Con el teatro de Madrastra, Cochabamba presente en “Periférica Off”

Por María José Ferrel/ANF 

Con la tercera y cuarta parte de la “Dodecalogía de la Destrucción” de Arfuy Teatro, “Los Mulas” de la compañía Madrastra, “Bárbaros” del grupo Bárbaros y “Radio Paranoia” de Teatro La Cueva, se inicia este viernes 27 de abril en El Desnivel de la ciudad de La Paz el Periférica Off 2018, bajo una selección enfocada en “otras miradas” en cuanto al hacer teatro en Bolivia. Impulsan la muestra los artistas escénicos Miguel Ángel Estellano y Enrique Gorena, con el apoyo de los autores, directores y actores de las obras que se presentarán.

La Paz está a punto de iniciar un nuevo festival Internacional de teatro (FITAZ). Los festivales son considerados como una fiesta que compromete a todos con la horizontalidad, pluralidad, diversidad e inclusión, razón del nacimiento de la muestra paralela Off. “A partir de esto, nace 'el Periférica Off', se trata de mostrar obras que parten de la experimentación, buscan otros espacios de reflexión en cuanto a ver y hacer teatro; otras formas, procesos, actuaciones, estéticas y abordajes”, indica Miguel Ángel Estellano, parte del espacio escénico El Desnivel, que propone una selección de cuatro obras realizadas en los últimos cuatro años en Bolivia.

Además de ser propuestas arriesgadas y poco convencionales en el arte escénico nacional, las cuatro obras seleccionadas tienen dramaturgia propia, algo fundamental para los organizadores del Periférica Off. “El tener como eje principal el teatro de autor tiene el fin de promover el teatro que tiene una búsqueda e interpela a una sociedad, pues es fruto de esta. Puesto que en la necesidad financiera de los festivales hay una mayor tendencia hacia un teatro de espectáculo es decir hacia lo comercial”, recalca Estellano.

Para Estellano, siempre hay visiones encontradas en cuanto a qué se define como teatro pertinente: “las instituciones tienden a la esclerosis, es por ello que las muestras Off o espacios alternativos nacen como una opción para quienes están ávidos de otras miradas”, finaliza.

La muestra Periférica Off está enfocada en teatro para adultos, así que la edad mínima de ingreso es de 16 años. El abono para las cuatro obras es de Bs 100 y la venta unitaria será de Bs 30. Después de cada función El Desnivel propone una barra fiestera especial para aquellos que disfrutan la buena música y las bebidas espirituosas.

LOS MULAS

Desde Cochabamba es parte de la muestra Periférica Off la compañía de teatro Madrastra. Se presentan con “Los Mulas” el domingo 29 de abril a las 20:00, como estreno en La Paz, en El Desnivel (calle Sánchez Lima #2282 entre Guachalla y Rosendo Gutiérrez).

“¿Qué siente el hombre cuando está a punto de declararse a una mujer?”, se preguntó el artista escénico Alejandro Marañón, como detonante para escribir “Los Mulas”. “Como hombre puedo decir que uno experimenta una fragilidad absoluta y lo que venga después puede definir, definitivamente, el resto del día.  Lo peor que podría pasar es que ella diga que no, o quien sabe, lo peor que podría pasar es que ella diga que sí.  Entonces empecé a jugar con esta frágil situación y en eso me pareció muchas más interesante que aparezcan más presencias masculinas”, relata Marañón, para quien a veces “todo lo que le queda a un hombre es un amigo”.

A partir de esta idea el grupo empezó a crear situaciones, encuentros, a hacer memoria y la obra se fue armando para después de un año de iniciado el proyecto de dramaturgia se monte “Los Mulas” en cinco meses. Actúan Gabriela Melendres, Gabriel Caballero, Gabriel Martínez y Bismark Chávez. 

DODECALOGÍA DE LA DESTRUCCIÓN

Arfuy Teatro presenta lo que es llamado ya por algunos como “un hecho post dramático en el teatro boliviano” con su “Dodecalogía de la Destrucción”, la cual no se enfoca en el drama sino en la experiencia teatral. La “Dodecalogía de la Destrucción” es un proyecto de doce obras -una por mes- en la que se reflexiona alrededor de la destructividad, la moral, la conciencia del ser y el azar.

“Doce obras entrelazadas una con otra, tal cual una red de araña, con énfasis en desvelar el proceso de creación y tensar la creación escénica, así como el diálogo con el espectador”, indica el director y dramaturgo, Winner Zeballos.

En esta ocasión, la 3ra. y 4ta. parte tienen 2 horas y 30 minutos de duración. El objetivo final de Zeballos es presentar las obras en diciembre en una jornada única de doce horas. Actúan Chelsie Zeballos, Rosa Caballero, Newton Zeballos, Karen Chávez y también Winner con Kike Gorena como invitado. Se presenta el viernes 27 de abril a las 20:00.

BÁRBAROS

“Bárbaros”, realizada en colectivo con la adaptación de un texto lingüístico de Teodorov por parte de Darío Torrez, propone una ruptura con los cánones establecidos dentro del teatro a través de nuevas búsquedas en cuanto al lenguaje escénico.

“Quizás el teatro sea el sitio por excelencia donde el espectador de este mundo pueda abandonar su complicidad pasiva con el Maquinista, descubrir los engranajes con los que la maquina lo alimenta con bellas mentiras. Y digo ‘por excelencia’ porque hay pocos sitios en este universo, donde la realidad y la ficción se encuentran en una cercanía tan inmediata y donde no se combaten, sino que se revelan recíprocamente”, inicia una especie de manifiesto de Bárbaros.

Según explican los creadores de la obra, “Bárbaros” es un acto teatral que busca ofrecer al público la experiencia de percibirse a sí mismo construyendo su miedo y su seguridad, su escepticismo y su credulidad, y tomar la decisión de permanecer en su butaca o salir del teatro.

“Queremos que el público tenga la opción de verse en proceso de construir narrativas que intentan explicar lo que está aconteciendo y de actuar como el maquinista del espectáculo que está ocurriendo en su mente. Esperamos que esa experiencia sea como la de un laboratorio donde lo que ocurre ‘in vitro’ en el teatro, contribuya en algo a la lucidez de las personas”, finaliza el manifiesto. Bárbaros se muestra el día sábado 28 de abril a las 21:00.

RADIO PARANOIA

Para finalizar la muestra Periférica Off, se presenta el martes 1 de mayo desde las 21.00 la obra “Radio Paranoia”, que sea, quizás, la obra que más reposiciones ha tenido en el país el último par de años. También fue parte de una pequeña gira internacional con presentaciones en Argentina y Chile. La obra destaca por sus actores, Patricia García, Pedro Grossman, Miguel Estellano y Piti Campos que presentan un guion original de Kike Gorena.

“Me interesaba reflexionar sobre una extrema soledad y todas las pasiones que acompañan a los líderes de opinión. El peso de la verdad directa en nuestra idiosincrasia. En el camino me encontré con el humor negro y me dediqué a jugar con eso”, reflexiona Gorena sobre la obra.

La escritura de “Radio Paranoia” fluye dentro del absurdo de las situaciones en una estética despreocupada; “que viene más de las tripas, que de la cabeza”, finaliza Gorena.

MJF // ANF

 

Alejandro Marañón: ¿cómo ve el hombre el amor?

Tres amigos, El Sinkler (que le declara su amor a todas), El Rafa (que se acuesta con todas) y El Gabo (que no puede vivir su madre) y la madre del Gabo son los personajes de “Los Mulas”, la nueva obra de teatro escrita y dirigida por Alejandro Marañón, que se vuelve a presentar mañana viernes 6 de abril, en una única función que comenzará a las 20:00 en Jazz Stop (frente a la Plaza de las Banderas). En esta pieza, que se estrenó a principios de marzo en el mARTadero, actúan: Gabriela Melendres, Gabriel Caballero, Gabriel Martínez y Bismar Chávez.

“Me puse a pensar ¿sobre qué podría escribir?, tal vez sobre algo que llegue a todo el mundo y que mueva su ser íntimo y sensible para que los llene de paz y así, uno a uno, llene de paz a la humanidad.  Luego me dije: No, yo no tengo la capacidad para escribir eso. Es más, eso no me interesa, ni me compete a mí, lo siento mundo. ¿Entonces de qué hablo? y decidí hablar de lo más cercano que tengo y de lo que soy: un verdadero sobreviviente y contar mi triste historia con el amor, y decidí hacerlo a través  de tres amigos y una madre --porque creo que la historia de amor de un hombre no es la misma sin sus amigos y su madre; que casi, casi, tienen la culpa de todo--.  Entonces me hice la pregunta clave, ¿cómo ve el hombre el amor?”. Así es como comenzó el proceso creativo de “Las Mulas”, según cuenta Alejandro Marañón, director del elenco Madrastra en una entrevista virtual con Plaza Catorce

Esta obra es la quinta que dirige Alejandro Marañón.  “Empecé con ‘La edad de la ciruela’ de Arístides Vargas. ‘Riñón de cerdo para el desconsuelo’ de Alejandro Ricaño –la dirigí con Ana Sánchez, ex fundadora de Madrastra–.  ‘La buenas muertes’ de Gabriel Calderón.  ‘La cantante calva’ de Eugene Ionesco  y ahora ‘Los Mulas’”.

Para Alejandro “es vital seguir escribiendo. ‘Los Mulas’ me ha dado paso a pensar en la siguiente obra.  Es de mi interés abrir un taller de teatro donde pueda experimentar y empezar una obra sin texto y sin palabras, posiblemente también apunte a la masculinidad, y formación permanente, claro”, cuenta. Además, Alejandro Marañón está trabajando con el elenco de La Mala Teatro, una obra de clown.   “Estoy participando en una producción de Sergio Fernández, que imagino saldrá a la luz en un par de meses”, adelanta el actor, director de teatro y dramaturgo.

En la siguiente entrevista y a propósito del Día Internacional del Teatro que se celebró el pasado 27 de marzo, Alejandro  habla sin pelos en la lengua sobre el teatro cochabambino y la actuación.

 ¿Cómo entraste al mundo del teatro?

Yo era el niño que sacaban en las horas cívicas para recitar un poema, para hacer de Cristo, para vestir de campesino, etcétera. Después, fui el chico que le gustaba hablar o que hablaba bien y que podía hacer teatro o que hacía reír a la gente, y sobre el final del colegio era el joven que sabía que el teatro le gustaba pero no sabía cómo seguir ni dónde.  Un tiempo después vi “Feroz” de Diego Aramburo y no me imaginaba que el teatro pudiera hacerse así, me encantó, después vi la “Iliada” de Cesar Brie y ya quedé completamente embrujado.  Empecé a tomar talleres con Diego, a contactar a grupos, a hacer obras; pequeñas obras, grandes obras, a ser sombra # 23, a asistir a lecturas, a conocer gente de teatro, a leer teatro, otro teatro y más teatro y de ahí vengo.

¿Cómo decidiste quedarte en el mundo del teatro?

Con los amigos decimos, uno nunca sabe por qué hace esto.  A veces pienso que me gusta decirle cosas a la gente, pero de forma interesante, me gusta que la gente se ría, que piense, que se emocione.  ¿Cómo decidí? Fue cuando me dijeron tú no puedes hacer esto.  Cuando me quedaba horas viendo a mis amigos ensayar.  Fue cuando me quedé sin grupo, cuando me enamoré y decidí quedarme en un grupo, cuando me di cuenta que tenía muchas cosas más que decir y decidí hacer mi propio grupo, cuando me quedé otra vez sólo y decidí morir en el intento y sigo aquí.  Hoy veo a tantos como yo, algunos más locos, nivel: Dios por el teatro, que me hace pensar que éste es mi camino.  Ahora hay algo escalofriante, se dice que en realidad la puerta es la que elige, no el hombre.  Esto te agarra o te deja.

¿Qué opinas del teatro que se hace y se presenta en Cochabamba?

Creo que somos una generación de la que se hablará mucho en el futuro.  Para hacer un ensayo de cómo se hablaría creo que se dirá: ¿Te acuerdas cuando en Cocha había una obra al mes?, ¿te acuerdas, cuando los “cositos” y los “estitos”, empezaron? ¿Te acuerdas de “la doñita” esa, te acuerdas “del cuatecito” ese y de “la chica” aquella que puteaba a todos? eran nada cuando empezaron, ¿te acuerdas lo que hicieron, te acuerdas quienes han salido de ahí, te acuerdas de sus obras? Había de todo, sí, incluso habían obras interesantes, yo no entendía nada, pero eran interesantes, y algunas una verdadera mierda.  ¿Te acuerdas de sus peleas, de todos sus miramientos? Claro cada panadero alaba su pan.  ¿Te acuerdas como han seguido, te acuerdas el Achá con ocho espectadores? Los súper montajes pero nadie iba  ¿Te acuerdas de los que se fueron, te acuerdas de los que se quedaron, te acuerdas como han aprendido?, de la nada han aprendido.  ¿Te acuerdas del Achá platea llena, te acuerdas de los talleres, te acuerdas como han vuelto a empezar, te acuerdas de los mejores? jajajajja, los mejores, una mierda eran los mejores, los mejores eran otros en realidad, ¿te acuerdas el Adela Zamudio reventando? ¿Te acuerdas cuando se han deshecho los grupos, te acuerdas cuando se han empezado a mezclar?, no habían sido tan giles.  ¿Te acuerdas como se criticaban, te acuerdas que por puro amor se han abierto nuevos grupos, y por puro desamor han muerto grupos?  ¿Te acuerdas tanta gente sin saber dónde ir? ¿Te acuerdas cuando han empezado a escribir? finalmente obras propias, producción a full, todo a pérdida, pero sin abandonar y a full ¿Te acuerdas, el Adela, el Achá, el mARTadero, la Alianza, el Laredo, el Teatro al Aire Libre, Patiño, el CCI, a full con presentaciones?  Generación de mierda era esa.  ¿Y ahora? ahora nos toca a nosotros, ellos ya están viejos, y viejas.  Igual las cosas no han cambiado mucho, sólo se han mantenido vivas.  Tú sabes cumpa, la gente de teatro sólo tiene una oportunidad en esta vida.  ¿Te acuerdas de las “vacas sagradas”? Ahora les toca a ellos.

 ¿Qué ha representado para Alejandro Marañón, este 2018, festejar un año más el Día Internacional del Teatro?

Es recordar mi profesión con muchas preguntas, preguntas como  ¿en realidad qué significa este día?, ¿qué significa para la gente este día?, ¿qué significa para Bolivia este día, o para Cochabamba, qué significa?  Más allá del grito ¡Viva el teatro! es preguntarse ¿a quién le estoy diciendo esto, a mí, a la gente? Y ¿por qué? ¿para qué? ¿Para que esto no muera, para que sea parte de sus vidas?, ¿para que esto no deje de ser parte de mi vida? ¿Por qué y hacia dónde va este día?  Y de pronto caigo en una de las trampas del teatro, preguntarse.  No hay que preguntarse, hay que hacer, preguntarse demasiado jode, hay que hacerlo y ya.  “Hazlo”, decimos en los ensayos, “no lo pienses”, “no se piensa”, “se hace”.  Entonces como mal actor me pregunto todo esto pero como chico que quiere aprender dejo de pensar un poquito y me pongo a hacer.  Todo ese día ha representado hacer de buen actor, es decir planear ensayos, pensar en la siguiente obra, negociar con el espacio, revisar el texto, ensayar y repetir y repetir y repetir hasta el agotamiento, promocionar el evento, buscar fotos, escribir a los actores, putear a los actores, reconciliarse con los actores, en fin.  Por ultimo significó tristeza porque a pesar de todo lo que uno hace, pasa este día, sales a la calle y el teatro es apenas un murmullo. 

¿El estado de cosas en este campo ha mejorado en los últimos años?

Regularmente, en Cochabamba, pasan meses sin estrenarse una obra o sin presentaciones y de haberlas pasan meses en los que las salas de teatro están casi vacías.  Sin embargo, creo que los grupos estamos madurando, hay más presencia de compañías, grupos, colectivos que están preocupados por esta situación, lo cual está muy bien, pero los vacíos no desaparecen, curiosamente.

¿Qué crítica harías si es que hay que hacerla?

Todavía se siente una apatía de nuestro propio gremio a nuestro gremio mismo.  Siempre criticamos a las autoridades pero entre nosotros mismos no nos entendemos, nadie cree en nadie. Y con eso las autoridades no creen en nosotros mismos porque que nosotros no creemos en esto mismo que decimos creer, pero no porque no lo creamos si no porque no creen, ellos, los otros no creen, en lo que yo creo y yo quiero creer o crear.  Al final la cosa se enreda y la culpa es de nadie y todo termina en nada.  Falta entendernos, mejorar la comunicación y trabajar juntos, no revueltos.  

Si tuvieras poder político para mejorar la cultura en Cochabamba, específicamente ¿qué harías?

Escuchar.  Usaría todo mi poder para hacerlo, compraría tiempo, alquilaría espacios, pagaría cinco secretarias para coordinar todos los minutos del día, agendaría horas y horas para escuchar, me haría un lavado de orejas, me daría una ducha fría y me sentaría a escuchar hasta que anochezca y como todo poderoso robaría y robaría descaradamente más tiempo para escuchar a todos los teatreros, danzarines, músicos, pintores, escultores, a los matemáticos, porque también hacen cultura, etcétera.  ¿Y para que escuchar tanto? para aprender, finalmente aprender y no suponer que por ser poderoso entiendo el movimiento cultural de esta jodida tierra por la gracia de Dios.  La idea es aprender algo de lo que soy un completo ignorante, la idea es escuchar y responder.

Fernando Arze Echalar: Escribir, un placer y un reto enorme

El reconocido actor paceño Fernando Arze Echalar estará en Cochabamba en estos días para dictar el taller de teatro “Buscando tu Sensualidad Escénica”, que se realizará entre el sábado 24 y el lunes 26 de marzo. Este es el primer taller que dicta este 2018 en Cochabamba y tiene el objetivo de enseñar a los participantes herramientas para explorar el uso de su "energía escénica", apartándose de su ser "cotidiano" (mayores informes en los números 70754477 y 67770970).

El taller, que tiene un costo de Bs. 250,  está dirigido a actores, actrices, bailarines y personas interesadas o apasionadas por las artes escénicas, y en sus tres días de duración se trabajará, “de forma muy personal y detallada, la expansión de la energía sensual escénica de cada alumno”. Este taller, dice Fernando, “pretende guiar al artista por un viaje personal para llegar a un resultado colectivo que sea contagioso, respetuoso e incisivo. ¿Cuán cómodo está el artista escénico con su cuerpo o en utilizar su sensualidad en escena? Este taller trabajará precisamente el expandir los límites y romper barreras mentales que el artista escénico pueda tener, en relación a este tema”, dice.

 

“En los tres días del taller –explica el actor– quiero que cada alumno pueda explorar, primero solo, sola, su energía sensual escénica, que a veces se encuentra un poco apagada o tímida en el momento de presentarse. El taller es un viaje muy personal, energético y de autoconocimiento escénico. Quiero dar herramientas para que los alumnos practiquen hacerlo en el futuro”.

La siguiente es una entrevista virtual lograda por Plaza Catorce, para conocer las películas que se estrenan este 2018 y en las que Arze Echalar actúa (en "El Río" y "La Entrega" es el protagonista), además de los proyectos de teatro en los que trabaja.

¿En qué películas veremos a Fernando Arze Echalar este 2018?

Este año es un año muy especial para mí porque, finalmente, saldrán por los menos tres proyectos audiovisuales en los que he tenido el placer de participar como actor. Uno titula “El Río”, largometraje dirigido por Juan Pablo Richter, que tuvo su estreno mundial en el Festival Internacional de Miami, hace una semana. Luego a mediados de año estará listo el largometraje “Fuertes”, filmado en La Paz, Sucre y Cochabamba, dirigido por Óscar Salazar, en el que actúo y también fui director de casting. Y, finalmente, la serie “La Entrega”, en la que actúo y donde también fui responsable del casting y co-guionista junto a Camila Urioste y Gory Patiño, que dirige la serie. “La Entrega”, especialmente, fue un esfuerzo descomunal no solamente durante la producción ya que son 10 capítulos, lo que equivale a 5 largometrajes; pero también ahora, en el proceso de post producción de “La Entrega” se está buscando la mejor tecnología para terminar el producto de forma que sea competitivo dentro de la industria, y entretenido para el público. La producción está siendo liderada por Leonel Fransezze y Claudia Gaensel, que son los pulmones y los músculos de este proyecto tan grande.

¿Qué adelantos nos puede dar de estas tres producciones en las que lo veremos actuar?

“El Río” es un film de autor, escrito por el director, que cuenta la historia de un post-adolescente que, obligado por su madre, va al Beni a conocer a su padre. Yo vivo el papel del padre, un “camba-colla” que, a pesar de su manera relativamente extrovertida de ser, es una persona un tanto dura con sus familiares, es machista y solitario. La película habla precisamente sobre el machismo y está situada en lugares preciosos del Beni, entre ellos, las afueras de Trinidad y Rurrenabaque.

“Fuertes” es una película sobre un equipo de fútbol en los años 30 del siglo pasado, que, como institución, decide entrar a la Guerra del Chaco. Es una película que sigue le historia de un muchacho cuyo sueño de ser futbolista es interrumpido por el inicio de la guerra.

La serie “La Entrega” tiene como temática principal la desaparición de una niña de 13 años y cómo este evento afecta a cuatro personajes protagónicos: la madre de la niña, un periodista, un minibusero y una sobreviviente de trata y tráfico.

En teatro el año pasado estuvo con varias producciones. ¿Qué habrá este año en este campo?

En 2018 quiero terminar una trilogía de comedias que quiero dirigir y escribir. Empezamos con la obra “7 Menús” que es una adaptación de varias obras cortas internacionales, y que tuvo tremendo éxito en La Paz. Volteamos taquilla en dos temporadas. Estoy tratando de negociar con espacios en Cochabamba para prestarle ahí, y ya tenemos fechas para Santa Cruz. Luego queremos llevarla a otras ciudades de Bolivia.

A mediados de año quiero presentar la segunda obra y a fines de año la tercera. La segunda será una adaptación de una película americana, y la tercera será un texto mío.

¿Qué trabajos tiene para este 2018?

Este año me propuse a dar más talleres. El año pasado no pude hacerlo mucho, precisamente porque mi agenda estaba a full con rodajes y producciones teatrales, pero este año quiero dedicarme a compartir lo que he aprendido. Aparte de eso, quiero escribir. Escribir se ha vuelto un placer y un reto enorme para mí, y he tenido la oportunidad de trabajar con grandes escritores y guionistas bolivianos en los últimos dos años, con quienes he aprendido un montón. Aparte de las tres obras que quiero estrenar este año, quiero terminar una obra de teatro que empecé escribiendo en una residencia artística en la que participé en Italia, hace un año atrás. Quiero terminar ese proyecto, además de filmar mi primer cortometraje como director y guionista de cine en Bolivia. También estoy involucrado, como actor, en un proyecto de un joven director de Santa Cruz, Ale Quiroga, que se filmará en Tarija en 2019… Así que el año será bastante ocupado.

A Rajatabla Teatro presenta la obra “Gente Bien”

El jueves 20 y viernes 21 de abril, en el Centro Cuarto Intermedio, ubicado en la calle Ernesto Daza Nº 1814, zona Muyurina, el elenco cochabambino de A Rajatabla Teatro  presentará la obra "Gente Bien", con la que inaugura su primera obra de la temporada 2017.

“La vida no siempre da las mismas oportunidades, existen algunas personas que, por el mismo sistema social, político y económico, estarán destinadas a permanecer en el lugar donde están; y otros, usarán influencias y poder para cumplir sus caprichos”, señala una parte de la sinopsis de esta obra teatral, que está dirigida a un público mayor de 12 años.

Esta obra –que comenzará a las ocho de la noche-- cuenta con las actuaciones de Marcelo Fernández, Juan Bottega  y Ana María Frege. Pamela Gutiérrez está como asistente de dirección.

Suscribirse a este canal RSS
Powered by OrdaSoft!
Banner 468 x 60 px