Escenario

Escenario (67)

Concierto de Marianela Aparicio en CasaCor Bolivia

La reconocida pianista cochabambina Marianela Aparicio ofrecerá este miércoles 9 de mayo el concierto “Piano Vivo”, a las 20:00, en CasaCor Bolivia (avenida Mc Kenney Nº 353) de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. "Será un viaje de sensaciones por diferentes estilos musicales. Despertando todos los sentidos del oyente", afirmó la artista a la agencia de comunicación Souza Infantas.

Será una cita imperdible para los amantes de la música que desean disfrutar de un repertorio que incluirá diversos ritmos. Temas de Mozart, Chopin, Piazzolla hasta Ariel Ramirez serán interpretados por la cochabambina que radica en Santa Cruz hace algunos años.

“El  repertorio será muy ameno y escogido justamente para que se tenga un encuentro con varios hits de la música clásica y latinoamericana para piano”, detalla Marianela sobre este concierto que nació con la idea de que se pueda conocer más de cerca a la artista y los compositores que han sido importantes en su vida.

Marianela Aparicio Yuja es bachiller del Instituto Eduardo Laredo de Cochabamba y realizó sus estudios musicales en Bolivia, Cuba y Argentina, destacándose siempre a nivel nacional e internacional.  Su actividad musical  ha sido muy versátil y la ha desarrollado en Cuba, Chile, México, Venezuela, Argentina, Brasil, Francia, Polonia y Bolivia. En algunos de estos países ha dado recitales sola y en conjuntos de cámara; ha participado en festivales y también ha obtenido premios en concursos de piano (Francia, Brasil, Venezuela y Argentina).

También se ha consolidado como solista invitada por varias orquestas. En su repertorio se cuentan conciertos de distintos estilos musicales, desde Bach, Mozart, Chopin, Ravel, Rachmaninoff, Halas, Tchaikovsky hasta Gershwin.

Etiquetado como

Pluralismo Cultural: Los Sikuris de Taypi Ayca–Italaque

Por Boris Bernal Mansilla y Nemecio Huanacu Calamani

La Constitución Política del Estado Plurinacional, en su artículo primero declara: “Bolivia se funda en la pluralidad y el pluralismo político, económico, jurídico, cultural y lingüístico”.

El Pluralismo Cultural trabaja aceptando las singularidades y practicando una tolerancia respecto de ellas: las singularidades se reconocen y coexisten, concurren en un nivel de interculturalidad. En ese marco es que se constituye la Ley de Declaración de Patrimonio Cultural, Inmaterial del Departamento de La Paz a la Música y Danza Autóctona de los Sikuris Mallkus de Taypi Ayka–Italaque del Municipio de Mocomoco de la provincia Eliodoro Camacho, materializada en la Ley Departamental No 080.

En el campo de la antropología de la música el investigador de instrumentos aerófonos bolivianos Arnaud Gerard, afirma: “No toda la música es universal, pues si, en el mismo género del sikuri existe una gran variedad, que van desde la vestimenta, acordes y tiempos musicales, medidas de sikus y bombos, filosofía, cosmovisión, etc…”.

En esta misma línea el investigador japonés Yutaka Aida encontró diferencias de velocidad, ritmo, armonía y vibrato, entre una y otra comunidad o región intérprete de Sikuri, Phusiri o Ayarachi: “La forma de Ejecución de los Sikuris de Taypi Ayca–Italaque es distinta a otros Sikuris”, menciona.

Por su parte el 12 de octubre de 2017 el presidente Evo Morales Ayma en el lanzamiento de la Marca País Corazón del Sur, afirmo: "La diversidad  y la identidad del país, es el orgullo del pueblo boliviano. Tenemos diversidad en la música y danza, no todas las Tarquedas o Sikuris son iguales, cada región tiene su particularidad”.

Con todo lo descrito queda más que comprobado que en el Sikuri no es universal y homogéneo. Existe una diversa y plural gama de Sikuris, no solo de forma sino de esencia (ontos). Y en este caso los Sikuri de Taypi Ayca-Italaque expresan en su axiología, ontología e epistemología sus particularidades, manifestadas en sus instrumentos, vestimenta, forma de interpretación y sentir.

Esta diversidad constituye la identidad y cultura de los pueblos. Homogenizar, universalizar e imponer una sola cultura sería pretender borrar la memoria ancestral de los pueblos Indígena Originario Campesino.

Etiquetado como

En Santa Cruz se estrena L.O.V.E., lo nuevo de Pez Plátano

Por María José Ferrel

Con la presencia de actores cochabambinos, Pez Plátano vuelve a la escena nacional, esta vez con su nueva obra denominada simplemente L.O.V.E. que tiene un elenco de lujo dirigido por Fred Núñez.  Es así que la experiencia de Glenda Rodríguez y Paola Ríos, quienes vuelven a los escenarios después de un tiempo, se une a la juventud emergente de Raymundo Ramos y Juan Pedro Montefinale.

“Inicié mi trabajo en la obra primero estudiando, después descubrí y entendí quién es aquel hombre personaje que trae un misterio de algo que está pasando allá. Tuvimos entrenamientos matutinos acompañados del director, para conseguir el personaje, su estética física y su universo de interpretación. Se leyó constantemente, obtuvimos un entendimiento grupal de lo que nos cuenta la obra en su conjunto para desarrollar una buena participación”, explica el actor cochabambino Raymundo Ramos, sobre el proceso de trabajo.

La temporada de L.O.V.E. inicia en Santa Cruz este 4 de mayo con presentaciones a las 20.30 todos los viernes y sábados hasta el 26 de mayo. La obra también tendrá una pequeña gira nacional en el futuro con fechas todavía a confirmar.

“Es un día cualquiera, un día normal. Nos encontramos en una calle cualquiera, en una calle normal. Pero algo ha roto la normalidad. Algo pasó. Allá estalló ¿una revolución? ¿Un golpe de Estado? ¿Una Guerra Civil? Los personajes están ajenos al horror, a excepción de hombre que viene de allá”, señala la reseña de la obra.

L.O.V.E. juega con dos espacios: Uno el Acá y otro el Allá. Ambos se unen para abrir la ventana hacia lo cotidiano, lo Normal.

La obra es el segundo trabajo en el corto tiempo de vida que tiene el proyecto teatral Pez Plátano, que el pasado 2015 presentó la obra “Bajo el puente”, que trata sobre la masacre de El Porvenir.

Núñez retorna a la dirección junto a la escritura de Sebastián Romero, que esta vez explora los espacios que suceden en lo que él considera como “la extra-escena”.

“Se terminó de escribir el año 2016, fue un proceso que tuvo varios descansos y reposos del texto para dejarlo macerar”, adelanta Romero desde España, donde reside hace un par de años. Con respecto a la idea de “la extra-escena” explica que esto sugiere “un universo que no se ve pero que se sabe que existe”.

En la dirección de arte se encuentra Cesar Morón, conocido arquitecto con una importante participación en el cine. En esta ocasión se encarga de la dirección de arte de la obra.

El encuentro entre el teatro y el audiovisual marcan la propuesta teatral de L.O.V.E, al ser una propuesta pensada en la convergencia de varios elementos. “Uno de los mayores desafíos fue la incorporación del material audiovisual y del sonido para que jugaran no un papel de apoyo, sino más bien de acompañamiento, diálogo o contradicción”, relata Núñez. El director formado en artes escénicas en la Escuela Nacional de Teatro (ELN), explica que en el montaje cada elemento elegido está supeditado al otro. “No queríamos hacer una obra express, sino darle a L.O.V.E. la oportunidad de quedarse con nosotros e ir creciendo. Este es un trabajo que ha involucrado dedicación y sacrificio por parte de todo el equipo”, apunta.

El proyecto Pez Plátano es la sección enfocada exclusivamente al teatro de Núñez & Heinrich Media Producers, productora de contenidos que no solamente se dedica al trabajo audiovisual sino también al teatro, a su revista digital Aullidos de la Calle y el pasado 2017 iniciaron su proyecto de formación con la llegada a Bolivia de la escritora Samanta Schweblin.

El audiovisual es a lo que la productora Núñez & Heinrich se dedica a tiempo completo. “Llevamos ya bastante tiempo corriendo detrás de una cámara. En el proceso de L.O.V.E. hemos puesto al servicio del teatro ese mundo. Como el teatro se trata del mundo y del hombre, estos son nuestros primeros intentos de diálogo entre estos dos soportes”, finaliza Núñez.

Además de actores consolidados y emergentes, L.O.V.E. presenta un equipo conformado por destacados profesionales en el área. El manejo de luces es del  fotógrafo Gustavo Soto, el vestuario de Paola Lambertin; la asistencia de dirección es de Alana Delgadillo y Melina Terceros; y el equipo técnico está conformado por Benjamín Richter, Isaac Nogales y Rodrigo Mendoza.

Etiquetado como

Con el teatro de Madrastra, Cochabamba presente en “Periférica Off”

Por María José Ferrel/ANF 

Con la tercera y cuarta parte de la “Dodecalogía de la Destrucción” de Arfuy Teatro, “Los Mulas” de la compañía Madrastra, “Bárbaros” del grupo Bárbaros y “Radio Paranoia” de Teatro La Cueva, se inicia este viernes 27 de abril en El Desnivel de la ciudad de La Paz el Periférica Off 2018, bajo una selección enfocada en “otras miradas” en cuanto al hacer teatro en Bolivia. Impulsan la muestra los artistas escénicos Miguel Ángel Estellano y Enrique Gorena, con el apoyo de los autores, directores y actores de las obras que se presentarán.

La Paz está a punto de iniciar un nuevo festival Internacional de teatro (FITAZ). Los festivales son considerados como una fiesta que compromete a todos con la horizontalidad, pluralidad, diversidad e inclusión, razón del nacimiento de la muestra paralela Off. “A partir de esto, nace 'el Periférica Off', se trata de mostrar obras que parten de la experimentación, buscan otros espacios de reflexión en cuanto a ver y hacer teatro; otras formas, procesos, actuaciones, estéticas y abordajes”, indica Miguel Ángel Estellano, parte del espacio escénico El Desnivel, que propone una selección de cuatro obras realizadas en los últimos cuatro años en Bolivia.

Además de ser propuestas arriesgadas y poco convencionales en el arte escénico nacional, las cuatro obras seleccionadas tienen dramaturgia propia, algo fundamental para los organizadores del Periférica Off. “El tener como eje principal el teatro de autor tiene el fin de promover el teatro que tiene una búsqueda e interpela a una sociedad, pues es fruto de esta. Puesto que en la necesidad financiera de los festivales hay una mayor tendencia hacia un teatro de espectáculo es decir hacia lo comercial”, recalca Estellano.

Para Estellano, siempre hay visiones encontradas en cuanto a qué se define como teatro pertinente: “las instituciones tienden a la esclerosis, es por ello que las muestras Off o espacios alternativos nacen como una opción para quienes están ávidos de otras miradas”, finaliza.

La muestra Periférica Off está enfocada en teatro para adultos, así que la edad mínima de ingreso es de 16 años. El abono para las cuatro obras es de Bs 100 y la venta unitaria será de Bs 30. Después de cada función El Desnivel propone una barra fiestera especial para aquellos que disfrutan la buena música y las bebidas espirituosas.

LOS MULAS

Desde Cochabamba es parte de la muestra Periférica Off la compañía de teatro Madrastra. Se presentan con “Los Mulas” el domingo 29 de abril a las 20:00, como estreno en La Paz, en El Desnivel (calle Sánchez Lima #2282 entre Guachalla y Rosendo Gutiérrez).

“¿Qué siente el hombre cuando está a punto de declararse a una mujer?”, se preguntó el artista escénico Alejandro Marañón, como detonante para escribir “Los Mulas”. “Como hombre puedo decir que uno experimenta una fragilidad absoluta y lo que venga después puede definir, definitivamente, el resto del día.  Lo peor que podría pasar es que ella diga que no, o quien sabe, lo peor que podría pasar es que ella diga que sí.  Entonces empecé a jugar con esta frágil situación y en eso me pareció muchas más interesante que aparezcan más presencias masculinas”, relata Marañón, para quien a veces “todo lo que le queda a un hombre es un amigo”.

A partir de esta idea el grupo empezó a crear situaciones, encuentros, a hacer memoria y la obra se fue armando para después de un año de iniciado el proyecto de dramaturgia se monte “Los Mulas” en cinco meses. Actúan Gabriela Melendres, Gabriel Caballero, Gabriel Martínez y Bismark Chávez. 

DODECALOGÍA DE LA DESTRUCCIÓN

Arfuy Teatro presenta lo que es llamado ya por algunos como “un hecho post dramático en el teatro boliviano” con su “Dodecalogía de la Destrucción”, la cual no se enfoca en el drama sino en la experiencia teatral. La “Dodecalogía de la Destrucción” es un proyecto de doce obras -una por mes- en la que se reflexiona alrededor de la destructividad, la moral, la conciencia del ser y el azar.

“Doce obras entrelazadas una con otra, tal cual una red de araña, con énfasis en desvelar el proceso de creación y tensar la creación escénica, así como el diálogo con el espectador”, indica el director y dramaturgo, Winner Zeballos.

En esta ocasión, la 3ra. y 4ta. parte tienen 2 horas y 30 minutos de duración. El objetivo final de Zeballos es presentar las obras en diciembre en una jornada única de doce horas. Actúan Chelsie Zeballos, Rosa Caballero, Newton Zeballos, Karen Chávez y también Winner con Kike Gorena como invitado. Se presenta el viernes 27 de abril a las 20:00.

BÁRBAROS

“Bárbaros”, realizada en colectivo con la adaptación de un texto lingüístico de Teodorov por parte de Darío Torrez, propone una ruptura con los cánones establecidos dentro del teatro a través de nuevas búsquedas en cuanto al lenguaje escénico.

“Quizás el teatro sea el sitio por excelencia donde el espectador de este mundo pueda abandonar su complicidad pasiva con el Maquinista, descubrir los engranajes con los que la maquina lo alimenta con bellas mentiras. Y digo ‘por excelencia’ porque hay pocos sitios en este universo, donde la realidad y la ficción se encuentran en una cercanía tan inmediata y donde no se combaten, sino que se revelan recíprocamente”, inicia una especie de manifiesto de Bárbaros.

Según explican los creadores de la obra, “Bárbaros” es un acto teatral que busca ofrecer al público la experiencia de percibirse a sí mismo construyendo su miedo y su seguridad, su escepticismo y su credulidad, y tomar la decisión de permanecer en su butaca o salir del teatro.

“Queremos que el público tenga la opción de verse en proceso de construir narrativas que intentan explicar lo que está aconteciendo y de actuar como el maquinista del espectáculo que está ocurriendo en su mente. Esperamos que esa experiencia sea como la de un laboratorio donde lo que ocurre ‘in vitro’ en el teatro, contribuya en algo a la lucidez de las personas”, finaliza el manifiesto. Bárbaros se muestra el día sábado 28 de abril a las 21:00.

RADIO PARANOIA

Para finalizar la muestra Periférica Off, se presenta el martes 1 de mayo desde las 21.00 la obra “Radio Paranoia”, que sea, quizás, la obra que más reposiciones ha tenido en el país el último par de años. También fue parte de una pequeña gira internacional con presentaciones en Argentina y Chile. La obra destaca por sus actores, Patricia García, Pedro Grossman, Miguel Estellano y Piti Campos que presentan un guion original de Kike Gorena.

“Me interesaba reflexionar sobre una extrema soledad y todas las pasiones que acompañan a los líderes de opinión. El peso de la verdad directa en nuestra idiosincrasia. En el camino me encontré con el humor negro y me dediqué a jugar con eso”, reflexiona Gorena sobre la obra.

La escritura de “Radio Paranoia” fluye dentro del absurdo de las situaciones en una estética despreocupada; “que viene más de las tripas, que de la cabeza”, finaliza Gorena.

MJF // ANF

 

Etiquetado como

Más de 1.000 músicos participaron del Festival “Misiones de Chiquitos”

El Coro Arakaendar y Les Passions fueron los encargados de ponerle el punto final a la duodécima versión del Festival Internacional de Música Renacentista y Barroca Americana “Misiones de Chiquitos”, que comenzó el 13 de abril y concluyó este domingo 22. “La presentación de los músicos bolivianos y franceses, que se realizó en la parroquia San Roque de la ciudad de Santa Cruz, marcó el cierre de un encuentro que una vez más se vio fortalecido por el respaldo del público. Más de 50.000 personas asistieron a los diferentes conciertos que se realizaron en Santa Cruz, Tarija y Chuquisaca”, según informó ayer, a través de un comunicado de prensa, la agencia de comunicación Souza-Infantas.

En este festival, que reunió a más de 1.000 músicos integrantes de 60 diferentes grupos provenientes de 17 países, participó la Orquesta Filarmónica de Bolivia (OFB), con sede en Cochabamba y dirigida por el maestro Miguel Ángel Salazar Hidalgo. La OFB se presentó junto al solista internacional y director invitado, el violinista italiano Francesco Senese, miembro de la Lucerne Festival Orchestra y Asistente de Concertino de la Orchestra Mozart de Bolonia, ambas fundadas por Claudio Abbado.

Luego, la OFB se presentó los días 15, 16 y 17 de abril en las localidades chiquitanas de San Rafael, San Miguel y Concepción, y el 18 finalizó su gira con un concierto en la Iglesia San Roque de la capital cruceña. Además de los conciertos, la OFB propició en Tarija talleres dirigidos a los jóvenes de la Orquesta Académica de Tarija, que fueron dictados por Francesco Senese y Sebastian Forero, éste último cellista colombiano.

El Festival Internacional de Música Renacentista y Barroca Americana “Misiones de Chiquitos” comenzó el 13 de abril y se prolongó a lo largo de diez días. Los recitales se encargaron de llevar música barroca y renacentista a diferentes rincones, desde las capitales Santa Cruz de la Sierra y Tarija, hasta las poblaciones de Chiquitos que forman parte del circuito misional; Camiri en el Chaco y Santa Rosa en Chuquisaca.

Según el reporte de Souza-Infantas, “los grupos participantes llegaron desde lugares tan diversos como Alemania, Polonia, Inglaterra, Italia, Suiza, España, Francia, México, Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, Argentina, Paraguay, Brasil y Chile; además del anfitrión Bolivia”. Destacó también la participación de niños y jóvenes de comunidades indígenas de Urubichá, Palmarito y comunidades chiquitanas, “ratificando que el proceso de conformación de coros y orquestas que comenzó hace más de dos décadas sigue dando frutos”.

Entre los músicos invitados resaltó la orquesta Julliard415, el grupo internacional de la escuela de Música Juilliard de Nueva York, uno de los conservatorios más prestigiosos del mundo, que por vez primera participó en este festival y luego, el pasado martes 17 de abril, el grupo estuvo en Cochabamba para ofrecer un concierto en el marco de la inauguración del restaurado Convento de Santa Teresa.

Desde el punto de vista artístico destacaron los reestrenos mundiales, tal fue el caso de la Sinfonía de La Plata y el Divertimento Concertante 43, ambas obras del compositor Pedro Ximénez de Abrill y Tirado, quien nació en Arequipa en la época Colonial; y en 1833 llegó a Bolivia contratado por Andrés de Santa Cruz.

Las coproducciones también formaron parte de la cita. Dos de ellas fueron las que realizaron Música ALcheMIca (España) con la Orquesta Municipal San José de Chiquitos (Bolivia); y Arakaendar (Bolivia) con Les Passions (Francia).

“Gracias a todos por ser parte de este Festival. Estamos satisfechos de haberlos tenido y de haber compartido con todos ustedes. Hemos sido testigos del Festival más grande de todos los que hemos realizado”, dijo Sarah Mansilla, presidente de la Asociación Pro Arte y Cultura (APAC), institución que organiza el evento desde sus inicios, en el año 1996.

Etiquetado como

Alejandro Marañón: ¿cómo ve el hombre el amor?

Tres amigos, El Sinkler (que le declara su amor a todas), El Rafa (que se acuesta con todas) y El Gabo (que no puede vivir su madre) y la madre del Gabo son los personajes de “Los Mulas”, la nueva obra de teatro escrita y dirigida por Alejandro Marañón, que se vuelve a presentar mañana viernes 6 de abril, en una única función que comenzará a las 20:00 en Jazz Stop (frente a la Plaza de las Banderas). En esta pieza, que se estrenó a principios de marzo en el mARTadero, actúan: Gabriela Melendres, Gabriel Caballero, Gabriel Martínez y Bismar Chávez.

“Me puse a pensar ¿sobre qué podría escribir?, tal vez sobre algo que llegue a todo el mundo y que mueva su ser íntimo y sensible para que los llene de paz y así, uno a uno, llene de paz a la humanidad.  Luego me dije: No, yo no tengo la capacidad para escribir eso. Es más, eso no me interesa, ni me compete a mí, lo siento mundo. ¿Entonces de qué hablo? y decidí hablar de lo más cercano que tengo y de lo que soy: un verdadero sobreviviente y contar mi triste historia con el amor, y decidí hacerlo a través  de tres amigos y una madre --porque creo que la historia de amor de un hombre no es la misma sin sus amigos y su madre; que casi, casi, tienen la culpa de todo--.  Entonces me hice la pregunta clave, ¿cómo ve el hombre el amor?”. Así es como comenzó el proceso creativo de “Las Mulas”, según cuenta Alejandro Marañón, director del elenco Madrastra en una entrevista virtual con Plaza Catorce

Esta obra es la quinta que dirige Alejandro Marañón.  “Empecé con ‘La edad de la ciruela’ de Arístides Vargas. ‘Riñón de cerdo para el desconsuelo’ de Alejandro Ricaño –la dirigí con Ana Sánchez, ex fundadora de Madrastra–.  ‘La buenas muertes’ de Gabriel Calderón.  ‘La cantante calva’ de Eugene Ionesco  y ahora ‘Los Mulas’”.

Para Alejandro “es vital seguir escribiendo. ‘Los Mulas’ me ha dado paso a pensar en la siguiente obra.  Es de mi interés abrir un taller de teatro donde pueda experimentar y empezar una obra sin texto y sin palabras, posiblemente también apunte a la masculinidad, y formación permanente, claro”, cuenta. Además, Alejandro Marañón está trabajando con el elenco de La Mala Teatro, una obra de clown.   “Estoy participando en una producción de Sergio Fernández, que imagino saldrá a la luz en un par de meses”, adelanta el actor, director de teatro y dramaturgo.

En la siguiente entrevista y a propósito del Día Internacional del Teatro que se celebró el pasado 27 de marzo, Alejandro  habla sin pelos en la lengua sobre el teatro cochabambino y la actuación.

 ¿Cómo entraste al mundo del teatro?

Yo era el niño que sacaban en las horas cívicas para recitar un poema, para hacer de Cristo, para vestir de campesino, etcétera. Después, fui el chico que le gustaba hablar o que hablaba bien y que podía hacer teatro o que hacía reír a la gente, y sobre el final del colegio era el joven que sabía que el teatro le gustaba pero no sabía cómo seguir ni dónde.  Un tiempo después vi “Feroz” de Diego Aramburo y no me imaginaba que el teatro pudiera hacerse así, me encantó, después vi la “Iliada” de Cesar Brie y ya quedé completamente embrujado.  Empecé a tomar talleres con Diego, a contactar a grupos, a hacer obras; pequeñas obras, grandes obras, a ser sombra # 23, a asistir a lecturas, a conocer gente de teatro, a leer teatro, otro teatro y más teatro y de ahí vengo.

¿Cómo decidiste quedarte en el mundo del teatro?

Con los amigos decimos, uno nunca sabe por qué hace esto.  A veces pienso que me gusta decirle cosas a la gente, pero de forma interesante, me gusta que la gente se ría, que piense, que se emocione.  ¿Cómo decidí? Fue cuando me dijeron tú no puedes hacer esto.  Cuando me quedaba horas viendo a mis amigos ensayar.  Fue cuando me quedé sin grupo, cuando me enamoré y decidí quedarme en un grupo, cuando me di cuenta que tenía muchas cosas más que decir y decidí hacer mi propio grupo, cuando me quedé otra vez sólo y decidí morir en el intento y sigo aquí.  Hoy veo a tantos como yo, algunos más locos, nivel: Dios por el teatro, que me hace pensar que éste es mi camino.  Ahora hay algo escalofriante, se dice que en realidad la puerta es la que elige, no el hombre.  Esto te agarra o te deja.

¿Qué opinas del teatro que se hace y se presenta en Cochabamba?

Creo que somos una generación de la que se hablará mucho en el futuro.  Para hacer un ensayo de cómo se hablaría creo que se dirá: ¿Te acuerdas cuando en Cocha había una obra al mes?, ¿te acuerdas, cuando los “cositos” y los “estitos”, empezaron? ¿Te acuerdas de “la doñita” esa, te acuerdas “del cuatecito” ese y de “la chica” aquella que puteaba a todos? eran nada cuando empezaron, ¿te acuerdas lo que hicieron, te acuerdas quienes han salido de ahí, te acuerdas de sus obras? Había de todo, sí, incluso habían obras interesantes, yo no entendía nada, pero eran interesantes, y algunas una verdadera mierda.  ¿Te acuerdas de sus peleas, de todos sus miramientos? Claro cada panadero alaba su pan.  ¿Te acuerdas como han seguido, te acuerdas el Achá con ocho espectadores? Los súper montajes pero nadie iba  ¿Te acuerdas de los que se fueron, te acuerdas de los que se quedaron, te acuerdas como han aprendido?, de la nada han aprendido.  ¿Te acuerdas del Achá platea llena, te acuerdas de los talleres, te acuerdas como han vuelto a empezar, te acuerdas de los mejores? jajajajja, los mejores, una mierda eran los mejores, los mejores eran otros en realidad, ¿te acuerdas el Adela Zamudio reventando? ¿Te acuerdas cuando se han deshecho los grupos, te acuerdas cuando se han empezado a mezclar?, no habían sido tan giles.  ¿Te acuerdas como se criticaban, te acuerdas que por puro amor se han abierto nuevos grupos, y por puro desamor han muerto grupos?  ¿Te acuerdas tanta gente sin saber dónde ir? ¿Te acuerdas cuando han empezado a escribir? finalmente obras propias, producción a full, todo a pérdida, pero sin abandonar y a full ¿Te acuerdas, el Adela, el Achá, el mARTadero, la Alianza, el Laredo, el Teatro al Aire Libre, Patiño, el CCI, a full con presentaciones?  Generación de mierda era esa.  ¿Y ahora? ahora nos toca a nosotros, ellos ya están viejos, y viejas.  Igual las cosas no han cambiado mucho, sólo se han mantenido vivas.  Tú sabes cumpa, la gente de teatro sólo tiene una oportunidad en esta vida.  ¿Te acuerdas de las “vacas sagradas”? Ahora les toca a ellos.

 ¿Qué ha representado para Alejandro Marañón, este 2018, festejar un año más el Día Internacional del Teatro?

Es recordar mi profesión con muchas preguntas, preguntas como  ¿en realidad qué significa este día?, ¿qué significa para la gente este día?, ¿qué significa para Bolivia este día, o para Cochabamba, qué significa?  Más allá del grito ¡Viva el teatro! es preguntarse ¿a quién le estoy diciendo esto, a mí, a la gente? Y ¿por qué? ¿para qué? ¿Para que esto no muera, para que sea parte de sus vidas?, ¿para que esto no deje de ser parte de mi vida? ¿Por qué y hacia dónde va este día?  Y de pronto caigo en una de las trampas del teatro, preguntarse.  No hay que preguntarse, hay que hacer, preguntarse demasiado jode, hay que hacerlo y ya.  “Hazlo”, decimos en los ensayos, “no lo pienses”, “no se piensa”, “se hace”.  Entonces como mal actor me pregunto todo esto pero como chico que quiere aprender dejo de pensar un poquito y me pongo a hacer.  Todo ese día ha representado hacer de buen actor, es decir planear ensayos, pensar en la siguiente obra, negociar con el espacio, revisar el texto, ensayar y repetir y repetir y repetir hasta el agotamiento, promocionar el evento, buscar fotos, escribir a los actores, putear a los actores, reconciliarse con los actores, en fin.  Por ultimo significó tristeza porque a pesar de todo lo que uno hace, pasa este día, sales a la calle y el teatro es apenas un murmullo. 

¿El estado de cosas en este campo ha mejorado en los últimos años?

Regularmente, en Cochabamba, pasan meses sin estrenarse una obra o sin presentaciones y de haberlas pasan meses en los que las salas de teatro están casi vacías.  Sin embargo, creo que los grupos estamos madurando, hay más presencia de compañías, grupos, colectivos que están preocupados por esta situación, lo cual está muy bien, pero los vacíos no desaparecen, curiosamente.

¿Qué crítica harías si es que hay que hacerla?

Todavía se siente una apatía de nuestro propio gremio a nuestro gremio mismo.  Siempre criticamos a las autoridades pero entre nosotros mismos no nos entendemos, nadie cree en nadie. Y con eso las autoridades no creen en nosotros mismos porque que nosotros no creemos en esto mismo que decimos creer, pero no porque no lo creamos si no porque no creen, ellos, los otros no creen, en lo que yo creo y yo quiero creer o crear.  Al final la cosa se enreda y la culpa es de nadie y todo termina en nada.  Falta entendernos, mejorar la comunicación y trabajar juntos, no revueltos.  

Si tuvieras poder político para mejorar la cultura en Cochabamba, específicamente ¿qué harías?

Escuchar.  Usaría todo mi poder para hacerlo, compraría tiempo, alquilaría espacios, pagaría cinco secretarias para coordinar todos los minutos del día, agendaría horas y horas para escuchar, me haría un lavado de orejas, me daría una ducha fría y me sentaría a escuchar hasta que anochezca y como todo poderoso robaría y robaría descaradamente más tiempo para escuchar a todos los teatreros, danzarines, músicos, pintores, escultores, a los matemáticos, porque también hacen cultura, etcétera.  ¿Y para que escuchar tanto? para aprender, finalmente aprender y no suponer que por ser poderoso entiendo el movimiento cultural de esta jodida tierra por la gracia de Dios.  La idea es aprender algo de lo que soy un completo ignorante, la idea es escuchar y responder.

Etiquetado como

Barrio Latino en la Tirana y Olé

La conocida banda Barrio Latino, se presentará el viernes 6 de abril en la Tirana y Olé. Un concierto esperado  por todos los amantes de la salsa, el latín jazz y el son cubano tradicional.  Una interesante característica de este grupo cochabambino, es la exploración de la música tropical a través del lenguaje del jazz. Para la ocasión,  Barrio Latino presentará un recorrido musical con los mayores íconos del género: un viaje que inicia con canciones de Rubén Blades, Héctor Lavoe, Tito Puente, Celia Cruz, Polo Montañez y Oscar de León (por mencionar algunos), y que pasando por el oriente cubano, nos regala la música de soneros de la talla de buena Vista Social Club.

Cabe mencionar, que la banda cuenta con varias composiciones que gozan de una gran aceptación, entre las cuales destaca la “Cumbia de Contrabando”, canción de la cual actualmente se está realizando el videoclip oficial.

Barrio latino esta conformado por músicos cochabambinos de amplia trayectoria entre los que podemos citar a Ruddy Barrancos en el saxo alto,  Jorge Claros en el saxo tenor,  Tamya Guereca en el piano, Germán Gonzales en los timbales, Miguel Crespo en las congas,  Pedro Guereca en la voz y, por último, con mucho placer, la banda presenta a su nuevo integrante: Hugo de La fuente en el bajo.

Entonces, la invitación para disfrutar una noche especial con la música de Barrio Latino y la cocina del chef David Carranza en la Tirana y Olé, es este viernes desde las 22:00.

Etiquetado como

Fernando Arze Echalar: Escribir, un placer y un reto enorme

El reconocido actor paceño Fernando Arze Echalar estará en Cochabamba en estos días para dictar el taller de teatro “Buscando tu Sensualidad Escénica”, que se realizará entre el sábado 24 y el lunes 26 de marzo. Este es el primer taller que dicta este 2018 en Cochabamba y tiene el objetivo de enseñar a los participantes herramientas para explorar el uso de su "energía escénica", apartándose de su ser "cotidiano" (mayores informes en los números 70754477 y 67770970).

El taller, que tiene un costo de Bs. 250,  está dirigido a actores, actrices, bailarines y personas interesadas o apasionadas por las artes escénicas, y en sus tres días de duración se trabajará, “de forma muy personal y detallada, la expansión de la energía sensual escénica de cada alumno”. Este taller, dice Fernando, “pretende guiar al artista por un viaje personal para llegar a un resultado colectivo que sea contagioso, respetuoso e incisivo. ¿Cuán cómodo está el artista escénico con su cuerpo o en utilizar su sensualidad en escena? Este taller trabajará precisamente el expandir los límites y romper barreras mentales que el artista escénico pueda tener, en relación a este tema”, dice.

 

“En los tres días del taller –explica el actor– quiero que cada alumno pueda explorar, primero solo, sola, su energía sensual escénica, que a veces se encuentra un poco apagada o tímida en el momento de presentarse. El taller es un viaje muy personal, energético y de autoconocimiento escénico. Quiero dar herramientas para que los alumnos practiquen hacerlo en el futuro”.

La siguiente es una entrevista virtual lograda por Plaza Catorce, para conocer las películas que se estrenan este 2018 y en las que Arze Echalar actúa (en "El Río" y "La Entrega" es el protagonista), además de los proyectos de teatro en los que trabaja.

¿En qué películas veremos a Fernando Arze Echalar este 2018?

Este año es un año muy especial para mí porque, finalmente, saldrán por los menos tres proyectos audiovisuales en los que he tenido el placer de participar como actor. Uno titula “El Río”, largometraje dirigido por Juan Pablo Richter, que tuvo su estreno mundial en el Festival Internacional de Miami, hace una semana. Luego a mediados de año estará listo el largometraje “Fuertes”, filmado en La Paz, Sucre y Cochabamba, dirigido por Óscar Salazar, en el que actúo y también fui director de casting. Y, finalmente, la serie “La Entrega”, en la que actúo y donde también fui responsable del casting y co-guionista junto a Camila Urioste y Gory Patiño, que dirige la serie. “La Entrega”, especialmente, fue un esfuerzo descomunal no solamente durante la producción ya que son 10 capítulos, lo que equivale a 5 largometrajes; pero también ahora, en el proceso de post producción de “La Entrega” se está buscando la mejor tecnología para terminar el producto de forma que sea competitivo dentro de la industria, y entretenido para el público. La producción está siendo liderada por Leonel Fransezze y Claudia Gaensel, que son los pulmones y los músculos de este proyecto tan grande.

¿Qué adelantos nos puede dar de estas tres producciones en las que lo veremos actuar?

“El Río” es un film de autor, escrito por el director, que cuenta la historia de un post-adolescente que, obligado por su madre, va al Beni a conocer a su padre. Yo vivo el papel del padre, un “camba-colla” que, a pesar de su manera relativamente extrovertida de ser, es una persona un tanto dura con sus familiares, es machista y solitario. La película habla precisamente sobre el machismo y está situada en lugares preciosos del Beni, entre ellos, las afueras de Trinidad y Rurrenabaque.

“Fuertes” es una película sobre un equipo de fútbol en los años 30 del siglo pasado, que, como institución, decide entrar a la Guerra del Chaco. Es una película que sigue le historia de un muchacho cuyo sueño de ser futbolista es interrumpido por el inicio de la guerra.

La serie “La Entrega” tiene como temática principal la desaparición de una niña de 13 años y cómo este evento afecta a cuatro personajes protagónicos: la madre de la niña, un periodista, un minibusero y una sobreviviente de trata y tráfico.

En teatro el año pasado estuvo con varias producciones. ¿Qué habrá este año en este campo?

En 2018 quiero terminar una trilogía de comedias que quiero dirigir y escribir. Empezamos con la obra “7 Menús” que es una adaptación de varias obras cortas internacionales, y que tuvo tremendo éxito en La Paz. Volteamos taquilla en dos temporadas. Estoy tratando de negociar con espacios en Cochabamba para prestarle ahí, y ya tenemos fechas para Santa Cruz. Luego queremos llevarla a otras ciudades de Bolivia.

A mediados de año quiero presentar la segunda obra y a fines de año la tercera. La segunda será una adaptación de una película americana, y la tercera será un texto mío.

¿Qué trabajos tiene para este 2018?

Este año me propuse a dar más talleres. El año pasado no pude hacerlo mucho, precisamente porque mi agenda estaba a full con rodajes y producciones teatrales, pero este año quiero dedicarme a compartir lo que he aprendido. Aparte de eso, quiero escribir. Escribir se ha vuelto un placer y un reto enorme para mí, y he tenido la oportunidad de trabajar con grandes escritores y guionistas bolivianos en los últimos dos años, con quienes he aprendido un montón. Aparte de las tres obras que quiero estrenar este año, quiero terminar una obra de teatro que empecé escribiendo en una residencia artística en la que participé en Italia, hace un año atrás. Quiero terminar ese proyecto, además de filmar mi primer cortometraje como director y guionista de cine en Bolivia. También estoy involucrado, como actor, en un proyecto de un joven director de Santa Cruz, Ale Quiroga, que se filmará en Tarija en 2019… Así que el año será bastante ocupado.

Etiquetado como

Joaquín Delemoine Blues Band en Oasis de Dalí

Joaquín Delemoine es uno de los mejores guitarristas de blues que vive en Cochabamba y la noche de este viernes 16 de marzo desde las se presentará en Oasis de Dalí (España casi Mayor Rocha) junto a otros dos buenos músicos: El Rayas (bajista de la Tiquipaya Golden Blues Band) y Román Gonzales en la batería. Con ellos interpretará sus creaciones  y temas clásicos de compositores como B.B. King, Magic Sam, Otis Rush, Buddy Guy, Earl Hooker y T-Bone Walker, entre otros.

El año pasado Joaquín se fue a vivir a Estados Unidos, donde grabó un disco y se presentó periódicamente en varios espacios. “En Colorado no tuve banda estable pero llegué a conocer varios músicos y contrataba a los que tenían espacio en sus calendarios. Tocaba un par de veces al mes. Mi lugar favorito era El Chapultepec Jazz Bar. Antes era solo jazz pero ahora también le meten blues. Ahí, todos los mejores de los ‘40s-‘50s, Miles Davis, Sinatra, etcétera, tocaron y tenía su magia estar en ese escenario”, cuenta Joaquín en una entrevista con Plaza Catorce.

Su estadía en Estados Unidos estuvo buena y productiva. “Me metí esta vez en la escena de Blues en Denver, Colorado. Formaba mis bandas con muy buenos músicos sesionistas, tocaba un par de veces al mes y había buenos blues jams durante la semana. Grabé un EP en Washington DC y unos sencillos en Colorado. Me encanta el sonido más vintage, así que fui para ese estilo de blues. Mucho de blues estos días es rock escondido como blues. Estoy re-masterizando el EP para sacarlo con el disco que voy grabando. Espero debutarlo para fines de mayo”, detalla el músico.

 “Mi gusto de blues –dice Joaquín– nació escuchando a varios de rock clásico. Jimi Hendrix, Eric Clapton, Rolling Stones, etcétera. De ellos, siempre me gustaban los temas más bluseros. Cuando investigaba sobre los temas me di cuenta que eran covers o inspirados por los originales de lo que escuchaban. Hablaban de gente como Freddie King y Elmore James como si fueran dioses. Así que empecé a escuchar y sí, hay un manierismo y sutileza de los originales que es fascinante. La manera de frasear, el espacio entre las notas. Los tonos de las guitarras y amplificadores. Más puro”.

Etiquetado como

La Revolución Cultural de los Sikuris de Taypi Ayca–Italaque

Por Boris Bernal Mansilla y Nemecio Huanacu Calamani

Iniciamos este escrito primero rindiendo un homenaje a nuestros ancestros,  abuelas y abuelos que resistieron, lucharon, soportaron y brindaron su vida porque su legado cultural llegue a nuestros días. 

En estos tiempos que de cierta forma las condiciones son diferentes, una fuerte efervescencia crece en la región andina por la interpretación de la música indígena originaria ancestral. Cada día se ve más en los diferentes estratos sociales del mundo urbano: grupos, colectivos y comunidades intérpretes de la cultura ancestral originaria. Pero esto que vemos ahora con tanta alegría y muchas veces como jóvenes urbanos caemos en la arrogancia de sentirnos con mayor conocimiento y experiencia en esto, no fue una concesión política coyuntural, ni es el resultado de gestiones gubernamentales. Llegar a este momento de revalorización cultural fue un largo proceso de resistencia que desemboco en lo que ahora denominamos: “La Revolución Cultural de los Sikuris de Taypi Ayca–Italaque.

Para comprender este hecho recogemos la investigación realizada por Daniel Casteblanco en su escrito: “Dos intelectuales indigenistas y su influencia en la popularización del estilo música de los Sikuris de Italaque 1926-1963” publicada en la revista Mundo Sikur en la ciudad de Lima,Perú, el 2017, en la que describe un episodio vivido por los Sikuris de Taypi Ayca-Italaque:

“Desde los palcos del Teatro  Municipal era posible distinguir a un sector representativo de la intelectualidad paceña. Abajo, entre la crema y nata de la elite boliviana se encontraban ya en sus butacas las autoridades oficiales y eclesiásticas del momento. Después de revisar el programa del concierto con evidente desdén, el cardenal suspiró hondo, se retiró los anteojos, giró la cabeza hacia atrás y clavó la mirada de salida, que parecía distante. Pero las luces del municipal se atenuaron, sumiendo a la concurrencia en la penumbra. El público expectante rompió en aplausos y, ya entre sombras, nadie vio al cardenal apretarse las cejas sobre el tabique de la nariz, ofuscado. En la primera página del programa que ahora pendía entre sus dedos, se leía: “Concierto de Gala. Suite aymara en cuatro movimientos orquestados. Compuesta por el señor José Salmón Ballivián, presidente del Círculo de Bellas Artes e hijo ilustre de la nación. (Teatro Municipal, La Paz, 1926).

El concierto avanza sin contratiempo. Pero conforme se aproximaba el último movimiento de la obra Salmón Ballivián se frotaba las manos con ansiedad: pronto aparecería en escena la tropa de sikuris indios que había traído desde el cantón de Italaque para impresionar a la audiencia y cerrar con broche de oro su ‘Suite Aymara’. De repente se abrió el telón para el último movimiento y sobre las tablas aparecieron los músicos indígenas, ataviados con ponchos colorados y tocados con plumas de pariwana. Pero no hubo aplausos, sino un rumor sordo que empezó a crecer entre el público. Las señoras, indecisas sobre si debían aplaudir o no, miraban nerviosas hacia ambos lados como buscando la aprobación. Pero antes de que alguien se atreviera a aplaudir. O antes de que el guía de los Sikuris llenara con su aliento la primera caña, el cardenal echó su butaca para atrás asegurándose de que rechinara estrepitosamente. Un silencio dramático inundo la sala. Ante la mirada expectante de los presentes, el cardenal recogió las faldas de su sotana y se puso en pie con aire de indignación. Su silueta rolliza atrajo todas las miradas. Masculló una maldición inaudible y se dirigió hacia la salida dando pasos sonoros. Justo antes de dar el portazo con que abandono el municipal, el cardenal sacudió la cabeza de lado a lado en señal de reproche. Entonces las señoras se pusieron de pie como impulsadas por los resortes de sus asientos, salieron del teatro fingiendo enfado tapándose las narices y cacareando: - “Huele feo ¡huele feo! Uno de los caballeros que fue en pos de ellas lamento a voces: - “Una horda de salvajes…!y en el municipal!”

Cuando los palcos del teatro estuvieron desiertos, solo la pareja de guías de los Sikuris de Italaque vio a Salmón Ballivián sonreír mientras se rascaba la calva.

Invitar a un conjunto de música indígena a tocar en el espacio artístico más prestigioso de La Paz había sido una osadía sin precedentes. Lo paradójico era que, de no haber traído aymaras de carne y hueso, la evocación indigenista y bucólica de su ‘Suite Aymnara’ habría sido todo un éxito.

Aunque no lo sospechaban en ese momento, los Sikuris de Italaque se volverían a presentarse sobre esas mismas tablas pocos años después. Entonces serían recibidos en medio de los aplausos y elogios de una audiencia nueva cuyo gustos musicales estarían sujetos a una agenda política que celebraba estas músicas como parte integral de la identidad nacional boliviana”. 

Pese a estos hechos recurrentes que postulaba que esta música de indios solo tenía espacios en el área rural o espacios de indios. Quedó el registro y es innegable históricamente la destreza con que los maestros del Sikuri interpretan sus melodías, esta fama y habilidad causó que en el año 1935 un grupo de combatientes acompañados de Sikuris de Taypi Ayca-Italaque que interpretaban Jacha Marcha, Macarena, Caballara, letrita y huayños llegaran hasta la población de Villamontes para participar de la contienda bélica de la Guerra del Chaco. 

Si bien desde año 1950 lo endógeno tomó mayor vigor esto fue solo una consiga política coyuntural, llegando a instrumentalizar a los Sikuris de Taypi Ayca. Como lo recuerdan hasta el día de hoy los abuelos de Taypi Ayca, -“Don Antonio Bustillos nos llevaba a La Paz, no recibíamos nada a cambio y los premios se los llevaba el cura y él” relatan. Así en el año 1955 los Sikuris de Taypi Ayca – Italaque hacen junto al presidente de Bolivia Víctor Paz Estenssoro el recibimiento del Presidente de Chile General Carlos Ibañez del Campo. Un año después participan el 11 de agosto de 1956 del festival de danzas originarias en el Estadio Hernando Siles, donde obtuvieron el premio mayor por la música, coreografía y vestuario, los premios de este evento nunca llegaron a la comunidad de Taypi Ayca pues tanto sacerdotes como políticos dispusieron de ellos. 

Así transcurrió el tiempo donde los Sikuris de Taypi Ayca–Italaque tuvieron  que complacer y asistir a varios eventos gubernamentales. Fue hasta el año 1981 que a invitación de la investigadora Gilka Céspedes participaron en el Festival de Música Autóctona de Potosí, y  en 1983  fueron participes del Festival Lusmila Patiño en Cochabamba.

Todas sus acciones y participaciones responden a una lógica de resistencia pacífica que mantuvieron los Sikuris de Taypi Ayca–Italaque, así lo afirman los habitantes de esta comunidad: “Los indígenas nunca nos rendimos, ni sometimos plenamente a la colonia española, nuestra forma de resistencia y lucha fue a través de la música y danza del Sikuri”.

Este hecho hizo que muchos investigadores y escritores tomen al Sikuri de Taypi Ayca–Italaque como expresión de música guerrera. Así hace referencia Rigoberto Paredes en su libro “La Danza Folklórica y Popular de Bolivia”“El Sikuri como conjunto musical, probablemente sea de carácter ceremonial, tanto guerrero como religioso pues en muchos de los casos las melodías que ejecutan tienen estructuras musicales marciales y otras de carácter solemne. Entre los conjuntos de mayor fama de la región andina están los Sikuris de Italaque, provincia Camacho de La Paz, de la comunidad Taypi Ayca. La maestría con la que ejecutan la zampoña es realmente asombrosa, por la técnica dialogal que imprimen entre los instrumentos”. 

Ignacio Espinal Chavez de la Comunidad Taypi Ayca–Italaque, asevera: “Nuestros antepasados fueron curtidos guerreros que resistieron al dominio español. Cuenta la historia oral, que para este fin Taypi Ayca se valió del uso de varios tipos de instrumentos. Del cual el más efectivo era el bombo grande, que al tocar emitían sonidos tan fuertes que asustaban psicológicamente al rival”.

Estas aseveraciones coinciden con la forma de resistencia contra la invasión española del Taqui Ongoy movimiento indígena surgido en los andes durante el siglo XVI (c. 1564– c. 1572). Quienes a través de la música y el baile rendían culto a sus Huacas (Dioses) revalorizando la religión andina. Modo de confrontación no bélica contra la colonización y la evangelización española.

Otros elementos de carácter subversivo encontramos en la simbología manifiesta ya sea de carácter ontológico o estético de los Sikuris de Taypi Ayca–Italaque: “Sikuri significa en aymara víbora, y sobre el cual el mito de origen de los Sikuris cuenta que en el principio de la creación de la vida hubo un encuentro de dos fuerzas antagónicas y complementarias cuya forma era la de serpientes (Kataris o Sikuris), es por eso que hasta nuestros días los Sikuris de Taypi Ayca–Italaque  imitan en su coreografía movimientos en forma de víboras”. 

Otro elemento ontológico es el carácter energético como relata Fernando Zelada en su libro “El poder del Siku llama al Juypi (Helada)”“La simbología de los Sikuris de Italaque se representa en tres componentes,  a partir de un centro que irradia fuerza, poder, coraje llamado Qamasa”. En esa misma línea Rigoberto Paredes menciona: “La suma importancia entre los kollas, que era dedicado al Suri y al Cóndor, aves que entre ellos simbolizaban la tormenta y la fuerza”, es por eso que lo Sikuris de Taypi Ayca–Italaque utilizan en su vestimenta tocados de arte plumario como el Suri, Much´ullu y la Chakana que tienen fuerte connotación guerrera en el mundo andino.

Es así que el Sikuri de Taypi Ayca–Italaque se constituye hasta nuestros días en expresión de Resistencia Cultural contra los intentos de eliminar sus conocimientos y  sabiduría ancestral.

El año 1990 los Sikuris de Taypi Ayca–Italaque tienen un punto de inflexión, pues, pasan de la Resistencia a la construcción de la Revolución Cultural, a iniciativa de Ramón Calamani Churata (Titi-Calamani), originario de Taypi Ayca y militante del Ejército Guerrillero Tupak Katari (EGTK) se publica el escrito “Génesis del Sikuri de Italaque” en 1991 en la Reunión Anual de Etnología (RAE) organizada por el Museo de Etnografía y Folklore (MUSEF) en la cual describe y devela el origen de los Sikuris que hasta ese entonces solo se denominaba “Sikuris de Italaque”. Calamani reconstituyó y puso en su lugar al Sikuri de Taypi Ayca–Italaque. Este documento se constituye en nuestros días y es para la comunidad de Taypi Ayca–Italaque un manifiesto reivindicativo una agenda programática de vida.

Desde ese momento se da inicio a una serie de acciones y actividades de parte de los Sikuris de Taypi Ayca–Italaque, realizando trabajos de difusión, investigación y gestión, haciendo que esta ardua labor de como resultado la declaratoria de patrimonio cultural a los Sikuris Mallkus de Taypi Ayca–Italaque, esta misión  recae  sobre Nemecio Mario Huanacu Calamani originario de Taypi Ayca y representante de los Sikuris de Taypi Ayca–Italaque. Es así que el año 2008 presenta solicitud e historial al Gobierno Municipal de Mocomoco el cual a través de Ordenanza Municipal  N°005/2008 declara a los Sikuris Mallkus de Taypi Ayca–Italaque, como Cuna de Sicuris y Patrimonio Cultural e Intangible del municipio de Mocomoco. Posteriormente esta ley es remitida al Gobierno Autónomo Departamental  de La Paz  el año 2009 para que a nivel departamental sea declarado Patrimonio, luego de pasar todo un vía crucis en esa instancia en fecha 21 de enero de 2015, por fin, fue promulgada la Ley N° 080 “DECLARATORIA DE PATRIMONIO CULTURAL, INMATERIAL DEL DEPARTAMENTO DE LA PAZ A LA MÚSICA Y DANZA AUTÓCTONA DE LOS SIKURIS MALLKUS DE TAYPI AYKA–ITALAQUE DEL MUNICIPIO DE MOCOMOCO DE LA PROVINCIA ELIODORO CAMACHO”. 

Paralelamente a estos hechos desde el año 2003 Boris Bernal Mansilla (autor de este artículo), originario de Italaque descendiente del Cacicazgo Kutipa de Italaque inicia un proceso de investigación, revalorización, difusión y defensa del patrimonio cultural de Italaque, y en ese camino el año 2008 converge con la comunidad de Taypi Ayca para conjuncionar acciones y actividades de Italaque y Taypi Ayca. Así el año 2011 realizan la primera acción conjunta de defensa del Patrimonio Cultural milenario al impedir que se saque el empedrado y su simbología ancestral de la plaza principal de Italaque. A este trabajo se suma las fuerzas del actual Alcalde de Mocomoco Elías Mollehuanca.

Ahora, con la promulgación de la Ley Departamental Nº 080, Taypi Ayca, logra reconstituir y descolonizar un legado ancestral como sus Sikuris. Recogiendo dos legados históricos el de Italaque y el de Taypi Ayca.

Taypi = Centro; Ayca = bondadoso, como nos traduce Ludovico Bertonio, en el primer Diccionario de la Lengua Aymara de 1612. También Ayca es traducido como planta medicinal. Esa esencia bondadosa que hasta el día de hoy manifiestan los pobladores de Taypi Ayca–Italaque y que también se expresa en el proceso de Revolución Cultural que construyen día a día. Quedaron atrás los tiempos de discriminación o instrumentalización del Sikuri de Taypi Ayca – Italaque, ahora, son ellos quienes deciden y marcan su camino construyendo con sus propios medios o ahora con el apoyo del alcalde Elías Mollehuanca: El museo al Sikuri, la escuela del Sikuri, restaurando y revalorizando lugares arqueológicos e Históricos tanto en Italaque como en Taypi Ayca y en perspectiva a toda el territorio de la Cultura Huarcas del Municipio de Mocomoco, fortaleciendo las investigaciones culturales y promocionado a nivel nacional e internacional su cultura. 

Este el camino que decide avanzar Taypi Ayca-Italaque, camino en el cual el egoísmo, la envidia, resentimiento, violencia no tienen lugar. Donde todos y todas tienen su espacio y lugar, seamos de la  ciudad o del campo, indígenas, mestizos o extranjeros, mujeres o varones, “Un mundo donde quepan muchos mundos” en resumen. 

Por último agradecemos a la vida por darnos la oportunidad de generar un puente a través de la palabra y las letras de todo de lo que aprendimos, vivimos y sentimos en la tierra milenaria de Sikuris: Taypi Ayca–Italaque.

Etiquetado como
Suscribirse a este canal RSS
Powered by OrdaSoft!
Banner 468 x 60 px