Las ventajas de aprender inglés

Cerca de 140 estudiantes, de seis años adelante, en dos ceremonias realizadas el viernes 27 y el sábado 28 de abril, recibieron diplomas por haber concluido satisfactoriamente su aprendizaje en los programas de nivel intermedio, intermedio superior y nivel avanzado, con los que cuenta el Centro Boliviano Americano de Cochabamba (CBA), institución dedicada a la enseñanza del idioma inglés desde hace 60 años.

“En el CBA tenemos dos ceremonias de graduación al año una por lo general en abril y otra en octubre y dado que el número de graduados va creciendo cada vez más, hemos dividido cada ceremonia entre adolescente y adultos una, y preadolescente y niños otra”, explica en una entrevista con Plaza Catorce, Mery Blum, directora Académica del CBA.

En la ceremonia del 27 de abril, 16 estudiantes se graduaron del programa intermedio, 38 del programa intermedio superior, dos del programa avanzado y 14 personas recibieron su Certificado de Competencia en Ingles (ECCE) de la Cambridge Michigan Language Assessments de Estados Unidos. En la ceremonia del 28 de abril, ocho se graduaron del programa de niños de seis años, 24 del programa de niños de 7 a 10 años, 18 del programa avanzado de niños y 11 del programa de preadolescentes.

“En estas graduaciones –dice Blum– también distribuimos los certificados a jóvenes que dan los exámenes internacionales ECCE de la Universidad de Michigan, entonces les hacemos entrega oficial de esos sus certificados que son muy valiosos porque son reconocidos en todo el mundo y no tienen fecha de expiración como el Toefl”.

Según la Directora Académica del Centro Boliviano Americano, la entrega de estos certificados ECCE, en específico, hace que las ceremonias sean muy emocionales “porque es la adquisición de un certificado, de un diploma, por haber no solamente cursado un cierto tiempo ciertos cursos de inglés, sino porque se adquiere una herramienta muy útil para toda la vida. En realidad, los chicos que reciben sus certificados han cambiado ya su vida, uno los puede situar en cualquier parte del planeta y se pueden comunicar; eso les cambia la vida. Ellos adquieren el idioma, no aprenden algo para dar un examen y tener un cartón, sino que adquieren algo que les es útil en su vida como turistas, en su vida académica, en su vida laboral; para comunicarse con otras culturas y con otras personas que piensan diferente a nosotros, y además recién aprenden a comparar esa otra cultura con la propia o sea que es algo bien importante”.

LICYEL PAULAS CON UNA PASANTÍA EN HARVARD

Entre los estudiantes que recibieron sus certificados en la First Graduation Ceremony April 2018, están jóvenes que han sido beneficiados con las becas Martin Luther King, College Horizons  y las becas Access. Cada año, estas becas son patrocinadas por la Embajada de Estados Unidos en Bolivia, becas que por lo general cubren el costo de los estudios, transporte y también los libros. “Están en una situación muy ventajosa estos chicos y la mayor parte aprovecha muy bien” dice Mery Blum y asegura que un 95 por ciento de los becarios se aplican bien. “En junio vamos a tomarles el ECPE, que es el examen avanzado de la Universidad de Michigan y doce chicos becados, que ya son bachilleres, van a dar ese examen, esto es algo que verdaderamente les cambia la vida”.

Solo por mencionar uno de los varios casos, este año una de las jóvenes favorecidas primero con la beca Access, ha logrado conseguir otra beca para realizar una pasantía de  10 semanas en la Universidad de Harvard.  Ella es Licyel Paulas, estudiante cochabambina de la carrera de Biología de la Universidad Mayor de San Simón.

“Licyel Paulas recibió la carta de aceptación al programa de investigación de células madre Harvard Stem Cell Institute Internship Program. Licyel es becada del programa Access, lo cual le permitió ser parte de varios programas de capacitación y viajes auspiciados por la sección de prensa de la Embajada de Estados Unidos y más importante el Centro Boliviano Americano de Cochabamba”, explica Rolando Ribera, asesor educativo del CBA.

Según destaca, a este programa de células madre aplicaron 575 estudiantes de todo el mundo y solo 35 han sido aceptados, entre ellos Licyel, porque cumplieron con los rigurosos estándares de admisión. “Va ser un gran paso en su formación académica, sobre todo el que pueda llegar de allá y haber experimentado nuevos avances; el haber experimentado sobre todo el trabajo de laboratorio, sabemos que las universidades en los Estados Unidos invierten mucho en investigación, siendo Harvard una de las universidades elite, Licyel va tener a su disposición laboratorios donde va poder experimentar todo aquello que siempre ha querido, esto va repercutir mucho en ella, en sus futuros planes y sobre todo al llegar acá y compartir con profesores y compañeros de clase. Toda esa experiencia va servir como motivación para que estudiantes bolivianos tengan en mente que sí se puede acceder a programas”, destaca Ribera sobre Licyel Paulas, quien viaja a Estados Unidos este 4 de junio y retorna el próximo 10 de agosto.

LA EXPERIENCIA DE LOS PROFESORES

Como parte del programa de graduación, el mes anterior a la ceremonia los alumnos se reúnen y eligen a un profesor para que los acompañe el día del acto. Este año, uno de los profesores elegidos fue Alberto Rojas Montaño, quien en el discurso de circunstancias destacó sobre el cambio que experimentará la vida de los graduados, “ya que tienen una herramienta poderosa que es el inglés y eso les va abrir muchas puertas tanto en el exterior como en el interior de nuestro país, y esos cambios van a ser gratos y van hacer que ellos mismos crezcan como futuros profesionales”.

“Yo estoy trabajando en el CBA desde hace 17 años”, cuenta Rojas en una entrevista con Plaza Catorce, donde también refiere cómo, en todo este tiempo que lleva en el CBA, ha visto aumentar constantemente el número de estudiantes y el interés de las personas por aprender el idioma inglés. “Una de las razones es que los padres hoy en día entienden que el inglés no es solo un lujo para sus hijos sino una necesidad, ya que muchas de las becas en programas de estudios superiores de universidad exigen inglés, aparte de eso muchas de las empresas actuales ya hacen negocios con empresas del exterior y requieren que sus empleados hablen el inglés para atraer más clientes y atenderlos mejor”, asegura Rojas Montaño.

Cochabambino de nacimiento y bachiller del colegio público Sergio Almaraz Paz, el profesor Alberto Rojas comenzó a estudiar inglés en el Centro Boliviano Americano a sus 17 años. “En esa época tuve que trabajar para poder pagar mis estudios, y tuve la alegría de estar aquí aprendiendo y ahora tengo la alegría de trabajar aquí actualmente”, dice  y agrega que el “CBA desde hace más de 60 años se dedica a la enseñanza del inglés y si bien al inicio era un poco para la gente pudiente, ahora se ha vuelto más una necesidad y muchas de las personas, incluyéndome a mí que en mi época de adolescente trabajamos para pagar nuestros estudios en el CBA y poder mejorar nuestra educación, lo que nos abrió a mi particularmente, muchas puertas para poder trabajar y sostener a mi familia”.

  • Publicado en Centros

Autodescolonización y cambio climático en el CESU

Este 16 de mayo en Cochabamba, en el auditorio del Centro de Estudios Superiores Universitarios (CESU), inicia el taller Autodescolonización & Climate Change Workshop “Apthapi de conocimientos 2018” que reúne a varios profesionales bolivianos en el campo y a unos 30 universitarios del programa SIT Study Abroad-IHP Climate Change de Estados Unidos.

Este miércoles desde las nueve de la mañana, Ismael Saavedra y Tania Ricaldi hablarán sobre la “Autodescolonización y el Cambio Climático” y después Rafael Bautista hablará “Desde el mito del desarrollo al horizonte del vivir bien”. Luego, a partir de las dos de la tarde, Tania Ricaldi disertará sobre las “Políticas del cambio climático en Bolivia” y a las cuatro menos cuarto Vivian Camacho expondrá sobre “Ancestral Knowledge in Health as an Integral Component for the Care of the Pachamama”.

Por otra parte y en el marco de este taller, para las siete de la noche de este 16 de mayo está prevista la presentación del libro “Del mito del desarrollo al horizonte del vivir bien. ¿Por qué fracasa el socialismo en el largo siglo XX?”, de Rafael Bautista

Para el día jueves 17, también desde las nueve de la mañana y en el auditorio del CESU (calle Calama entre Esteban Arze y Nataniel Aguirre), varios invitados hablarán sobre su experiencia en las “Estrategias Andinas para la Adaptación al Cambio Climático”, luego Elizabeth Peredo hablará sobre “Lecciones para el cuidado del agua y de la vida” y también en la tarde se ocupará de desarrollar el tema “Direcciones y Paradigmas para un transición necesaria”. Para terminar la jornada del jueves está prevista la intervención de Vivian Camacho con el tema “Food Sovereignty and Agroecology”.

Finalmente, el viernes en la mañana será el turno de Miguel Fernández, quien tratará los temas de “Evaluación General de las de la Energía en Bolivia” y “Energías Alternativas”.

ISMAEL SAAVEDRA MENACHO

Esta es la segunda versión de Autodescolonización y Cambio Climático que se realiza en Cochabamba y con el auspicio del CESU. La primera se desarrolló en noviembre del año pasado. “Estoy aprovechando que trabajo semestralmente para la Universidad de Vermont (Estados Unidos) en un programa internacional que ellos tienen sobre cambio climático, políticas de agua, alimentación y energía”, dice Ismael Saavedra Menacho, coordinador del programa de la Universidad de Vermont en Bolivia.

En una entrevista con Plaza Catorce, Saavedra cuenta que éste es “un programa muy interesante que reúne los mejores estudiantes de las universidades más importantes de Estados Unidos y, para este estudio de cambio climático, el programa comienza en San Francisco (EEUU), luego van a Vietnam, luego Marruecos y el programa termina en Bolivia. Quien diseñó el programa –dice– había pensado precisamente en ver los problemas del agua y el medio ambiente en Estados Unidos, una sociedad capitalista; luego en Vietnam, una sociedad socialista con tendencias al mercado muy fuertes; en Marruecos, una monarquía procapitalista donde también hay tremendos problema de agua; y termina en Bolivia donde han visto que en realidad –mirando todo el mundo– es donde más esperanza hay de que se hagan las cosas bien y sobre todo por las políticas de armonía con la madre naturaleza”.

Este programa de Vermont tiene unos cuatro años de existencia e Ismael Saavedra es parte del mismo desde el año pasado. “Desde que me hice cargo (en Bolivia), decidí darle una forma final donde se resuman todas las experiencias y la problemática del cambio climático”. Antes de aceptar este trabajo y como forma de vida, Ismael había ya decidido dedicarse a los temas de descolonización y cambio climático porque considera que “son las dos cosas más importantes para trabajar en este nuevo siglo”.

“Cuando había decidido dedicarme al tema de la descolonización y el cambio climático, al poco tiempo recibí una llamada invitándome para este trabajo, entonces fue fascinante y comencé a pensar cómo podíamos hacer, porque venían los estudiantes del programa norteamericano y había pensado que esos conocimientos y toda esa experiencia que ellos tienen la compartan con los estudiantes o interesados en estos temas en Bolivia. Entonces decidí hacer este seminario que es abierto a estudiantes y personas bolivianas”.

“Descolonización es para mí –explica Ismael– el desmontaje de toda la estructura de conocimiento, comportamiento, filosofía, política y economía colonial que nos ha dominado y nos tiene dominados. Cuando digo colonial, me refiero también a la neocolonia, desde la época de los españoles hasta nuestros días hay una estructura colonial que nos domina. Entonces, descolonización es el desmontaje de todo esto para encontrar un conocimiento propio y comenzar a tener nuestra actividad, nuestro pensamiento, la educación propia y no como se nos ha impuesto”.

Hace por lo menos 15 años que Saavedra, licenciado en Derecho y Ciencia Política por la Universidad de San Andrés de La Paz, viene trabajando en temas de descolonización. Después de hacer su maestría en Filosofía y Religiones Comparadas, Ismael siguió con un doctorado en Defensa, Seguridad y Desarrollo en la Universidad Militar de las Fuerzas Armadas de Bolivia y éste último le interesó muchísimo –cuenta—“porque desde mi juventud militar, como oficial de la Fuerza Área, siempre me han interesado las cuestiones de estrategia militar y creía que era muy importante discutir con los militares estos temas de descolonización y es por eso que ingresé a la Escuela de Altos Estudios Nacionales para discutir estos temas y fue muy interesante. Pero al mismo tiempo, estudiando todo esto, he visto que hay leyes que hablan de la descolonización, como la Constitución o la Ley de Educación, pero me he dado cuenta que por las leyes solamente no se puede descolonizar nada, tiene que haber un proceso que yo lo he venido a llamar, tratando de que se imponga este término en la academia internacional y nacional, la autodescolonización”.

Para Saavedra la autodescolonización “es una profunda reflexión interior propia y que cada individuo tiene que hacerla a su ritmo, en su momento, pero es una introspección digamos necesaria, una autoevaluación, autocrítica, autoanálisis para despojarse de todo, analizar todos los conocimientos, cómo se los ha adquirido, para ubicarse donde está cada persona, a qué pertenece, cuál es su cultura, qué quiere en la vida. Para mi ese es el proceso de la autodescolonización, en realidad, como dicen en las artes marciales, el encuentro con uno mismo para que desde ahí, desde uno mismo, comience a producir conocimiento, sus relaciones, pero ya sin la carga de la imposición colonial que está en todas las sociedades, desde las escuelas primarias hasta los doctorados, los medios de comunicación y todo”.

  • Publicado en Artes

“Finger Food Gourmet” nuevo curso en Al-kemya

 

“Finger Food Gourmet” es el nuevo curso que este fin de semana se dictará en Al-kemya Cooking Experience, donde los participantes, bajo la guía de Pedro Guereca y Alessandra Spicchi, aprenderán las técnicas profesionales para preparar tapas, delikatessen, canapés y aperitivos para cualquier ocasión. Éste es el séptimo curso que se imparte, en lo que va del año, en Al-kemya. A pedido del público, a mediados de abril se repitió el curso de panes y pizzas porque mucha gente se quedó sin participar, ya que los cupos son limitados. “Generalmente son cursos quincenales que varían entre cinco a seis horas y a veces hasta siete”, dice Pedro Guereca en una entrevista con Plaza Catorce y explica que, por ejemplo, su curso de introducción a la cata de vinos de principios de abril pasado “ha sido muy bueno y ha tenido mucha expectativa”.

Además de este curso de Finger Food Gourment que se realizará este sábado 5 de mayo desde las dos de la tarde, Al-kemya prepara otro muy interesante sobre ahumados, “donde vamos a enseñar los procesos  de cómo hacer un ahumado saludable, porque tú puedes ahumar hasta con papel periódico pero no está dicho que sea un ahumado saludable. Hacer un ahumado saludable no es difícil pero requiere mucho cuidado, desde la elección de las maderas para ahumar y los métodos”, adelanta Pedro y también cuenta que otro curso que está preparando con mucho cuidado es uno de cocina creativa, “donde los participantes van a aprender a hacer sus propias creaciones culinarias con criterios bastante sólidos y racionales van a poder crear. Es decir, a través del uso de un ingrediente van a poder anticipar la sensación que va tener el plato en el comensal”.

Al-kemya es un proyecto que comenzó a gestarse en Cochabamba hace cuatro años, cuando Guereca y Spicchi tenían en la avenida Salamanca el restaurante-pizzería Degustibus. “Al-kemya se reabre con la misma óptica de la cocina de autor, pero además con un proyecto muy ambicioso --que se ha cristalizado después de cuatro años-- que es la formación gastronómica, pero la formación con un criterio técnico, antropológico (sin que esto parezca difícil) y amigable. Cocinar no es difícil, queremos hacer cocina responsable y una enseñanza responsable con un alto grado de enseñanza teórica y aplicación práctica; es decir, los alumnos queman su propio arroz”, explica Pedro.

Sobre la enseñanza, aclara que “cuando alguien enfrenta un reto gastronómico siempre está nervioso” pero que la idea de esta escuela es que si un practicante quiere hacer una ensalada se le enseña desde  escoger un buen ingrediente. “Lo tienen que oler, mirar y una vez que descubren cuales son las cualidades del ingrediente entonces pasan a la segunda fase que es la transformación. Todo empieza en el ingrediente, no hay un buen ingrediente y puedes ser el mejor cocinero del mundo y no pasa nada”, sentencia Guereca.

Según señala, “la experiencia de cocinar puede ser muy satisfactoria o muy frustrante, y es satisfactoria cuando ves que las cosas empiezan a salirte como te las esperas y eso lo hacemos a través de tutorías personalizadas, porque el número máximo de alumnos no supera los doce, a pesar que tenemos mayor capacidad, pero solamente de esa manera podemos a cada uno de los alumnos explicarle, tutorarle sobre sus experiencias, haciendo que esta experiencia sea amigable, divertida y altamente satisfactoria”.

Al-kemya está ubicada en Collpapampa (Tiquipaya) y sus propietarios quieren otorgarle un estilo de academia de cocina europea, empezando por el huerto de hierbas aromáticas que tiene. “No vamos hacia ninguna línea de cocina en general sino a cocina temática. Por ejemplo, tienes cursos de panes y pizzas, donde los estudiantes terminan horneando su propio pan. Lo importante es que usamos elementos de cocina normales, por ejemplo hornos no muy sofisticados, porque si tienes un horno muy sofisticado el alumno va a su casa y no puede extrapolar la enseñanza; en cambio, si tú le enseñas en un horno normal, similar al que toda la gente tiene, él va poder manejar todas las variables y saber por qué ha tenido éxito o por qué ha fallado, y eso es parte de la filosofía de enseñanza”.

Normalmente los cursos que se dictan en Al-kemya son impartidos por Alessandra y Pedro, pero también tienen profesores invitados. “Ahora estamos preparando una agenda, porque lo que hemos hecho hasta ahora es establecer la metodología que la estamos haciendo más eficiente y luego vamos a traer también profesores invitados. Tenemos un español que va enseñar a hacer paellas y algunas cosas de la cocina española; tenemos una chef de pastelería que va dar un curso de pastelería básica”.

Sin embargo, Al-kemya no es solo una escuela de cocina sino que a la par también es un restaurante que está abierto sólo los sábados y domingos. “En Al-kemya tú puedes comer cosas inéditas porque la mayoría son recetas nuestras, como la famosa lengua a los cuatro picantes, un plato muy aplaudido”.

Las personas interesadas pueden obtener más información llamando a los teléfonos 77927979 y 4316265.

Becas para estudiar en los Estados Unidos

En Cochabamba, 30 estudiantes de colegios de convenio se graduaron a fines de enero pasado del Programa de Becas de inglés Access, que es patrocinado por la Embajada de los Estados Unidos de América, a través del Centro Boliviano Americano de Cochabamba (CBA) y otros 30 estudiantes comenzaron un nuevo ciclo.  “El Programa Access es un programa de dos años de estudio en los diferentes Centros Bolivianos Americanos y aquí en Cochabamba lo tenemos cada dos años –explica a www.plazacatorce.com Gonzalo Fortún Berdecio, English Language Coordinator de la Embajada de los Estados Unidos–. Graduamos a uno de los grupos he inauguramos el nuevo programa. La invitación es pública y cualquier estudiante cochabambino que esté comprendido entre las edades de 14 y 16 años puede postular a esta oportunidad”, asegura.

El Programa Access ha sido implementado en más de 90 países del mundo, incluida Bolivia, y a la fecha ya se han beneficiado del mismo más de 100 mil estudiantes de escasos recursos económicos.

A fines de enero pasado la Embajada de los Estados Unidos también realizó en Cochabamba varias entrevistas a postulantes a la beca College Horizons-Martin Lutter King Program, que en Bolivia están vigente desde el año 2006. “Es un programa de enseñanza de inglés y sobre la cultura Afro, la diáspora Afro específicamente, con el enfoque en los Afro bolivianos y algunos indígenas”, señala por su lado Lia N. Miller, Agregada Cultural de la Embajada de los Estados Unidos en el país, quien estuvo por Cochabamba a fines de febrero para inaugurar el College Horizons.

CLUB DE CIENCIAS

En el campo de las becas para estudiantes, Lia N. Miller –también una entrevista con http://plazacatorce.com/– destaca el proyecto que Mohamed Mostajo desarrolla en Santa Cruz a través de un Club de Ciencias que cada vez gana más peso. “Somos uno de los anfitriones de este evento que es anual, se lo realiza en enero, y es una oportunidad para que las mentes más brillantes de toda Bolivia, en ciencias, puedan estar en conferencias con profesionales especialistas de los Estados Unidos, Bolivia, España, Chile, y enfocarse más en las necesidades de su país”, señala Lia Miller.

En este encuentro hubieron trabajos en el campo de la biología,  neurociencias, biodiversidad y genética, entre otros. Este programa “está creado por uno de nuestros becarios muy brillante, Mohamed Mostajo. Es un club, o sea que durante el año ellos tienen varias actividades, separadas de la Embajada, pero les estamos dando algunas becas y financiamiento para mejorar o ampliar sus actividades”, asegura la Agregada Cultural de la Embajada.

También en enero un grupo de estudiantes viajó a Estados Unidos como parte del programa de intercambio Winter Institute, que también es auspiciado por la Embajada de Estados Unidos. Este es un programa en español para más o menos diez estudiantes, para que tengan una experiencia universitaria, pero en el contexto de las universidades de Estados Unidos.

MÁS BECAS

“Para la gente que tiene curiosidad en saber por ejemplo qué otro tipo de programas tenemos, los invitamos siempre a buscarnos en Facebook, si bien tenemos un portal (https://bo.usembassy.gov/es/), Facebook es muy interactivo y es de muy rápido acceso para todos, por ejemplo si en este momento alguien es curioso y busca Embajada de los Estados Unidos en Bolivia, y tiene 15 o 16 años y tiene interés en las ciencias y en las matemáticas, hay una invitación por ejemplo para postularse a una beca de un par de semanas en Estados Unidos, como parte de un campamento de ciencias de innovación”, dice Fortún.

“Éste es un programa increíble porque realmente las mejores mentes están participando para enseñar a los estudiantes, que son de todas partes del mundo pero que tienen que hablar inglés, eso es clave, y además deben tener interés en las ciencias y en ser buenos estudiantes y buenos en todo porque ellos están básicamente representando a toda Bolivia”, afirma Lia N. Miller. Esta beca, según explica, es muy competitiva “pero siempre estamos tratando de mandar bolivianos y este fue el principio de Mohamed Mostajo, el creador del Club de Ciencias”.

Por su lado Gonzalo Fortún hace hincapié en la Beca Fullbright, “que es una de las becas estrella. Es una beca de postgrado y la invitación también va salir vía Facebook (https://www.facebook.com/usdos.bolivia/) y hay que estar atentos porque va salir en los meses de marzo y abril. Es una beca altamente competitiva porque realmente es una de las mejores becas que existen porque uno tiene la opción de escoger la universidad donde uno quiere ir y son personas realmente con mucha capacidad, estrellitas”.

CAPACITACIÓN DE PROFESORES

Además de los varios programas de becas para estudiantes que ofrece la Embajada de los Estados Unidos, también cuenta con un programa para la capacitación de profesores de inglés. Según Fortún, a principios de año en la ciudad de Tarija “hemos hecho un apoyo muy grande y no solamente desde la Embajada, sino con el apoyo también de la Oficina Regional de Programas de Inglés que está basada en Lima (Perú), pero que cubre los países Andinos y el Cono Sur. Entonces, ambas organizaciones hemos apoyado la Conferencia Nacional para Profesores de Inglés, con una asistencia de más de 500 profesores de inglés de toda Bolivia y habían más de 40 expositores de los cuales seis han sido completamente patrocinados por la Embajada”.

En este orden, la Embajada de Estados Unidos en Bolivia también financia un programa de capacitación continua en línea, no presencial, que comenzó el 15 de enero con una serie de capacitaciones en línea en formato de webinar.  “Ahora se ha modernizado completamente y se lo hace sobre la plataforma de Facebook, haciendo uso de FacebookLife que es una plataforma sencilla de utilizar y completamente de fácil acceso. Bolivia tiene más de 500 profesores registrados que están haciendo este curso y como es libre, deben haber muchísimos más que no están registrados y que sí están haciendo uso de ello”.

Esta Oficina Regional de Programas de Inglés distribuye trimestralmente la revista English Teaching Forum, que llega a más de mil profesores en toda Bolivia. “Cuando digo todo el país realmente es eso porque estamos desde Pando, tenemos gente en Cobija, en ciudades capitales, en ciudades más chicas como Camiri, Bermejo, Monteagudo, que también reciben este tipo de apoyo y participan de nuestros programas”, dice Fortún Berdecio.

Siguiendo con el programa de becas para docentes, a fines de enero, dos profesores de inglés, una profesora  de Santa Cruz y un profesor de Sucre, viajaron a los Estados Unidos para tener una experiencia de seis semanas como parte del programa Teacher Excelence and Achievement Program y que está dedicado a profesores de inglés de secundaria. “Nosotros hacemos la convocatoria a través de las asociaciones de profesores de inglés en Bolivia, que están presentes en todos los departamentos”, explica Fortún.

BECAS DE TURISMO

Otro de los programas de becas que tiene la Embajada de Estados Unidos en Bolivia está relacionado con el ecoturismo. A mediados de enero dos guías turísticos, uno de Samaipata y otro de Torotoro, han sido beneficiados con esta beca a través de la cual pueden aprender cómo mejorar la industria en Bolivia y quizás crear más vínculos con otros guías en países como Estados Unidos, Perú, Uruguay, Argentina y Chile.

Según Lia N. Miller, este programa “es muy útil para ellos porque están con muchas ideas cuando vuelven de los Estados Unidos y lo mejor de compartir e intercambiar ideas sobre sus culturas y sin política”.

  • Publicado en Centros
Suscribirse a este canal RSS
Powered by OrdaSoft!
Banner 468 x 60 px