Plaza Catorce

Plaza Catorce

Concurso de Afiche Día Nacional de la Cueca Boliviana 2018

Por Plaza Catorce

Con los objetivos de promover el Día de la Cueca cada Primer Domingo de Octubre según la Ley Nacional 764 y destacar la Cueca Boliviana, simbolizada en una danza tradicional de conquista y que se baila en pareja y con pañuelos,  la Fundación Cultural Cueca Boliviana Willy Claure (FCCBWC), con el apoyo del Ministerio de Culturas y Turismo y el Gobierno Departamental de Cochabamba, convocan a todos los artistas nacionales a participar en el concurso de Afiche de Presentación del Día Nacional de la Cueca Boliviana 2018.
El concurso consiste en el diseño de un afiche publicitario con la temática de: La Cueca Boliviana como parte importante de las manifestaciones socio-culturales de Bolivia y el objetivo fundamental de poner en valor esta expresión que constituye nuestra identidad boliviana. De este concurso podrán participar todos los artistas plásticos, diseñadores, publicistas y otros profesionales del área nacidos en Bolivia y extranjeros al menos con dos años de residencia en el país.

Según las bases, el afiche debe ser diseñado a todo color –la técnica es libre—en tamaño medio Mercurio (55x77 centímetros) y debe incluir un texto que señale: “DÍA NACIONAL DE LA CUECA BOLIVIANA 2018”. “Debe contemplarse un espacio para logotipo, patrocinios y auspicios. Las obras deberán estar montadas sobre soporte rígido con una cubierta transparente, además de una carátula de protección. Al reverso de la obra deberá constar el seudónimo del artista. Las obras no podrán ser firmadas. Se debe acompañar cada obra con un soporte digital JPG, en un CD estándard con el seudónimo del autor. Los autores podrán participar solo con una obra”.

“Las obras –dice la convocatoria—deberán ser acompañadas en un sobre cerrado con la información personal del artista, nombre completo, cédula de identidad, seudónimo, profesión o actividad, domicilio, teléfonos, correo electrónico. La carpeta con la obra sólo podrá ser firmada con un seudónimo” y ser enviadas, hasta el próximo 3 de septiembre, hasta las 17:00 horas, a la Asamblea Legislativa Departamental de Cochabamba (calle Colombia Nº 340 entre España y 25 de Mayo). “Por correo o empresa de transporte se considerará como fecha máxima de recepción el día 31 de agosto del 2018”.

El jurado estará compuesto por dos representantes de la Fundación Cultural Cueca Boliviana y un Representante del Gobierno Departamental de Cochabamba y su veredicto será inapelable. El resultado se conocerá el próximo 6 de septiembre 2018 y los organizadores han establecido un premio único para la obra ganadora de Bs. 2.000 y un Diploma de Honor.

OBSERVACIONES GENERALES

“La obra ganadora, pasará a ser propiedad de la Fundación Cultural Cueca Boliviana Willy Claure y será utilizada en los planes de difusión y promoción que se estime conveniente. La premiación se realizará el día jueves 6 de septiembre del 2018. Las obras seleccionadas se difundirán mediante una exposición digital en la página web de la FCCBWC. Los trabajos no galardonados podrán ser retirados hasta un máximo de 15 días después de la publicación de la premiación. Luego pasará a ser propiedad de la Fundación, que dispondrá de ellos como estime conveniente. Por el solo hecho de participar, los artistas reconocen aceptar estas bases. Dudas o consultas al respecto al teléfono 4663610, al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.”.

  • Publicado en Artes
  • 0

Dan Wells: El mundo real y el mundo virtual se están combinando en maneras muy interesantes

Por Claudia Gonzales Yaksic

Dan Wells, el escritor estadounidense de thrillers y ciencia ficción, estuvo en Cochabamba el miércoles 8 de agosto de 2018 dando dos conferencias, una por la tarde en el Centro Boliviano Americano (CBA) y otra por la noche en el Centro pedagógico y cultural Simón I. Patiño. Autor de las sagas “I Am Not a Serial Killer”, que tiene cinco libros publicados (el sexto llega a Bolivia en octubre) y una película hecha en Irlanda y Reino Unido protagonizada por el actor de Christopher Lloyd (el doctor Emmett L. Brown de Back to the Future). Dan Wells también es creador de las sagas “Partials” y “Bluescreen”, ambas futuristas.

“Partials trata del final del mundo. Es un libro post apocalíptico. Once años después de que una plaga mató a casi todos los humanos, los que sobrevivieron están intentado reconstruir la civilización y también quieren curar esta plaga. Un Partial es como un soldado genético creado en laboratorio y ellos no se enferman con esta plaga, son completamente inmunes, entonces Kira, que es la protagonista y es una estudiante de medicina, piensa que si puede capturar un Partial, puede estudiarlo para aprender cómo curar la plaga y esto hace que empiece otra vez la guerra que destruyó el mundo”, según relató el propio Wells en el CBA, ante un auditorio compuesto por unas cincuenta personas, en su mayoría jóvenes que tienen la intención de convertirse en escritores.

Por su lado, la saga de “Bluescreen” transcurre en el año 2050 y fue concebida en Alemania, donde Dan Wells estaba viviendo unos años.  “Yo leí un email de la Embajada de los Estados Unidos –allí—que decía que los que juegan vídeo games profesionalmente podrían calificar para una visa atlética y viajar por el mundo”. Este aviso lo sorprendió, primero porque él juega vídeo games y no sabía que podía hacerlo de manera profesional y, segundo, también le sorprendió que se consideren estos juegos “atléticos”, tomando en cuenta que sólo se usan los dedos. “Entonces, yo empecé a estudiar este mundo que se llama esports, donde juegan vídeo games profesionalmente y tienen campeonatos y ganan millones de dólares. Era como un mundo diferente a cualquier otra cosa que había conocido y me fascinó, específicamente porque el mundo real y el mundo virtual se están combinando en maneras muy interesantes”.

Según Wells, “la tecnología y el Internet hacen que el mundo esté más chico cada día y que sea más virtual y más digital. Entonces yo escribí un libro que es de un subgénero de ciencia ficción que se llama ciberpunk, trata de realidad virtual, de Internet, de todo esto”. La protagonista es “Marisa Carneseca, es mejicana y vive en los Ángeles, y ella y sus amigas tienen un equipo de esports, juegan un vídeo game y quieren ser profesionales. Pero también en este mundo todos tienen una computadora dentro del cerebro y encuentran una droga digital que no es como un químico, no puede afectar el cuerpo, pero afecta a esta computadora. De eso trata el primer libro de Bluescreen”.

Además de los 10 libros que forman estas sus tres sagas, Dan Wells es autor de otros libros, uno sobre historia y otro es una antología de ciencia ficción. Su obra ha sido traducida a más de 20 idiomas. “I Am Not a Serial Killer” ha logrado estar entre los libros más vendidos en Alemania y "Partials" también logró estar, por una semana, en la lista de bestsellers del periódico estadounidense New York Times.

En la inauguración de esta conferencia de Dan Wells en el Centro Boliviano Americano, el nuevo encargado cultural de la Embajada de Estados Unidos en Bolivia, Luke Ortega, enfatizó sobre la trayectoria del escritor destacando su capacidad para convertirse en un autor que puede vivir de su trabajo. “Él ha tenido un sueño, de ser escritor, y ha complementado su creatividad con una buena educación y ha tenido la oportunidad de realizar sus sueños. Él ha escrito libros excelentes, sobre valores, temas comunes, universales, que todos compartimos, y en hacer esto él ha sido también un emprendedor que ha aprovechado esta oportunidad económica para sí y su familia”.

Según contó el propio Wells, él estudió un año arqueología y después literatura. “Yo pensaba que no sería posible en ese entonces ser autor profesional, pero todavía quería jugar con las palabras. Yo estaba estudiando para ser editor, para trabajar en una revista o un periódico, editando y jugando, y tuve un profesor de escritura que me dijo que sí sería posible poder ser escritor de ciencia ficción como una profesión. Nunca me habían dicho esto hasta que me lo dijo él y de inmediato dejé todo lo demás y empecé a escribir”.

Dan Wells también contó que después de salir de la universidad trabajó durante ocho años escribiendo textos para una industria de belleza. “Yo tenía que trabajar en algo antes de finalmente publicar libros, yo trabajé escribiendo web sites, y las instrucciones de botellas y cajas de maquillaje y lociones”. En este tiempo dice que escribió cinco libros horribles, hasta que finalmente el sexto fue tan bueno que lo pudo vender y publicar. “Y cuando llegamos al punto de que yo podía ganar bastante dinero para sobrevivir y dar de comer a mis hijos, entonces salí de este trabajo y nunca he regresado. Esta es la motivación que tengo, porque si dejo de escribir tendré que regresar a escribir de shampoo otra vez y esto no quiero hacer”.

“YO NO SOY UN SERIAL KILLER”

En la sesión del Centro Boliviano Americano, estuvo como invitada especial la BookTuber cochabambina Viviana Pereira, quien ha leído los cinco libros de la saga “I Am Not a Serial Killer” y tiene un vídeo colgado en YouTube donde analiza al personaje. Viviana fue la encargada justamente de hacer unas preguntas sobre el personaje y la historia. “John Cleaver es el héroe de mi saga… tiene 15 años y es sociópata; quiere decir que no siente emociones como una persona normal, no puede conectarse emocionalmente con los demás, mientras él está peleando con esto, llega a su pueblo donde vive un demonio, un monstruo supernatural y tiene que luchar, además, con esta cosa”.

“Como cualquier persona normal y saludable –dijo Dan Wells—me encanta leer de los asesinos y de las cosas malas que pasan, y de las matanzas. Me gusta estudiar la psicología de los psicópatas y sociópatas. Entonces, un día yo estaba estudiando por unos meses específicamente las cosas que pueden predecir el comportamiento de un asesino en serie”. En sus indagaciones encontró una lista elaborada por el FBI con 17 características que podría tener un asesino y, conversando sobre el tema con su amigo, surgió la idea de hacer un personaje que tenga todas las características de un asesino en serie, pero que haga todo lo posible para evitarlo. “De esto nació John Cleaver, yo tuve que pensar casi un año después de tener esta idea para tener una historia buena para contar”.

Sobre John Cleaver, Vivian Pereira dijo haber quedado fascinada después de leer los cinco libros. “Yo estudié psicología, soy psicóloga, e hice un análisis psicológico del personaje, un análisis de por qué es así y John Cleaver tiene todos los rasgos de un sociópata, pero lo más bello de este personaje es que si bien está diagnosticado psicológicamente con sociopatía, él quiere evitarlo y se pone reglas para ser una persona entre comillas normal. Alguien que no quiere ser asesino, que no quiere ser una mala persona, el querer estar del lado de la bondad o hacer las cosas correctas es lo más importante y este personaje destaca muchísimo por eso”.

“Yo creo que en su trayectoria, en su historia, podemos ver muchos valores de educación, renovación, y emprendurismo. Yo creo que esos son los valores bolivianos, son los valores de ustedes, pero son también nuestros valores de los Estados Unidos, son los valores que compartimos y son los valores que forman, yo creo, la fundación de la relación entre nuestros países y nuestros pueblos”, dijo por su lado el agregado cultural Luke Ortega, justamente destacando los valores que el escritor Dan Wells transmite en su obra.


Por razones de espacio sólo publicamos una parte de este artículo, que contiene más detalles sobre la vida profesional, el trabajo de Dan Wells y algunos consejos sobre escritura. Si Ud. quiere puede enviarnos un email al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para recibir el artículo completo.


 

Ramón Rocha Monroy: Nos alimentamos muy mal

Por Claudia Gonzales Yaksic

El cochabambino Ramón Rocha Monroy es uno de los pocos –quizá el único—escritor y periodista que ha dedicado parte de su trabajo a hablar y documentar sobre la gastronomía boliviana. “Quizás soy el único cronista gastronómico en Bolivia, no alguien que cocine o transcriba recetas suyas o ajenas, sino alguien que transmite el comentario, el placer vicario de haber saboreado un buen plato, con el paladar abierto, y que se te haga agua la boca”, dice el escritor en una entrevista virtual con Plaza Catorce.

Premio Nacional de Novela 2002, Ramón Rocha Monroy (RRM) es autor de más de 30 libros, dos específicamente sobre gastronomía: “Todos los cominos conducen aroma, crónica gastronómica” (Editorial El País, 2007) y “Crítica de la sazón pura, crónica gastronómica” (Editorial El País, 2004). Sin embargo, en estos días ha concretado con el Grupo Editorial Kipus la pronta impresión de un tercer libro suyo sobre gastronomía, “Crónica Gastronómica”, que además de incluir sus dos anteriores títulos, ya agotados, incluirá un tercer libro que aún no lleva nombre y en el cual ahora trabaja.

 Cuéntenos detalles de este trabajo que hará con la Editorial Kipus.

RRM.- Hoy la Editorial Kipus hará una edición conjunta dedicada a don Pedro Camacho, mi mentor y editor, a quien debo muchos favores, incluido el tercer volumen de Crónica Gastronómica, que incluirá mis dos libros anteriores y otro que se referirá sobre todo a los productos americanos y su impacto en Occidente, en especial la papa andina, que ha condicionado un desplazamiento del poder de la civilización del trigo alrededor del Mediterráneo hacia las tierras frías del norte. Hoy Rusia es el primer productor de papa del mundo y Hitler no hubiera podido invadir la Unión Soviética si antes no surtía de papa al ejército alemán… No tengo todavía el título, pero presumo que saldrá para la Feria Internacional del Libro de Cochabamba, en octubre.

La semana pasada Usted estuvo participando en la Feria Internacional del Libro de La Paz 2018, en un coloquio sobre gastronomía. ¿En líneas generales, qué es lo que más rescata de este encuentro?

RRM.- Me sorprendió el interés del público por la gastronomía unida a la literatura. Fui con dos chefs, Pierre Van Oost y Anahí Reyes Antequera, y con la deliciosa moderación de Marcela Arauz. La primera pregunta fue por qué gastronomía y les dije que comer es la actitud existencial más importante y diaria del ser humano: qué desayuno, qué almuerzo, qué ceno; pero también descomer, hacer del uno y del dos. Por eso las necesidades fisiológicas son la peor parte de un encierro político, en la cárcel o en el hospital. Ducharse es un drama. Y desafío a crear arte sin antes haber comido y descomido. Es un falso dualismo occidental creer que la materia es inerte y que solo existe el espíritu. Quizá por eso los superhéroes (hablo de Superman, de Batman, de Star Trek) nunca comen ni descomen, no traspiran, no hieden, ni siquiera se despeinan y eso que practican ejercicios difíciles. Ceder entonces a la gastronomía un lugar en la literatura era cuestión de tiempo. Más si vivo en Cochabamba.

En todos estos años que lleva escribiendo y saboreando la comida boliviana, ¿en qué medida ha cambiado la gastronomía nacional?

RRM.- Hay dos vertientes: la cocina tradicional y la cocina de autor. No vamos a encontrar ésta en Cochabamba, donde por fuerza la cocina tradicional se ha empobrecido desde que nuestras abuelas cocinaban laguas, tostado de maíz, de quinua, de trigo o refresco de cebada. La huminta en la Colonia se hacía con 60 huevos y en Potosí, según halló Beatriz Rossells. Cocina de autor sí hay en La Paz y Santa Cruz, pero los platos gourmets son breves y muy caros, tanto que no satisfarían el hambre de gourmands de los cochabambinos, que hoy abusamos demasiado de los carbohidratos y somos obesos y propensos a la diabetes o el cáncer, y no por ricos sino por pobres. Nos alimentamos muy mal…

¿Hay algo que extraña de la comida que ya no se estile más en estos tiempos modernos?

RRM.- Un buen chef fabrica las salsas con que rocía sus platos. Me duele que tengamos la mala costumbre de corregir estos sabores echándoles vinagre barato, aceite malo, sal y llajua para corregirlos. Un chef se enojaría mucho de esta maniobra, que es general.

¿Cuáles eran sus platos favoritos en su juventud y cuáles son ahora?

RRM.- Antes comía como un Heliogábalo, pero mis amigos me ganaban y yo temía menos por lo que bebían que por lo que comían. Me gustaba la chanka de conejo, que hoy pediría en ch’illami tan solo para perfumar la mesa. Lo mismo el lambreado de conejo de la Isla de la Fantasía o el charke de Viva Vinto o las salteñas del Bar Social de Cala Cala. Hoy prefiero saborear las salsas, no tanto las carnes, que en general son desabridas pero se realzan con las salsas.

Para Usted, ¿qué esotérica relación (además de la entrañable) existe entre la buena comida y la buena escritura?

RRM.- Como dije, es cuestión de sincerarnos: estamos hechos de materia y ésta se comunica con el espíritu. No se puede leer sin el estómago contento tanto por comer como por descomer, y por tanto no se puede escribir.

¿Don Ramón sabe cocinar?

RRM.- No sé ni freír bien un huevo. En México intenté hacer chankas de pollo porque no hay caldo, y entonces iban muchos bolivianos a saborear mi olla. Pero una vez eché sal a la olla de presión y comenzó a espumear. Era detergente. No cociné más.

Si es que sí sabe cocinar, ¿cuál es su especialidad?

RRM.- Quizás el picante de pollo al ojo, al ojo de buen cubero, porque nunca me salía igual.

¿A qué cree que se debe que la gastronomía boliviana aún no ha podido despegar mundialmente como la peruana por ejemplo?, siendo que Bolivia tiene una diversidad quizá mucho mayor a la peruana.

RRM.- Somos una nación joven con políticas económicas erráticas en la Colonia y la República, pero hemos construido un país sólido y grande desde la sociedad, hechura del pueblo boliviano. En el Perú el Estado se tomó muy en serio el turismo y uno de los factores innegables de su éxito es la cocina peruana, mixta entre la cocina serrana, la negra y la china, como el arroz chaufa. Nos llevan décadas de ventaja, pero tenemos miles de productos.

Y ¿qué pasa con el periodismo gastronómico? ¿Por qué aún tampoco despega en Bolivia?

RRM.- Porque los periodistas en general comemos mal, comida fast food o peor, y no tenemos tiempo de darle a la mesa la jerarquía que tiene no sólo como espacio de disfrute del comer sino del encuentro amistoso o amoroso y de la conversación. Hay periodistas que tienen un paladar insobornable, como mi carnal Alfredo Medrano, que sólo saboreaba gustoso platillos criollos. Yo creo que más bien hay que tener el paladar abierto a todos los sabores.

Festival Posoka Gourmet: Revalorización de la Gastronomía Chiquitana

Por Plaza Catorce

Esta noche en el Hotel Camino Real de la ciudad de Santa Cruz se presenta oficialmente el programa completo de la tercera versión del Festival Posoka Gourment, que se realizará del 7 al 9 de septiembre en la localidad de San José de Chiquitos y que tiene como invitados especiales a chefs de Brasil, Argentina, Perú, Paraguay, Uruguay, Chile y por supuesto Bolivia. Este festival se realiza anualmente desde el año 2016 con el fin de rescatar la gastronomía, el turismo y la cultura chiquitana. “El Festival Posoka Gourmet es una muestra vivencial que transporta al visitante con la cultura chiquitana en todas sus formas y manifestaciones que se refleja en su gastronomía, cultura viva, música, danza y tradiciones. Forma parte de un proceso de revalorización de la gastronomía chiquitana conectado a la cultura y tradiciones chiquitanas”, dicen los organizadores.

En el Marco del Festival Posoka, el sábado 8 y domingo 9 de septiembre se realizará el Simposio Internacional "Revalorización de la Gastronomía Chiquitana, generadora de un Turismo con Identidad". Según el programa, este simposio iniciará con la presentación de “Integración Gastronómica–Camino de los Jesuitas en Sudamérica”, a cargo de Germaín Caballero, alcalde de San José de Chiquitos; Widen Abastoflor, coordinador del Festival Posoka Gourmet y Marcelo Vargas, director del Plan Misiones. Luego habrá una presentación de cocina en vivo con los chef boliviano Julio Kubber y el paraguayo Ever Valenzuela y luego una mesa de análisis que se ha denominado: “Formación en recuperación y valorización de cocinas Sudamericanas”, mesa de la que participarán Juan Rodríguez, chef y Docente de Gastronomía (Argentina); Cecilia Mardoñez, directora de la Escuela de Gastronomía y Turismo de la Universidad para el Desarrollo y la Innovación (Bolivia); Ever Valenzuela de la Escuela Taller de Encarnación (Paraguay); un representante de la Escuela Taller de Cajamarca (Perú). Como moderadora de esta mesa estará Camila Lechín, presidenta de Gastrocruz (Bolivia). Pasada esta mesa, los asistentes podrán apreciar otra sesión de cocina en vivo con los chefs Tanea Romão (Brasil), Laura Rosano (Uruguay), Gunther Moros y Juan Rodríguez (Argentina).
El mismo 8 de septiembre, luego de un paseo turístico desde el mediodía hasta las dos y media de la tarde, habrá la inauguración de un mural creado por la artista plástica Roxana Hartmann y luego la puesta en escena de la obra “Orígenes de la Cruceñidad” por el elenco Santa Cruz la Vieja y posteriormente varias actividades turísticas que incluyen un paseo a los miradores: Ñuflo de Chávez, Valle de la Luna y La Montañeta y un “Café de la siesta” en el Patio de Comidas.
En su segundo día, el domingo 9 de septiembre, el Simposio Internacional "Revalorización de la Gastronomía Chiquitana, generadora de un Turismo con Identidad", abordará la temática “Territorio y Patrimonio. Experiencias de Turismo Regional”, donde se hará una presentación de la experiencia “Modelo de Gestión–Espacio Cultural de Chiquitos”, a cargo de Marcelo Vargas, Plan Misiones (Bolivia). Por su lado, Cristian Heinsen, de la Fundación Altiplano (Chile), presentará la experiencia “Por qué la conservación patrimonial en comunidad es un camino al desarrollo sostenible” y finalmente Andrés Ugaz, presentará la experiencia “De las Rutas Regionales de Sudamérica a La Ruta SaboreArte Chiquitos”. Después estará la mesa de Análisis sobre “Turismo, Patrimonio Alimentario y Desarrollo Local”, de la que participarán Marcelo Vargas, Cristian Heinsen y Andrés Ugaz, y como moderador estará Rubens Barbery, presidente del Centro de Promoción Agropecuaria Campesina (CEPAD, Bolivia). Y, finalmente, se hará la presentación de conclusiones del taller internacional “Integración de Cocinas Misionales”, por el FONPLATA.

El Posoka Gourmet es organizado por el CEPAD, el Centro de Promoción Agropecuaria Campesina (CEPAC), la Asociación Josesana de Hotelería y Gastronomía (AJHOGA), el Plan Misiones, el Gobierno Municipal de San José y Ayuda en Acción. Este evento gastronómico cuenta también con el apoyo del Cabildo Indigenal de San José de Chiquitos, COPAMI, UDI, el Fons de Valencia, Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AEXCID), la Universidad Católica Boliviana, Gastrocruz, EMIPA, FONPLATA, GTB, YPFB, Ferroviaria Oriental, Potosina, el Hotel Camino Real, y Sofía.

Suscribirse a este canal RSS
Powered by OrdaSoft!
Banner 468 x 60 px