, ¿cómo se las puede entender y evaluar?”.

Para el desarrollo de todo este esquema, Benjamín Satiestaban ha elegido autores como Bataille, Nietzsche, Marc, Freud, Darwin, Foucalt, Gadamer, Hirsch, Derrida, Sartre, Blanchot, Steiner, Bloom, Aristóteles, Horacio, Dryden, Pope, Kant, Wilde, Borges, Lázaro Carreter y Correa Calderón, Wordsworth, Saussure, Adorno y Laca, entre otros.

Para mayor información contactarse con Jacky Mejía, responsable del Centro de Literatura Boliviana del Centro Patiño, a través del correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Rosario Aquím Chávez a flor de piel

 

Por  Márcia Batista Ramos (*)

En mi transitar por la existencia, encontré poca gente como la poeta e intelectual boliviana Rosario Aquím Chávez; una de esas personas que se desnuda con facilidad para mostrar su alma, por la franqueza que la caracteriza.

La niña Rosario Aquím Chávez, creció en el departamento del Beni entre dos mundos paralelos: el mundo de la familia de la madre y el mundo de la familia del padre. Cada uno de esos mundos, construidos con sus propios destellos de lucidez y locura, cimentados en realidades económicas diferentes y, por ende, dispares socialmente aunque convergían en cánones morales obligando a la niña a construir su propio mosaico conceptual en un país tan diverso, y en una época que no se admitía la diversidad como factor de enriquecimiento.

Pienso que es en esa época, por la vida pendular que llevaba, que ella asimila los conceptos de inconstancia, tiempo y finitud, y más tarde cuando escribiría la obra “Tiempo Enamorado”, diría: “El tiempo se vuelve sólido con la muerte. Pero este tiempo, no es cualquier tiempo en mi tránsito breve hacia la muerte. Este tiempo en mi vida ha sido un tiempo enamorado, que no es otra cosa  que un tiempo lleno de pulsiones, de pasiones, de amores, de sentires… no solo de pasiones eróticas compañeras de bohemia, sino y sobre todo de profundos amores filiales, esos amores ligados al origen, a las raíces, a la tierra, que llevamos siempre atado a la espalda donde quiera que nos lleve el camino; el amor a los grandes personajes familiares y las amistades de noches de luna con la que hemos compartido nostalgias y sufrires. A esos amores cariñosos que se han perdido en la oscuridad de la muerte, a esas vidas maravillosas que se han ido dejándonos solos,  a ellos quise dedicar ese libro”.

Nacida en Riberalta, creció entre su pueblo natal y Trinidad, la capital del departamento, porque los padres eran divorciados y ella orbitaba entre el mundo de clase alta de la abuela materna y el mundo de clase baja de la abuela paterna, que se turnaron en su educación y crianza.

Rosario Aquím Chávez, en la adolescencia ya había estudiado en los colegios públicos de Trinidad y en los colegios privados de Riberalta, siendo la mejor alumna indistintamente del colegio donde se encontraba; ya que su educación oscilaba según las posibilidades económicas de la abuela de turno.

También en su adolescencia, ella comienza a tener conciencia de  su identidad de clase social y de raza; y como era de esperarse, de las grandes diferencias que existen, socio económicas, en el país, sumado a la estratificación jerárquica en razón de la clase social y de la raza.

Aun estando en la adolescencia, Rosario Aquím Chávez, descubre que el “conocimiento es poder”, y  ella dice: “Ese descubrimiento me ayudó a sobrevivir”.  

A los dieciocho años, en 1982, ella corre la misma suerte que miles de jóvenes benianos: migra a la ciudad de La Paz. Repitiendo la saga de aquellos que hasta el día de hoy salen de su departamento, rumbo a la sede de gobierno, en busca de una vida mejor; con una ilusión a cuestas. Pero, Rosario, llevaba también una beca universitaria por sus excelentes calificaciones de colegiala, que la lanzaría a un espacio socio cultural, con años luz de distancia, de los otros jóvenes migrantes de aquellos y de estos tiempos.

Una mujer de la Amazonía, “mujer nacida en la patria de las aguas” como la bautizó el escritor Homero Carvalho, que tiene que ganar espacios en el altiplano. Lógicamente que se encuentra con un medio hostil, lleno de fieras ocultas detrás de máscaras machistas, llenos de conceptos estereotipados sexistas, que hacen mucho más difícil su estancia en esas tierras; pero, Rosario es fuerte; sabe luchar; sabe sobrevivir; aprende a defenderse… Persevera, se empodera y vence. No deja de estudiar, hoy cuenta con dos maestrías; además de un doctorado en Ciencias del Desarrollo. Tiene un currículo excelente como profesional, tan extenso cuanto exitoso.

Es la misma Rosario Aquím Chávez, quien relata que: “Fue en La Paz, donde empecé a entender que ser hombre y ser mujer eran dos cosas muy distintas, y en esa distinción las mujeres cargábamos con la peor parte. A partir de ahí, nació el primer brote de lo que luego sería mi militancia feminista”.

Con la mirada brillante, quizás, porque retiene una lágrima o porque la vida pulió con esmero su cristalino, Rosario Aquím Chávez, evoca los recuerdos del pasado y rememora: “En esta ciudad me casé con David Santalla, tuve mi primer hijo y formé una familia, conservadora y tradicional, tal como me habían enseñado mis abuelas. Sin embargo, después de ocho años de matrimonio, el amor se acabó y vino el divorcio y con el divorcio la frustración y la ansiedad de lo inconcluso. En ese momento de crisis y de rupturas  existenciales, apareció la que luego sería la primera compañera mujer de mi vida, María Galindo, y con ella, descubrí mi ser lesbiano, que hasta ese momento estaba ausente en mí. Con esa experiencia hermosa y a la vez aterradora en una sociedad como ésta, empecé a tejer mi nueva identidad sexual, y frente a ella, comienzan a revelarse los primeros signos de la homofobia y la discriminación social. Yo, ya estaba terminando mi segunda maestría en filosofía y ciencia política y gracias a la formación adquirida hasta ese momento, aparece en mí, un nuevo horizonte de posibilidad: el activismo TLGB y Queer.”

Rosario Aquím Chávez tuvo la oportunidad de conocer a algunos pensadores contemporáneos; pero es la filósofa María Lugones, quien influencia en ella, para la radicalización de sus posturas políticas, ideológicas y de lucha social.

Es de imaginarse que una mujer tan sensible, inquieta y culta, necesita expresarse a través de las artes y ella incursiona en el teatro y como actriz, también es exitosa y recibe varios premios.

Yo pienso que a Rosario le hacía falta un tercer pulmón para respirar un poco más profundo; y, tal vez por eso, emerge la poesía en su existencia, haciendo carne de los hondos suspiros que ella no se atrevía a exhalar.

Pero, fue el escritor riberalteño Pedro Shimose, quien escribió en el prólogo de su primer libro de poemas publicado “Detrás del Cristal”: “La poeta riberalteña Rosario Aquím Chávez (…) exhibe su intimidad, su ego, sus sentimientos en la vitrina del poema, del papel, del libro. Y lo hace con la mayor naturalidad del mundo, sin importar la tradición literaria (…) Agitada por dudas y conflictos, el valor de ésta poesía reside en su sinceridad cercana a la confesión”.

Empero, es la misma Rosario, quien de cierta forma replica a Shimose al hablar de su vida y poesía: “Creo que la vida es más compleja, que lo que se puede expresar en poemas. Sin embargo, puedo decir que la poesía es la memoria del recuerdo, de la evocación, de la intensidad de las experiencias de vida que quedan inscritas en la piel. Mi poesía expone y confiesa esas marcas, esas huellas, esas nostalgias y esos dolores, a la sensibilidad de todos ustedes”.

El poemario “Detrás del Cristal” habla de sus grandes amores masculinos y compañeros de vida, padres de sus hijos Yungaro David y Matilde Amazonía: David Santalla y Raúl Prada. Como también habla de su añoranza por su siempre amada Riberalta. A lo que Rosario expresa de la siguiente manera: “Detrás del cristal, es también un canto a la tierra, a las raíces, al origen que define el principio y fin de uno mismo, esa “tierra roja con sus septiembres ardientes” de cuya primavera soy fruto y en cuyo lecho moraré por siempre”.

Rosario Aquím Chávez es exitosa, como poetisa es premiada: recibe mención honrosa en el Concurso de Ensayo "Yolanda Bedregal", con la obra: "Al hombre sin nombre la mujer eterna: la intuición feminista de Yolanda Bedregal, 2013; el segundo premio, en el Concurso Nacional de Autobiografía con la obra “Esta es mi historia”, 2012; primer premio, de la editorial Raíz  Alternativa al libro de poesía “Piel sin Nombre”, Buenos Aires-Argentina, 2007; primer premio al libro “Poder y Suplicio: las Tramas del Desarrollo”, Universidad Autónoma del Beni, 2006; entre otros.

Como intelectual publica varios libros: “Derechos o resistencia: los anormales, ¿monstruos o humanos?”, 2008;  “Formaciones sociales y estructuras simbólicas en los Andes”, 2008;  “Poder y Suplicio: las Tramas del Desarrollo”, 2006. También publica varios ensayos y realiza un sin número de investigaciones.

Publica los poemarios: “Antología Poética” selección y edición de Nohora Arrieta Fernández, crítica literaria colombiana, 2012; “Ninfa Queer” (Prólogo de Virginia Ayllón), 2009; “Tiempo Enamorado” (Prólogo de Homero Carvalho), 2006; “Ojos del Cuerpo” (Prólogo de Raúl Prada), 2003; “Memorias de la Piel” (Prólogo de Raúl Prada), 2001; “Detrás del Cristal” (Prólogo de Pedro Shimose), 1997; sumado a la participación en cinco importantes antologías.

Es Raúl Prada quien, en el poemario  “Memorías de la Piel”, dice: “Rosario Aquím Chávez no sólo escribe poesía erótica, va más allá, recupera su ser en la experiencia del feminismo radical, rompe las reglas del juego, rompe con la dominación masculina. La sexualidad es reconstruida en los horizontes de una apertura no estructurada del poder. La seducción total es la consecuencia de la antiproducción y el antipoder. Pero, también es la dimensión del placer intenso y del goce del cuerpo femenino”.

Recuerdo que Rosario lucha por sus ideas como si tuviera un fusil en la mano…

Y  ella confiesa: “Después de todo este recorrido, ya no hay retorno que no sea, para tomar el impulso final”.

Sí,  así es la “Rosa de Aquí”, como le dice cariñosamente el economista Palmiro Soria.

Así es Rosario Aquím Chávez siempre a flor de piel…

(*) Márcia Batista Ramos es escritora.

"De España... su Huella", flamenco y otras danzas

La compañía paceña A ComPás Danzas Españolas Bolivia, dirigida por el maestro cubano-boliviano Yadir Vázquez, presenta este sábado 2 y domingo 3 de junio en el Teatro Achá de Cochabamba, el espectáculo "De España... su Huella", un concierto de flamenco y otras danzas españolas, donde participan más de 50 bailarines y también se tiene como invitada –para la interpretación de danzas bolivianas—a la Compañía de Danzas Folclórica ADAF Bolivia, bajo la dirección del maestro Roberto Sardón.

El espectáculo, que iniciará ambos días a las seis de la tarde, es una invitación a conocer cómo, a través de “algunas identidades culturales que dejó la presencia de España en nuestro continente, se formaron nuestras propias culturas latinoamericanas, fenómeno multicultural y resaltador de elementos palpables e indiscutibles de nuestra identidad nacional”.

"De España... su Huella" consta de dos partes y cuatro cuadros: "La ruta del Inmigrante", "Embarcando a América", "De Idas y de Vueltas" y "Mi Raíz", donde se presentarán bailes folklóricos o regionales de diferentes lugares de España, como Galicia, Castilla León, Madrid, Aragón, Valencia y por supuesto Andalucía, con sus sevillanas  y otros palos del flamenco, varios de ellos propios de Cádiz, el puerto de donde partió Cristóbal Colón para descubrir luego América y punto especialmente importante en la historia de la migración española a América”, dicen los organizadores en un comunicado de prensa.

“Todos estos ritmos, entre jotas y bulerías, viajaron en barcos de esperanza por la tierra prometida y confluyeron, derivaron y volvieron en esos mismos barcos convertidos en los cantes y bailes de ida y vuelta, la rumba, la guajira o el tango, con influencia  cubana y del Caribe y los bailes folclóricos de este lado del continente como los wacas y la chacarera que  asumieron dentro de su estructura, una influencia y/o un tema, marcado por una huella histórica e innegable”.

Este espectáculo se estrenó en La Paz el 12 y 13 de mayo, siendo Cochabamba la primera ciudad donde la compañía A ComPás Danzas Españolas Bolivia ha decidido presentarse, ya que tiene buena aceptación del público y, de hecho, este es el sexto año consecutivo que visitan la ciudad con sus trabajos.

Como parte de la actividad cultural programada para los cientos de deportistas que visitan el departamento como parte de los Juegos Sudamericanos 2018, este sábado a las ocho de la noche darán una función cerrada para los deportistas, función que ha sido financiada por la Secretaría de Culturas de la Alcaldía de Cochabamba.

A ComPás Danzas Españolas Bolivia fue fundada en el año 2004 con la intención principal de difundir, promocionar y enseñar las danzas españolas como el flamenco, clásico español, estilización de la danza española y otras danzas regionales, además de hacer fusiones con folklore boliviano, árabe y cubano.

En todo este tiempo que viene trabajando en Bolivia, A ComPás Danzas Españolas ha recibido de diferentes instituciones varios galardones y premios por su trabajo, como de la Confederación Interamericana de la Danza, la Asamblea Legislativa Plurinacional, el Gobierno Municipal de La Paz y el de Sucre, y el Ministerio de Culturas de Bolivia.

Noche de ópera y zarzuela en Cochabamba

“Hacía falta algo así en Cochabamba”, narra Miguel Salazar Araníbar, director artístico de la Orquesta de Ópera y Zarzuela de Cochabamba (OCOZ), al tiempo que comenta que este no será el único concierto que se dará sino que se presentarán varias veces al año. “Poco se comprende de las puestas en escena de las óperas y zarzuelas por lo que queremos mostrar qué se hace y rellenar esos espacios”, indica Salazar.

Los solistas que estarán deleitando al público cochabambino el martes 5 y miércoles 6 de junio, a las 19:30, son Enrique Araoz, Angélica Monje Tórrez, Alejandra Gonzales D’Alencar y Gastón Paz, bajo la dirección artística de Miguel Salazar Araníbar, que estarán acompañados en esta ocasión por una orquesta comprendida por una veintena de músicos, un coro de compuesto por casi 30 coralistas y alrededor de diez bailarines, quienes pondrán en escena una variedad de números extraídos de óperas y zarzuelas muy conocidas en el repertorio musical.

El programa, de dos partes, ha sido concebido de acuerdo al vasto repertorio dominado por los solitas. Los arreglos musicales fueron realizados por Salazar y por Víctor Valda, destacado contrabajista boliviano. Algunas de las composiciones que se ejecutarán son el Intermerzzo de la zarzuela La Boda de Luis Alonso; Ombra mai Fu de Haendel, La Reina de la Noche, de W.A. Mozart, E Luce van le stelle de la ópera Tosca de Puccini, un dúo de La Traviata de Verdi y otras de la ópera Carmen de Bizet.

Salazar explica que habrá un importante contraste entre la primera y la segunda parte del concierto porque quieren mostrar la variedad con la que se quiere caracterizar como compañía y “así cuando montemos obras completas tendremos un estilo definido”, subraya.

ALGO DE HISTORIA

Miguel Ángel Salazar buscó a Enrique Araoz, destacado tenor dramático cochabambino, hace un tiempo para poner en escena una obra en concreto y dadas las cuestiones técnicas del momento decidieron cambiar el proyecto, con la intención permanente de hacer una buena interpretación del canto lírico con orquesta. “Todos los solistas que ahora nos acompañan son excelentes músicos, muy profesionales. Entre ellos está don Gastón Paz, que tiene una trayectoria impresionante en este campo”, destaca Salazar.

El repertorio será una especie de antología con dúos, solos de orquesta, arias para tenor y barítono y otras donde estará todo el elenco. En otras ocasiones, la OCOZ se dedicará a otro tipo de conciertos sin cantantes y más bien con  músicos solistas invitados para el efecto.

Miguel Ángel Salazar, comenzó sus estudios musicales en el Instituto Laredo de Cochabamba y de violonchelo con el profesor Freddy Ortiz. Fue integrante de la Orquesta Juvenil Municipal de Cochabamba. Después de egresar del Laredo siguió sus estudios en la Universidad Católica de Santiago de Chile y luego en los conservatorios Tchaikovsky de Moscú y Rimsky-Korsakov de San Petersburgo, en Rusia. Ha participado de cursos y clases magistrales en Bolivia, Chile, Brasil, Alemania, Hungría e Inglaterra, bajo la conducción de músicos de prestigio mundial. Como director, dentro de la práctica pedagógica del conservatorio ruso, tomó la rama de instructor de grupos orquestales y así fue principal impulsor de la creación de varias orquestas en nuestro medio como las juveniles e infantiles del Instituto Laredo y Conservatorio Nacional de Música de La Paz, en el Instituto Profesional de la Escuela Moderna de Santiago, además de la cátedra de violonchelo tuvo a su cargo las orquestas de estudiantes de esa misma institución. En Música Pro Arte realizó varios proyectos llevando a cabo presentaciones orquestales con solistas y lírico instrumentales en las ciudades de Bolivia, como Cochabamba, La Paz, Oruro, Sucre, Potosí y Santa Cruz.

Angélica Monje Tórrez, contralto y ganadora de las codiciadas Career Grants de la Doms-BL, Lyra-ZH y Rapp Stiftung-SCB en Suiza, se especializó en Ópera Barroca en la prestigiosa Schola Cantorum Basiliensis en Basilea, Suiza, y en el Real Conservatorio de La Haya, en Holanda. Alternando sus estudios con una prometedora carrera; Angélica comenzó a colaborar a sus 21 años con Andrea Marcon, Leonardo García Alarcón, Diego Fasolis, Christina Pluhar, Diego Fasolis, Herve Niquet, Alessandro de Marchi y Rene Jacobs, los más destacados directores de la escena musical barroca y de interpretación histórica en el mundo.

Su registro único de contralto joven la llevó a presentarse en las mejores salas de concierto de Europa como la Wiener Kontzerhaus en Vienna, el Conzertgebouw en Amsterdam, la Capilla Real del Palacio de Versailles, el Palacio de Bellas Artes BOZAR en Bruselas, el Teatro des Champs Elysees y la Ópera Comique en París y el Arsenal de Metz en Francia; la Thomaskirche en Leipzig y el De Doelen en Rotterdam, entre otros. Monje Tórrez se destacó en conciertos en reconocidos festivales como el de Saint-Denis en París, el Dresdner Musikfestpiele en Dresden, el Oude Muziek en Utrecht, la Gala de la fundación Orange en la Opera de París, entre otros. Aparece también en grabaciones discográficas bajo los sellos Deutsche Gramophone, Channel Classics, Alia Vox; grabaciones que han recibido premios de la BBC Music Magazine, Gramophone de Oro y Editor's Choice en más de una ocasión.

Durante este último año, Angélica ha recibido la plaza de Maestra de Canto Asistente en la Universidad de Central Arkansas en Estados Unidos, y se especializa con su último Diploma en Pedagogía Vocal con el reconocido barítono americano Robert Holden. 

María Alejandra Gonzalez D’ Alencar, es soprano y estudió Canto Lírico con destacados maestros bolivianos e internacionales, asistiendo a Talleres y Clases Magistrales  en  Perú, Chile, España, Estados Unidos e Inglaterra. Entre sus roles más destacados se cuentan el Pastorcillo en Tosca, Annina en “La Traviata”, ambos en La Paz y bajo la dirección del maestro David Handel  junto a la Orquesta Sinfónica Nacional;  y Flora, en la misma ópera en la ciudad de Santa Cruz, bajo la dirección de la Maestra Claudia Parada. Asimismo, interpretó el rol de  Reina de la noche en La Flauta Mágica con la Orquesta Filarmónica de La Paz; protagonizó la Ópera Nacional Aroma de Teófilo Vargas en el rol de Rosa, dirigida por el maestro Eduardo Rodríguez y la Orquesta Univalle de Cochabamba. En El Compadre de Nicolás Suárez, hizo el rol de Flor  con la Orquesta  Sinfónica Nacional, bajo la dirección del maestro Willy Pozadas, entre varias otras interpretaciones protagónicas.

Enrique Aráoz Ríos nació en Cochabamba y luego de descubrir su pasión por el canto lírico realizó sus estudios en la Academia Nacional de Música Man Césped. A lo largo de su trayectoria artística formó parte de coros cochabambinos como el Vox Temporis y la Capella Filarmónica. Como solista ha participado de diversos conciertos y óperas, entre las que destacan Carmina Burana de C. Orff (barítono), el Melodrama Coronilla de Teófilo Vargas con el papel de Carrasco (Tenor), Réquiem de Mozart y en la obra de rock sinfónico Jesucristo Superstar, con el papel de Pilatos. Actualmente se especializa con el reconocido barítono Gastón Paz Zegarra, logrando consolidar su voz como tenor dramático.

Gastón Paz Zegarra, nacido en Cochabamba, inició su educación musical en el colegio La Salle y luego en el Conservatorio Musical Cochabamba, cuando su director era el compositor boliviano Teófilo Vargas. Estudio canto también en Lima, Río de Janeiro, Valencia, y Roma. Cantante lírico por excelencia, Gastón Paz ha interpretado los roles principales como barítono solista en las óperas completas: Orfeo y Eurídice, Aida, Carmen, II Trovatore, Rigoletto, II Pagliaci, Barbero de Sevilla, Die Rosenkavalier, Caballería Rusticana, La Boheme, Madame Butterfly, Lucia de Lammermoor, Boris Godunov, La Traviata, Fausto, Nabucco y Tosca, y también óperas de compositores sudamericanos: El Matrero, El Guaraní, Cristóbal Colón, Francisco Pizarro, Huáscar y Atahuallpa, entre otros. En su repertorio figuran también zarzuelas, operetas, comedias musicales como El Hombre de la Mancha; óperas de compositores bolivianos como  Aroma y Coronilla de Teófilo Vargas, Incallajta, de Atiliano Auza León con el libreto de Norma Méndez de Paz, Manchaypuytu de Alberto Villalpando. Tiene discos compactos grabados de la serie de Gastón Paz Canta.

Junto a la pianista María Teresa Rivera de Stahlie, realizó recitales y conciertos líricos tanto en Bolivia como en el exterior, resaltando su preferencia por compositores bolivianos e iberoamericanos. Fue profesor fundador del Instituto Eduardo Laredo de Cochabamba-Bolivia, director del Coro de Niños Cantores del Valle y del Coro de la Universidad Mayor de San Andrés de la ciudad de La Paz-Bolivia, cantó en Expo Sevilla en España.

Fue designado Boliviano Notable y el Concejo Municipal de la Alcaldía de Cochabamba le otorgó la distinción oficial de Ciudadano Meritorio e Hijo Predilecto de Cochabamba. Recibió el premio Musical Teófilo Vargas,  en mérito a su aporte a la cultura del país. En 1997, la fundación Min On Arte de la Universidad Sokka Gakai del Japón lo distinguió con una medalla de oro en reconocimiento por conciertos de música boliviana efectuados en Tokio y en otras importantes ciudades del Japón.

Suscribirse a este canal RSS
Powered by OrdaSoft!
Banner 468 x 60 px